Posts tagged ‘precariedad laboral’

marzo 11, 2013

La lucha contra el paro

Iturria: Attac.tv / Juan Torres López – 2013/03/11

Juan Torres López: “La lucha contra el paro no es técnica sino política…por lo que para combatir el paro son imprescindibles dos cosas. La primera, limitar el poder político de las grandes empresas que imponen su voluntad. La segunda, garantizar demanda suficiente a las empresas que de verdad pueden crear empleo, que hoy día son las pequeñas y medianas que fundamentalmente viven del ingreso de los trabajadores nacionales.”

[youtube http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=kefh5C7pXUU#!]
Anuncios
marzo 4, 2013

Movilización ante el 8º Aniversario de la apertura de IKEA Barakaldo

Iturria: Berri-Otxoak (Plataforma Contra la Exclusión Social y Por los Derechos Sociales) – 2013/02/01

Rebajas en IKEA: Despido por un módico precio

  • Esta mañana, y coincidiendo con el octavo aniversario de la apertura del IKEA Barakaldo, se ha desarrollado una concentración a las puertas de esta tienda para denunciar sus “ofertas” en derechos laborales, su continua campaña de rebajas en materia socio-laboral, su 3×2 salarial.
  • Hay que tener en cuenta que IKEA es la empresa de Barakaldo con mayores ventas y beneficios: más de 100 millones de euros en ventas; con un beneficio neto de 12 millones de euros. Sin embargo, desde que empezó la crisis han sido despedidas 100 personas.
  • Además, se dan tasas de eventualidad por encima del 30% y salarios por debajo de los 600€ en más del 40% de la plantilla. Por otro lado, un 44% de la plantilla trabaja menos de 20 horas semanales con contratos de 8, 12, 16 o 20 horas.
  • En definitiva, con esta protesta se quiere visibilizar las altas tasas de desempleo y precariedad existentes en el municipio de Barakaldo: 9.800 personas paradas y 21.500 con empleos precarios.

Rebajas 3X2 en MegaPark: Pagamos a 3 con el sueldo de 2 

Esta iniciativa surge, además, para criticar que el personal laboral del MegaPark tienen sus derechos laborales y sociales continuamente de rebajas:
  • 1.200 personas trabajan por salarios muy por debajo de los convenios provinciales de comercio; y con más horas anuales que cualquier persona asalariada del sector.
  • Plantillas mínimas a jornada completa y abundancia de jornadas de 20 o menos horas semanales. Alto porcentaje de contratos por fin de obra o por un mes. También se está dando la modalidad de contratación por horas o por un día aunque la misma persona trabaje de forma permanente por espacio de varios meses encadenando contratos de esta modalidad.
  • Masiva feminización del sectorcon jornadas parciales y los peores salarios.
  • Despidos arbitrarios.
BERRI-OTXOAK
(Plataforma Contra la Exclusión Social y Por los Derechos Sociales)

febrero 25, 2013

Nueva reforma laboral: El Gobierno se ensaña con la juventud

Iturria: Adoración Guamán / Héctor Illueca / Publico.es – 2013/02/25

El pasado viernes 22 de febrero el Gobierno del Partido Popular tuvo a bien confesar los verdaderos propósitos de las medidas laborales y de otra índole que viene impulsando en la presente legislatura. La Exposición de Motivos del Real Decreto-ley 4/2013, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo, no deja lugar a dudas: tras las habituales y cansinas referencias a la “estabilidad macroeconómica” y a la consecución de “unas entidades financieras sólidas”, reconoce con sorprendente naturalidad que la estrategia del Ejecutivo persigue la instauración de “un alto grado de flexibilidad” que permita “ajustar los precios y salarios relativos”Mucho se ha escrito acerca de las reformas habidas hasta el momento y de sus objetivos, que no por inconfesos dejaban de ser una verdad a gritos. Los datos nos han dado la razón a los que afirmamos que la reforma laboral de 2012 sólo iba a conseguir provocar más desempleo, más precariedad, más desigualdad y más exclusión social.

Sin embargo, el Gobierno del Partido Popular persiste en su empeño de acabar con los derechos laborales y sociales en nuestro país, dando vida a un texto legislativo que, en nuestra opinión, adolece de tres graves defectos o insuficiencias: falsear los verdaderos objetivos del legislador (afirma estar dirigido a estimular “la creación de empleo”); incumplir el mandato constitucional según el cual los poderes públicos deben perseguir la consecución de la igualdad material entre los ciudadanos (lo que no parece compatible con una legislación laboral claramente decantada hacia la parte empresarial); y repetir conscientemente errores del pasado, condenando a los trabajadores a un futuro de precariedad y sobreexplotación.

En efecto, repitiendo errores del pasado reciente y lejano, el citado Real Decreto-ley 4/2013 persiste en sendas ya transitadas y que se han demostrado como vías muertas para crear empleo. Un año después del tremendo Real Decreto-ley 3/2012, el Gobierno del Partido Popular impone, de nuevo por una vía jurídica de dudosa constitucionalidad y alejada del debate parlamentario y por supuesto social, otra vuelta de tuerca a los derechos laborales. Utilizando una orwelliana neolenguaque destruye las palabras para ocultar realidades (“emprendedor”, “cultura del emprendimiento”…)el legislador intenta, sin conseguirlo, difuminar el verdadero núcleo duro de esta sigilosa reforma laboral: la absoluta precarización de la situación contractual de los jóvenes menores de treinta años. Pensábamos que en materia de regulación de las relaciones de trabajo era difícil empeorar la situación creada por la reforma laboral de 2012, pero nos equivocamos. El Gobierno ha ido todavía más lejos.

Refiriéndonos sólo a las medidas dirigidas a los jóvenes de entre el amplio número de las contempladas en la norma, la primera sensación que provoca su análisis es una especie de déjà-vu, vinculado con una profunda sensación de inquietud. Sus medidas evocan aquella vieja política de empleo efectuada entre 1984 y 1997, basada en la flexibilidad laboral externa y en el fomento de la contratación temporal sin causa. Esta política consiguió modificar profundamente la estructura de nuestro mercado de trabajo, cuyo rasgo fundamental desde entonces, además de la especial sensibilidad del empleo a los diversos momentos de crisis económica, ha sido la persistencia de una elevada tasa de temporalidad, especialmente entre la juventud.

Las consecuencias de ello son suficientemente conocidas, pero no está de más recordarlas sucintamente. La contratación temporal genera precariedad laboral e inseguridad vital, así como volatilidad general en el trabajo, impidiendo la formación profesional en el puesto de trabajo y provocando pérdidas de ineficiencia en las relaciones de trabajo, situaciones de riesgo vital, relacionado con la menor preparación frente a los riesgos laborales, y una permanente discriminación entre trabajadores que desempeñan las mismas funciones. Pues bien, ignorando estas consecuencias, y aprovechando que el desempleo masivo permite forzar a los trabajadores a la aceptación de cualquier empleo, la política del gobierno vuelve a colocarse bajo el signo de que “cualquier empleo es mejor que un no empleo”, regresando al antiguo fomento de la contratación por la vía de eliminar la estabilidad de los colectivos con mayores dificultades de inserción laboral: los jóvenes.

Centrándonos en las medidas que mayormente impactarán en la precariedad del empleo juvenil, la norma crea una nueva modalidad contractual, el denominado “primer empleo joven”. Es éste un contrato temporal causal, fundamentado únicamente en la ausencia de experiencia laboral para menores de treinta años. Partiendo de esta base, los jóvenes podrán ser contratados sin importar si la actividad que van a realizar tiene carácter temporal o indefinido en la empresa, por un periodo de entre tres y seis meses, a tiempo completo o incluso a tiempo parcial. De este modo, el legislador de 2013 evoca al de 1984, asumiendo el denominado modelo de “flexibilidad en el margen”: los nuevos contratados pueden ser empleados sin restricciones por tiempo determinado, quedando así al margen de la normativa protectora de la estabilidad en el empleo, esto es, del ya mermado derecho a la protección contra el despido sin causa. Todos los esfuerzos realizados a partir de 1997 para reducir la temporalidad han sido en balde.

En segundo lugar, la nueva reforma laboral modifica los requisitos exigidos para la contratación en prácticas, eliminando la barrera temporal que ligaba el empleo a la formación al imponer un límite de cinco años entre la finalización de los estudios y la contratación bajo esta modalidad para poner en práctica lo estudiado. Este vínculo de continuidad entre la formación teórica y el desempeño de las prácticas fundamentaba el propio contrato que ahora queda, en buena medida, desnaturalizado. A partir de la entrada en vigor de la norma, los contratos en prácticas pueden ser utilizados a discreción con toda persona menor de treinta años, sin importar que los estudios a poner en práctica se hubieran finalizado diez años antes. Esta contratación de mano de obra cualificada y excepcionalmente barata (recordemos que el salario puede oscilar entre el 60 y el 75 por ciento del fijado en convenio durante los primeros años del contrato) está además bonificada en las cuotas empresariales a la Seguridad Social. Como corolario, se permite la entrada de las Empresas de Trabajo Temporal en la realización de los contratos de prácticas y aprendizaje, traspasándose así otra de las líneas rojas relativa a la protección de los jóvenes.

A la vista de tales datos, causa repulsión que el Gobierno aluda en la Exposición de Motivos “a una segunda generación de reformas estructurales” supuestamente necesarias para “crear empleo”. La promoción de la temporalidad entre la juventud cuando el resto de trabajadores tenían todavía una fuerte protección frente al despido fueron perniciosas en términos de segmentación del mercado de trabajo. Pero, al menos, existía un importante colchón familiar sustentado por esos trabajadores relativamente protegidos por la legislación laboral. Hoy ese colchón ha desaparecido. La reforma laboral de 2012 precarizó el conjunto de la contratación laboral, facilitando y abaratando el despido y reduciendo salarios ya de facto en involución. En esta ocasión, la promoción de la temporalidad como única salida para nuestros jóvenes no contará con el sustento de las familias, llevadas al límite de su resistencia. El ensañamiento del Gobierno con este sector social sólo puede provocar más crispación entre la juventud y más desconfianza hacia un sistema político que se revela crecientemente incapaz de resolver los problemas que aquejan nuestro país.

Adoración Guamán – Doctora en Derecho y Profesora de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social.

Héctor Illueca – Doctor en Derecho e Inspector de Trabajo y Seguridad Social.

febrero 22, 2013

El Gobierno español condena a los menores de 30 años al contrato temporal

Iturria: eldiario.es – 2013/02/22

  • Ser menor de 30 años y estar buscando el primer empleo será causa suficiente para que las empresas formalicen un contrato temporal.
  • El Ejecutivo incentivará la contratación a tiempo parcial de los jóvenes y los contratos en prácticas.

El paro juvenil está en niveles alarmantes y era de esperar que el presidente del Gobierno lanzara hoy en su discurso sobre el estado de la nación una batería de medidas para tratar de fomentar el empleo entre los jóvenes. Sin embargo, las medidas propuestas, lejos de ser novedosas, parecen ser más de lo mismo: fomentar el empleo precario para intentar bajar la tasa de paro a toda costa, o lo que es lo mismo, el Gobierno fomentará el empleo parcial, temporal y en prácticas de los jóvenes.

Por un lado, Mariano Rajoy ha anunciado la creación de un nuevo contrato temporal para jóvenes que busquen su primer empleo. No obstante, según fuentes de Empleo se trataría de modificar las actuales causas por las que las empresas pueden hacer contratos temporales. Estas causas se fijan para evitar que las empresas abusen de los contratos eventuales y tengan que justificar de alguna forma que necesitan un trabajador por un periodo concreto, bien por razones económicas o por el tipo de producción o actividad. Sin embargo, a partir de ahora ser menor de 30 años y estar buscando el primer empleo será una de las razones por las que las empresas podrán hacer contratos temporales, independientemente de cualquier otra circunstancia.

Este contrato incluirá incentivos para las empresas que lo conviertan en indefinido. De cualquier forma se trata de una flexibilización en los contratos temporales que claramente primará su uso sobre otras fórmulas. Podría primar incluso sobre el contrato de emprendedores que se creó en la reforma laboral hace un año, que ya permite el despido libre durante el primer año, y que precisamente está bonificado para las empresas que contraten a jóvenes de esta forma.

Ahora hay varios tipos de contratos temporales: por circunstancias de la producción, por obra y servicio, por sustitución o interinidades… En todos ellos, la legislación laboral detalla las circunstancias que deben darse para que una empresa formalice uno de estos contratos. Ahora, esos requisitos darán igual si el trabajador que se contrata es joven.

El Gobierno incentivará además a las empresas para que formalizen contratos a tiempo parcial -con peor protección social y peor cotización- para los menores de 30 años, al menos hasta que la tasa de paro no baje del 15%, algo que no sucederá en años. En este caso, el contrato tendrá que ir vinculado a la formación, es decir, el trabajador tendrá mientras que formarse. Las empresas de más de 250 trabajadores que hagan uno de estos contratos tendrán una reducción del 75% de sus cuotas a la Seguridad Social. En el caso de las de menos de 250 trabajadores, la reducción será del 100%.

Además, Rajoy ha señalado que se incentivarán también los contratos de prácticas para los jóvenes, que ya están muy bonificados. Según fuentes de Empleo, se trataría de continuar con los estímulos que ya existen para este tipo de contratos.

Por otro lado, los menores de 30 años que se hagan autónomos tendrán una cuota reducida a la Seguridad Social de 50 euros durante los primeros seis meses de actividad. Los jóvenes podránhacer compatible el cobro de parte de su prestación de desempleo con su actividad como emprendedor, algo imposible hasta ahora. También podrán capitalizar hasta el 100% de su prestación por desempleo (cobrarla de una) para poner en marcha un negocio.

El Gobierno quiere seguir profundizando en la reforma laboral aprobada hace un año y en la que se dan más competencias a las empresas de trabajo temporal. Según ha dicho Rajoy, las ETT podrán formalizar contratos de formación y aprendizaje, algo que hasta ahora tenían vetado, y que supone avanzar en la privatización de los servicios públicos de empleo.

contrato-parcial-jovenes-parados-bonificara_EDIIMA20130220_0239_13

Habrá un nuevo contrato temporal para jóvenes. EFE

febrero 16, 2013

Un año de reforma laboral

Iturria: Jesús Gellida / Rebelión – 2013/02/13

“Frenar la destrucción de empleo ofreciendo a las empresas más instrumentos para flexibilizar las condiciones laborales y evitar así los despidos”. Este era, supuestamente, el objetivo de la última reforma laboral.

Un año después de la aprobación de este decreto-ley por parte del gobierno de Rajoy tenemos que la tasa de paro se ha elevado hasta un 26,02 % o lo que es el mismo que casi 6 millones de personas están paradas (1), que el 55% de los jóvenes menores de 25 años que buscan trabajo no lo encuentran y que el número de personas trabajadoras afectadas por expedientes de regulación de empleo (ERE) ha aumentado un 45,8% en los once primeros meses de 2012. Así mismo, otro de los hitos de esta regulación ha sido la profundización en la degradación y precarización del mercado laboral, creando un inmenso ejercido de reserva de mano de obra barata.

Recordemos algunas de las medidas más significativas que ha introducido esta reforma laboral:

– La rebaja de la indemnización para los nuevos contratos indefinidos de 45 a 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades, en vez de 42, para los despidos improcedentes, y una indemnización de 20 días con un máximo de 12 mensualidad para los despidos procedentes. En este punto es importante destacar que la reforma laboral ha posibilitado mucho más el despido objetivo (el procedente) puesto que las causas del mismo por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción se ampliaron (2).

– La eliminación, en relación con los ERE, de la autorización administrativa anteriormente exigida para proceder a la realización de despidos colectivos o de medidas de suspensión de contrato o reducción de jornada por parte del empresario.

– La autorización de las ETT para que actúen como agencias privadas de colocación. Se ve claramente el impulso a la privatización de los servicios públicos de intermediación y orientación laboral puesto que para estos se disminuyen los recursos a la vez que se facilita la consolidación de las ETT en el sector.

– Un contrato “indefinido” con un periodo de prueba de un año para emprendedores y pequeñas y medianas empresas, es decir, empresas de menos de 50 trabajadores. En este aspecto señalar que denominar este contrato como indefinido es tomarnos el pelo, puesto que durante el periodo de prueba, tanto la empresa como el trabajador pueden rescindir unilateralmente y sin preaviso el contrato y sin necesidad de alegar causa alguna. Además, durante este periodo el empleado/da no recibe ninguna indemnización si es despedido.

– El impulso de un contrato a tiempo parcial para, en teoría, favorecer la compatibilidad del trabajo asalariado con los estudios y la vida familiar y personal. En la práctica se multiplicarán las personas que necesitarán dos o más trabajos parciales para sobrevivir.

– La priorización del convenio de empresa frente al sectorial, la facilitación a las empresas en dificultades del descuelgue del convenio y la puesta de límite a la ultraacitivitat.

– El fomento de la flexibilidad interna mediante la movilidad funcional y la modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

Con estas medidas lo que se incentiva es el despido y no el empleo, a la vez que se devalúa la negociación colectiva y se degradan las condiciones laborales que cada vez son más precarias (3). En este sentido, se fomenta la adaptación de los trabajadores y trabajadoras a cualquier necesidad de la empresa (4) y se favorece el trabajo parcial que, en la práctica, sirve para “arreglar” los datos del paro facilitando una contratación laboral precaria, insuficiente para una vida digna. Pero con todo, la gran patronal estatal, la CEOE, dice que no hay bastante, que hay que profundizar todavía más en las reformas del mercado laboral y lanza propuestas como las de los minijobs o las de los trabajos con una remuneración del salario mínimo interprofesional, sin olvidar los ataques gratuitos y constantes a los y las trabajadoras públicas y al derecho de huelga. Está claro lo que se busca: competir con el resto del mundo devaluando las condiciones laborales internas, es decir, tener mano de obra todavía más barata, que esté a completa disposición de la empresa y a la cual se pueda despedir sin trabas ni indemnizaciones. Así, se está produciendo un cambio de modelo que comportará la proliferación de lo que en el mundo anglosajón denominan woorking poor, personas que se encuentran bajo el umbral de la pobreza a pesar de tener un trabajo asalariado y que tienen que aceptar condiciones de semi-esclavitud como consecuencia de las necesidades básicas que tienen que cubrir.

Así pues, esta reforma laboral da a elegir entre paro o precariedad, es decir, que nos lleva hacia la inseguridad, el empobrecimiento y la miseria de las clases populares y trabajadoras si no nos plantamos, nos organizamos y ponemos fin a esta barbarie a través de un proceso sostenido de lucha social coordinada.

Notas:

(1) Ver el artículo: “A las puertas de los 6 millones de parados” .

(2) Es el caso, por ejemplo, de las causas económicas, donde la reforma profundiza en la vía puesta en marcha con la reforma laboral del 2010 que preveía un despido objetivo si se daban pérdidas actuales o previstas en los resultados de la empresa. Ahora, con la última reforma se añadió “la disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas” que, en todo caso, se entiende como persistente si se produce esta situación durante tres trimestres consecutivos.

(3) Ver el artículo: “Consecuencias de la precarización laboral para las clases populares” .

(4) Ver el artículo: “Trabajar más por menos. La negociación del convenio colectivo de los grandes almacenes”.

enero 17, 2013

¿Libertad neoliberal?

Iturria: Antonio Aramayona /  El Periódico de Aragón / Attac – 2013/01/17

Hablan de mercado libre desregularizando cada naipe y cada regla del casino donde se lucran

Un muchacho de veinticinco años estaba sentado frente al directivo de una empresa, pues optaba a ocupar un puesto de trabajo administrativo por 600 euros al mes, seis días a la semana. En sus adentros, aquel muchacho pensaba que con aquel sueldo y aquel horario no iba a ningún lado, pero ponía todo su esfuerzo en aparentar solo su disponibilidad para cumplir con concienzudo esmero el trabajo que se le encomendara. Eso sí, se le descontarían 35 euros por el uso al mediodía de un espacio común donde con sus compañeros podría sacar su bocata o su tartera con la comida que trajera de su casa, así como por el uso de un microondas donde podría calentar la comida (se trata de un caso real, doy fe).

Aquel muchacho me contaba después que estaba pensando que con ese trabajo iba a convertirse en una piltrafa tan execrable como el trabajo mismo que estaba solicitando, tras haber rebajado en lo posible su currículum vitae y sus estudios superiores, cuando, en medio de la entrevista le vino a la cabeza una pregunta que una mañana se había posado años ha en un aula de su Instituto: ¿qué es realmente libertad?

Ahora ya lo tenía claro: libertad es cualquier cosa menos lo que en esos momentos estaba haciendo en aquel despacho. Probablemente, el dueño de la empresa y su consejo de administración se declararan de ideología liberal, al igual que la CEOE y la Cepyme a las que cotizaran, y estarían de acuerdo con las medidas y los diagnósticos del neoliberalismo económico vigente en España y el mundo. La palabra “liberal”, tan polisémica, está supuestamente relacionada con la libertad, pero lo que ya no dice el liberalismo es que se trata de la libertad propia para obtener beneficios, aun a costa de anular o reducir la libertad de los demás.

Hace unos semanas, la CEOE afirmaba que para salir de la crisis se necesita una reforma laboral con medidas aún más restrictivas sobre flexibilidad laboral y moderación salarial; es decir, una reforma laboral la mar de liberal, con suma libertad para despedir sin trabas y contratar por unos salarios y unos horarios de mierda. De hecho, ya lo dejó claro su anterior presidente, Díaz Ferrán: “hay que trabajar más y cobrar menos”, si bien estaba pensando exclusivamente en los trabajadores, como la nuda realidad se ha encargado de demostrar posteriormente con creces.

Igualmente, la semana pasada, el vicepresidente de CEOE y presidente de Cepyme, Jesús Terciado, proponía otra descomunal joya de las de culo de botella: un nuevo contrato para jóvenes por un salario de 645 euros mensuales; es decir, el salario mínimo interprofesional. Como estos dirigentes empresariales y asimilados deben de pensar que la población currante raya en lo fronterizo, Terciado añadió que las condiciones laborales irían mejorando a medida que el trabajador fuera formándose, como si no se nos hubiese pasado ya por la cabeza que al cabo de unos pocos meses la mayor parte de esos contratos estaría finiquitada, pues otros jóvenes habrían ocupado los puestos de sus coetáneos y, de paso, sus padres y madres estarían en la calle, ya que esos jóvenes significan mano de obra barata, sin derecho laboral adquirido alguno y fuera de todo convenio laboral.

La libertad se está yendo cada vez más al carajo e incluso la reivindicación de la libertad ajena comienza a parecer subversiva a los liberales y neoliberales. Y con la libertad también corren el riesgo de acabar en el sumidero los derechos personales y colectivos, la estabilidad personal y familiar de la ciudadanía trabajadora y desempleada, así como su posibilidad de hacer proyectos que alcancen más allá de unos pocos meses. Paralelamente, crecen el miedo, la desconfianza, la incertidumbre, la zozobra, el resquemor, las habladurías y los rumores, de tal forma que la persona trabajadora está dispuesta a reducir su sueldo, cambiar el horario o el turno, e incluso ir a Laponia, como ya dijo hace un año el presidente de la Comisión de Economía y Política Financiera de la CEOE, José Luis Feito.

Los salarios caen y los asalariados pierden 12,7 puntos de renta desde 2007, mientras que las rentas empresariales crecen (6,6%). El neoliberalismo refleja y justifica los intereses de los beneficiarios (uno por ciento de la población) de un sistema capitalista feroz, y trata de ampararse en el mercado libre, es decir, en un sistema donde intentan privatizar a toda costa empresas y servicios públicos, una vez bien retribuidos con cargos e indemnizaciones los servidores públicos que han hecho posibles tales privatizaciones. Los neoliberales y los especuladores financieros hablan de mercado libre, para tener manos libres, desregularizando cada naipe y cada regla del casino donde se lucran.

Mientras, una buena parte de la población contempla gaviotas artríticas y rosas sin pétalos, mientras espera que los lobos se hagan vegetarianos.

noviembre 30, 2012

Maroto echa a 25 trabajadores a la calle en diciembre con la vista puesta en otros 345

Iturria: noticiasdealava.com – 2012/11/30

FUNCIONARIOS Y OPOSICIÓN ACUSAN AL PP DE DESTRUIR PUESTOS TEMPORALES GOTA A GOTA

El equipo de gobierno llama sin éxito a la tranquilidad, mientras pone fecha de revisión a los contratos de programa

Trabajar para el Ayuntamiento de Vitoria ya no implica estabilidad laboral. El 40,7% del personal es eventual y hay 370 contratos de programa que podrían finalizar entre 2012 y 2013. Son las consecuencias del hacer más -o intentarlo- con menos de Javier Maroto. Un eslogan que, inevitablemente, se cobra víctimas. Desde el pasado año, el gobierno ha suprimido más de 60 plazas y ahora está a punto de cargarse 25 de los 27 puestos temporales que tenían la fecha de revisión establecida para el 31 de diciembre. Por eso, los representantes de los funcionarios están seguros de que casi todos los restantes contratos correrán la misma suerte, por mucho que el alcalde intente mandar mensajes de tranquilidad a través de su portavoz Ainhoa Domaica. Las llamadas a la calma hace tiempo que no cuelan. El ERE, aplicado con cuentagotas, es ya una realidad en el Consistorio.

Los contratos de programa se realizan teóricamente en situaciones de sobrecarga de trabajo de los departamentos o para atender necesidades temporales, y en muchas ocasiones los costes son sufragados por subvenciones de otras administraciones. Por eso, el gobierno se defiende y asegura que lo que está haciendo es “revisarlos para, en función de las necesidades y del mantenimiento o no de esas ayudas, renovarlos o rescindirlos”. Sin embargo, el listado elaborado por el PP, y al que ha tenido acceso este periódico, desvela que en la práctica es significativo el número de empleados que llevan trabajando años bajo el estigma de esta figura temporal, desempeñando puestos principales. Los hay que arrastran cinco o seis ejercicios en esta precaria situación e incluso existe un arquitecto que vive de su contrato de programa desde hace casi dos décadas. Y en breve, se encontrará con un pie en la calle.

A final de año, se irán a la calle 25 de los 27 trabajadores temporales que tenían la fecha de revisión-cese contemplada para el 31 de diciembre. En la lista del equipo de gobierno aparecen las siguientes personas: un técnico de actividades socioculturales de Montehermoso -éste ya es seguro que empezará 2013 sin puesto-, otro del Plan Joven, un técnico de artes escénicas de la Red de Teatros, un arquitecto técnico que trabaja de refuerzo en infraestructuras deportivas, dos administrativos de Seguridad Ciudadana, otros dos de Gestión Tributaria, uno del servicio de Inspección, un técnico de la unidad de responsabilidad patrimonial de Hacienda, un auxiliar de programación para la minfoweb, dos trabajadoras sociales del programa de acogida, otras dos que canalizan las demandas de primera atención de los Servicios Sociales, un sociólogo de Promoción Económica, una responsable de Unidad de la Tercera Edad, dos auxiliares de enfermería, un operario de limpieza de dicho servicio, un economista de auditorías, un inspector de contratas del área de Planificación Ambiental, otro de seguimiento y control de residuos urbanos, un técnico de eliminación de barreras arquitectónicas y, por último, un conserje.

Ya en 2013, habrá diez personas que con toda seguridad se quedarán sin trabajo, puesto que los programas en los que se enmarcan sus contratos tienen puesta la fecha de finalización en la documentación del equipo de gobierno. Son dos arquitectos y un administrativo encargados de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, un economista, cuatro técnicos y un sociólogo del servicio de apoyo a empresas de Promoción Económica, así como un empleado del programa e-learning. No obstante, el comité del Consistorio teme que a lo largo del próximo año los caídos se acaben contando por cientos, puesto que quedarían otros 333 trabajadores pendientes de si su contrato se revisa o se cesa. “Y para casi todos va a ser lo segundo”, sostiene.

No es sólo la impresión de los sindicatos. Los grupos de la oposición dibujan el mismo futuro. Tras conocer el listado del gobierno, el PNV mostró una profunda preocupación. “Nos tememos que se va a echar gente a la calle”, alertó el concejal nacionalista Iñaki Prusilla. Una impresión que en el PSE es certeza. A mediados de año, los socialistas ya acusaron al PP de querer pergeñar “el mayor ERE” de Vitoria. Por eso, ayer volvieron a la carga, con nuevos detalles extraídos de la polémica lista. “En cuatro meses, se van a quedar sin trabajo 80 personas, en su mayoría mujeres mayores de 45 años”, recriminó la edil Maite Berrocal. También la edil de Bildu Itziar Amestoy dio por hecho las no renovaciones. “Es un goteo para que poco a poco la gente se vaya por la puerta de atrás”, lamentó.

Promoción Económica, Servicios Sociales y Seguridad Ciudadana serán las áreas más afectadas, de cumplirse los malos presagios. Justo las más necesarias en plena crisis. Y el PP, mientras tanto, se limita a pedir tranquilidad.

https://i1.wp.com/static.noticiasdealava.com/images/2012/11/30/54-11896551_1.jpg

noviembre 22, 2012

El Ministerio de Hacienda y la burocracia paralizan la I+D+I española

Iturria: precarios.org – 2012/11/21

La Secretaría de Estado de Investigación lleva más de 3 meses sin confirmar la resolución provisional de ayudas predoctorales FPI, ahora bloqueadas por el Ministerio de Hacienda.

El programa de Formación de Personal Investigador (FPI) ofrece las ayudas más numerosas para jóvenes investigadores de nuestro país. La última convocatoria, publicada el 3 de febrero de 2012 (1), ofrecía 1020 ayudas para realizar la tesis doctoral en el seno de diferentes proyectos de investigación. El 26 de julio se publicaban los resultados provisionales del proceso selectivo, después de la correspondiente evaluación (2), con el suficiente margen para que se publicase la resolución definitiva antes del inicio del curso académico y los beneficiarios pudiesen incorporarse a sus centros en el plazo previsto.

Sin embargo, a fecha de hoy, casi 4 meses más tarde, no se ha publicado la concesión definitiva. Esto supone semanas de desesperación e incertidumbre para los afectados. Algunos se han incorporado ya a los proyectos, para cumplir el calendario de trabajo previsto, por lo que trabajan en situación irregular, sin remuneración ni estar asegurados. Otros no han podido hacerlo, y los grupos de acogida sufren un retraso de meses en la ejecución de sus proyectos.

La Secretaría de Estado de Investigación (SEI) ha mantenido siempre una actitud comunicativa con los jóvenes investigadores, algo de lo que carece su homóloga Secretaría de Estado de Universidades, que ignora las peticiones de información y de entrevistas y que maltrata a los solicitantes de sus ayudas (3, 4). En los últimos días, en un loable ejemplo de transparencia, la SEI ha enviado a los candidatos un mensaje en el que explica que la paralización se debe a problemas con la Intervención Delegada y a la necesidad de que el Ministerio de Hacienda autorice el gasto.

No es el único caso en el que el Ministerio de Hacienda paraliza la convocatoria o tramitación de ayudas, pues recientemente la convocatoria de diversos programas de la SEI (Juan de la Cierva, Ramón y Cajal,…) se ha visto atrasada durante meses por problemas de autorización de gasto. Del mismo modo, sus políticas están causando graves trastornos en el funcionamiento de las universidades y organismos de investigación y sus exigencias suicidas de recorte arrastrarán a la Ciencia a una encrucijada sin salida (5).

La Federación de Jóvenes Investigadores/Precarios exige que el Ministerio de Hacienda se centre en la gestión eficaz del Tesoro Público, en lugar de sabotear la actividad científica, un área que debería ser considerada estratégica, junto con la educación, la sanidad o los servicios sociales, y no ser desmantelada, pues son imprescindibles para salir de la crisis. Del mismo modo, exigimos la inmediata resolución de las ayudas FPI, después de 10 meses de espera. ¡Basta ya de maltratar a la ciencia y sus trabajadores!

NOTAS y ENLACES

(1)http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2012-1665
(2)http://www.idi.mineco.gob.es/stfls/eSede/Ficheros/2012/00_propuesta_resolucion_provisional_fpi2012_firmada.pdf
(3)http://www.precarios.org/article280
(4)http://www.precarios.org/article263
(5)http://www.precarios.org/article277

http://www.precarios.org/tiki-read_article.php?articleId=281

septiembre 6, 2012

Movilización contra precariedad en la inauguración de una tienda en el Complejo Comercial MegaPark de Barakaldo

Iturria: Berri-Otxoak (Plataforma contra la Exclusión Social y Por los Derechos Sociales) – 2012/09/05

Coincidiendo con la apertura e inauguración de una tienda de la multinacional de los electrodomésticos “Darty” se ha realizado una concentración para denunciar que las personas trabajadoras del MegaPark se encuentran presas de una política que recorta los derechos laborales y sociales.

En MegaPark Barakaldo: Los derechos laborales por los suelos.

Esta mañana, y coincidiendo con la apertura en el MegaPark de una tienda de la multinacional de los electrodomésticos “Darty”, se ha realizado una concentración mientras se procedía a su inauguración.
►Con esta iniciativa se ha denunciado que las personas trabajadoras en el Complejo Comercial MegaPark se encuentran presas de una política que continuamente recorta los derechos sociales y laborales. Como forma de hacer frente a esta situación, y a través de esta movilización, también se ha animado a participar en la Huelga General del 26 de septiembre.

En MegaPark: Pagamos a 3 con el sueldo de 2

►La realidad laboral del MegaPark, que cuenta con el aplauso entusiasta de las diferentes administraciones públicas, esconde que:
•1.350 personas trabajan por sueldos muy por debajo del convenio provincial. El salario medio ronda los 450 euros al mes, con 50 horas anuales más que en el comercio vizcaíno.
Plantillas mínimas a jornada completa y abundancia de jornadas de 20 o menos horas semanales. Alto porcentaje de contratos por fin de obra, por un mes; o por horas o por un día aunque la misma persona trabaje de forma permanente por espacio de varios meses encadenando contratos de esta modalidad.
•Masiva feminización del sector aglutinando las jornadas parciales y los peores salarios.
•Despidos arbitrarios.

En MegaPark: Despido por un módico precio

Mientras se dan estas circunstancias nos encontramos como en IKEA Barakaldo, la empresa del municipio con mayores ventas y beneficios, la facturación este último año ha alcanzado los 100 millones y las ganancias superan los 11 millones de euros; y sin embargo desde que empezó la crisis han sido despedidas 100 personas, cinco en el los últimos dos meses.
Otro ejemplo podría ser “Media Markt”. Su tienda en Barakaldo ha obtenido en el último año fiscal unos beneficios de 2’5 millones mientras impone unas de las peores condiciones labores de todo el MegaPark, y el comercio de Bizkaia: disponibilidad absoluta, salarios muy por debajo del convenio provincial o de grandes almacenes; personal que acumula horas extras que no se pagan…

COLECTIVOS SOCIALES y SINDICALES DE BARAKALDO:

Asociaciones de Vecinos y Vecinas de Barakaldo, Asamblea de Parad@s de Barakaldo, Barakaldoko Gazte Asanblada, Berri-Otxoak, Centro Asesor de la Mujer “Argitan”.
ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, CGT y CNT.

septiembre 5, 2012

Denuncia de la precariedad en el MegaPark de Barakaldo

Iturria: ELA Sindikatua – 2012/09/05

Representantes sindicales y de diversas organizaciones sociales se han concentrado en el MegaPark de Barakaldo para denunciar la enorme precariedad existente en el centro comercial. Los concentrados han realizado un llamamiento a secundar la huelga general convocada para el próximo 26 de setiembre.

Los salarios de los cerca de 1.400 trabajadores y trabajadoras de los diferentes centros comerciales del MegaPark de Barakaldo, en su gran mayoría, están por debajo de lo recogido en los convenios provinciales, y su jornada laboral no supera las 20 horas semanales. En este sentido, han denunciado que IKEA, a pesar de tener importantes beneficios, ha despedido a 100 personas y la eventualidad supera el 30%.

A %d blogueros les gusta esto: