Archive for julio, 2012

julio 17, 2012

¿Hasta cuando?

Iturria: Xavier Caño Tamayo, ATTAC-ACORDEM – 2012/07/13

El FMI recomienda con insistencia al Reino de España que recorte sueldos de los empleados y funcionarios públicos, rebaje salarios en general y aumente el IVA e impuestos especiales, además de reclamar al gobierno de Rajoy que acelere las privatizaciones. También propone reducir las cotizaciones de las empresas a la Seguridad Social. En la misma línea que el Banco Central Europeo o la Comisión Europea. Jamás se sacian.

Mientras tanto, los especuladores hacen crecer torticeramente los intereses de la deuda pública de España, Italia u otros países europeos, en tanto el desempleo en la eurozona roza el 11% de la población activa (24 y 23% en España y Grecia, pero no se vislumbra ni de lejos la salida de la crisis ni el fin o siquiera freno de la especulación desatada que no cesa. En cambio, Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, justifica la especulación en los mercados de deuda soberana, porque esperan -dice- que los gobiernos de la eurozona apliquen las reformas de calado prometidas. Ya sabemos que son esas reformas: reducción de salarios y pensiones, desprotección social, despido fácil, precariedad laboral, reducción presupuestaria en educación y sanidad públicas, muchos menos servicios sociales, poner en manos privadas lo que es de de todos (pues eso es privatizar)…

Por supuesto, Mario Draghi rechaza de plano comprar en el mercado secundario deuda pública de estados de la Unión para contener la especulación. Draghi expresó explícitamente tal rechazo al responder a un eurodiputado que denunció que los “mercados” (los grandes especuladores del sector financiero) castigan a países solventes, aumentando sus problemas. Cierto. ¿Cómo explicar que la prima de riesgo se dispare mientras se recorta disfrute de derechos y se agrede a la ciudadanía, pues eso son las “reformas”? ¿Acaso los “mercados” se han convertido en ONG? Evidentmente, no. Especulan, hacen trampa y sube la prima de riesgo y, por tanto, los tipos de interés de la deuda soberana, porque con la indiscutible complicidad imprescindible del FMI, BCE y Comisión Eurpea, el beneficio fácil está asegurado. Y porque a los “mercados” les importa un rábano todo lo demás. ¿O acaso lo que realmente desea el 0.1%, la clase dominante, la minoría rica privilegiada, los “mercados” (o como quieran llamarlos) es que retrocedamos al siglo XIX o aún mejor al XVIII, antes de la Revolución Francesa, la que trajo la democracia y los derechos ciudadanos?

Lo cierto es que el presidente del BCE (antaño esbirro a sueldo de Goldman Sachs, uno de los bancos de inversión responsable de la crisis financiera, como está ampliamente documentado) está donde está para favorecer a muy pocos que mangonean la economía y finanzas europeas en su exclusivo beneficio. ¿O aún hay dudas?

Pensando en Draghi, otros parecidos y en sus amos, la ciudadanía debería empezar a organizarse y movilizarse para que los responsables de la crisis-estafa rindan cuentas ante los tribunales. Si a un pringado con una navaja que roba unos cientos de euros en un estanco le caen de dos a cinco años de cárcel, ¿por qué se han de librar los codiciosos sin freno que se han quedado ilegitimamente con todo lo que han podido y han provocado (y mantienen) una crisis que es sufrimiento, pobreza y dolor de millones de ciudadanos y ciudadanas?

De esta conspiración contra la ciudadanía de Europa y del mundo, tenemos cumplida cuenta en el Reino de España con los recortes y medidas de ahorro contra el déficit público que empezaron hace meses y se rematan con las anunciadas recientemente. Medidas que sin duda son la mayor agresión al estado de derechos sociales (¡no de bienestar, por favor!) de toda la historia de la democracia. Medidas en la línea impuesta por el FMI, BCE y Comisión Europea.

Un significativo broche de ese ataque en toda regla contra la ciudadanía es la repugnante escena televisiva de los diputados del Partido Popular aplaudiendo con entusiasmo los recortes del subsidio a los desempleados. Imagen a la que añadir las de gente ensangrentada y aporreada por anti-disturbios en la Puerta del Sol de Madrid, más todas las imágenes de las injustificadas y desproporcionadas cargas policiales con uso excesivo de fuerza desde el nacimiento del 15 Men toda España, hasta los golpes contra los mineros del carbón manifestándose en la capital española. Y, como guinda de ese pastel de indignidad, la diputada del Partido Popular Andrea Fabra exclamando alegre de forma perfectamente audible “¡Qué se jodan!” al oír a su presidente la reducción o supresión de subsidios o ayudas a quienes sufren el paro. Así lo documenta un vídeo captado en un informativo de televisión, velozmente difundido por las redes sociales, como he comprobado personalmente.

A tal obsceno panorama hay que añadir el afán en los recortes de derechos sociales de la ciudadanía por parte de casi todos los gobiernos autonómicos (con mención especial del de CiU que preside Artur Mas) y la ausencia cobarde del PSOE en el conflicto, incapaz de hacer una oposición digna de tal nombre, escudándose en la majaderia de la “oposición responsable”. ¿Qué responsabilidad es la de transigir con las agresiones contra la ciudadanía de un gobierno y una mayoría parlamentaria neofranquistas?

Además de los brutales recortes presupuestarios sociales, de la flagrante traición a sus promesas electorales, de las mentiras por sistema, de tomar a las ciudadanas y ciudadanos por estúpidos más la mayor violación sistemática organizada de los derechos sociales de todos, nos insultan y escupen a la cara. ¿Qué es, si no, ese aplauso enfervorizado y prolongado a las medidas contra los parados, medidas que aumentarán la incertidumbre y angustia de millones de personas? ¿O desear “que se jodan” quienes van a caer sin remedio en la pobreza si no han caído ya?

Esta es la gente sin decencia que gobierna España. Esta es la gente indeseable que gobierna el mundo en su beneficio, caiga quien caiga. ¿Hasta cuando abusarán de nuestra paciencia?

Anuncios
julio 17, 2012

Osakidetzak Gasteizko Santiago Ospitaleko langileekiko daraman mehatxuzko jarrera salatu du ELAk

Iturria: ELA Sindikatua – 2012/07/16

Arabako HUA proiektuak langile zein bezeroengan izan ditzakeen ondoriotaz 2010. urtetik informazio argi bezain nahikoak eman ditzan etengabeko eskaerak jaso arren, Osakidetza berean mantentzen da, inolako argibiderik eman gabe, eredu berritaz oinarrizkoak izan daitezkeen zalantzei erantzunik eman gabe.

Hauek argitu eta ezbaidatu arte ELAk, beste zenbait taldek bezala, proiektua geldiareztea eskatu bagenien ere, Osakidetzak berean darrai, eraketaz jarraituz, Sindikatu, bezero edota langileak albo batera utziz, eta bere kabuz, iluntasunean, eta norberekeriz beteriko erabakietan arituz.

Berbideratzerik izan ez dezan, presaka eta inolako fundamentu gabeko erabakiekin aritu da eta ari da Zuzendaritza, Txagorritxu eta Santiago ospitaleak HUA-ko egoitza soilak bihurtuz, eta legediaren babesik ez dituzten hainbat iharduera bultzatuz

Hori gutxi balitz, Arabako Ospitale Unibertsitarioko zuzendaritzak langileekiko daraman mehatxuz beteriko jarrera salatzen dugu ELA Sindikatutik, Santiago ospitale orokor gisa irekita izan arren Txagorritxura, zenbait kasutan iharduera finkaturik izan ez arren, joatera behartzen dituelarik

Baita ere, Arabako Ospitale Unibertistarioko zuzendaritzak hala behartuta, osasun arloko zenbait espezialitateren bateratzea eragin du, erizpide zuzenik mantendu gabe Santiago Ospitalea profesionalez hustuz, ondoren larriekin, besteren beste osasun zerbitzuaren kalteratzea dakarrelarik

Erabateko jarrera kritikoa adierazten duten profesionalak beldurtu nahiaz, gogaitasun eta desilusioa eragite ez besterik bideratzen ari dira Zuzendaritzatik, arrotasun eta jauntxokerizko agertaldiekin, argitasun, eztabaida edota negoziariorik gabe arituz, inolako irizpide gabeko erabakiekin Santiago Ospitalea erraitsiz.

Osakidetza nora ezean ari dela salatzen du ELAk, zeren, tamalez, Arabako Ospitaleko iharduera ez da bakarra, ikusi bait dugu LPE/OPE an gertaturikoa, udaldian ospitaleetan ohe uztea, langileen lanpostuak urrituz kargudun postuak gehitzea,…. beraz, zalantzarik gabe langileekiko zein bezeroenganako Osakidetzaren ardurakizun eza salatu beharrera eramaten gaituzte

julio 17, 2012

El día en que la calle se dirigió al Congreso

Iturria: Koldo Campos Sagaseta / Rebelion – 2012/07/16

(Con mi agradecimiento a Mariano Rajoy a quien, casi textualmente, le he copiado el discurso)

Señorías… nos encontramos en una situación extraordinariamente dura, estamos viviendo un momento crucial que determinará nuestro futuro, pero esta es la realidad y no caben ni fantasías ni ocurrencias. Las próximas patadas que nos disponemos a repartir entre sus señorías es lo único que podemos hacer, y no me pregunto si me gusta porque, o todos unidos os entramos a patadas o nuestras piernas serán estériles. La única pregunta que debe importarnos es ¿servirá de algo? Y la respuesta es sí… porque hacemos lo que debemos hacer, porque es nuestra obligación, porque es el único camino que conduce a la recuperación y al crecimiento. Así tengamos que entraros a guantazos, a cachetes, a leñazos, lo vamos a hacer siempre pensando en los intereses de los españoles de hoy y del mañana, en beneficio de los que nos aplauden, de los que se callan e, incluso, de los que nos provocan.

Yo soy el primero en estar haciendo lo que no me gusta: dije que renunciaba a las patadas y estoy hablando de repartir patadas; dije que volvería a poner la otra mejilla y estoy hablando de partiros la cara, pero hago lo único que se puede hacer y no tenemos nada de lo que avergonzarnos.

Sé que las patadas que nos disponemos a aplicar van a ser duras, pero son inevitables, y van a ser repartidas por este pueblo entre sus señorías con sensibilidad, con comprensión y humildad.

Sé que habrá algunos que se resistan a nuestras patadas que, repito, sé que son dolorosas, también difíciles, pero la mayoría silenciosa de buenos españoles afrontarán el paquete de hostias que ya hemos dispuesto con aplomo y serenidad para que salgamos de esta crisis con perseverancia y esfuerzo.

Los excesos del pasado se pagan en el momento presente, y el reto que tenemos por delante es aplicar a las nalgas de sus señorías patadas que nos vienen impuestas por la delicada situación por la que atravesamos y que cuentan con la aprobación de nuestros socios y amigos europeos. Hay que hacer frente a la actual crisis de manera que podamos construir un futuro mucho más seguro para sus señorías que quieren que este pueblo no sólo les diga la verdad, sino que también se la patee.

Y es por ello que, como parte de ese paquete de patadas que hemos aprobado se ha dispuesto duplicar a sus señorías, congresistas y senadores, las patadas extraordinarias por Navidad; vamos igualmente a bonificar con un 25% de puntapiés las nalgas de las organizaciones empresariales y de la Casa Real; vamos a aumentar a partir del 1 de septiembre del 17 al 21% la tributación de patadas y coces al sector financiero y bancario; vamos a acreditarles un 10% del PIB (Patada Interna Bruta) a las distintas familias de mercachifles que se reparten los medios de comunicación; y vamos a exigir que en las comunidades autónomas se proceda al mismo reparto de patadas, hasta que el déficit de puntapiés que nos sigue afectando encuentre su estabilidad en las mullidas nalgas de sus señorías y demás cortes, recortes y consortes.

Y va a ser cada semana, cada viernes, cuando vuelva a ponerles al corriente, si no tuviéramos más remedio, de la emisión de nuevos reajustes en sus nalgas. Muchas gracias por las nalgas que nos están dispensando. ¡Ah… y que se jodan!

Etiquetas: , , ,
julio 16, 2012

“Mandan acreedores y rentistas. Esos son los que tienen el poder”

Iturria: Salvador López Arnal / Rebelion.org – 2012/07/16

Reconocido académico, Alberto Montero Soler es un excelente economista, cada vez más imprescindible para la ciudadanía que ansía y busca información crítica, y un sólido y consistente intelectual comprometido que transita por caminos nada cómodos ni trillados.

Si te parece, podríamos empezar por el nuevo paquete de recortes. Nos haces un breve resumen.

Bueno, el paquete de recortes se centra en varios frentes. Todos ellos regresivos desde un punto de vista social y erróneos desde una perspectiva económica por cuanto van a profundizar inequívocamente la recesión económica en la que nos encontramos.

En primer lugar, yo creo que habría que destacar el paquete de medidas fiscales. Ahí se ha centrado el grueso de la reformas y por ahí se apuntan tendencias de futuro muy preocupantes.

Por un lado, tenemos la subida del IVA normal en tres puntos, del 18% al 21% y del IVA reducido que sube del 8% al 10%, quedando intacto el IVA superreducido en el 4%; con el agravante de que hay bienes y servicios cuyo IVA pasa del reducido al normal desde el momento en que entre en vigor la medida a primeros de septiembre. Esta subida se acompaña con subidas a los impuestos especiales sobre el tabaco y la tributación medioambiental.

Por otro lado, y aunque no se ha concretado, se anuncian nuevas subidas de los impuestos sobre el consumo de energía a pesar de que en los últimos 6 años éstos han aumentado ya en más de un 70%.

Además, se elimina la desgravación por la compra de vivienda habitual, una medida que había sido reintroducida por el gobierno del PP nada más llegar al poder y que tan sólo ha durado seis meses.

En segundo lugar, y con un peso también muy importante, se encuentran los recortes centrados en el mercado de trabajo. Ahí nos encontramos, de entrada y en lo que a la función pública se refiere, con la supresión de la paga extraordinaria de Navidad para los funcionarios, lo que, por término medio, supondrá una reducción salarial del 8%; la equiparación de la situación de incapacidad laboral temporal a la del resto de trabajadores (y, por lo tanto, el Estado dejará de complementar la percepción por baja durante los primeros días hasta el 100% del salario, como ocurría ahora), y la reducción del número de días de asuntos propios de los que estos disfrutaban.

Por otro lado, la cuantía de las prestaciones por desempleo también se ve afectada y a partir del sexto mes los nuevos perceptores se encontrarán con que la base reguladora que se usa para calcularlas se reduce del 60% al 50%.

Igualmente, se ha anunciado que se eliminarán bonificaciones a la contratación de nuevos trabajadores o de trabajadores de colectivos con problemas específicos de inserción laboral.

El punto es importante.

Lo es desde luego. Tampoco se quedan sin recortes el sistema de pensiones y el gobierno también ha anunciado que se revisará el Pacto de Toledo para acelerar la prolongación de la edad de jubilación a los 67 años.

Y, finalmente, también hay que tener en cuenta que se reducen las cotizaciones sociales, que bajarán un punto en 2013 y otro más en 2014 o, lo que es lo mismo, el gobierno también baja el salario diferido de los trabajadores, aquél que contribuye a dotar de fondos a la Seguridad Social para que pueda atender prestaciones por desempleo y pensiones de jubilación.

Y en tercer lugar yo destacarían los recortes en materia democrática, esto es, los que afectan directamente al ejercicio de nuestros derechos y que sustancia la débil democracia de nuestro país. Por ese lado hay que destacar la reducción del número de concejales y el ataque a los ayuntamiento frente al realce de las Diputaciones provinciales, unas instituciones que si por algo destacan es porque los diputados no son elegidos democráticamente y porque se han convertido en un centro de colocación de cuadros y militantes de los partidos políticos.

Por otro lado, también se recortan el número de liberados sindicales por lo que la organización de los trabajadores en los centros de trabajo se verá seriamente afectada.

Se recortan también las subvenciones para partidos políticos (por lo que el peso de la financiación privada y el riesgo de cooptación de éstos a favor de intereses particulares se incrementa); para las organizaciones empresariales y para los sindicatos.

¿Cuál de las medidas te parece más criticable?

Yo creo que la más criticable es la que resulta de la conjunción de la subida del IVA con la bajada en las cotizaciones sociales, ambas ligadas en la lógica del recorte en un sentido muy perverso. Me explico.

Se ha planteado una reducción de las cotizaciones sociales compensada con un incremento del IVA, ¿qué significa esto? Pues básicamente que, de entrada, las cotizaciones sociales, pagadas por trabajadores y empresarios, son tratadas como un impuesto sobre el trabajo, en lugar de como salario diferido del trabajador que le permite acceder a una prestación de desempleo o, llegado el momento, a su pensión de jubilación. Al bajar las cotizaciones sociales, el gobierno lo que está bajando es el componente diferido del salario del trabajador; sin embargo, lo que argumentan es que están reduciendo los impuestos sobre el trabajo con el fin de abaratar la contratación para el empresario. Pero, insisto, eso no es así; lo que se está reduciendo es el salario diferido de los trabajadores.

Tienes razón, se ha insistido poco en este punto, pero es de enorme importancia.

Y, al mismo tiempo, esto se compensa con una subida del IVA, que es un impuesto tremendamente regresivo y que pagamos todos los ciudadanos pero que, proporcionalmente, afecta más a quienes dedican un mayor porcentaje de su renta, si no todo, al consumo. Así, a pesar de que en términos absolutos esas personas pagan menos IVA que quienes tienen rentas más elevadas, sin embargo, como destinan toda su renta al consumo, porque carecen de capacidad de ahorro, el impacto que tiene la medida sobre su economía es mayor.

El resultado final es tremendo. Los trabajadores pierden salario, en su componente diferido, y además ven como su salario directo, tras la subida del IVA, se traduce en una menor renta disponible y en un menor poder adquisitivo como consecuencia del incremento del precio de los bienes y servicios tras la subida del IVA.

Pero la cosa no termina ahí. Como esas cotizaciones sociales alimentan el fondo de la Seguridad Social para el pago de las prestaciones de desempleo y de jubilación, a medida que no sólo hay un menor número de trabajadores ocupados sino que, además, se reduce el monto de esas cotizaciones, se pone en riesgo la solvencia financiera del sistema de pensiones y de las prestaciones por desempleo y se acometen, en nombre de la sostenibilidad del sistema, medidas privatizadoras. ¿Es o no es maquiavélico?

En el sentido usual del término -algo injusto con el propio Maquiavelo- lo es, sin duda. Creo, además, que enlazas muy bien los diferentes nudos de su (contra)reforma antiobrera.

Era, dijeron hace varias semanas, una línea de crédito concedida a la banca sin condicionalidad alguna. ¿Nos mintieron?

Como bellacos; sin ninguna duda. Mientras de Guindos y Rajoy trataban de venderlo como un triunfo, hablando de un préstamo en condiciones muy favorables y sin condicionalidad, la declaración del Eurogrupo sobre esa misma reunión ya hablaba de ello. Es cierto que lo hacía en términos muy suaves, pero cualquiera que esté habituado a leer ese tipo de declaraciones sabe la carga de profundidad que llevan palabras aparentemente suaves.

¿Qué consecuencias crees que pueden tener las medidas de las que hablamos para la economía y la sociedad españolas?

Sobre eso no tengo la menor duda. De entrada, un agravamiento de la recesión como consecuencia de la subida de impuestos. En una economía capitalista como la española, en la que el consumo es su motor fundamental (si bien se encuentra muy debilitado en estos momentos), todo lo que afecte al consumo -y tanto la subida del IVA y otros impuestos como la reducción de los salarios le afectan-, se traduce en una profundización de la recesión.

Y, por otro lado, también hay que tener en cuenta que todo ello repercutirá en un progresivo empobrecimiento de la clase trabajadora de este país que ve cómo se recortan sus salarios, por vía de decretos a los empleados públicos, y por la vía de las fuerzas del mercado -y la presión del ejército de reserva que suponen los cinco millones y pico de desempleados- a los trabajadores del sector privado. Pero que también ve cómo, progresivamente, las estructuras de bienestar que le permitían satisfacer necesidades básicas al margen del mercado, están deteriorándose y forzando a quienes aún pueden permitírselo a adquirir esos servicios en el mercado. Avanzamos, pues, hacia una sociedad mucho más mercantilizada, si cabe.

Hace tiempo que lo digo: esta crisis acabará empobreciendo hasta extremos de hace décadas a las clases medias de este país. De eso tampoco me cabe la menor duda.

Uso más tinta negra para dibujar el escenario. Además de lo anterior: recortes en educación y sanidad, copago farmacéutico, contrarreforma laboral, amnistía fiscal. ¿Hacía donde vamos?

Hacia el abismo, Salvador, hacia el abismo. Para salvar al euro y al proyecto hegemónico alemán se van a sacrificar las condiciones de vida de los ciudadanos de todos los Estados miembros periféricos de la Eurozona. Así que o Europa cambia radicalmente sus políticas y su institucionalidad o Europa nos hunde. Y creo que sobre eso algo aún deberíamos poder debatir y decidir los ciudadanos españoles, en particular, y los europeos en general. El Estado que desee mantenerse en el euro tiene todo el derecho del mundo a seguir ahí, pero no a costa del empobrecimiento de sus vecinos.

¿Quién manda en España en tu opinión? ¿El gobierno, los bancos, el ladrillo y sus afines, la troika europea?

Mandan los acreedores. Lo que está ocurriendo en estos momentos en Europa es una guerra entre deudores y acreedores tanto entre Estados como al interior de cada estado.

Los Estados acreedores del núcleo exigen el pago de las deudas a los Estados deudores de la periferia y, para ello, los fuerzan a llegar hasta el rescate y, con ello, a alterar toda su estructura fiscal y de bienestar con vistas a garantizarse el pago de la deuda, a pesar de que ello suponga desmantelar los Estados de bienestar.

Y dentro de cada Estado, los bancos y el sistema financiero en general se encuentran en guerra contra los deudores, a los que exprimen hasta el extremo para conseguir que paguen sus deudas. Y, si no, véase que sentido tiene las decenas de miles de desahucios que tienen lugar cada año en este país mientras hay varios millones de inmuebles deshabitados.

Los gobiernos de los países periféricos se encuentran, así, comprimidos entre, cuando no cooptados por, la presión de los bancos al interior y la presión de los países acreedores desde el exterior.

Así que mandan acreedores y rentistas. Esos son los que tienen el poder.Y por si alguien tiene dudas, basta con leer lo que dijo el ministro de Guindos al semanario alemán ‘Frankfurter Allgemeine Zeitung’ al mismo tiempo que se aprobaban los recortes: “Devolveremos el crédito. No habrá pérdidas para los acreedores”. Toda una declaración de principios

Has escrito: “si examinamos el paquete y lo agregamos a los que se vienen aplicando a “pildorazos” desde 2010 por el gobierno de Zapatero, la conclusión no deja lugar a dudas: España ha sido “rescatada” por Europa”. ¿Qué significa que España haya sido rescatada por Europa?

Significa que España ha perdido soberanía como estado para poder aplicar la política económica que estime oportuna, para poder atender las necesidades de sus ciudadanos que éstos consideren prioritarias; que los esfuerzos de este gobierno se orientarán a partir de ahora a gestionar las miserias para evitar un colapso social mientras el dinero sale a espuertas hacia los acreedores, porque así lo manda la reforma constitucional aprobada recientemente impuesta por Alemania.

Con el acuerdo del PSOE y del PP.

Efectivamente. Significa que vivimos en un protectorado en el que nuestros gobernantes carecen de margen para hacer política más allá de lo meramente testimonial; significa que vivimos en un país en el que las decisiones que compete tomar al gobierno serán supervisadas y autorizadas por una instancia europea que controlará el presupuesto. En definitiva, significa que vivimos en un país que carece de autonomía, soberanía e independencia. A eso me refería cuando hablaba de que España va camino de convertirse en un protectorado alemán.

Has escrito también: “No crean otra cosa, no se dejen engañar por juegos de logomaquia: España está intervenida y lo peor es que es normal que así sea porque somos un país en quiebra que no es que se encuentre ya al borde del abismo sino que está en una caída libre que se acelerará un poco más tras las medidas aprobadas ayer”. ¿Por qué somos un país en quiebra y en caída libre?

Somos un país en quiebra porque tenemos un pasivo exigible, unas obligaciones, mucho mayor que nuestro activo. Esa es la definición de quiebra y, en el caso de España, lo que tenemos es una deuda, pública y privada, que supera el 400% del PIB y tenemos una economía en recesión y, por lo tanto, que cada vez genera menos recursos para poder ir atendiendo a los vencimientos y al pago de los intereses de esa deuda. Si a eso se le añade que la financiación que debe captar el estado y las empresas para atender a sus vencimientos o refinanciar la deuda son cada vez más elevados y, por lo tanto, que la carga se va haciendo cada vez más pesada, la conclusión a la que puedes llegar es que España es un país en quiebra o camino de la quiebra, para no ponernos excesivamente dramáticos.

Hablas también del “trilema” complejo al que se enfrenta el país: la primera opción, señalas, “es aquélla de la que nadie quiere hablar salvo, paradójicamente, los finlandeses: la salida del euro”. La segunda, apuntas, “es permanecer en el euro asumiendo su arquitectura actual y el sentido de las reformas que se están produciendo en la misma”. La tercera “sería hacer frente a nuestra realidad, una deuda privada impagable, y tirar de las recomendaciones” nada menos que del FMI. Todo parece indicar, prosigues, “que será la segunda la opción elegida”. ¿Cuáles serán a medio plazo las consecuencias de esta decisión si ése fuera el caso?

Las consecuencias son dramáticas. Si llega a cortarse la financiación para España deberemos ser intervenidos, ya sí en sentido estricto y formal (porque ahora lo estamos de facto), y a cambio de préstamos y créditos para sostener la actividad del estado, se impondrán todo tipo de recortes y un adelgazamiento hasta el raquitismo de la administración, especialmente la vinculada a la prestación de bienestar. Y todo ello para tratar de que los ingresos por la vía de los impuestos no se destinen a cosa distinta de la atención al pago de la deuda y sus intereses.

Si quieres saber cuáles son las consecuencias de forma más tangible, basta con que mires lo que ha ocurrido en Grecia o cómo se deteriora a ritmos acelerados la situación en Portugal. Esos son los espejos en los que debemos mirarnos si queremos saber cuál puede ser nuestro futuro.

Nos enfrentamos, afirmas también, “a una recesión que puede alargarse fácilmente 20 años”. ¿No exageras? ¿Por qué 20 años? ¿De qué tipo de recensión estás hablando?

Estoy hablando de lo que técnicamente se llama una “recesión de balances”, en la terminología del economista japonés Richard Koo.

La diferencia entre una recesión normal y una recesión de balances es que en la segunda, que suele tener lugar tras el estallido de la burbuja de algún activo, una amplia porción del sector privado, en lugar de tratar de maximizar sus beneficios, está intentando minimizar sus deudas.

Así, cuando estalla una burbuja que se ha financiado eminentemente a partir de deuda, el precio de los activos colapsa mientras que las obligaciones permanecen, lo que deja a la mayor parte de los balances del sector privado en quiebra. A las familias y a las empresas sólo les queda entonces, para tratar de recuperar su solvencia financiera, intentar sanear sus balances ya sea incrementando el ahorro o amortizando parte de la deuda. Se produce, entonces, lo que se denomina un fenómeno de “desapalancamiento” generalizado que provoca una contracción de la demanda agregada (como consecuencia de la disminución del consumo ante el incremento del ahorro) y lanza a la economía a este tipo de recesión especial.

Y es una recesión especial porque frente a ella los instrumentos tradicionales de la política económica -y, en especial, la política monetaria- se vuelven absolutamente inoperantes.

Ese es el tipo de recesión que viene experimentando Japón desde hace más de 15 años y ese es el tipo de recesión en el que se encuentra la economía española. De ahí que me aventure a afirmar que si no hay cambios radicales en los objetivos de la política económica y se sigue insistiendo en la austeridad, el horizonte es de una recesión de 20 años.

Te has puesto un poco técnico pero creo que entendemos bien lo que señalas.

Cito un paso de un artículo reciente de Rafael Poch de Feliu: “Ahora que ya nos han intervenido en toda regla quizá comprendamos, como país, el estado y sentir de los griegos de los que hemos estado desmarcándonos de forma tan miserable. Somos víctimas del mismo fraude que ellos: los de abajo pagando por estafas internacionales realizadas por el sector financiero y consentidas por el poder político. Los ahorros y sacrificios son para pagar las deudas de ese sector, que es internacional. Y los imponen los mismos políticos que sancionaron el casino”. ¿Estás de acuerdo con esta consideración?

Completamente de acuerdo. Me parece una descripción precisa de lo que está ocurriendo y de ese gesto miserable que han tenido los gobiernos de todos los países periféricos antes de ser rescatados afirmando que su país (Portugal, Irlanda o España) no era Grecia. Ahora, lamentablemente, todos somos Grecia.

La última, tras agradecerte una vez más tu disponibilidad y tu enorme generosidad: ¿está el euro en crisis o es la Europa construida conforme a los mercado la que nos lleva al abismo? ¿Cabe inventar aún una Europa conforme a los ciudadanos y sus naciones o es una simple quimera que llegaría a destiempo?

El euro está en crisis desde que nació, Salvador. Ya lo he escrito en otros lugares: el euro estaba mal diseñado y llevaba inserto en su código genético los factores y dinámicas que, llegado el momento, cuando se activaran, provocarían este tsunami en el que nos encontramos.

Y, por otra parte, euro y Europa de los mercados son cuestiones indisociables. El euro no se creó para facilitar los intercambios de los ciudadanos en sus viajes de turismo por Europa; se creó para facilitar el intercambio de mercado a gran escala. Son cara y cruz de una misma moneda, valga la broma fácil.

Y esa Europa de los Ciudadanos como caberla inventar, cabe inventarla. Sin embargo, que llegue a materializarse eso ya es otra cosa. Dudo mucho de que en el estado de cosas actual y con Alemania actuando como potencia hegemónica que gestiona el euro y las instituciones europeas según sus intereses vaya a producirse ese vuelco.

Siento una vez más mostrarme tan pesimista, pero no hacerlo me parecería intelectualmente deshonesto.

 

julio 16, 2012

La venta de un pueblo

Iturria: Antonio ALVAREZ-SOLÍS / Gara.net – 5012/07/16

Ha escrito Alvarez-Solís un artículo, como reconoce al final, «en defensa de mi piracetam», pero no se avergüenza de ello porque con ello representa a los muchos ciudadanos afectados en mayor o menor medida por las restricciones impuestas a las coberturas sanitarias. Denuncia con este escrito que la falta de regulación de los mercados por parte de los poderes públicos redundará en un si cabe mayor enriquecimiento de la ya poderosa industria farmacéutica.

El texto que sigue debe ser considerado como la carta póstuma de un anciano de ochenta y tres años al que una irresponsable ministra de Sanidad -¡Dios, se apellida Mato!- acaba de anunciar que los medicamentos para la mejora de su circulación periférica ya no serán expedidos por el Servicio Nacional de Salud debido a que se consideran viciosos para el funcionamiento económico de la Seguridad Social y del Estado. La Sra. Mato nos ha comunicado a los cientos de miles de ancianos su decisión con un concreto y miserable estilo de matadero municipal: quedan al margen de cobertura social aquellos específicos que protejan contra «el deterioro cognitivo asociado a la edad». Es decir, que los ancianos no sólo llegaremos a nuestro final por imperativo biológico sino que de acuerdo con el diktat del fascismo en el poder llegaremos idiotas y arrastrando dolorosamente nuestra persona. Supongo, señora ministra, que usted tendrá en su despacho «El grito» de Munch. Ello justificaría elevar un crimen a arte.

Conste, y lo digo para que la tropa de seguidores que ustedes tienen de resguardo en los periódicos de su signo, que son casi todos -empezando por los miles de estultos redactores de correos que abrazan en su muerte la bandera del patriotismo franquista-, no crean que me sorprenderán con su bofetada por emplear para mi propio beneficio este espacio en mi periódico. Soy plenamente consciente de lo que hago, en primer lugar porque detrás de esta carta hay varios millones de españoles a los que ustedes queman en su pira funeraria para sostenerse en el poder. En España aún se aprecia mucho el olor a carne quemada. Ustedes ya no gobiernan una nación sino que administran un gallinero.

Pues bien, este anciano les mira de reojo y con un protocolario desprecio -no vaya a ser que tiren de ley para tenernos «unidos y en orden», como decía quien les transmitió la finca española. Mientras, trato de dar con algún euro con que hacer frente a la restricción de la atención médica o a la subida del gas, la electricidad y el agua, al incremento de impuestos como el IVA o al encarecimiento inhumano de los transportes urbanos o interurbanos, al solapado goteo de cargas ya inasumibles; en fin, busco un euro milagroso para restaurarme un tanto de las sevicias que cargan sobre nuestras espaldas mientras reparan y consolidan el trono de los banqueros.

En torno a ustedes se deshace el paisaje de una nación que anda, rota y enferma, entre carteles de «se vende», «se cierra» o se «alquila» mientras el apelativo de «la roja» no anuncia ninguna revolución posible sino que sirve solo para encender una noche de alcohol tras el gol que salve al Gobierno hasta la amarga hora que sigue. Al fondo se extiende un horizonte de fracasos y una retórica de promesas para un futuro donde los jubilados ya no serán sino una turba de «mortos viventes» como dicen los portugueses. Un colega político de usted, Sra. Mato, nos adelantó ya algo de todo esto cuando miró en torno y dijo con pesar que había aquí demasiados viejos.

Sra. Mato, ahora ha regresado de Europa el zorro gris para instruirles en la catequesis de la miseria a fin de que ustedes nos vendan medio año más de victoria hueca. Porque lo que ha logrado Italia, llevando a Rajoy como escudero -agua bendita para creyentes náufragos-, está solamente a medio escribir en el gran libro del imperio. La carcajada de ese dinero del que ya no responderá el Estado sino los bancos españoles, como juran los que redactan cartas persas -como si el Estado no fueran esos bancos- horadará el hormigón de los tratados penitenciarios hasta colarse, burlón y cínico, en las celdas en que la ciudadanía espera ya no sabe qué. Esto que le digo no es profecía de barrio sino noticia razonable. Y ustedes lo saben y callan a la espera de que un seísmo celestial nos confunda con otras urgencias. Todo lo benéfico, como afirman ustedes, empezará cuando el sol salga sobre un decenio que resultará todavía más borroso. Y a la espera de ese decenio ustedes nos sugieren que hibernemos como oso que ya no tiene grasa. Sra. Mato, déjenos que los viejos tomemos al menos el comprimido que mejore nuestra circulación periférica para irnos de paseo hasta la tasca donde aún queda un vaso accesible de vino y podamos contarle a algún joven despistado lo que hicieron las generaciones de vida políticamente noble para frenar la carrera siniestra de los señores que portaban los anillos. Muchos de aquellos cabales ciudadanos dejaron la piel prendida en las armas de los servidores del orden público; esos ciudadanos que ustedes detestan y esos servidores que ustedes pasan todos los días por el túnel de lavado de su verborreica lengua.

Ustedes saben, y ahí está el crimen, como saben los fontaneros de Bruselas, los del Banco Mundial o los del Fondo Monetario, que el remedio de esta peste no reside en ir emplomando agujeros por donde se escapa la vida de los pueblos, sino en cambiar la estructura económica. ¿Pero acaso les interesa a ustedes la vida de los pueblos? Los poderosos que verdaderamente dirigen el mundo viven precisamente de vendernos el plomo que se maneja en las burdas reparaciones. Necesitamos otra vida, otro modelo de existencia y no esta trapacería de los ahorros atroces donde sobramos los viejos, donde no hay sitio para los maduros y donde se hace pederastia laboral con los jóvenes. Uno ya es muy viejo para bailarles a ustedes el agua. O para empeñarse en solemnidades doctrinales con que interesar sus oídos, porque ustedes no escuchan.

Estoy seguro de que cuando acaben con los viejos de hoy habrán ustedes ahorrado el chocolate del loro, pero creo que lo que ustedes pretenden es acabar con el loro. Con todo percibo en muchos pueblos que los jóvenes empiezan a levantarse contra el ensañamiento con que ustedes los tratan. Saben que el límite de la dignidad está en el euro que hay que echar en la hucha gubernamental o en la aspirina que han de adquirir para el abuelo, porque ustedes viven de exprimir la hucha y de cobrarnos hasta los analgésicos. Esa es su economía real.

A propósito de la aspirina quiero subrayarle a usted, Sra. Mato, que cuando entreguen al libre mercado estos fármacos, que según el Gobierno ya están obsoletos, los precios van a dispararse exponencialmente, ya que entre las empresas farmacéuticas y los consumidores no estará el aparato moderador de lo público. La existencia del Servicio Nacional de Salud, con su capacidad de compra y por tanto de respuesta, mantenía esos precios moderados, pero cuando esta potente moderación deje de funcionar los enfermos seremos devorados uno por uno por ese monstruo que son los potentísimos laboratorios. Mire usted, Sra. Mato, en mi juventud pasé laboralmente, en una de mis expulsiones del mundo periodístico, por una institución del mundo de la quimiofarmacia y pude comprobar la fuerza que tiene esa esfera para generar una riqueza increíble a sus dirigentes. Tanto es así que uno de los cargos más silenciosa y ferozmente debatidos entre los gobiernos y el empresariado era la Dirección General de Farmacia, de la que nadie suele hablar en la calle. Curioso, verdaderamente curioso. ¿Acaso ha cesado ya esa situación de tono casi bélico? ¿O sigue constituyendo una frontera política parecida, aunque distinta en modos y elegancia externa, a las fronteras donde se guerrea por la droga? Le pregunto, Sra. Mato. Con honradez de periodista antiguo y decisión de ciudadano afectado. Sí, he escrito un artículo en defensa de mi piracetam. No me avergüenzo. Sé que muchos ciudadanos necesitan este producto. Como otros demandan auxilio para sus hemorroides, cuya farmacia también dejará de ser gratis. Ustedes creen, por lo visto, que las almorranas constituyen un prejuicio socialista.

julio 16, 2012

Donde dije digo…

Iturria: albertomontero.com – 2012/07/11

¿De verdad nos merecemos esto? Si no somos capaces de conseguir que esta casta política deje el poder a través de una verdadera regeneración democrática es que este país está muerto y más vale pensar en un nuevo comienzo en otro en donde al menos la política promueva el bien común y el respeto a la ciudadanía sea un principio inviolable. A eso se le llama democracia y en este país andamos cortitos de ella.

Etiquetas: , , ,
julio 16, 2012

Sindikatu eta gizarte eragileek murrizketen aurkako mobilizazioak iragarri dituzte uztailaren 17 eta 18rako

Murrizketen berrien aurkako mobilizazioak 17 eta 18rako.

  • Uztailaren 17an, asteartea, 11:00tan, Lanbideko eta Nafarroako Enplegu Zerbitzuko bulegoen aurrean.
  • Uztailaren 18an, asteazkena, 19:00tan, kazerolada-kontzentrazioa zaratatsuak eskualdetako ohiko lekuetan.

LANBIDE-KONZENTRAZIOEN ZERRENDA

BIZKAIA

  • Bilbo- Alameda de Mazarredo 39
  • Basauri- Urbi 5
  • Barakaldo-”Rontegi”
  • Erandio. Educador Hno. Benjamín 5.
  • Gernika. Karmelo Etxegarai Bajo 8-10
  • Iurreta, Zubiaurre 10.

GIPUZKOA

  • Tolosa. Larramendi 3 Bis
  • Eibar. Bittor Sarasketa 9
  • Arrasate. Nafarroa Etorbidea 12.
  • Azpeitia. Urola 6
  • Orereta. Maurice Ravel 14.
  • Donostia. Marino Tabuyo 14.

NAFARROA.

  • Iruñea. Arkadio MªLarraona 1
  • Lizarra. Plaza de Aralar,2
  • Tafalla. Paseo Padre Calatayud, 19 (Golem)
  • Tutera. Diaz Bravo 20-22.
  • Altsasu. Garcia Ximenez, 3
  • Doneztebe. Crta. Leitza,1

ARABA

  • Laudio. Virgen del Carmen 25.
  • Gasteiz. José Atxotegi 1.
  • Ollon. Giralda 1.
julio 16, 2012

Sindicatos y organizaciones sociales anuncian movilizaciones contra los recortes los días 17 y 18 de julio

Movilizaciones contra los últimos recortes aprobados por el Gobierno del PP para los días 17 y 18 de julio.

  • El día 17 de julio, martes, a las 11:00 horas, delante de las ofcinas de Lanbide y del Servicio Navarro de Empleo.
  • El día 18 de julio, miércoles, a las 19:00 horas, caceroladas-concentraciones ruidosas en los lugares habituales de cada comarca.

LISTA DE LUGARES CONCENTRACIONES DEL 17 DE JULIO

BIZKAIA

  • Bilbo- Alameda de Mazarredo 39
  • Basauri- Urbi 5
  • Barakaldo-”Rontegi”
  • Erandio. Educador Hno. Benjamín 5.
  • Gernika. Karmelo Etxegarai Bajo 8-10
  • Iurreta, Zubiaurre 10.

GIPUZKOA

  • Tolosa. Larramendi 3 Bis
  • Eibar. Bittor Sarasketa 9
  • Arrasate. Nafarroa Etorbidea 12.
  • Azpeitia. Urola 6
  • Orereta. Maurice Ravel 14.
  • Donostia. Marino Tabuyo 14.

NAFARROA.

  • Iruñea. Arkadio MªLarraona 1
  • Lizarra. Plaza de Aralar,2
  • Tafalla. Paseo Padre Calatayud, 19 (Golem)
  • Tutera. Diaz Bravo 20-22.
  • Altsasu. Garcia Ximenez, 3
  • Doneztebe. Crta. Leitza,1

ARABA

  • Laudio. Virgen del Carmen 25.
  • Gasteiz. José Atxotegi 1.
  • Ollon. Giralda 1.
julio 16, 2012

Berri-otxoak: «Los derechos sociales y laborales se conquistan, no te vienen regalados»

Iturria: Berri-Otxoak / Juanjo Basterra  / Gara.net – 2012/07/15

El colectivo social Berri-Otxoak cumple el próximo 12 de agosto veinte años en la brecha. Nació en 1992, con el cierre de Altos Hornos, y mantiene su actividad y labor de reivindicar para asesorar a los más necesitados de las ayudas para conseguir sus derechos sociales.

En dos décadas, Barakaldo ha ido a peor. Porque se cambió la siderurgia y la industria por los hipermercados y centros comerciales. Quienes dijeron que ahí estaba el futuro de lo que fue la cuna de la industria y de la riqueza de Bizkaia fallaron, porque los centros comerciales crean «pocos puestos, es empleo precario y con bajos salarios», tal y como reconocen los miembros del colectivo de Berri-Otxoak Marisa Seco, Alfredo Castro, Juan Carlos Becerra y Periko Solabarria, histórico miembro de la izquierda abertzale y del movimiento obrero.

«Nacimos obligados por las circustancias, tras el desalojo de un local municipal ocupado desde mediados de los años ochenta. Era utilizado por diferentes colectivos sociales, desde las mujeres de Ilargia, los grupos ecologistas, la radio libre Zirika Irratia, el grupo de apoyo al euskera Etxepare, la comisión popular de fiestas o el colectivo antimilitarista Kakitzat», explica Becerra. De ahí se formó la Coordinadora de Colectivos Populares Berriotxoa, «porque se encuentra en la calle con el nombre del patrón de Bizkaia, San Valentín de Berriotxoa». Un año después con movilizaciones, consiguieron un nuevo local en la Casa de Cultura, pero fueron expulsados, de nuevo, en agosto de 2004. Antes ya ocuparon una casa.

Creación de la oficina permanente

La fecha más importante, según Juan Carlos Becerra, es el 17 de noviembre de 1997, cuando se creó «la oficina alternativa de información sobre las ayudas sociales». Desde su puesta en marcha, han pasado 5.271 familias. En el último curso, han necesitado asesoramiento de Berri-Otxoak un total de 671 unidades familiares. «Nos vimos obligados por las circustancias. El cierre de Altos Hornos desencadenó un nivel elevado de paro y de cierre de empresas en esta zona. Había que ayudar a la gente a conseguir las prestaciones sociales, el derecho a una vivienda. Empezamos a dar cobertura a la gente, porque una vez que entras en este mundo pones rostro a los números y sientes su desesperación», señala Juan Carlos Becerra. Porque, como explica Alfredo Castro, «del grupo que inicialmente formamos el colectivo, entre el 95% y el 98% éramos afectados por la crisis que no cobrábamos paro ni ayudas y, en muchos casos, no teníamos ni vivienda. La oficina de información permanente fue un salvavidas para muchos de nosotros». Ocurre, por otro lado, un tema esencial, que «no solo acuden jóvenes, sino que hemos ampliado a los pensionistas. Porque en Barakaldo hay 2.500 viudas que viven por debajo del umbral de la pobreza», remata Becerra.

La experiencia que les otorga estar a pie de suelo conviviendo, reivindicando y luchando por los derechos sociales es inmensa. A ese servicio de oficina de información permanente se unen los buzoneos que realizan para recordar las ayudas y prestaciones sociales a que tienen derecho, editan la revista «Barakaldo ustelkeria» y participan de forma activa en las reivindicaciones sociales. Así Becerra manifiesta sin tapujos que Barakaldo y Ezkerraldea «lleva en crisis de manera permanente desde finales de los años setenta. La precarización social es elevada y por eso nuestra oficina, lo mismo que las asambleas de parados, dieron un aire de esperanza. Porque recuerdo que, al final, se jugaba con el cálculo de que estabas seis meses trabajando y tenías seis meses de paro. Ya no es así, pero para cuando volvías a trabajar a través de la asamblea de parados pasaban entre ocho y nueve meses, por lo que había que mover todos los resortes para obtener las ayudas sociales y organizar a la gente». Explica por su experiencia que «los derechos sociales y laborales se conquistan, no te vienen regalados del cielo». Periko Solabarria, a sus 82 años, asiente con la cabeza y advierte del papel fundamental que tanto Berri-Otxoak como la Asamblea de Parados jugaron y juegan en «la autoorganización y autogestión» para sacar adelante «a mucha gente que estaba sin esperanza, sin futuro».

Todos ellos admiten que estos cambios que se han producido en Barakaldo, pero también en Ezkerraldea, han sido a peor. Solabarria explica que Barakaldo es la población con el mayor índice de desahucios de Hego Euskal Herria, a lo que Juan Carlos Becerra apunta que se producen «el 9% de todos ellos en esa localidad». Porque, como añade Alfredo Castro, «aquí ocurre que el tener un trabajo no nos garantiza estar fuera de la exclusión y de la pobreza». Así, Periko Solabarria describe la situación en dos trazos: «Hemos pasado de ser la meca de la industria a ser la meca de los servicios». Todo eso unido «a una creciente desregulación del mercado laboral, han provocado que la alternativa a la siderurgia hayan sido esas grandes superficies comerciales que pagan salarios de miseria e instauran la precariedad hasta su máximo grado», precisa Becerra.

Minería y siderurgia, final similar

Llegados a este punto, los cuatro representantes de Berri-Otxoak comparten la lucha de los mineros. «Porque ellos reconocen que si se acaba la minería en las cuencas asturianas, desaparecerán. Es lo que ha pasado aquí», explica Solabarria. A lo que Juan Carlos Becerra añade que «esta crisis económica ha metido la puntilla a las empresas que quedaban. El desmantelamiento es cada vez mayor con los casos de grúas Aldaiturriaga o la amenaza que pende sobre Nervacero, la Acería Compacta de Bizkaia, que pertenece a Arcelor Mittal, la Naval y otras». Porque, al final, según estos representantes de Berri-Otxoak, en esta crisis actual se «está comprobando que se está produciendo una conjunción entre el desmantelamiento del estado de bienestar y el cierre de empresas. Van unidas, lo que hace que los demás suframos más».

Marisa Seco explica que «digan lo que digan las mujeres siempre hemos tenido menos derechos, la crisis nos ha afectado más y los recortes sociales, también». Admite, en coincidencia con Castro, que en Ezkerraldea los empresarios «ponían reparos para contratar a las mujeres».

Una de las batallas más importantes que los colectivos sociales tienen en estos momentos es «la pelea por rechazar los recortes de las prestaciones, ya que se dedican menos presupuestos precisamente cuando más paro y pobreza hay en nuestra sociedad», denuncia Juan Carlos Becerra. En este sentido, Alfredo Castro critica de forma directa a la consejera de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno de Gasteiz, Gemma Zabaleta, porque «no da soluciones a la falta de empleo, ni al de formación, porque tenían que haber salido los cursos de formación en marzo y estamos en julo y no han salido. Sin embargo -explica- recorta las prestaciones y nos va diciendo que hay irregularidades entre quienes las cobran. Sacando ese tema lo único que trata es de tapar sus ineficiencia y falta de eficacia».

En este caso, Juan Carlos Becerra reconoce que «se está produciendo un aumento se solicitudes de prestaciones por el incremento del desempleo. Vamos a ir a peor. Pero como cuentan con un presupuesto limitado, porque no quieren dotarlo de más recursos, la mejor manera de que socialmente se entiendan esos recortes es ir desprestigiando y criminalizando a quienes hacen uso de ese derecho. Nos pone en sospecha continua». Para Marisa Seco «es una estrategia del Gobierno vasco, que tiene que ver más con la leyenda urbana que con la realidad. Tapa el caos de Lanbide con esas afirmaciones».

Están con fuerzas para «seguir veinte años más» y sostienen que la colaboración con los sindicatos y otros organismos sociales «nos ha permitido enriquecernos». Porque Berri-Otxoak llamó a la huelga del 29 de marzo, igual que otro más de medio centenar de colectivos. Colabora con Cáritas y otros grupos. «Cáritas ha abierto en San Vicente (Barakaldo) un comedor social que está colapsado. Va gente que tiene nóminas, pero que tiene que destinarlo a pagar su vivienda para evitar los desahucios. Así, tiene que ir a comer al comedor social».

Periko Solabarria, uno de los miembros más recientes, explica que «es un colectivo original. Luchador. Saca la lucha y la denuncia a la calle. Es donde se ve y se siente. Nuestras acciones causan impacto y ahí estamos. Tenemos que salir a la calle, recuperan nuestro espacio de lucha, más en este momento de recorte de derechos que aplica el Gobierno del PP, el Gobierno vasco y la Diputación de Bizkaia». Berri-Otxoak «tiene mucho que decir todavía, porque hay crisis para rato», concluyen.

julio 16, 2012

FUNCIONARIADO

Iturria: ATTAC Madrid – 2012/07/15

Francisco J. Bastida –  Catedrático de Derecho Constitucional. Universidad de Oviedo.

Con el funcionariado está sucediendo lo mismo que con la crisis económica. Las víctimas son presentadas como culpables y los auténticos culpables se valen de su poder para desviar responsabilidades, metiéndoles mano al bolsillo y al horario laboral de quienes inútilmente proclaman su inocencia. Aquí, con el agravante de que al ser unas víctimas selectivas, personas que trabajan para la Administración pública, el resto de la sociedad también las pone en el punto de mira, como parte de la deuda que se le ha venido encima y no como una parte más de quienes sufren la crisis. La bajada salarial y el incremento de jornada de los funcionarios se aplauden de manera inmisericorde, con la satisfecha sonrisa de los gobernantes por ver ratificada su decisión.

Detrás de todo ello hay una ignorancia supina del origen del funcionariado. Se envidia de su status -y por eso se critica- la estabilidad que ofrece en el empleo, lo cual en tiempos de paro y de precariedad laboral es comprensible; pero esta permanencia tiene su razón de ser en la garantía de independencia de la Administración respecto de quien gobierne en cada momento; una garantía que es clave en el Estado de derecho. En coherencia, se establece constitucionalmente la igualdad de acceso a la función pública, conforme al mérito y a la capacidad de los concursantes. La expresión de ganar una plaza «en propiedad» responde a la idea de que al funcionario no se le puede «expropiar» o privar de su empleo público, sino en los casos legalmente previstos y nunca por capricho del político de turno. Cierto que no pocos funcionarios consideran esa «propiedad» en términos patrimoniales y no funcionales y se apoyan en ella para un escaso rendimiento laboral, a veces con el beneplácito sindical; pero esto es corregible mediante la inspección, sin tener que alterar aquella garantía del Estado de derecho.

Los que más contribuyen al desprecio de la profesionalidad del funcionariado son los políticos cuando acceden al poder. Están tan acostumbrados a medrar en el partido a base de lealtades y sumisiones personales, que cuando llegan a gobernar no se fían de los funcionarios que se encuentran. Con frecuencia los ven como un obstáculo a sus decisiones, como burócratas que ponen objeciones y controles legales a quienes piensan que no deberían tener límites por ser  representantes de la soberanía popular. En caso de conflicto, la lealtad del funcionario a la ley y a su función pública llega a interpretarse por el gobernante como una deslealtad personal hacia  él e incluso como una oculta estrategia al servicio de la oposición. Para evitar tal escollo han surgido, cada vez en mayor número, los cargos de confianza al margen de la Administración y de sus tablas salariales; también se ha provocado una hipertrofia de cargos de libre designación entre funcionarios, lo que ha suscitado entre éstos un interés en alinearse políticamente para acceder a puestos relevantes, que luego tendrán como premio una consolidación del complemento salarial de alto cargo. El deseo de crear un funcionariado afín ha conducido a la intromisión directa o indirecta de los gobernantes en procesos de selección de funcionarios, nfluyendo en la convocatoria de plazas, la definición de sus perfiles y temarios e incluso en la composición de los tribunales. Este modo clientelar de entender la Administración, en sí mismo una corrupción, tiene mucho que ver con la corrupción económico-política conocida y con el fallo en los controles para atajarla.

Estos gobernantes de todos los colores políticos, pero sobre todo los que se tildan de liberales, son los que, tras la perversión causada por ellos mismos en la función pública, arremeten contra la tropa funcionarial, sea personal sanitario, docente o puramente administrativo. Si la crisis es general, no es comprensible que se rebaje el sueldo sólo a los funcionarios y, si lo que se quiere es gravar a los que tienen un empleo, debería ser una medida general para todos los que perciben rentas por el trabajo sean de fuente pública o privada. Con todo, lo más sangrante no es el recorte económico en el salario del funcionario, sino el insulto personal a su dignidad. Pretender que trabaje media hora más al día no resuelve ningún problema básico ni ahorra puestos de trabajo, pero sirve para señalarle como persona poco productiva. Reducir los llamados «moscosos» o días de libre disposición -que nacieron en parte como un complemento salarial en especie ante la pérdida de poder adquisitivo- no alivia en nada a la Administración, ya que jamás se ha contratado a una persona para sustituir a quien disfruta de esos días, pues se reparte el trabajo entre los compañeros. La medida sólo sirve para crispar y desmotivar a un personal que, además de ver cómo se le rebaja su sueldo, tiene que soportar que los gobernantes lo estigmaticen como una carga para salir de la crisis. Pura demagogia para dividir a los paganos.

En contraste, los políticos en el poder no renuncian a sus asesores ni a ninguno de sus generosos y múltiples emolumentos y prebendas, que en la mayoría de los casos jamás tendrían ni en la Administración ni en la empresa privada si sólo se valorasen su mérito y capacidad. Y lo grave es que no hay propósito de enmienda. No se engañen, la crisis no ha corregido los malos hábitos; todo lo más, los ha frenado por falta de financiación o, simplemente, ha forzado a practicarlos de manera más discreta.

A %d blogueros les gusta esto: