Posts tagged ‘RECORTES DERECHOS DE LOS TRABAJADORES’

junio 19, 2012

Rescata al culpable

Endika Alabort Amundarain

La doctrina del shock, en la que a través de desastres, medidas draconianas y recortes brutales, logra tal nivel de conmoción y confusión en los afectados que les deja paralizados, sigue su curso. Ahora ha sido el “rescate” con 100 mil millones de euros, o lo que viene a ser sobre el 10% del producto interior bruto[1]. El gobierno del Partido Popular aplaude la medida, aunque sea a solas y con algo de timidez. En el entorno más cercano, la patronal vasca Confebask considera que la decisión es la mejor de las opciones existentes, y el Círculo de Empresarios Vascos ve el rescate como una buena noticia. Entre los expertos que salen en los medios de comunicación del capital hay críticas, como las del neoliberal Xavier Sala i Martin y el del transformado a progresista Paul Krugman, pero todos lo ven como algo necesario. Es esa la idea que va asentándose. La jugada ha sido la siguiente. El capital (tanto local como trasnacional) ha invertido en lo que le reportaba suculentos beneficios (en este caso el ladrillo, entre otros negocios), con la complicidad del Estado, que para algo lo controlan. Pero se acabó la fiesta para algunos (para otros sólo acaba de empezar, a río revuelto…), y resulta que los hipotéticos beneficios que iban a tener se quedan en eso, hipotéticos. Entonces, el Estado se hace cargo de los problemas, pagando entre todos (menos el capital, por supuesto) las deudas contraídas, y listo. El capital se beneficia, y por goleada. Según lo que aprendí estudiando, en el libre mercado, si una entidad no es rentable, deja el mercado. En este caso, sería dejar salir del mercado financiero a bancos y cajas de ahorros. Haciendo la traducción del lenguaje económico, quiebran y punto. Pero parece ser que el sistema financiero está por encima del bien y del mal, y en nuestro caso, no debe quebrar. ¿Por salvar nuestros exiguos ahorros? No. Porque si quiebran, dejan de pagar sus deudas, contraídas con el capital financiero internacional. Es una transferencia de nuestro bolsillo al capital (adjetivado financiero), que es el que sigue beneficiándose pese y gracias a la crisis. Quien piense que la situación se va a calmar, que le pregunte a los griegos. O a cualquier país que haya sido intervenido. Lo que se está haciendo es exprimir aún más a las clases populares. Ya se está hablando de la carga que va a suponer al erario público devolver la cantidad prestada más los intereses, ya que no hay que olvidar que es el Estado el que se hace cargo de su devolución, esto es, pasa a ser deuda soberana. Repiten constantemente que no es un rescate al uso, que no se va a aplicar un plan de ajuste como los aplicados en países de Latinoamérica, África, Asia…, que nos viene regalado. Sólo siguen con la farsa. Hace tiempo que el Estado (y sus apéndices autonómicos, provinciales y locales) están intervenidos. La política de recortes basada en la retórica neoliberal de la que Rajoy sólo es un paso más, sólo se ha acelerado. Y no se puede entender esta trasferencia de cientos de miles de millones de euros al Estado, sin que este haya cumplido “sus” deberes: ampliación de la edad de jubilación, implantación del despido libre y gratuito, la sanidad y enseñanza sólo para los ricos… a la vez que trasvasan al capital áreas que jamás deberían estar bajo la lógica del mercado. Los recortes en derechos sociales, donde esas necesidades (en sanidad, servicios sociales…) siguen vigentes y en situación de crisis aumentan, pasan a ser cubiertos por el capital privado (ya sea concertado con el Estado o por sí sólo), bajo pago. Todo esto con la colaboración y complicidad directa del mismo Estado. Como ejemplo tomo el Consenso de Washington de 1989, primero pensado para América Latina, aunque se haya generalizado de la mano del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial e instituciones similares. En él se entendían como reformas los siguientes puntos, que paso a explicar brevemente: La aplicación de disciplina presupuestaria, logrando el famoso déficit cero, ingresos igual a gastos. Cambiar las prioridades en el gasto público, disminuyendo el gasto público en general, pero sin tocar infraestructuras y áreas donde se beneficia el capital de una manera directa. Llevar a cabo una profunda reforma fiscal, donde se generalizase el pago de impuestos, pero de una manera cuasi-regresiva, sin tocar el bolsillo de los ricos. Que los tipos de interés estén dictados por los mercados, como el Euribor. Unos tipos de cambios entre diferentes monedas libres, sin estar prefijados. La liberalización comercial generalizada, desregulando horarios, quitando leyes que protejen a productores locales… La aplicación de una política de apertura respecto a la inversión extranjera directa, con la que toda empresa pueda ser comprada y vendida por cualquier corporación, fondo de capital riesgo… de cualquier parte del mundo. Llevar a cabo una política de privatizaciones integral y una política desreguladora de todos los mercados (en la que encontraríamos el mercado laboral). Y por último, defender a ultranza los derechos de propiedad, con el que se pretende hacer desaparecer lo público en aras de lo privado. Ciertas apartados no son posibles aplicarlos directamente, como el de los tipos de cambios libres, ya que de momento estamos en el euro, pero en el resto de ámbitos, si ya no se han llevado a cabo, forzados por la Unión Europea, entre otros, están en proceso de ir más allá. ¿Qué le reportó a América Latina la aplicación de este tipo de medidas? Un aumento de la pobreza, poco o nulo crecimiento económico, una redistribución del ingreso a favor de los ricos y un empeoramiento de las condiciones sociales. El aumento del PIB en la década de los ’90 fue de un mísero 1% anual, a la vez que aumentaba el desempleo y la pobreza se convertía en la realidad de más de la mitad de la población. Ante este brutal ataque no nos podemos quedar quietos. Hay que señalar al culpable y pasar a la ofensiva. Ofensiva a todos los niveles. Presionando día a día a los culpables y beneficiados de esta situación. Utilizando todas las herramientas de las que disponemos. Movilizándonos. Con el claro objetivo de ir hacia la huelga general, a la ofensiva y con los objetivos muy claros. Porque tampoco hay que olvidar que esto es una guerra de clases, y como dice el multimillonario Warren Buffet, su clase, la de los ricos, está ganando. Hasta ahora. [1] El PIB es la suma de todos los bienes y servicios finales que produce un país en un periodo (un año, en este caso).

Anuncios
junio 10, 2012

Ezkerraldeko ibilaldiko argazkiak

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


 

 

mayo 23, 2012

Mobilizazio agenda

mayo 11, 2012

ELA, LAB, STEE-EILAS eta ESK sindikatuen manifestua.

INPOSAKETEI AURRE EGIN: MURRIKETAK EZ APLIKATU.

POR LOS DERECHOS LABORALES Y SOCIALES

La reestructuración del sistema capitalista tiene como objetivo desregular el mercado laboral, vaciar de contenido los servicios públicos y anular el derecho a la lucha. En este sentido, estamos sufriendo un ataque sin precedentes a los derechos laborales y sociales. Se trata de primar los beneficios empresariales y enriquecer a una minoría, a cambio de empobrecer a la mayoría de la población, recortando los salarios, precarizando el empleo, aumentando el paro, recortando las prestaciones sociales, las pensiones y el gasto público en sanidad, educación o servicios sociales, medio ambiente y cooperación internacional.

El camino recorrido en Hego Euskal Herria para denunciar y exigir una alternativa ha tenido como resultado cuatro huelgas generales, paros, y decenas de movilizaciones. En la huelga general del 29 de marzo, convocada en Hego Euskal Herria por diferentes sindicatos y movimientos sociales, al igual que en la manifestación del 25 de febrero de este año, hemos expresado nuestro rechazo a las medidas impuestas por los intereses económicos, dirigidas directamente a mermar nuestros derechos sociales y laborales. Y hemos exigido la necesidad de un cambio radical de las políticas públicas. Las instituciones de la CAPV y de Navarra vienen aplicando múltiples recortes, que afectan a los servicios públicos y a las prestaciones sociales. Cabe recordar que el presupuesto de este año del Gobierno Vasco en sanidad o en educación era ya inferior en 140 millones en cada departamento al gasto realizado en 2010. El Gobierno de Navarra había presupuestado en 2012 para sanidad 120 millones menos que lo realmente gastado en 2010 y en educación 70 millones menos. Y ambos gobiernos nos han anunciado nuevos recortes presupuestarios.

El hachazo a las prestaciones sociales ha sido importante en su cuantía, a la vez que directamente se deja sin derecho a percibirlas a muchas personas, especialmente inmigrantes y pensionistas, al modificar los requisitos de acceso. Además, se criminaliza y persigue a quienes las perciben y se culpabiliza a la gente desempleada de su situación.

La política fiscal que se aplica en los 4 territorios de Hego Euskal Herria da cobertura a estos recortes, algo que las patronales están aplaudiendo sin rubor alguno. Se perdonan impuestos a quienes más tienen, no hay voluntad de perseguir el fraude fiscal. Se trata de una política fiscal injusta, regresiva y decidida sin participación social. Las haciendas reconocen que este año no se van a cumplir las previsiones de recaudación, y dicen que es necesario recortar más. No aceptamos esta impostura, y más con un fraude fiscal para estos territorios de miles de millones de euros.

De la mano de los poderes públicos el capital avanza, y las imposiciones y ataques no paran. El gobierno de Rajoy ha presentado su proyecto de presupuestos para este año, que supone un paso más en su apuesta por primar la reducción del déficit público a costa de mermar nuestros derechos, aumentar el desempleo, precarizar el empleo y desprotegernos socialmente. En ese proyecto se recoge la ampliación de la jornada laboral en la función pública a 37 horas y media, que se considera básica y que se pretende, por tanto, que se aplique en todas las administraciones públicas. Cabe recordar que existen dos leyes aprobadas en el Parlamento Vasco y en el Parlamento de Navarra, que recogen las 35 horas en el sector público, y que son fruto de las Iniciativas Legislativas Populares por la Carta de Derechos Sociales, impulsadas por los movimientos sociales y sindicales.

Ante los recortes nos hemos movilizado, estamos confrontando Y la contrapartida ha sido la vía de la represión, castigo y criminalización. Además, se han anunciado nuevas medidas que tienen como objetivo reprimir y criminalizar la manifestación y respuesta social. Es una nueva imposición antidemocrática.

También se nos trata de imponer recortes en la educación y en la sanidad:

  • En educación destacan el aumento de las horas lectivas del personal docente, la no cobertura de las bajas del profesorado inferiores a 2 semanas, el aumento del ratio máximo de estudiantes por aula, o el aumento de las tasas universitarias y el del numero mínimo de alumnas y alumnos para poder ofrecer una titulación, y la obligatoriedad del equilibrio presupuestario de las universidades que cercena toda autonomía universitaria, dentro del contexto de privatización y mercantilización de la educación.
  • En la sanidad se aumenta el porcentaje de los medicamentos a pagar por las personas enfermas, incluidas las personas pensionistas, se acaba con la universalidad del sistema sanitario, excluyendo a las personas que se encuentran en una situación administrativa irregular, se abre la vía a hacer lo mismo con quienes tengan más de 26 años y que no trabajen, y se avanza la voluntad de establecer una cartera de servicios común, lo que da pie a la reducción de la atención sanitaria cubierta por los servicios públicos.

En este contexto, las organizaciones sindicales y sociales que suscribimos este manifiesto vemos necesario continuar con las movilizaciones sociales. Convocamos manifestaciones en las cuatro capitales de Hego Euskal Herria. Serán el próximo 20 de mayo en Bilbao y Gasteiz, y el 26 de mayo en Donostia e Iruñea, para:

  • Rechazar los recortes y las políticas que se vienen aplicando, que nos llevan al desastre social.
  • Exigir a todas las instituciones de Hego Euskal Herria que no apliquen los recortes que Rajoy quiere imponer: en la sanidad, en la educación, las 37 horas y media, etc. No aceptamos que se diga, en el mejor de los casos, que no se está de acuerdo con estas medidas, pero que se van a aplicar y que se va a presentar un recurso jurídico. Para hacer frente a las imposiciones es necesaria acción política, en este caso la no aplicación de las medidas injustas y antisociales.
  • Exigir a las administraciones de Hego Euskal Herria un giro radical de sus políticas: derogar los recortes y exclusiones aplicadas en prestaciones sociales, en sanidad, educación, vivienda, servicios sociales, derechos laborales, etc. Una política fiscal justa y progresiva, que dé marcha atrás en las reformas aprobadas en las últimas décadas, y que contribuya a un reparto más equitativo de la riqueza. Una verdadera lucha contra el fraude fiscal. Garantizar el derecho de participación real de los agentes sociales y sindicales, y de la sociedad en su conjunto, en la definición y evaluación de las políticas públicas que queremos que se apliquen aquí. Diseñar políticas de igualdad de oportunidades, políticas efectivas de conciliación de la vida laboral y personal. Reparto del empleo y del trabajo productivo y reproductivo.
  • Exigir a las administraciones de Hego Euskal Herria el desarrollo de un Marco Vasco de Relaciones Laborales y Protección Social basado en el reparto del trabajo y en el reparto de la riqueza.

Queremos avanzar en nuestra alternativa, no retroceder, en el reconocimiento de los derechos laborales y sociales, y vamos a seguir impulsando la movilización social para conseguir el necesario cambio de las políticas. Este cambio depende solo de que haya voluntad política de hacerlo real. Todas las conquistas sociales, han sido fruto de las luchas que los distintos sectores han ido desarrollando a lo largo de su historia. Y es claro que solo la movilización y la presión social van a hacer que este cambio de políticas se produzca. Por eso es importante llenar las calles de Bilbao, Gasteiz, Iruñea y Donostia los próximos 20 y 26 de mayo.

mayo 3, 2012

Maiatzaren 31rako greba deitu dute zerbitzu publikoetan ELA, LAB, STEE-EILAS eta ESK sindikatuek

2012/05/03
Sindikatuon esanetan, amaiezina da Estatuko zein Hego Euskal Herriko instituzioetatik hartu dituzten neurrien zerrenda langileen lan baldintzen kalterako. Neurri berean erabiltzaileen, jendartearen gehiengoaren, oinarrizko ongizatea desegiteko bidean jarriz.

Greba egun honen prestaketa bidean lan-zentroetan batzarrak, delegatuen elkarretaratzeak, neurriei aurre egiteko moduak eta era ezberdinetako protestak burutzeko proposamen zehatzak luzatuko dituzte ondorengo egunotan.

Irakurri sindikatuek idatzia

marzo 21, 2012

«Con la reforma laboral volvemos a los tiempos de la Edad Media»

Iturria: GARA.net – 2012/03/21
Victor Elvira:Trabajador despedido de Dornier SA

Después de trece años en la plantilla de Dornier SA, adjudicataria de la OTA del Ayuntamiento de Barakaldo, fue despedido de forma improcedente, un matíz reconocido por la propia empresa. Sin embargo, no puede luchar por su readmisión porque con la nueva reforma laboral volverían a echarle.

Víctor Elvira se encuentra convaleciente tras ser operado ayer de los cólicos biliares que le han obligado a estar varios periodos de baja, utilizados por la empresa para dejarle en la calle.

¿Cómo se produjo su despido?

El detonante fue que llevaba quejándome varios meses porque me estaban pagando mal por errores en las nóminas. Tuve una discusión con el jefe de servicios, pero la razón verdadera fueron las bajas que cogí por mi enfermedad y porque no era lo suficientemente rentable para ellos. Empezaron forzándome a que me fuera, cambiándome turnos de trabajo sin avisar y haciéndome putadas. Además, si esperaban dos meses más me tenían que subir el sueldo por la antigüedad. Por lo que aceleraron el despido. La carta dice textualmente: «La razón disciplinaria que induce a la empresa a tomar decisión de proceder al despido es la siguiente: la disminución continuada y voluntaria del rendimiento de trabajo». Vamos, que no trabajaba, pero era por las bajas que tuve que coger, todas justificadas con los partes del médico de cabecera y los partes de urgencias e ingreso en el hospital.

¿Qué papel ha jugado el comité de empresa?

Al principio me dijeron que tenía todo su apoyo -el comité está integrado por CCOO, UGT y un independiente-. Sin embargo, con el paso del tiempo, no se ponían de acuerdo entre ellos y me dijeron que no podían hacer nada. Pero no me lo han dicho de palabra porque se han negado a hablar conmigo. No cogen el teléfono. Se hacen los orejas.

¿No se plantea luchar por recuperar su puesto de trabajo?

Al principio sí, porque yo lo que quiero no es una cantidad de dinero, sino trabajar. Pero he cambiado de opinión. Soy una persona delicada de salud, porque tengo además seis hernias discales que los cirujanos dicen que no se deben operar. Por ello es muy posible que alguna vez vuelva a estar de baja y, ahora, con la nueva reforma laboral, aprobada una semana después de mi despido, me podrían echar a los dos o tres meses. Total, que perdería la indemnización y estaría en la calle.

¿Qué opina de la reforma laboral?

La verdad es que se han lucido. Los trabajadores de este país deberían levantarse y quemar en la hoguera a los autores de la reforma. Con la reforma laboral volvemos a los tiempos de la Edad Media con los señores utilizando el derecho de pernada contra el pueblo. Me parece increíble.

¿Cómo valora la convocatoria de huega general?

Estoy totalmente a favor. Es más, espero estar y participar activamente en ella. Estaré en la calle y donde haga falta, aunque esté convaleciente, porque esto es muy grave y nos afecta a todos. Lo que no terminan de ver mis compañeros de trabajo es que, el día de mañana, ellos van a estar peor que yo.

marzo 13, 2012

MARTXOAK 29 MARZO GREBA OROKORRA

Martxoak 29, Greba Orokorra!
Gure eskubideen alde, gelditu egin behar ditugu!

29 Marzo, Huelga General!
En defensa de nuestros derechos, les tenemos que parar!

marzo 8, 2012

CGT-LKN se adhiere al llamamiento a la Huelga General del 29 de marzo en Euskal Herria

Iturria: CGT

MURRIZKETA, ERREFORMA ETA INPOSAKETEI AURRE EGIN. 29 M GREBARA GOAZ.

POR LOS DERECHOS LABORALES Y SOCIALES.

Representantes de los sindicatos ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, CGT-LKN, EHNE e Hiru y más de 30 organizaciones sociales presentaron en Bilbo, en la mañana del lunes 5 de marzo, un manifiesto a favor de la huelga general del próximo 29 de marzo en Euskal Herria.

En esta comparecencia pública se destacó que estamos sufriendo un ataque sin precedentes a los derechos laborales y sociales. Además, se denunció que las políticas que se están desarrollando, además de ser injustas, no nos van a sacar de la crisis sino que la van a agravar. El paro, la pobreza y la exclusión social son situaciones que aumentan como consecuencia directa de estas políticas.

Por todos estos motivos, distintas organizaciones sindicales y sociales nos vemos en la necesidad de agrupar fuerzas para dar una respuesta conjunta y contundente. Para decir NO a la reforma laboral y de negociación colectiva, así como para reclamar avances en los derechos laborales y sociales y unos servicios públicos de calidad.

Los sindicatos y organizaciones sociales convocantes de la huelga general del próximo 29-M hemos visto que no hay otra alternativa que la movilización para cambiar las actuales políticas. Por todo ello, llamamos a la Huelga General en Hego Euskal Herria el 29 de marzo.

febrero 27, 2012

Los embates del gran capital contra el mundo del trabajo

Por Adrián Sotelo V. – Rebelión 27/02/2012

El gran capital, representado en la UE por la llamada troika —integrada por la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo—, ha emprendido una furiosa cruzada contra los trabajadores y el mundo del trabajo para tratar de resarcirse de la profunda crisis que asola al capitalismo europeo y mundial.

Desde 2008—2009, que marcó la anterior crisis, y que tuvo como epicentro a Estados Unidos, los poderosos dueños de los bancos y de las bolsas de valores han impulsado, a través del Estado capitalista, una serie de medidas de austeridad cuyo objetivo declarado formalmente es contrarrestar—y superar— el déficit del gobierno que en una buena parte de los países europeos, pero en particular, en los de la Eurozona, rebasa con creces el límite máximo de 3% impuesto por la Unión Europea. Los países hasta ahora más afectados son Grecia, España y Portugal, donde en los últimos meses se han aprobado, por los dóciles parlamentos y gobiernos de esos países, una serie de medidas de austeridad contra la población que atentan contra sus derechos económicos, sociales y humanos, sin que hasta ahora se vislumbren indicios de una pronta salida a la crisis.

Por vez primera los voceros del gran capital internacional temen que esta no sea solamente una crisis regional, sino que se pueda convertir, en el transcurso de 2012, en crisis mundial, que va a afectar a los países dependientes y subdesarrollados (por cierto mal llamados países “en vías de desarrollo” o “emergentes”) que venían experimentando aumentos importantes en sus tasas de crecimiento en los últimos años. Nos referimos, en particular, a los sudamericanos (como Brasil y Argentina) que de alguna manera soportaron la crisis anterior gracias a su fuerte vinculación y dependencia de la dinámica de la economía China que experimentaba sustanciales incrementos internos de sus tasas de crecimiento, así como de sus importaciones de aquella región.

Los informes actuales de organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) e, incluso, de los propios miembros del gobierno chino, revelan que también este país está experimentando, aunque en menor medida que las demás regiones económicas del mundo, una cierta desaceleración de su proceso de crecimiento económico que va a afectar, en menor o mayor grado, a los países que dependen de la dinámica de su comercio internacional.

En este contexto de crisis estructural del capitalismo salvaje el mundo del trabajo, vale decir parafraseando a Marx, el conjunto de procesos productivos y de relaciones sociales de producción que crean y regeneran la producción de valor y de plusvalor a través de la explotación del trabajo por el capital, está sometido a un profundo ataque en los elementos centrales que lo constituyen, tales como reducción de los empleos y aumento del desempleo; reducción de los salarios y de los ingresos reales de los trabajadores; en las funciones que éstos desempeñan y en las categorías bajo las que el capital los contrata para desplegar sus labores. De manera particular el gran capital, a través del Estado (y éste de los parlamentos y de los partidos políticos), han desplegado una campaña en contra de los derechos históricos conseguidos por las luchas de los trabajadores a lo largo del siglo XX, tales como el conjunto de prestaciones que constituyen una forma del salario indirecto, la reducción de la jornada laboral y los tiempos de jubilación y las pensiones que son las formas de vida útil para subsistir una vez que el trabajador deja de estar formalmente contratado.

Insistimos en que la actual —como la anterior de 2008–2009— no es una crisis financiera, una crisis monetaria o de déficit del sector público, por más que éstos sean partes constituyentes de ella, y se manifiesten en los comportamientos de los bancos y de las bolsas de valores de todo el mundo. En el fondo la crisis radica, a nuestro juicio, en el hecho de que el sistema capitalista, o más exactamente el modo capitalista de producción universal, presenta cada vez más límites estructurales en la producción de valor y de plusvalor que atentan y afectan directamente a la tasa de ganancia promedio y extraordinaria del gran capital internacional. Este, en sí mismo, no produce valor; sólo el trabajo, bajo el concepto de tiempo de trabajo socialmente necesario para la producción y reproducción de las mercancías y de la propia fuerza de trabajo, puede hacerlo bajo las relaciones sociales capitalistas de producción y apropiación cimentadas en la propiedad privada, en la dinámica del mercado y en las condiciones estructurales y superestructurales que dicta el estado través de leyes, códigos, reglamentos y medidas represivas que garanticen el buen funcionamiento de lo que István Mészáros denomina metabolismo social del capital, que devora y destruye hombres, recursos naturales y materiales para garantizar el orden existente y su reproducción.

Sin embargo, este proceso no es lineal, sino dialéctico y contradictorio ya que al mismo tiempo en que el capital reproduce su rentabilidad en los bancos y bolsas de valores con la especulación y la centralización, al mismo tiempo reduce la masa y la tasa de plusvalor lo que en el largo plazo termina por castigar a la tasa de beneficio. Entonces al capital —y al mundo empresarial ligado a él— sólo le queda el recurso de incrementar la explotación del trabajo a través de lo que Marini denomina superexplotación, que implica la constante propensión a expropiar, incluso, parte del fondo de consumo de la fuerza de trabajo para convertirlo en una fuente suplementaria de la acumulación de capital, junto al aumento de la intensidad promedio del trabajo de los ocupados en activo, de la jornada laboral y la rebaja de los salarios y prestaciones para compensar las caídas en la producción de plusvalor.

Hasta ahora este círculo vicioso tiene un punto de inflexión en los actuales intentos de reformar las leyes laborales con el objetivo de reglamentar y legalizar las condiciones de superexplotación del trabajo, la precariedad laboral y la flexibilización, en tanto piezas clave para romper la unidad económica, social y política del mundo del trabajo, y de esta manera, profundizar, aún más, las medidas de austeridad y la políticas neoliberales en curso.

En otra dimensión del lenguaje dialéctico, no unidimensional ni posmoderno o romántico, esto se llama lucha de clases, que hasta ahora ha sido ganada por el capital y el Estado gracias a la profunda fragmentación social y, sobre todo, política, que la clase obrera y el mundo del trabajo experimentaron, particularmente, a partir de la década de los años ochenta del siglo pasado.

La reciente reforma laboral implementada por el gobierno derechista de Mariano Rajoy, es un precioso baluarte del proceso de flexibilización, precarización y construcción de un sólido acueducto que de cause a la libre entrada de la superexplotación del trabajo y que adelanta las medidas que se habrán de tomar, en el corto y mediano plazos, para garantizar la continuidad de las políticas neoliberales que, probablemente, hagan innecesaria la puesta en marcha de un “plan” o “programa” de recate elaborado por la Troika para la economía española.

Al respecto, nos dice Vicenç Navarro, que la reforma laboral “…es la más agresiva que haya existido en España en su periodo democrático…tiene como objetivo reducir los salarios a base de intervenciones que intentan debilitar al mundo del trabajo; como son la facilitación del despido (que inevitablemente aumentará el desempleo), la descentralización y debilitamiento de los convenios colectivos y el debilitamiento muy marcado de la protección social (con reducción muy acentuada de derechos laborales y sociales que la clase trabajadora y otros sectores de las clases populares habían adquirido). Los recortes en gasto público social, con reducción de las transferencias, como las pensiones, así como del gasto en los servicios del Estado del bienestar, tienen también como objetivo debilitar al mundo del trabajo, diluyendo la universalidad de tales servicios, convirtiéndolos en servicios de beneficencia, de tipo asistencial. Hoy, las clases populares en España están sometidas al ataque más frontal que hayan experimentado en el periodo democrático, bajo el pretexto de aumentar la competitividad.” (“Salarios y competitividad (I)”, en: rebelión: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=145263&titular=salarios-y-competitividad-(i)-, 25 de febrero de 2012).

La voracidad del gran capital se revela en las declaraciones del presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, cuando dice que el recientemente aprobado “rescate” de Grecia, el 21 de febrero de 2012, por un monto de 130 mil millones de euros, puede ser insuficiente y, quizás, se requiera de la implementación de un tercer paquete condicionado, sin embargo, a los resultados que arroje el segundo; es decir, de acuerdo como el gobierno implemente e imponga las medidas de superexplotación y austeridad social contra la población (El país on line: http://economia.elpais.com/economia/2012/02/25/actualidad/1330146234_949691.html. Y aquí las reformas regresivas y autoritarias desempeñan un papel central dentro de las estrategias patronales de recuperación de la crisis.

De esta forma, el mundo del trabajo está sometido a una profunda reestructuración y regresión social y laboral, que pone en jaque la posibilidad de que se mantengan las condiciones de trabajo y de seguridad social que mínimamente había garantizado el llamado Estado (capitalista y autoritario) de “bienestar social”.

Lo que se asoma en el horizonte es que las políticas neoliberales y protocapitalistas seguirán profundizándose al ritmo en que se profundice la crisis, y en la medida en que se multipliquen y se hagan más complejas las problemáticas de la producción del plusvalor en el capitalismo contemporáneo.

Por todo ello, la respuesta de la clase trabajadora está por venir.

febrero 26, 2012

Ainhoa Etxaide eta Txiki Muñozen hitzak manifa hasieran

A %d blogueros les gusta esto: