Posts tagged ‘clase trabajadora’

julio 16, 2013

La clase obrera hoy: canis e informáticos

Iturria: kaosenlared.net – 2013/07/14

Escrito de Nega (Los Chikos del Maíz) en respuesta a Pablo Iglesias.

Mi bisabuela murió en una cárcel franquista, desnutrida y enferma de tuberculosis, fue torturada salvajemente por la Guardia Civil para que confesara el paradero de dos de sus hijos, fugados dirigentes de la CNT en Valencia. Analfabeta y criada en el campo, no hizo otra cosa durante toda su vida que fregar suelos de señoritos desde los nueve años. Probablemente sufrió alguna vejación o abuso de tipo sexual por parte del señorito, los amigos o hijos del mismo; era lo habitual en la época. Siempre se consideró a sí misma de la clase obrera.

Mi tía y mi abuela (sus hijas) tampoco hicieron otra cosa que fregar suelos de señoritos desde los nueve años. Como mi abuela era muy bajita para su edad y no llegaba a la pila para poder fregar los platos, el señorito le habilitó un taburete para que alcanzara a fregar los platos con facilidad, qué atento. Siempre se consideraron a sí mismas de la clase obrera.

Mi madre empezó a trabajar en una fábrica a los trece años, pero con el tiempo y dada la reconversión industrial que el PSOE llevó a cabo en los años ochenta, terminó fregando suelos, escaleras y platos de señoritos. Un poco menos señoritos (sin violaciones y guantazos con la mano abierta) pero igual de explotadores. Familias pequeño-burguesas del centro de la ciudad en las que todos los hijos van a la universidad y la madre, de profesión liberal, carece de tiempo para atender los quehaceres domésticos. Entonces acude a limpiar la madre de la periferia que, por cierto, siempre se consideró a sí misma de la clase obrera.

No es una tradición familiar o una maldición, mi familia por parte de madre no tiene ningún apego especial por fregar los suelos ajenos. El fenómeno tiene una explicación racional y sociológica: se trata de la reproducción social del sistema y sus relaciones de producción y poder. Para que algunos tengan chalet en la playa y un Mercedes de gama alta, otros tienen que fregar suelos y escaleras. O trabajar en fábricas. O reparar instalaciones eléctricas. O hacer prácticas gratis. O servir mesas un sábado por la noche a seis euros la hora. Lo interesante es que las tres generaciones (mi bisabuela, mi abuela y mi madre) siempre se identificaron con la clase obrera sin necesidad de ser hombres y levantar barricadas con un mono azul de trabajo. Tanto mi bisabuela como mi abuela en el prefordismo como mi madre durante el fordismo y el postfordismo, sufrieron una precariedad salvaje, de hecho ninguna de las tres tuvo jamás un contrato de trabajo como empleadas de hogar: sin cotizar, sin paro, sin vacaciones, sin poder ponerse enfermas, etc. Precariedad en estado puro, sea en los años 30, en los 60 o en los 90.

La precariedad —aunque según algunos autores pudiera parecerlo— no es ninguna novedad ni el último grito en las relaciones laborales. La clase obrera la viene sufriendo desde que el que el capitalismo es capitalismo y el trabajo asalariado se convirtió en civilización y no es otra cosa que unas condiciones de trabajo lamentables y abusivas. Las jornadas de 14 horas en los telares, los mineros  sin seguridad, los jornaleros que no cobraban si ese año la cosecha era mala, el servicio que vivía encerrado en la casa del señorito, el obrero subido en el andamio… ¿No es precariedad? Por supuesto que sí, no deja de ser curioso que Los santos inocentes se ubique cronológicamente en pleno auge fordista, benditas contradicciones postmodernas. Pero entonces llegó Negri (seguido por su coro de creyentes) y nos dijo que la precariedad era algo novedoso, tanto que acuñó un nuevo término: el precariado. En realidad —y es bastante significativo— el término proviene de la Fundación Friederich Ebert, vinculada al partido socialdemócrata alemán (SPD). Un nuevo tipo de asalariado que sufría la precariedad, es decir, unas condiciones laborales precarias, en el marco del nuevo capitalismo post-industrial caracterizado por su inmediatez, su flexibilidad y su prevalencia de lo simbólico sobre lo material. ¿Y esto cómo se traduce? En que mi madre friega platos ajenos y es clase obrera. Pero si la que friega platos ajenos es una joven con carrera y un máster que habla tres idiomas y milita en Juventud Sin Futuro no es clase obrera (y vaya por delante que me parece que hacen una grandísima labor) es un nuevo sujeto emergente, es precariado, intelectual además. Se traduce en que una camarera es clase obrera siempre y cuando sea una choni que será camarera el resto de su vida, si está de camarera para pagarse los estudios de Ciencias Políticas no es clase obrera, es un nuevo sujeto emergente incapaz de identificarse con la clase obrera insertado que refuerza el intelecto colectivo en el semiocapitalismo menuda tesis doctoral me está quedando bla bla bla.

La lectura es insultante: la clase obrera puede ser precaria, siempre lo fue, pero cuando la clase media (recientemente empobrecida) visita los infiernos de la precariedad y el abuso laboral, se deben parar las rotativas y la izquierda académica occidental —curiosamente proveniente en su mayoría de la clase media─ se pone a teorizar nuevos paradigmas; saben cuidar de los suyos. Uno de ellos es la figura del reponedor de supermercado, santo grial de la izquierda postmoderna y a tenor por cómo se encumbra su figura, legión en nuestra sociedad. En realidad el reponedor ha existido siempre y es prácticamente paralelo a la revolución industrial, el primer supermercado se remonta al año 1852 en París cuando se instala la Maison du Bon Marché en la calle Sévres. Tan solo diecinueve años después estallaba la Comuna de París; los reponedores a pie de barricada desde el día uno. Pero sigamos.

Me contaba Pablo Iglesias que en sus clases pregunta quién ha trabajado alguna vez y la mayoría levantan la mano, que posteriormente pregunta quién está sindicado y absolutamente nadie la levanta, signo inequívoco de la sociedad postindustrial y el carnaval de identidades. Yo creo que debería hacer una tercera pregunta: ¿Cuántos de los que trabajáis pensáis seguir en ese trabajo una vez terminada la carrera? La respuesta sería obvia y ahí reside el nudo gordiano del llamado precariado: no es  ninguna nueva clase social, es la clase media que eventualmente (o eso creen ellos) visita la clase obrera. Su trabajo de camarero, de reponedor o de teleoperadora, lo consideran algo eventual, transitorio y circunstancial ya que, su verdadera meta y por la que han estudiado cinco años de carrera y dos másters,  es alcanzar un puesto de abogado, de profesor de universidad o de médico o arquitecto. Algo completamente respetable y comprensible, nadie quiere ser camarero después de estudiar cinco años de antropología o arquitectura. Por ello y dada esa mentalidad que visita la clase obrera como algo transitorio, no se sindican; sindicarse es de curritos. Muy probablemente si Pablo hiciera esas preguntas en una clase de Formación Profesional en un instituto de barrio, el resultado variaría notablemente pero lo verdaderamente interesante es cómo el concepto precariado no es que flirtee con el reformismo es que sencillamente se cepilla 150 años de sociología marxista: las clases sociales ya no se constituyen en base a dueños y no dueños de los medios de producción sino en base al capital cultural y formación de cada cual, de ahí que para muchos la sociedad de clases haya sido sustituida por la sociedad del conocimiento, artificiosa y efectiva trampa. Un camarero siempre fue la clase obrera ya que no es dueño del medio de producción pero ahora no, ahora es precariado porque tiene dos carreras y desempeña un trabajo que no se corresponde con su formación. En realidad podría tener diez carreras, pero si trabaja de camarero y no es dueño del bar y por tanto del medio de producción, sigue siendo de la clase obrera. Pero por lo visto a la clase media le resulta incómodo identificarse con la clase obrera. Querido Pablo, ningún alumno responde que sí está sindicado porque sería como preguntarle a un fontanero si juega al golf: sindicarse es propio de la clase obrera no de la clase media. Los estudiantes sencillamente responden a su perfil de clase. Y digo clase media porque los universitarios en este país siguen siendo unos privilegiados, incluso antes de la temida ley Wert.

Los datos no dejan lugar a dudas, el 24,9 % de los jóvenes españoles de entre 18 y 24 años no cursaban ningún tipo de ciclo educativo ni de formación en 2012. Sobra mencionar  el estrato social al que pertenecen estos excluidos: son los que no ven La Tuerka ni emigran a Londres (me atrevería a decir que tampoco paran a Pablo Iglesias para felicitarle). Y un pequeño aviso para navengantes: será imposible una transformación social sin contar con ellos, por muy horteras que nos resulten sus Nike con muelles o sus zapatos de plataforma y sus colas de caballo. Ya en plena explosión de la Universidad de masas en los años sesenta, Bourdieu nos demostró empíricamente que la educación no es el dispositivo que de alguna manera facilita la movilidad social sino que de forma velada, reproduce y perpetúa el sistema de clases, convirtiendo la universidad en «la elección de los elegidos». De hecho en nuestro país y según datos del propio Ministerio de Educación, menos el 10% de universitarios son hijos de padres no universitarios. La obra llevaba el apropiado título Los Herederos: los estudiantes y laCultura. Yo entiendo que estudios como el de Bourdieu o estos datos incomoden a cierta izquierda académica pero la realidad está ahí fuera y nuestro joven promedio no  tiene dos carreras y emigra a Londres: no ha terminado la E.S.O. y fuma porros en el parque y sobre todo, Campofrío no le dedica un nauseabundo anuncio comercial. La laureada «generación mejor preparada de la historia» es una falacia. No es una generación, pues se trata de una minoría específica. En cambio una gran mayoría (invisible para los medios y la izquierda) no alcanza estudios universitarios, ni siquiera termina la secundaria. Aunque pudiera parecer lo contrario, en este país hay más jóvenes que abandonan la E.S.O. que jóvenes con dos másters, no en vano encabezamos la lista de fracaso escolar europeo. También es muy significativo que hoy se hable de «exilio económico» en referencia a los jóvenes altamente cualificados que emigran. En este país a los emigrantes andaluces que se buscaron la vida en Catalunya o a los millones de emigrantes que marcharon en los años 60 rumbo a Alemania o Francia nunca se les llamó «exiliados económicos», siempre fueron emigrantes. Por lo visto el calificativo de exiliado económico es sólo para los altamente cualificados. Lo que nos lleva a Owen Jones y la lectura equivocada que, a mi juicio, hace Pablo Iglesias de esa obra monumental que es Chavs, la demonización de la clase obrera. Debo confesar que yo mismo le regalé el libro con la vana esperanza de ver alteradas sus posiciones post-modernas y post-obreristas porque, aunque le dedique este artículo acusándolo de vil reformista académico, lo aprecio y le quiero un montón.

El debate no es si la clase obrera es representada por un obrero de mono azul o una reponedora. La clase obrera no es ni ha sido nunca un ente inamovible ajeno a las mutaciones del capitalismo. La clase obrera se ha ido transformando al compás de las propias transformaciones capitalistas y por tanto, obviamente, su representación varía en función de muchos factores: histórico, geográfico, cultural, etc. En Europa en los años cincuenta era representada por el obrero fordista de mono azul, pero en los años treinta en España era la gente pobre del campo la que nutría masivamente las filas de la CNT. Es muy revelador estudiar muchos carteles de la época en los que se apelaba a dependientes y camareros, a nutrir las filas de la clase obrera contra el fascismo. En la Venezuela bolivariana era representada por un militar de origen humilde como era Chávez o en la actualidad por un conductor de autobuses llamado Nicolás Maduro. En Bolivia por un sindicalista al que le cierran el espacio aéreo europeo (pero ya no hay imperialismo ¿verdad?). En la Andalucía del siglo XXI la clase obrera es representada por un profesor de instituto y alcalde llamado Sánchez Gordillo y un jornalero sin estudios llamado Diego Cañamero. En Vigo por los trabajadores de astilleros que se están movilizando estos días. Quizá en Madrid es representada por un camarero o una cajera de supermercado pero cuando la marcha minera entró en el Paseo de la Castellana, fueron los mineros leoneses y asturianos los que representaban a la clase obrera y al conjunto de los explotados, aunque fuera por unas horas. Ese no es el debate, la clase obrera es flexible y multiforme y está ahí para ser representada, dicha representación variará según las circunstancias. El debate interesante es que, si a un camarero le cuesta identificarse con la clase obrera no es porque ésta no pueda representarle (pudo hacerlo en el pasado y lo hará en el futuro) sino porque una legión de teóricos le dice que no debe identificarse con ella, que la clase obrera es un anacronismo del pasado, que ahora es 99%, precariado o un nuevo sujeto emergente. Lo más irónico de todo es que la primera revolución socialista sobre la tierra se diera en un país cuya clase obrera se encontraba en insultante minoría. Pero nada, podéis seguir pensando que sin mono azul masculino no hay paraíso: me decía Jorge Moruno por Twitter (afilada pluma de la izquierda postmoderna en nuestro país y responsable del blog La Revuelta de las neuronas) que la clase obrera no puede representar a todo el conjunto de los explotados. Y obviamente, mientras sigáis pensando que la clase obrera es únicamente un tipo con mono azul que fuma ducados, seguiremos nadando en ese mar de incertidumbre y relativismo que tanto parece gustaros a los postmodernos. El problema es que cierta izquierda, erróneamente a mi juicio, ha convertido fordismo y clase obrera en un binomio indisoluble. Craso error: la clase obrera existía antes del fordismo, existe en el postfordismo y existirá mientras haya un cabrón repartiendo sobres de dinero en cuentas B. De hecho ni Marx ni Engels (unos tipos que sabían algo de la clase obrera) conocieron el fordismo. El problema no es si la clase obrera obrera puede representar a todos los explotados, la cuestión es que la clase obrera está ahí para ser representada como herramienta aglutinante, sea un jornalero sin estudios, sea un líder sindical andaluz, sea los trabajadores de tierra del aeropuerto del Prat ocupando las pistas o sea Pablo Iglesias en un plató de La Sexta, dependerá de cada contexto. Pero claro, la cuestión del liderazgo pone nerviosa a la izquierda postmoderna, mucho más proclive a empantanarse en horizontales y eternas asambleas que nunca (y corríjame quién crea oportuno si me equivoco) sirvieron de mucho. El problema es que si hablas de liderazgo (o liderazgos en plural como apunta acertadamente el profesor Monedero) automáticamente se produce un proceso químico en algunas cabezas que les hace ver a Stalin hasta en las cajas de cereales.

Pablo Iglesias cita Chavs y se queda en la punta del iceberg: que la clase obrera ha sufrido transformaciones no es ninguna novedad. La tesis principal del libro no es dicha transformación sino la posterior criminalización e invisibilización que la clase obrera viene sufriendo desde hace dos décadas. Invisivilización que toma cuerpo en el idílico y egocéntrico retrato que el citado profesor de la Complutense hace de ‘los de abajo’, retrato que alimenta sus presupuestos teóricos postobreristas: hay sitio para el migrante (y me tendrá que explicar por qué un albañil ecuatoriano es antes migrante que albañil), para el estudiante (que por supuesto es camarero de forma eventual para el día de mañana ser arquitecto), para el reponedor, el teleoperador, la cajera de supermercado y el parado de larga duración y en definitiva para cualquier sujeto que valide el carnaval de identidades y elimine a la clase obrera como sujeto histórico y dispositivo aglutinante. Incluso se atreve a incluir en los de abajo al grupo de amigos que monta un bar o una empresa de informática. Supongo que no se referirá a ese pequeño comercio que coacciona a sus trabajadores el día de la huelga o paga sueldos de miseria y sin contrato. Es lo que tiene no hacer divisiones sociales en función de la propiedad de los medios de producción: al final resulta que todo aquel que no lleve sombrero de copa y puro es de los de abajo, que es más o menos el lema de Occuppy Wall Street y su «somos el 99%».  El problema es que los sombreros de copa pasaron de moda.

El lenguaje no es inocente y es muy significativo que no mencione a fontaneros, albañiles, electricistas, instaladores de gas y calefacción, técnicos de electrodomésticos u operarios que suben y reparan torres de alta tensión. Curiosamente y pese a llevar mono azul de trabajo, pertenecen todos al sector servicios y no al industrial, benditas contradicciones de la postmodernidad. ¿Los obvias porque llevan mono de trabajo o porque tienen derechos? ¿O porque son oficios que implican años de aprendizaje a jornada completa que están destinados a los hijos de la clase obrera y no a los estudiantes de tu clase cuyo paso por el mundo laboral antes de terminar la carrera será a media jornada de camarero?  Invisibilización que remarca así, una innecesaria línea divisoria (que únicamente beneficia a la burguesía) entre los trabajadores precarios y los que lo son menos. Después es fácil acusar a los sindicatos de que sólo miran por sus afiliados, cuando estamos haciendo completamente lo mismo pero a la inversa. Luego no resulta extraño que los analistas extranjeros se pregunten asombrados cómo es posible que con nuestras tasas de paro y miseria no se produzca un estallido social. La respuesta es obvia: las movilizaciones en este país, del 15M a las mareas verdes y blancas, han sido dirigidas por la clase media. Es un hecho constatado, el mundo del trabajo ha brillado por su ausencia en dichas movilizaciones, empezando por el embrión de toda esta ola de protestas, el 15M. Quizá un buen comienzo sería dejar de señalar esa línea divisoria entre trabajadores precarios y no precarios. Huelga recordar que si un trabajador de la SEAT o un encofrador tiene más derechos que un reponedor no es por un ejercicio de altruismo por parte de la empresa, son fruto de dolorosas movilizaciones y de una tradición de lucha que no incluía la batucada y la recogida de formas vía Change.org entre sus métodos.  Y Pablo me dirá que los disturbios no son la victoria y obviamente no, pero han ganado muchas batallas y conseguido muchos derechos. Los disturbios en sí no representan nada, pero su presencia implica un grado de movilización y concienciación que no se da allí donde la recogida de firmas y los talleres de malabares son el Santo Grial. No sé si serán la victoria pero su presencia organizada implica posibilidades de transformación y allí dónde se producen la izquierda transformadora goza de muy buena salud, sea en Grecia vía Syriza, sea en Euskal Herria vía Bildu o sea la Barcelona de los centros sociales ocupados, las viviendas ocupadas por la PAH o las huelgas que terminan con Starbucks en llamas.

De ahí la importancia de la PAH. Es el único frente verdaderamente interclasista que es nutrido por miembros de lo más debajo de la pirámide social, así es cuando un movimiento es puede llegar a ser temible. Mientras se trate de luchas sectoriales de estudiantes, profesores o médicos, poco podemos esperar. Es muy emocionante ver en los desahucios a gente que la oyes hablar y sabes que viene de lo más bajo, que notas a la legua que en su vida se había movilizado. Es triste pero es así: los movimientos sociales están participados mayoritariamente por gente con estudios o por gente proveniente de la clase media. Nadie dijo nunca que movilizar a la clase obrera fuera algo fácil, muy pocos lo consiguieron, menos todavía los que consiguieron vencer. Y se trata de movilizar ¿no? Es entonces cuando, pellizcándome las mejillas, no doy crédito a lo que leen mis ojos: «Esos son los de abajo y sólo la miopía de cierta izquierda puede insistir en agruparles a todos bajo la etiqueta de obreros e invitarles a afiliarse a los sindicatos (ojalá pudieran). Muchos de ellos ni siquiera pueden ejercer su derecho a la huelga y, sin embargo, ellos son el pueblo». INCREÍBLE.

Esto no es real politik ni reformismo, esto es legitimar la realidad existente y negar toda esperanza de transformación social. ¿Que no pueden hacer huelga? ¿Que no pueden sindicarse? ¿Por qué motivo? ¿Porque perderán el empleo? ¿En serio? En este país —y tú lo sabes bien— hay gente que se sindicaba sabiendo perfectamente que podía perder el trabajo, con el riesgo añadido de ser torturado salvajemente en comisaría y verse privado de libertad durante una larga temporada. Y se sindicaban clandestinamente. E iban a la huelga. Asumían un riesgo elevadísimo. Me parece un auténtico despropósito que digas que los precarios ‘no pueden’ sindicarse ni ir a la huelga. Te contaré un secreto de revolucionario folk: a mí me ponen muchos los trabajadores de astilleros levantando barricadas o los mineros disparando cohetes pero con el porno no hago distinciones ya que, me ponen incluso más los informáticos:

Hace unos días sucedía algo verdaderamente insólito en nuestro país. Por primera vez un colectivo de informáticos, trabajadores de la empresa HP, iba a la huelga y conseguía una victoria parcial (consiguieron evitar la bajada de sueldos) en un ámbito laboral estrictamente post-obrerista. Si alguna profesión representa como ninguna otra al llamado precariado y los nuevos sujetos emergentes, es sin lugar a dudas la de informático: una profesión relativamente nueva, sin tradición de lucha sindical y que nunca utilizó la huelga como herramienta de presión. Y vencieron. ¿Cómo?¿Buscando una nueva identidad? ¿Reinventando ultramodernos métodos de lucha que se adapten a las nuevas necesidades del mercado flexible? ¿Reformulando  conceptos que cubran nuevas sensibilidades en el mundo del trabajo terciario-semiótico? NO. En absoluto: vencieron organizándose en un sindicato de clase (CGT) y yendo a la huelga de forma masiva e indefinida. Por supuesto que corrieron riesgos y se jugaron su puesto, pero apostaron de forma colectiva y vencieron. Podemos seguir diciéndoles a los ‘nuevos sujetos’ que no se sindiquen porque no son de la clase obrera y corren el riesgo de verse en la calle o  podemos dar un paso al frente y sacar a relucir el ejemplo de los informáticos de CGT. Podemos asumir de una vez por todas que para la clase obrera, sin sangre no hay paraíso. Que no hacen falta infinitas reformulaciones ni reinvenciones hasta el absurdo: lo que hace falta es conciencia de clase y un sindicato con agallas (en el que sé que pagas la cuota como yo). Cuando hay conciencia de clase y un sindicato digno no importa si eres informático, reponedor o estibador en el puerto. La clase obrera es temible si está organizada.

Por último y volviendo de nuevo a Chavs, te olvidas del sujeto que Jones justifica en su libro: el cani de barrio sin estudios y la choni que trabaja en la peluquería para ponerse unas tetas nuevas y que, por si alguien no se había dado cuenta, son mayoría. Ese sujeto urbano que sale con la rojigualda a la calle cuando España gana un mundial, sigue con detenimiento las nominaciones de Gran hermano y no se pierde un capítulo de Gandía Shore, entre otras cosas porque se siente identificado. Ese sujeto que sirve como carne de cañón y entretenimiento en programas como Hermano mayor, El diario de Patricia o el deleznable Princesas de barrio. O en el muy progre APM con los charnegos de barrio como centro de las mofas porque cometen errores gramaticales cuando se expresan y porque unos burros de carga sin estudios resultan de lo más gracioso para la burguesa y cosmopolita TV3. Sin olvidarnos de ‘El Neng de Castefa’ en el no menos progre Buenafuente: bakala, de la periferia, charnego y reponedor de supermercado por cierto. Los estudiantes de tu clase (ni los que escuchan a Los Chikos del Maíz o Riot Propaganda) serán nunca protagonistas en uno de estos infames espacios de entretenimiento; la clase obrera sí. Y eso es lo que denuncia Jones en su libro. La clase obrera extirpada de su orgullo y convertida en entretenimiento y motivo de mofa y escarnio por el resto de la sociedad. Lo que denuncia Jones en su libro es el elitismo de la clase media occidental, que se manifiesta en nuestro país cuando todo un profesor de Universidad Pompeu Fabra y referente de la izquierda (postmoderna eso sí) como Raimundo Viejo Viñas, sube a su Facebook la foto que acompaña este artículo y no es para denunciarla por su clasismo decadente y su elitismo, sino porque le resulta muy graciosa y acertada.

A mí también me paran muchas veces para felicitarme por el grupo. Sé perfectamente cual es mi perfil de oyente: un joven universitario preocupado por la política y la cuestión social. Por eso, cuando muy de vez en cuando, me para un cani, me dicen que sueno en el almacén del polígono o me pide una foto un currela de los que será currela para siempre, me emociono y verdaderamente me siento orgulloso de mi trabajo. Los de arriba de la foto son la sal de la tierra, la espalda del mundo. Y sin ellos estamos condenados a no vencer. Sin ellos el miedo no puede cambiar de bando. Quizás van en distintos camarotes pero vamos todos en el mismo barco. A pelear. Y a seguir metiendo caña en la tele compañero.

Anuncios
agosto 8, 2012

Después de la huelga y de las movilizaciones comienza la represión: cinco mineros encarcelados

Iturria: asturbulla.org – 2012/08/08

¿Esta es la solución que el Gobierno da para la salida de la crisis?

Cinco mineros pertenecientes a las explotaciones mineras de Cangas del Narcea han sido conducidos, en la mañana del martes 7, al cuartel de Rubín de la Guardia Civil de Oviedo.

La dentención se produjo el lunes 6 en Cangas del Narcea. El traslado a Oviedo, realizado por la Guardia Civil, parece que tenía por objeto que prestaran declaración en el cuartel de Oviedo. El resultado es que se negaron a declarar y, hoy miércoles, están citados para declarar en el juzgado de Cangas del Narcea a las once y media de la mañana.

Se desconocen los cargos de los que han sido acusados.

En ningún caso y circunstancia parece que los problemas de la minería y de los miles de trabajadores que de la mina dependen, se pueda resolver comenzando por encarcelar precisamente a los mineros.

La crisis de la minería no ha sido originada por ningún minero, como tampoco es cosa de los trabajadores de la mina la utilización y destino de los cientos o miles de millones de euros de los fondos mineros, algo que sí es importante, aunque a las autoridades a esto no le hayan dado importancia.

julio 11, 2012

Rajoy se ensaña con la clase trabajadora y presenta el mayor “paquetazo” antisocial de la historia

Iturria: Agencias / Kaos en la Red – 2012/07/11

Mariano Rajoy se ceba con las clases trabajadoras y no tiene piedad alguna a la hora de aprobar lo impuesto por la troika para que los bancos de sus amigotes puedan tener el dinero que necesitan a costa de la sangre del obrero. Sube el IVA, recorta en desempleo y suprime una paga a los funcionarios.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado este miércoles en el Pleno del Congreso una subida del tipo general del IVA hasta el 21% y del tipo reducido al 10%, y ha anticipado que suspenderá la paga extraordinaria de Navidad de los funcionarios y empleados públicos, en una intervención en la que también ha avanzado que aplicará un recorte en la cuantía de las prestaciones por desempleo, que se reducirá a partir del sexto mes al 50% para los nuevos perceptores.

En concreto, el Consejo de Ministros aprobará este viernes subir el tipo general del IVA tres puntos, hasta el 21% y el tipo reducido dos puntos (del 8% al 10%), aunque mantendrá el tipo superreducido, el que grava los productos de primera necesidad, en el 4%.

Rajoy también ha dicho que bajará las cotizaciones un punto en 2013 y otro adicional en 2014, al tiempo que eliminará la desgravación por vivienda a partir de 2013.

Además, el Gobierno realizará una reforma de la tributación medioambiental impulsando en el sistema impositivo el principio de “quien contamina paga” ya arraigado en países del entorno.

De la misma forma, se contempla una subida de la imposición del tabaco dentro de la imposición indirecta y modificaciones en el sistema de pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades.

Estas medidas, según Rajoy, se aprobarán este mismo viernes en el Consejo de Ministros para ayudar a cumplir la senda fiscal comprometida y para iniciar un cambio en la estructura tributaria de España según las propias recomendaciones europeas.

SUSPENDE UNA PAGA A LOS FUNCIONARIOS.

Asimismo, Rajoy ha avanzado que suspenderá la segunda paga extraordinaria de los funcionarios y empleados públicos, al tiempo que reducirá los ‘moscosos’ y ajustará el número de liberados sindicales a lo “estrictamente dispuesto en la ley”.

Según ha explicado el presidente, más allá de la no reposición de efectivos salvo en sectores concretos estipulada ya en los presupuestos de este ejercicio, el Gobierno suspenderá el abono de la segunda paga extraordinaria para todos los altos cargos de la Administración central, autonómica y local. Además, ha pedido que este esfuerzo sea “compartido” por diputados y senadores.

La suspensión de la segunda paga extraordinaria solo será compensada a partir de 2015 en el caso de los funcionarios y empleados públicos mediante la “correspondiente aportación en forma de fondo de pensiones”.

RECORTA LA PRESTACIÓN POR DESEMPLEO A PARTIR DEL SEXTO MES.

El presidente del Gobierno también ha anunciado que la cuantía de las prestaciones por desempleo se reducirá a partir del sexto mes para los nuevos perceptores, al reducirse del 60% al 50% la base reguladora con la que se calculan estas prestaciones. El objetivo, ha dicho, es “animar la búsqueda activa de trabajo” de los nuevos receptores del paro.

“Revisaremos el modelo de prestaciones por desempleo garantizando que no generen efectos desincentivadores de la búsqueda de empleo, siguiendo el ejemplo de algunos países de la UE”, ha explicado el presidente, precisando no obstante que no se modificará ni el periodo máximo de duración de las prestaciones por desempleo (24 meses) ni el importe actual “durante los primeros seis meses”.

Sin embargo, “para animar la búsqueda activa de trabajo, los nuevos receptores que se incorporen a la prestación la verán reducida desde el sexto mes del 60% al 50% de la base reguladora”.

Actualmente, durante los primeros seis meses, la prestación por desempleo equivale al 70% de la base reguladora, es decir, al 70% del último salario percibido, mientras que a partir del sexto mes se cobra el 60%. Lo que el Gobierno ha anunciado es que ese 60% pasará al 50% para los nuevos parados, con lo que verán reducida la cuantía de la prestación.

Asimismo, Rajoy ha avanzado que se exigirá haber trabajado previamente para acceder a la Renta Activa de Inserción (RAI).

Además, Rajoy también ha anunciado que “se suprimirán muchas bonificaciones a la contratación”, salvo las relativas al nuevo contrato de emprendedores creado con la reforma laboral o las de inserción para el colectivo de discapacitados.

Por otra parte, el presidente ha adelantado que el Gobierno llevará al Pacto de Toledo un nuevo proyecto de ley sobre el sistema de pensiones para acelerar la aplicación del factor de sostenibilidad y abordar la jubilación anticipada.

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Subida del IVA

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado que el Consejo de Ministros aprobará este viernes subir el tipo general del IVA tres puntos, hasta el 21% y el tipo reducido dos puntos (del 8% al 10%), aunque mantendrá el tipo superreducido, el que grava los productos de primera necesidad, en el 4%.

Así lo ha anunciado Rajoy en un Pleno extraordinario en el Congreso, donde también ha dicho que bajará las cotizaciones un punto en 2013 y otro adicional en 2014, al tiempo que eliminará la desgravación por vivienda a partir de 2013.

Además, el Gobierno realizará una reforma de la tributación medioambiental impulsando en el sistema impositivo el principio de “quien contamina paga” ya arraigado en países del entorno.

De la misma forma, se contempla una subida de la imposición del tabaco dentro de la imposición indirecta y modificaciones en el sistema de pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades.

Estas medidas, según Rajoy, se aprobarán este mismo viernes en el Consejo de Ministros para ayudar a cumplir la senda fiscal comprometida y para iniciar un cambio en la estructura tributaria de España según las propias recomendaciones europeas.

Además de las medidas fiscales para reducir el déficit, Rajoy ha resaltado la necesidad de seguir actuando en el largo plazo con reformas estructurales para que la economía recupere competitividad y flexibilidad y genere crecimiento y empleo.

Para conseguirlo, el Gobierno ha puesto en marcha un “ambicioso” plan de reformas estructurales que es “imprescindible” acelerar para mejorar los mercados de bienes y servicios y factores productivos “indispensables” para facilitar el crecimiento de la actividad y su calidad.

Así, Rajoy ha resaltado la necesidad de llevar a cabo reformas con el fin de reducir costes a los ciudadanos y empresas y dinamizar la actividad productiva, como la segunda fase de la reforma del sector energético. En esta reforma se planteará un reparto del déficit entre los diferentes sectores implicados a través de un nuevo esquema de fiscalidad energética.

GARANTIZAR LA UNIDAD DE MERCADO

Por otro lado, el Gobierno llevará a cabo un “ambicioso” programa para garantizar la unidad de mercado de forma efectiva, ya que es un principio económico “fundamental e irrenunciable” para el funcionamiento competitivo de la economía.

En este programa, se planteará una solución estructural al “complejo” marco regulatorio al que se enfrentan las empresas, que además de “disperso y poco coherente”, provoca la fragmentación del mercado nacional, impide el crecimiento empresarial y eleva sus costes.

Así, se garantizará por ley el principio de eficacia inmediata en toda España de las habilitaciones otorgadas por las administraciones públicas y se equipararán los efectos de las acreditaciones y certificaciones. Se eliminará la multiplicación de controles y se pondrán en marcha mecanismos para reforzar la cooperación.

Adicionalmente, se establecerá un mecanismo “ágil” de resolución de conflictos entre operadores económicos y administraciones públicas, lo que incidirá positivamente en la eliminación de obstáculos a la unidad de mercado.

PRIVATIZACIÓN DE TRANSPORTES

Finalmente, el Gobierno profundizará en las reformas y liberación del sector servicios con el fortalecimiento del principio de libertad de acceso y ejercicio de actividades profesionales. En la distribución comercial, se flexibilizarán los horarios, especialmente en áreas turísticas.

Asimismo, se llevará a cabo un proceso de liberación y, en su caso, privatización de los servicios asociados al transporte ferroviario, portuario y aeroportuario.

Funcionarios

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha avanzado este miércoles en el Pleno del Congreso que el Gobierno suspenderá la segunda paga extraordinaria de los funcionarios y empleados públicos, al tiempo que reducirá los ‘moscosos’ y ajustará el número de liberados sindicales a lo “estrictamente dispuesto en la ley”.

Según ha explicado el presidente, más allá de la no reposición de efectivos salvo en sectores concretos estipulada ya en los presupuestos de este ejercicio, el Gobierno suspenderá el abono de la segunda paga extraordinaria para todo los altos cargos de la Administración central, autonómica y local. Además, ha pedido que este esfuerzo sea “compartido” por diputados y senadores.

La suspensión de la segunda paga extraordinaria solo será compensada a partir de 2015 en el caso de los funcionarios y empleados públicos mediante la “correspondiente aportación en forma de fondo de pensiones”.

MENOS MOSCOSOS Y LIBERADOS SINDICALES

Junto con esta decisión, Rajoy también ha anunciado su decisión de reducir el número de días de libre disposición de los empleados públicos –los llamados ‘moscosos’–, así como de ajustar el número de liberados sindicales a lo “dispuesto estrictamente en la ley”. También equiparará las condiciones en situación de incapacidad temporal a las del resto de trabajadores y facilitará la movilidad de los empleados públicos.

En la misma línea, se reducirá un 30% el número de concejales “por tramos de población, según la Ley Orgánica de Régimen Electoral General” de los más de 8.000 ayuntamientos del país, como medida dentro de un paquete de reforma de la administración pública que busca mayor “austeridad” y “eficiencia”.

También se “homogeneizarán y publicarán” las retribuciones de los cargos municipales –alcaldes y concejales– en función de unos baremos que se fijarán en los Presupuestos Generales del Estado y que atenderán a las características de cada municipio. Asimismo, se mejorará el control de las cuentas públicas en el ámbito local con el “fortalecimiento” de la “imparcialidad” del Interventor Municipal y de los funcionarios con habilitación de carácter nacional.

Todas las medidas del paquetazo:

Empleados públicos:

  • Habrá una revisión integral de la función pública
  • Menos días de libre disposición (moscosos)
  • El número de liberados sindicales se limitará estrictamente al mínimo que marca la ley
  • Se equiparan sus condiciones en situación de incapacidad temporal a las del resto de los trabajadores
  • Se facilita la movilidad de los empleados públicos
  • Elimina la paga de navidad para funcionarios y altos cargos de las AAPP, y se lo pide diputados y senadores (será compensado con una aportación a fondos de pensiones en 2015)

Gasto del Estado

  • Recorte del 20% de subvenciones en partidos, sindicatos y organizaciones empresariales
  • Modificaciones en la Ley de Dependencia.
  • En materia de empleo se eliminarán gran número de bonificaciones a la contratación (excepto las del nuevo modelo de “emprendedores”)
  • Cambio en las prestaciones por desempleo, pero sólo para nuevos perceptores. No se modificará el plazo máximo de 24 meses y se mantendrá el nivel de la prestación en los primeros seis meses. A partir del sexto mes, la prestación será del 50% de la base y no del 60% como hasta ahora
  • Se exigirá haber trabajado previamente para acceder a la Renta Activa de Inserción

Pensiones

  • Habrá un nuevo proyecto de ley sobre el sistema público de pensiones para acelerar la aplicación del factor de sostenibilidad y abordar la jubilación anticipada. En principio no afectará a los actuales jubilados, aunque ésta ha sido la parte del discurso de Rajoy en la que ha ofrecido menos detalles
  • Posiblemente, la consecuencia práctica es que se acelerará la jubilación a los 67 años (con la última reforma no se iba a implantar por completo hasta 2027)
  • Además, la previsión es que se amplíe el período de cálculo de las pensiones, para tener en cuenta toda la vida laboral de los jubilados

Impuestos

  • Tipo general del IVA aumenta tres puntos (del 18 al 21%) y el tipo reducido del 8 al 10%
  • Cotizaciones sociales se reducirán un punto en 2013 y un punto adicional en 2014
  • Se suprimirán las bonificaciones a la contratación, excepto las relativas al nuevo contrato de emprendedores creado con la reforma laboral o las de inserción para el colectivo de discapacitados
  • Reforma de la tributación medioambiental (habrá un nuevo impuesto o tasa verde)
  • Subida de la imposición sobre el tabaco
  • Eliminación de la deducción por vivienda para nuevos compradores a partir de 2013

Comunidades autónomas

  • Revisión de los planes económicos financieros de las CCAA
  • Control estricto a través de la Ley de Estabilidad Presupuestaria
  • Hispabonos: el ministro de Hacienda ofrecerá mañana a las comunidades autónomas en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) un “instrumento financiero que garantice liquidez suficiente para que puedan hacer frente a sus compromisos financieros”. Es decir, habrá hispabonos, aunque con condicionalidad para los gobiernos regionales

Liberalizaciones

  • Reforma del sector energético: habrá un nuevo esquema de fiscalidad energética para repartir el déficit (se espera una tasa a la producción de la energía que recaerá especialmente sobre las instalaciones de renovables que se benefician del actual sistema de primas)
  • Liberalización y privatización de servicios en el sector ferroviario, aeroportuario y portuario (Aena, Renfe y Adif, en el punto de mira)
  • Unidad de mercado: habrá una ley para que cuando una administración certifique a una empresa, esta aprobación alcance al resto de los órdenes del Estado

julio 11, 2012

«¿Dónde está el dinero de Bruselas? Aquí no han llegado»

Iturria: naiz.info – 2012/07/05

Los mineros de Asturias y León han cumplido ya un mes de huelga sin que el Gobierno español revoque su decisión de eliminar el 63% de las ayudas al sector. En medio de la falta de expectativas, exigen saber qué ocurrió con las ayudas procedentes de Europa y destinadas a revitalizar la zona.

Ciñera, un pequeño municipio un millar de habitantes, depende completamente de la mina, que da trabajo al doble de personas que habitantes tiene la localidad

«Desde 1996, Europa lleva subvencionando los planes Miner. ¿Dónde está el dinero de Bruselas? Aquí no han llegado las ayudas. Si no luchamos, todos los jóvenes se verán en la calle este mismo año». Enfundado en un mono azul y todavía acalorado tras casi dos horas de enfrentamientos con la Guardia Civil, Abel (nombre ficticio) no se quita el nervio del cuerpo. Junto a otros cinco compañeros, se refugia en un pequeño parque de Ciñera, una pequeña localidad de León donde ayer se registraron los incidentes más duros de la vigesimotercera jornada de huelga minera en el Estado español. Abel, («no quiero dar mi nombre, no quiero publicidad, eso lo haría si fuese un político») nacido en el pueblo, con toda una vida de pozo a sus espaldas y prejubilado desde hace seis años, apela al «orgullo minero» como receta para revocar la decisión del Gobierno español de recortar en un 63% las subvenciones al carbón.

«Dicen que somos terroristas. ¡Estamos peleando por nuestro pan!» Ante la perspectiva de que los pozos terminen clausurados a finales de este año, los mineros buscan una salida en la negociación. Pero no creen en las palabras conciliadoras que les llegan desde la Administración. Ciñera, un pequeño municipio en el que apenas residen un millar de personas, depende completamente de la mina de Hullera Vasco Leonesa, que da trabajo al doble de personas que habitantes tiene la localidad. Al margen de los pozos, un pequeño polígono, desaprovechado según los vecinos, constituye la única opción de empleo.

Dinero para empresarios

La pregunta es por qué se ha llegado a esta situación. «Se han incumplido todas las condiciones, sin embargo, las ayudas han seguido llegando. Como se reparten desde Valladolid, no han tenido repercusión en la zona», explica Juan Carlos, Zapa, miembro de Izquierda Unida. Se supone que las subvenciones, muchas de ellas procedentes de Europa, deberían de haber reflotado el tejido industrial. Sin embargo, esto nunca ocurrió.

«No vino ninguna empresa, y los fondos solo sirvieron para que pequeños talleres que ya estaban en el pueblo se trasladasen de lugar», asegura. Además, también están las ayudas directas a empresarios. «Se acordó que por cada nueve prejubilaciones se garantizarían cuatro nuevos contratos. Nunca ocurrió», denuncia. Realizar una auditoría para saber qué ocurrió con los fondos europeos y quién se benefició de ellos constituye una de las reivindicaciones de las organizaciones de izquierdas.

Recordar Sabero y Cistirna

Son las 11.30 horas y la carretera que bordea el municipio ya está atravesada por al menos siete barricadas. Los trabajadores han cruzado los quitamiedos, reforzando las barricadas con troncos y matorrales para prenderles fuego. Ante la falta de perspectivas, hay dos nombres que se repiten incesantemente entre las conversaciones de los mineros: Sabero y Cistirna. Ambos municipios leoneses sufrieron hace 25 años un proceso de reconversión industrial que, tal y como denuncia «Zapa», se redujo a un «desmantelamiento» de la minería sin generar ningún recurso. «¿Dónde están las fábricas que iban a desarrollar?» se pregunta Iñaki, un minero embozado que recomienda darse un paseo por estas dos «localidades fantasma» para comprobar las consecuencias de la clausura.

Cuando toca hablar sobre el futuro, los discursos no varían en las minas de Asturias o de León. «No estamos pidiendo un aumento de sueldo, ni mejoras en nuestras condiciones. Lo único que exigimos es que cumplan con lo pactado», señala Iñaki. Junto a él, otro compañero, que también prefiere no ser identificado, lamenta que «sin empleo y sin opciones, no quedará otra que emigrar». En su caso, la minería es algo que le ha acompañado durante las últimas tres generaciones.

«Mi abuelo, mi padre y mis tíos trabajaron el carbón», señala. Aunque esto no le impide reconocer que todos sabían que esto llegaría a su fin, teniendo en cuenta que el Plan General de la Minería ya había puesto fecha de caducidad para los pozos en 2018. De hecho, esta es una certeza que sobrevolaba desde 1996. Pero, nuevamente, aparece el gran interrogante sobre qué uso se dio a los fondos europeos.

Casi un mes de huelga

Ayer, los mineros miraban de reojo dos puntos alejados de sus centros de trabajo pero en los que se estaba definiendo su futuro inmediato. En primer lugar, la votación de los Presupuestos Generales del Estado en el Senado español. En segundo, una reunión de los sindicatos para definir las próximas movilizaciones. Las minas se acercan ya a cumplir un mes de huelga y el diálogo con el Ejecutivo parece algo lejano.

En este contexto, los cortes de carretera se sucedieron, nuevamente, en toda la cuenca minera. Aunque los incidentes de mayor envergadura tuvieron lugar en Ciñera. Al contrario de lo ocurrido 24 horas antes, la Guardia Civil sí que acudió para intentar levantar las barricadas. Para las 12.00, la carretera que bordea el municipio llevaba más de una hora cortada. También la vía férrea, lo que había logrado bloquear algunas comunicaciones. Los minutos previos a la irrupción de los antidisturbios, por el puente que lleva al interior del municipio confluyen mineros encapuchados, extrabajadores y vecinos preocupados. La grave situación económica centra la conversación. Hasta que los rumores de una inminente carga ponen en tensión al medio millar de personas que ocupa la carretera.

Hora y media de cargas

«¡Se están acercando!» Un aviso y cada cual toma el puesto que le corresponde. En la retaguardia, muchos de los habitantes corean gritos en favor de la minería. En las primeras barricadas, las que llegan hasta un túnel por el que tienen que pasar obligatoriamente los uniformados, un grupo espera para lanzar la primera ráfaga de «voladores». En pocos minutos, las calles exteriores de Ciñera y la carretera se convierten en el escenario de una batalla entre guardias civiles y trabajadores.

Las calles del municipio, con recovecos para cobijarse, y el apoyo vecinal, suponen una ventaja importante para los mineros. Una hora y media después, los antidisturbios terminan abandonando los accesos perseguidos por unos mineros que han dejado atrás los cohetes para centrarse en las piedras, que recogen de las vías del tren. Es la segunda vez en este mes que la Guardia Civil no logra penetrar en Ciñera. En medio de la euforia, los habitantes que se habían refugiado en sus casas salen con las pruebas de la carga: pelotas de goma y botes de humo que han provocado daños en fachadas y ventanas.

«Hay que esperar a ver si entran en razón, pero nosotros estamos dispuestos a todo», argumenta uno de los mineros tras la refriega. Por el momento, no hay perspectivas que permitan vislumbrar el acuerdo.

julio 10, 2012

El conflicto minero

Iturria: naiz.info – 2012/07/05

La protesta minera, acallada primero y criminalizada después, lleva ya más de un mes alzando su voz en defensa de las cuencas mineras de Asturias, León y Teruel, entre otras comarcas. Protestan contra la decisión del Gobierno español de reducir las ayudas a la minería en un 64% de la noche a la mañana; una decisión sin contrapeso alguno en forma de proyecto de reconversión de las cuencas.

Gran parte del dinero destinado a la reconversión industrial de las cuencas mineras se invirtió en el «saneamiento financiero» de las empresas.

El tema de la reconversión industrial de las cuencas mineras no es nuevo. De hecho, viene de muy lejos, concretamente, desde cuando la industria del carbón dejó de ser rentable debido a la liberalización del comercio del carbón y la imposible competencia con el carbón extranjero -hoy en día las minas del Estado español producen 8,5 millones de toneladas anuales, mientras que se importan entre 16 y 20-. El concepto de la reconversión -y las cantidades ingentes de dinero que ha llevado consigo- planean, por lo tanto, desde hace más de 20 años sobre las cuencas mineras del norte del Estado, sin que haya habido resultados tangibles a día de hoy.

El primer gran plan de reconversión industrial fue puesto en marcha por Felipe González, que dedicó la poco despreciable cifra de tres billones de pesetas para remodelar el sector; dinero que no provenía de la Unión Europea, sino de las propias arcas del Estado. De reconversión, sin embargo, poco o nada, ya que la mayor parte de la inversión se dedicó al «saneamiento financiero» de las empresas mineras.

Durante las siguientes décadas, las subvenciones para la industria minera y su reconversión siguieron llegando, sobre todo desde la Unión Europea, hasta que en 2010, la propia UE anunció la prohibición de subvencionar las minas de carbón a partir de 2014 -poco después prorrogó dicha fecha hasta el año 2018-. Autoproclamado como líder de la austeridad, el PP parece haber querido adelantar dicha fecha seis años y poner fin a las ayudas cuanto antes.

Vale decir que durante todos estos años la actividad minera ha descendido notablemente, pasando de los 52.910 mineros de 1985 a los 7.900 de la actualidad. Poca duda cabe también sobre el poco futuro que le queda a un combustible fósil como el carbón en una sociedad que tendrá que caminar inexorablemente hacia las energías renovables y no contaminantes si es que quiere seguir habitando este planeta. Pero de aquí a cerrar las minas de la noche a la mañana, condenando a las cuencas mineras a un negro futuro, hay un buen trecho.

Y ese futuro sería negro, como ya se ha dicho, debido al fracaso de los sucesivos planes de reconversión. Después de jugar a ignorar la protesta, cuando la caverna mediática se ha lanzado a estigmatizar a los mineros, ha jugado la baza de las altas jubilaciones que reciben los trabajadores al dejar las minas a los cuarenta y algo años. Resulta difícil criticar dichas jubilaciones a trabajadores que desempeñan su trabajo en condiciones tan precarias, jugándose la salud a diario, sobre todo cuando dichos «privilegios» fueron conseguidos a base de movilizaciones sociales y sindicales que convirtieron Asturias en vanguardia de la lucha obrera a lo largo de todo el siglo XX.

Es iluso pensar, además, que los fondos para la minería han ido íntegramente a engordar las pensiones de los mineros jubilados cuando, como ya se ha señalado, buena parte de las subvenciones fueron a parar al saneamiento de unas empresas que no hicieron los deberes cuando el sector todavía era rentable. Tampoco caben ignorar las denuncias de despilfarros realizadas desde diferentes sectores, como las del poco sospechoso ex secretario general del PSN, Carlos Chivite, que en su etapa como senador ya señaló que los fondos mineros se estaban empleando «de forma escandalosa, no para generar actividades alternativas en las zonas afectadas, sino para otros usos, y todo el mundo sabe de qué se está hablando». Unas denuncias que deberían clarificarse todavía más en la tesitura actual.

No es difícil, por lo tanto, entender las protestas mineras, que no defienden su trabajo por las idílicas condiciones de las que disfrutan, sino porque es la tabla de supervivencia en unas cuencas donde las minas siguen siendo el único motor económico y en las que la tasa de desempleo y la emigración no han hecho más que crecer en los últimos años.

julio 10, 2012

Los mineros, en Madrid: “Pararemos la ciudad hasta que Soria dé una solución”

Iturria: elconfidencial.com – 2012/07/09

Después de 400 kilómetros andados, los mineros ya están a las puertas de Madrid. Este martes, las dos columnas procedentes de Asturias, León y Aragón se unirán en Ciudad Universitaria, desde donde iniciarán una marcha nocturna. Los manifestantes caminarán hasta la Puerta del Sol como en la mina, a oscuras, en fila, pidiendo luz para el futuro de un sector al que el Gobierno ha recortado un 63% en los presupuestos de este año. Para el miércoles, tienen prevista una manifestación en la emblemática plaza madrileña para evitar el cierre de las minas de carbón. Los mineros que llevan 17 días de marcha no tienen prisa: “Paralizaremos la ciudad” hasta que el ministro de Industria, José Manuel Soria, les dé una solución.

La marcha minera cruzó este domingo la línea que separa Castilla y León y Castilla-La Mancha de la Comunidad de Madrid por dos frentes: el corredor del Henares y por Guadarrama, y el recelo de los dirigentes gubernamentales que se han negado a brindarles alojamiento en algún edificio público. Todo pese a que los líderes sindicales han repetido hasta la saciedad que no se moverán de la capital de España (a la que llegarán en martes por la noche) hasta que no reciban una satisfacción a sus demandas, augurios que han encendido todas las alarmas entre las fuerzas de seguridad ante la posibilidad de que se produzcan disturbios.

A los mineros no les vale que Industria esté dispuesto a hablar de la situación del sector minero para 2013, ya que no habrá 2013 sin la subvención para 2012. “Las minas no son como un supermercado, que lo cierras y lo abres cuando quieres. El día que la mina se cierre, ya no se puede volver a abrir”, defienden los manifestantes. El Movimiento 15-M ha dado la bienvenida al sector afectado, y ya ha hecho público que el miércoles apoyará la causa minera.

Hasta el momento, la llegada a Madrid desde Moncloa hasta Sol ha sido ya pactada con la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, al igual que la manifestación del miércoles por la mañana, programada desde la plaza de Colón hasta el Ministerio de Industria. Desde los lugares de origen, ya hay reservas para decenas de autobuses entre familiares y vecinos que apoyan la causa minera.

Los mineros advierten al Ejecutivo y al Partido Popular que vienen a buscar una solución para mantener con vida sus pueblos. “No son unos puestos de trabajo. Hablamos de la vida de muchas localidades”, defienden. Ellos no quieren utilizar la violencia para reivindicar que levanten “aunque sea un poco” las restricciones presupuestarias para el sector, pero todos insisten en que no volverán a casa sin una solución.

La negativa de la Comunidad de Madrid a ceder instalaciones para el descanso de los caminantes que dejó generosamente a los peregrinos que acudieron en agosto pasado a recibir al Papa ha irritado a muchos, que lamentaron la doble moral de los dirigentes conservadores madrileños ante la celebración de actos masivos de signos distintos y que entran en las localidades que les recibe con un cántico al “este pueblo sí nos quiere”. UGT y Comisiones Obreras prefieren mantener altas las esperanzas sobre la resolución del conflicto, a pesar de las periódicas negativas del ministro de Industria a retirar el decreto. Según algunas fuentes sindicales, el miedo a que los caminantes acampen en Sol no tiene bases y “no está en nuestra mente hacerlo”.

Una estrategia guardada con celo

A pesar de todo, los responsables de comunicación de los participantes en la marcha guardan celosamente la estrategia que llevarán a efecto, una vez llegados a Madrid y celebrada la manifestación. Quitan hierro a cualquier calentón de los caminantes sobre la respuesta ante otra negativa del ministro de Industria, pero tampoco desmienten que no se vayan a ir por las buenas si en Madrid no se encuentra un punto de salida al conflicto. Aún peor después de que en Asturias algunos medios de comunicación interpretaran que el Gobierno podría reducir aún más ayudas, en función de ciertas declaraciones del ministro en su tierra natal, en el sentido de que 655 millones de euros para el sector minero “son demasiados”.

Las esperanzas de los representantes de los trabajadores se basan en dos elementos. En primer lugar, las fuertes presiones internas que el propio PP mantiene para que se encuentre una solución al conflicto. Una persona tan de peso en la formación popular y que tiene ganado prestigio de prudente, como el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha criticado con firmeza las posiciones políticas del ministro Soria y, en Asturias, varios concejales del PP se han sumado a los encierros que los alcaldes socialistas y de Izquierda Unida han iniciado ayer para solidarizarse con los trabajadores de las comarcas mineras y en defensa de su propio territorio.

No estamos aquí por una cuestión política, sino por algo que defendemos todos“, dijo el portavoz conservador en el Ayuntamiento de Lena. Otro dato optimista que manejan los representantes sindicales es la reacción suscitada en los grupos parlamentarios europeos, después de la reunión mantenida en Estrasburgo entre eurodiputados y trabajadores de la minería, con el objeto de presionar al Gobierno de Mariano Rajoy para que no vaya más allá de lo pactado en reducción de ayudas para el año 2012, que contó con el visto bueno de Bruselas.

Los líderes de UGT y Comisiones Obreras reconocen que desde que se inició el conflicto hace 42 días no han escuchado al ministro Soria ni un mínimo titubeo sobre la posibilidad de retirar el decreto de reducción de ayudas. Y esta firmeza (u obstinación, según quien mire) no escapa a los ojos de los propios trabajadores que toman parte en la marcha y a los que una falta de acuerdo puede abocar a una situación desesperada y a una reacción poco controlada. Este es el miedo que han expresado, más en privado que en público, representantes de ambas partes.

julio 9, 2012

Mineros, desde las entrañas de la tierra el gobierno les tiene miedo

Iturria: Ramón Pedregal Casanova – 2012/07/09

Ya pasan de los 40 los días que algunos mineros decidieron encerrarse hasta a 3000 metros de profundidad defendiendo el trabajo, su propia existencia, la de su familia y las de toda la clase obrera del estado español. Más de 40 días bajo tierra. Otros defienden esos mismos derechos en la resistencia a lo largo y ancho de la geografía minera. Y aun otros tantos llevan 19 días andando hasta que hoy domingo han cruzado la frontera de la Comunidad madrileña.

Desde Asturias, Castilla y León, Aragón Castilla La Mancha,… la clase obrera viene a cuerpo descubierto, al tiempo que otros defienden sus pueblos y aun unos más nos defienden en las mismas entrañas de la tierra. El gobierno, todos los gobiernos de esas comunidades autónomas los teme, el gobierno, la gobernanta, de la Comunidad de Madrid los teme, todo ese gobierno teme a la clase obrera movilizada, mira para otro lado, y sus periódicos, sus televisiones, sus emisoras de radio, sus periodistas repiten ese silencio o si no callan tildan de terroristas a la clase obrera movilizada, sus amos sienten que están en entredicho, y los lacayos repiten lo que les mandan, sólo hablan en defensa del poder. El periodismo servil recuerda al franquismo.

Los mineros y las mineras vienen paso a paso recordando allí por donde cruzan que solo la clase obrera tiene en su mano la posibilidad de cambiar la realidad, el mundo que nos imponen con toda crueldad. La fuerza de los mineros nos orienta, nos indica quienes son los culpables de la situación que tenemos.

Venir desde tan lejos a buscar al gobierno es por una verdadera razón: el gobierno es cobarde, tiene miedo, no sabe qué decir a la clase trabajadora, porque su discurso siempre ha sido para satisfacer a sus amos, y todos sabemos a quienes entrega el dinero que nos resta.

Los mineros vienen a Madrid sin ocultaciones, a llamar a la puerta de los firmantes de tanta ignominia, y su grito ¡Viva la clase obrera! Nos convoca.

El gobierno se esconde, se hace diminuto, habla por terceros, sus lacayos, para que no se pueda saber en la sociedad que no se atreven a salir a recibirlos.

Los mineros al no salir de las cuencas mineras les hacían lejanos, pero una vez en camino y regando con su voz y su paso al pueblo que escucha lo que hacen es cauce, un cauce más ancho para todos nosotros, su paso consigue aumentar el sentir de justicia de la clase obrera, ya no son “aquellos”, no son “los mineros”, mineros, mineras, somos toda la clase obrera.

Quienes vienen de tan lejos nos alientan a desafiar a los explotadores, ¿por qué se esconden éstos?. Sus escopeteros son vistos un día tras otro en los vídeos y fotos que circulan por internet asaltando los pueblos mineros, las casas de los mineros, golpeando a los mineros, rompiendo ventanas, puertas, tirando botes de humo dentro de las casas, asaltando los pueblos por la noche, siembran lo contrario de lo que pretenden.

Hablando con uno de los mineros en la entrada a la Comunidad de Madrid me decía que llevando paso a paso 19 días, están dispuestos a seguir combatiendo “el tiempo que haga falta hasta vencer, no importa el camino duro, lo que importa es la ilusión, el coraje y el objetivo, que es claro. El apoyo recibido en todos los sitios por donde hemos pasado es muy grande, nos ha llenado de emoción; al final todos somos mineros. Una mujer ha salido al camino y nos abrazaba y decía llena de moción “no decaigáis, no decaigáis, si vosotros decaéis harán de España lo que quieran”. Hay también quien nos decía que eramos héroes, y les decíamos que no se equivoquen, que nos vean como trabajadores, no queremos que mueran nuestras cuencas, no queremos que muera la clase obrera, para eso hace falta que el día 11 seamos muchos miles. La gente en todas partes nos daba comida, nos daban todo lo que tenían, nos querían entregar dinero y les decíamos que no cogemos dinero, nos preguntaban por las cajas de resistencia, y mandábamos a todo el mundo a los delegados sindicales que les indicasen cómo debían hacerlo. El recibimiento en todas partes no ha podido ser más grande, ha sido un recibimiento popular. Quiero recordar que el miércoles hay Huelga General en todas las cuencas. El miércoles día 11, a las 11 de la mañana todos con la minería”.

Una minera que me decía que trabajaba “de embarcadora en la mina” me contaba que “en el camino hemos tenido buena comunicación con las familias, con los pueblos, nos hemos ido enterando de cuál era la situación y de la solidaridad que se recibía, además de la que sentíamos por el camino, de cómo se lucha en todas partes, de los compañeros encerrados en las minas, de lo que la policía ha hecho en Pola de Lena, asaltando las casas, rompiendo todo a su paso, deteniendo gente, en Pola, en Ciñera, y luego dicen que somos terroristas, el gobernador civil nos ha llegado a acusar hasta de reutilizar las pelotas que nos tiran con sus fusiles, cuando son de un tamaño que no caben en las lanzaderas, no podemos tirarlas, ellos tiran cuerpo a cuerpo, a las ventanas, a las puertas, a quienes están en la calle lo mismo sean niños que mayores. No tenemos miedo, vamos a seguir luchando por la defensa de la minería y de toda la clase obrera. Nosotros tenemos tradición de lucha y sabemos que solo luchando se gana, y parece que esto puede resultar ya un problema político, hay gente entre ellos mismos que recula y les plantea que lo que han hecho queriendo terminar con la minería es un error y debían rectificar. Nosotros vamos a seguir luchando y os esperamos a todos estos días a nuestro paso por Madrid”.

junio 28, 2012

Precarios se unen para reclamar el derecho a «tener un verdadero trabajo»

Iturria: Gara.net – 2012/06/28

Hartos de pasar años con contratos precarios, un grupo de trabajadores, mayoritoriamente del sector educativo, han constituido el Comité de Precarios de Ipar Euskal Herria. Entre sus objetivos, está el de reclamar «un verdadero trabajo con una remuneración decente».

La de ayer era la segunda vez que se reunían en Baiona. Lo hicieron por primera vez hace una semana, donde unas cuarenta personas decidieron en asamblea crear el Comité de Precarios de Ipar Euskal Herria, emulando al que existe ya a nivel departamental que, precisamente, fue de los primeros en constituirse en el Estado francés.

Provienen de diferentes sectores, aunque por el momento mayoritariamente de la Educación, y entre ellos hay trabajadores sindicados y no sindicados, parados y eventuales. Todos ellos trabajan o han trabajado con contratos precarios desde hace años.

Es el caso de Marco, 49 años, que explicó que lleva más de quince trabajando en precario. «Siempre ocurre lo mismo. Te contratan y al cabo de 2 o 3 años te despiden con un certificado y contratan a otra persona. A los patrones les conviene porque les sale más barato ya que se benefician de ayudas públicas. Somos personal de usar y tirar. Estoy harto. Llegado a este punto, prefiero estar en paro o quedarme con el RSA (ingreso mínimo social)» declaró antes de señalar que «la gente no es consciente de esta situación».

«Aísla y margina»

Las personas presentes en la comparencia reconocieron compartir el mismo hartazgo. Señalaron que la precariedad «aísla y margina» y que afecta a todos los sectores, si bien «quienes más la sufren son las mujeres, los jóvenes y los hombres a partir de cierta edad».

Convencidos de que para luchar contra este estado de cosas «que es inaceptable», la mejor arma es «la solidaridad», van a llevar a cabo diferentes iniciativas para visibilizar sus reivindicaciones. Una de ellas era la rueda de prensa de ayer para darse a conocer. En la misma realizaron un llamamiento a la gente que se encuentra en la misma situación a unirse al Comité.

También enunciaron sus objetivos prioritarios, a saber, obtener el derecho a un verdadero trabajo con una remuneración decente, el derecho a acceder a formaciones cualificadas, la consolidación del puesto de trabajo con la generalización del contrato indefinido y, por supuesto, la abolición de los empleos precarios. Buscarán, asimismo, apoyos en el entorno de sus respectivos sectores como, por ejemplo, entre los profesores, padres de alumnos u otros compañeros de trabajo.

junio 10, 2012

Marcha por ezkerraldea

►Esta mañana cerca de mil personas pertenecientes a las plantillas de las principales empresas de Ezkerraldea; junto a personas con empleos precarios o en paro; o pensionistas y familias inmersas en procesos de desahucio; además, del conjunto del tejido asociativo de Ezkerraldea conformado por diferentes colectivos sociales y sindicales de Ezkerraldea han desarrollado una marcha contra el paro, los recortes sociales y el gasto militar por las principales calles de los municipios deSestao y Barakaldo.

La crisis se agudiza en la Margen Izquierda
1. 51.500 hogares de Ezkerraldea tienen dificultades para llegar a fin de mes. En los dos últimos años se ha incrementado en un 17% el número de familias pobres.
 
2. Las situaciones de pobreza son cinco veces superiores entre las mujeres.
3. 21.000 personas están en paro –lo que representa una tasa de paro del 22%-. En estos 5 primeros meses 2.590 personas más han terminado en el paro.
4. 42.000 personas tienen un trabajo en precario.
 
5. 2.875 personas trabajan en las grandes superficies de la comarca, por salarios de 500 euros al mes.
6. 446 familias fueron desahuciadas de sus viviendas en el año 2011.
Gastu Militarrik EZ!!!

Mientras se incrementa el número de familias pobres o que son desahuciadas de sus viviendas…
 El Gasto militar a nivel estatal es de 20.500 millones de euros. Desde la CAV se contribuye a este Gasto Militar con 1.500 millones. El Gasto Militar por día en la CAV es de 4 millones; y cada persona residente en la CAV aporta al Gasto Militar 700 euros.
• Los diversos programas de armamento vigentes en la actualidad suman 30.000 millones de euros. Para este año hay previsto invertir en la modernización del ejército, y en la adquisición de armamento, 3.200 millones de euros.
Grupos convocantes de la “Marcha por Ezkerraldea”:

Sindicatos y Colectivos Sociales de la Margen Izquierda:
-Asamblea de Parad@s de Barakaldo, Sestao, Portugalete y Santurtzi, Berri-Otxoak (Barakaldo), Ezkerraldeko 15M, Barakaldo, Portugalete eta Sestaoko Gazte Asanbladak, “La Kelo” Gaztetxea (Santurtzi), Karibe Kolektiboa (Sestao), Grupo de Trabajo Permanente por los Derechos Sociales (Sestao), Asamblea Anti-Desarrollista, Andere Bidatz Talde Feminista (Portugalete), Centros Asesores de la Mujer de “Argitan” (Barakaldo) y “Neba-Neba” (Sestao), Pentsionistak Martxan. KAKITZAT y KEM-MOC.
-ELA, LAB, STEE-EILAS, EHNE, ESK, CGT y CNT
Plantillas de las principales Empresas de Ezkerraldea:

-ABB, PETRONOR, NERVACERO, CONSTRUCCIONES NAVALES DEL NORTE (CNN, LA NAVAL), ACB-ARCELOR MITAL, IKEA, SUPERMERCADOS DIA, BEC, BOMBARDIER, PRODUCTOS TUBULARES, AMARRADORES DE BILBAO, PRÁCTICOS DE BILBAO, REMOLCADORES DE BILBAO, FERSINT, SERVICIOS SIDERÚRGICOS CENTRALIZADOS, MASA NORTE, DANSA, SANCHEZ PANDO, TECOPLAST, CARNICAS RODERO, TALLERERS GALAFER, GUERIN, ALSTHOM, HIERROS ABRA, TPN, SERTISA, CNC, TWINS ALIMENTACIÓN, IMELSA.
junio 3, 2012

Consecuencias de la precarización laboral para las clases populares

Iturria: Rebelion.org – Jesús Gellida – 2012/06/02

En el contexto actual tenemos una tasa de paro desbordada y unos trabajos cada vez más precarios. Concretamente el paro se ha situado en Cataluña en el 22’2% y en el conjunto del Estado en el 24,4% (1), no habiendo ningún indicador que muestre una recuperación del empleo, sino que tan sólo tendremos una pequeña tregua con el aumento de las contrataciones por la temporada veraniega. Al mismo tiempo la precarización tanto laboral como social se ha acentuado en los últimos años como consecuencia de la aplicación de toda una serie de medidas que recortan los derechos laborales y sociales históricamente conquistados. Unas medidas que vienen impuestas por una ideología muy concreta que en la actualidad domina los máximos órganos de poder económico y político a nivel europeo, estatal y autonómico.

En este sentido, supuestamente, las últimas reformas laborales tenían como objetivo reducir el paro y se argumentaba por parte de los economistas neoliberales que al ser más barato contratar y despedir se crearían más puestos de trabajo. Nada más lejos de la realidad puesto que la destrucción de puestos de trabajo es superior a la creación de estos y, además, los trabajos que se crean están bajo una nueva regulación que agrava la precariedad de los mismos. Hay que recordar que estas reformas son también causantes del aumento del empobrecimiento de la población (2), pero de esto y otras causas no quisieron hablar en el circo del maratón por la pobreza.

Volviendo al tema, resaltar que el trabajo precario es una consecuencia directa de los sistemas flexibles de trabajo que aplicados a nuestro contexto estatal son aprovechados para igualar hacia abajo las condiciones de trabajo y contratación. Así pues, este trabajo lo podemos caracterizar por su irregularidad, la baja remuneración, la temporalidad del mismo y por unas condiciones laborales que recuerdan a otros tiempos. Pero, ¿qué consecuencias tiene esta precarización laboral para las clases populares y trabajadoras? En la siguiente enumeración, extraída de un estudio más amplio del propio autor (3), se sintetizan estas consecuencias.

Consecuencias de la flexibilización laboral para los trabajadores

  1. En el proceso de trabajo:

• intensificación del trabajo,

• inestabilidad en el puesto de trabajo,

• deterioro en las condiciones de trabajo,

• competitividad entre los trabajadores,

• dualización del mercado laboral interno.

  1. En el empleo:

• disminución de la protección institucional del empleo

• precarización del empleo,

• fragmentación del mercado laboral

externo,

• desincentiva la participación sindical.

  1. En las relaciones laborales:

• individualización de la relación salarial,

• debilitamiento de la acción sindical,

• fortalecimiento de la acción empresarial.

  1. En el entorno familiar y social:

• inestabilidad económica,

• inestabilidad familiar,

• deterioro de la calidad de vida,

• problemas psicológicos derivados de la inseguridad,

• desajustes familiares (horarios “insociales”),

• ruptura de vínculos sociales primarios, precariedad en la etapa de jubilación.

A la vez, en este cuadro, también extraído del mismo estudio (3), establecemos la vinculación entre el impacto económico de la precarización laboral y su incidencia en el ámbito socio-cultural de las clases populares y trabajadoras.

Ámbito económico Ámbito socio-cultural
Disminución de ingresos – Deterioro de la calidad de vida

– Cambio en las pautas de consumo

Fomento del individualismo – Rompe vínculos sociales primarios

– Cambio de valores asociativos

– Cambio en las pautas de comportamiento

Inestabilidad laboral – Inestabilidad y conflicto familiar
Inseguridad laboral – Inseguridad social y personal

– Cultura de la sociedad del riesgo

Reducción prestaciones sociales, seguridad social – Disminuye protección institucional

– Deterioro de la calidad de vida durante la vejez

– Pérdida del referente colectivo. Aumento de la vulnerabilidad social

Empleos precarios – Cambio en el modelo de reproducción social

– Inseguridad social

Segmentación salarial – Legitimación de la desigualdad social – Perpetuación de la desigualdad social
Fragmentación del mercado laboral – Fragmentación social

– Legitimación de las diferencias sociales

Desempleo – Desarticulación social

Estas implicaciones nos indican que lo que es subyacente a la precariedad laboral, como forma particular de acción económica, son sus graves consecuencias en el orden social en general y en la vida de las personas trabajadoras en particular. Todo esto hace destacar la gradual degradación del trabajo, de las condiciones en que se realiza y de la calidad de vida de las personas. Así mismo, las estrategias de flexibilización productiva afectan a la integridad del sistema productivo y a la organización del trabajo, lo cual en consecuencia impacta en el conjunto de la experiencia laboral individual y colectiva. Tal como hemos señalado en los cuadros anteriores, esta degradación, a su vez, afecta a la propia vida de los trabajadores y sus entornos familiares, condicionando en buena medida sus formas de comportamiento así como su presente y futuro.

Hace falta pues, continuar y no desfallecer en la organización y coordinación de las resistencias frente a estas imposiciones. Resistencias que tienen que cuestionar las relaciones de poder institucionales, jurídico-políticas e ideológicas existentes que conducen una economía y unas relaciones sociales en contra de la inmensa mayoría de la población. A partir de aquí hay que poner en práctica, paralelamente, una dinámica democratizadora constituyente y participativa que abra paso a nuevas instituciones populares.

Notas:

(1) Datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del 1r trimestre del 2012 actualizadas al 27 de abril.

(2) Ver el artículo “El empobrecimiento continuo de la mayoría de la sociedad”.

(3) Para profundizar en este aspecto ver el estudio: “La Metamorfosis del trabajo en tiempos de globalización”.

Blog del autor: http://jgellida.blogspot.com/

A %d blogueros les gusta esto: