Archive for noviembre, 2012

noviembre 30, 2012

Milaka lagun elkartu dira Euskal Herria Martxaneko azken mobilizazioetan

Iturria: ELA Sindikatua – 2012/11/30

Amaitu berri da Euskal Herria Martxan lelopean sindikatu eta gizarte eragile ugarik antolatu duten borroka eta mobilizazio astea. Azken ekitaldiak Bilbon, Gasteizen eta Donostian egindako manifestazioak izan dira; jendetza elkartu da hiru manifestazioetan.

ELAk oso balorazio positiboa egiten du gizarte zerbitzuen alde eta enplegu duinaren alde antolatu den kanpaina honen inguruan.

http://www.ela-sindikatua.org/eu/aktualitatea/albisteak/gaur-arratsaldean-manifestazioak-donostia-bilbo-eta-gasteizen-lan-duinaren-eta-eskubide-sozialen-alde//image_large

Anuncios
noviembre 30, 2012

Miles de personas han participado en los últimos actos de Euskal Herria Martxan

Iturria: ELA Sindikatua – 2012/11/30

Acaba de concluir la semana de lucha y movilización que numerosos sindicatos y organizaciones sociales han organizado bajo el lema Euskal Herria Martxan. Los últimos actos han sido las manifestaciones celebradas en Bilbo, Gasteiz e Donostia, donde han participado miles de personas.

ELA valora muy positivamente esta campaña que ha tenido como objetivo exigir empleo digno y defender los derechos sociales.

http://www.ela-sindikatua.org/es/actualidad/noticias/esta-tarde-manifestaciones-en-donostia-bilbo-y-gasteiz-en-defensa-del-trabajo-digno-y-de-los-derechos-sociales//image_large

noviembre 30, 2012

Maroto echa a 25 trabajadores a la calle en diciembre con la vista puesta en otros 345

Iturria: noticiasdealava.com – 2012/11/30

FUNCIONARIOS Y OPOSICIÓN ACUSAN AL PP DE DESTRUIR PUESTOS TEMPORALES GOTA A GOTA

El equipo de gobierno llama sin éxito a la tranquilidad, mientras pone fecha de revisión a los contratos de programa

Trabajar para el Ayuntamiento de Vitoria ya no implica estabilidad laboral. El 40,7% del personal es eventual y hay 370 contratos de programa que podrían finalizar entre 2012 y 2013. Son las consecuencias del hacer más -o intentarlo- con menos de Javier Maroto. Un eslogan que, inevitablemente, se cobra víctimas. Desde el pasado año, el gobierno ha suprimido más de 60 plazas y ahora está a punto de cargarse 25 de los 27 puestos temporales que tenían la fecha de revisión establecida para el 31 de diciembre. Por eso, los representantes de los funcionarios están seguros de que casi todos los restantes contratos correrán la misma suerte, por mucho que el alcalde intente mandar mensajes de tranquilidad a través de su portavoz Ainhoa Domaica. Las llamadas a la calma hace tiempo que no cuelan. El ERE, aplicado con cuentagotas, es ya una realidad en el Consistorio.

Los contratos de programa se realizan teóricamente en situaciones de sobrecarga de trabajo de los departamentos o para atender necesidades temporales, y en muchas ocasiones los costes son sufragados por subvenciones de otras administraciones. Por eso, el gobierno se defiende y asegura que lo que está haciendo es “revisarlos para, en función de las necesidades y del mantenimiento o no de esas ayudas, renovarlos o rescindirlos”. Sin embargo, el listado elaborado por el PP, y al que ha tenido acceso este periódico, desvela que en la práctica es significativo el número de empleados que llevan trabajando años bajo el estigma de esta figura temporal, desempeñando puestos principales. Los hay que arrastran cinco o seis ejercicios en esta precaria situación e incluso existe un arquitecto que vive de su contrato de programa desde hace casi dos décadas. Y en breve, se encontrará con un pie en la calle.

A final de año, se irán a la calle 25 de los 27 trabajadores temporales que tenían la fecha de revisión-cese contemplada para el 31 de diciembre. En la lista del equipo de gobierno aparecen las siguientes personas: un técnico de actividades socioculturales de Montehermoso -éste ya es seguro que empezará 2013 sin puesto-, otro del Plan Joven, un técnico de artes escénicas de la Red de Teatros, un arquitecto técnico que trabaja de refuerzo en infraestructuras deportivas, dos administrativos de Seguridad Ciudadana, otros dos de Gestión Tributaria, uno del servicio de Inspección, un técnico de la unidad de responsabilidad patrimonial de Hacienda, un auxiliar de programación para la minfoweb, dos trabajadoras sociales del programa de acogida, otras dos que canalizan las demandas de primera atención de los Servicios Sociales, un sociólogo de Promoción Económica, una responsable de Unidad de la Tercera Edad, dos auxiliares de enfermería, un operario de limpieza de dicho servicio, un economista de auditorías, un inspector de contratas del área de Planificación Ambiental, otro de seguimiento y control de residuos urbanos, un técnico de eliminación de barreras arquitectónicas y, por último, un conserje.

Ya en 2013, habrá diez personas que con toda seguridad se quedarán sin trabajo, puesto que los programas en los que se enmarcan sus contratos tienen puesta la fecha de finalización en la documentación del equipo de gobierno. Son dos arquitectos y un administrativo encargados de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, un economista, cuatro técnicos y un sociólogo del servicio de apoyo a empresas de Promoción Económica, así como un empleado del programa e-learning. No obstante, el comité del Consistorio teme que a lo largo del próximo año los caídos se acaben contando por cientos, puesto que quedarían otros 333 trabajadores pendientes de si su contrato se revisa o se cesa. “Y para casi todos va a ser lo segundo”, sostiene.

No es sólo la impresión de los sindicatos. Los grupos de la oposición dibujan el mismo futuro. Tras conocer el listado del gobierno, el PNV mostró una profunda preocupación. “Nos tememos que se va a echar gente a la calle”, alertó el concejal nacionalista Iñaki Prusilla. Una impresión que en el PSE es certeza. A mediados de año, los socialistas ya acusaron al PP de querer pergeñar “el mayor ERE” de Vitoria. Por eso, ayer volvieron a la carga, con nuevos detalles extraídos de la polémica lista. “En cuatro meses, se van a quedar sin trabajo 80 personas, en su mayoría mujeres mayores de 45 años”, recriminó la edil Maite Berrocal. También la edil de Bildu Itziar Amestoy dio por hecho las no renovaciones. “Es un goteo para que poco a poco la gente se vaya por la puerta de atrás”, lamentó.

Promoción Económica, Servicios Sociales y Seguridad Ciudadana serán las áreas más afectadas, de cumplirse los malos presagios. Justo las más necesarias en plena crisis. Y el PP, mientras tanto, se limita a pedir tranquilidad.

https://i0.wp.com/static.noticiasdealava.com/images/2012/11/30/54-11896551_1.jpg

noviembre 30, 2012

El estallido que viene

Iturria: Adolfo García Ortega – 2012/11/30

El mundo que prometía un bienestar sostenido está roto y la sociedad avanza hacia mayores cotas de desigualdad. Nos están preparando para aceptar sin violencia un gran retroceso en las conquistas sociales

Lo habrá, tarde o temprano lo habrá. Habrá un estallido social. El mundo que prometía un bienestar sostenido está roto. Los políticos no lo ven, o no lo saben o quizá sea que han llegado a ese estado de ceguera, necedad y estupidez que les impide salir de su discurso hueco, repetido y refractario. Es el bloqueo del poder partitocrático tal como lo conocemos. E intuyo que lo que se prepara es el control del estallido.

Como ciudadano pensante podría hacer un análisis negativo, incluso muy negativo, y no dejaría de ser realista. Pero se impone partir de una esperanza: la sociedad europea, sobre todo la del sur o medio-sur, sigue viva, avanza, crece, palpita, mira hacia el horizonte y no se resiste. Lucha. Esto también es real.

Ahora lo que recorre Europa es una luz. No una de esas luces de final del túnel, sino una luz pequeña, una ligera claridad, una luz de linterna que alumbra, por fin, el interior de lo que pasa. Lo primero que ilumina esa luz es que Europa tiene un problema político que no ha sabido resolver todavía. Y a esto se añade otro aspecto, trágico: los serios problemas de ciertos estratos de su población, tales como los mayores, los jóvenes, los inmigrantes, los parados, etcétera, pendientes cada uno de su inhóspito y tambaleante futuro. Y esto conduce a nuestro mayor problema: somos más viejos, somos más pobres, pero los ricos son más ricos. Hay, pues, un brote agresivo de injusticia y desigualdad.

Aunque surgen recelos por todas partes, y más con el maquillaje del Premio Nobel de la Paz a la UE (seguro que en Bosnia aún se ríen de esta broma de mal gusto), hay que reconocer que existe un camino que la sociedad europea en su conjunto ha recorrido modélicamente, un camino común hacia una identidad común, un bienestar común y una cultura diversificadamente común; un camino que no han recorrido por igual los políticos. Porque ahora hay un abismo entre la sociedad europea y sus políticos.

La clase política es el gran problema que impide modificar la realidad en Europa

Es más, asumamos de una vez, con decisión, que la clase política es el gran problema que impide modificar la realidad en Europa. ¿Por qué? Porque los políticos no han contribuido a eliminar los prejuicios de unos sobre otros, sino que los han aumentado; y tampoco han articulado los mecanismos reales contra la injusticia, para lo cual, básicamente, estaban elegidos. Han entregado a los ciudadanos a los bancos, a las instituciones financieras, a los principios inmorales de un capitalismo sin control. Y esto todos: los políticos de derecha y los políticos de izquierda. Porque, en este sentido, en la Europa en crisis, derecha e izquierda han terminado por ser parodias recíprocas. O, lo que es peor, cómplices de una vieja dramaturgia, la de su propia supervivencia.

Y al no haber una política económica verdaderamente común (salvo la malhadada monetaria), se han evidenciado, en cada país, las miserias de esos mismos políticos: la corrupción, la ineptitud, la mala gestión, la incapacidad práctica e intelectual y el error sistemático. Esto ha llevado a cuestionar, y más que nunca y con más razones que nunca, su papel delegado de representatividad.

¿Cuáles son los verdaderos males que aquejan a Europa? A mi modo de ver, son los siguientes: 1. La fractura del equilibrio económico sostenible, que requiere actualmente redimensionarse. 2. Las diferencias entre Estados, aumentadas por la quiebra entre el Norte y el Sur. 3. La corrupción (tanto en el Norte como en el Sur) tan capilarmente extendida. 4. La política estandarizada y necia. 5. La codicia financiera, estimulada por una banca abusiva en extremo. 6. La falta de futuro nítido. 7. El vertiginoso incremento del paro y el desempleo, que ha de verse en términos no ya económicos sino de población. Y 8. El desvío o traspaso de responsabilidades y cargas a las capas más débiles o clases medias de la sociedad (ciudadanos, profesionales, trabajadores, parados) y no a la banca, ni a los grandes empresarios ni a la clase política, con el consiguiente aumento de la injusticia social generalizada.

Es decir, es imperativo asumir sin eufemismos si existe o no una respuesta a la cuestión capital de la redistribución de la riqueza y del sistema productivo y de consumo. Si la respuesta es inequitativa, toda revolución debería ser inminente. Si es equitativa, ha de formularse una eficaz respuesta política de carácter legislativo. Estamos lejos de esto. Porque esto lleva a pensar (y a propugnar) que es necesaria otra forma de vida, que partiría de esta sencilla pregunta que nadie se hace: ¿por qué las cosas valen lo que algunos dicen que valen y por qué no valen menos? Es decir, ¿por qué prima la ganancia y el beneficio por encima de la vida misma?

Se ve venir una crisis de la democracia, tal como la hemos concebido hasta ahora, y es una crisis sistémica. La representatividad y el modo de acceso a ella, sobre todo en algunos países, está cuestionada, y con razón. Es, por tanto, una crisis política. Una crisis en la que otra vez sobrevuela por Europa el fantasma de la intolerancia, del radicalismo nacionalista (de izquierda y de derecha), y otra vez se silencian las voces que, mayoritariamente, se declaran no sectarias, aplicándoles la categoría de “alternativas”, como estigma de lo que no es una opción viable. ¡Y ya lo creo que lo es!

Es urgente preguntarse si hay un futuro real para Europa. Y la respuesta siempre sería positiva, obviamente: hay, sin duda alguna, un futuro porque la gente existe, la gente vive. Sin embargo, no es tan fácil. Hay tres escenarios de futuro: uno deseable, otro indeseable y otro lamentable.

Se ve venir una crisis de la democracia, tal como la hemos concebido, y es una crisis sistémica

El futuro deseable pasa por una total unión política, la creación de unos Estados Unidos de Europa reales. Eso permitiría conseguir una globalidad y una corresponsabilidad económica y social, con la creación de un plan de crecimiento y racionalización de recursos, producción y consumo; y no una política de austeridad que suponga la exclusión y la tortura social. En este sentido, faltan nuevas ideas y nuevos nombres que las procuren.

El futuro indeseable es aquel que conlleve ruptura de tratados que garantizan grandes márgenes de libertad, el avance de posturas muy radicales (ya las hay en Grecia, Finlandia, Hungría, Holanda, Francia…), la negatividad de la multiculturalidad, es decir, su fracaso, y, sobre todo, la desvinculación de la sociedad de los millones de parados, jóvenes en especial, dando por sentada una sobrecogedora falta de solidaridad.

Pero hay un futuro lamentable que me temo más cercano; un futuro probable y resultadista. Será el de una Europa sin influencia estratégica mundial, con grandes carencias en las conquistas sociales, con un adelgazamiento brutal de la garantía igualitaria que ofrece “lo público”. Será una Europa en la que cualquier mejoría se anunciará para plazos cada vez más lejanos, bajo la amenaza de que “lo peor aún está por llegar”, causando desaliento. Será una Europa dividida en dos, la que funciona y la que no. Y habrá países de esa Europa fractal en los que invertir será un chollo: ya se podrá comprar a centavo el dólar, ya se podrá comprar un país (y lo que contiene) muy barato, aceptando gustosos una inversión en industrias que exigirán unas condiciones laborales muy desprotegidas, con sueldos muy bajos. Que la sociedad vuelva a escalar clases sociales, desde posiciones muy bajas también.

Nos están preparando para esto, para aceptar sin violencia estas duras condiciones, y para que nos parezcan una necesidad inevitable. No de otro modo se entiende la gran presión que sufren las clases medias, una auténtica incertidumbre social, y la brutal represión de todas las manifestaciones de protesta con el fin de atemorizar. Es decir, se está controlando el estallido, se está modulando su impacto y su alcance.

Ante todo esto, desolador sin duda, creo que la única esperanza, la única vía de salida, radica en ir en dirección contraria a la que vamos. Eso lo saben los políticos. Y si no lo saben, que dejen de ser políticos, porque solo serán imbéciles.

noviembre 30, 2012

El auténtico problema de la banca

Iturria: Juan Torres López – 2012/11/30

Después de varios años de crisis, y a pesar de que se trate siempre de ocultar sus responsabilidades, me parece que la inmensa mayoría de la gente sabe que sus causantes más directos han sido los banqueros. Gracias a su enorme poder político fueron imponiendo en los últimos treinta años condiciones muy favorables para su negocio, pero que al mismo tiempo generaban los peligros que traían consigo su autodestrucción. A lo largo de los años cincuenta, sesenta y setenta se habían acumulado grandes volúmenes de liquidez (por la existencia de dólares “sobrantes” que dejaban de ser tan atractivos como años antes, cuando las demás monedas estaban muy debilitadas; por las enormes ganancias de las multinacionales; o por la gran circulación de petrodólares).

Tanta liquidez en manos de los bancos les llevaba a proporcionar créditos por todo el mundo, aunque para eso tuvieran que corromper a Gobiernos y empresarios para hacerlos deudores, aunque no los necesitaran. Y así se larvó lo que luego, cuando subieron los tipos de interés, sería una gigantesca explosión de la deuda.

Cuando se generalizaron las nuevas tecnologías de la información, la situación cambió: entonces ya se podía mover el dinero de un lugar a otro sin apenas dificultad y obteniendo grandes beneficios. Eso llevó a los banqueros a reclamar y a conseguir que se eliminara cualquier tipo de barrera a los movimientos de capitales y que cambiaran las leyes que hasta entonces vigilaban el destino de los recursos financieros, para evitar el peligro que siempre lleva consigo su volatilidad.

Cuando comenzaron a comprobar que en los nuevos flujos financieros se podía invertir a gran velocidad (hoy día a 250.000 dólares por segundo), la inversión especulativa se incentivó extraordinariamente y los bancos se dedicaron a destinar los recursos de los ahorradores a esos fines, en lugar de aplicarlos a la actividad productiva, mucho menos rentable.

Con una legislación cada vez más laxa, con autoridades que los banqueros conseguían que miraran siempre a otro lado y con un ansia ilimitada de ganar cada vez más dinero, los bancos creaban continuamente nuevos productos financieros cada vez más sofisticados y rentables (aunque también peligrosos), muchos de ellos envueltos en engaños y fraudes de mil tipos (como las hipotecas basura, las preferentes, los ‘swaps’, etc., que terminaron arruinando a millones de personas).

Y para ampliar continuamente el negocio multiplicaban la deuda, lo que permitía que la especulación financiera se alimentase a sí misma, a costa, claro está, de un apalancamiento financiero elevadísimo de las empresas y de las familias de mayores ingresos.

Así se fue creando la burbuja que todos conocemos y que descapitalizó prácticamente por completo a la banca internacional, dejándola de facto en situación de máxima insolvencia o de quiebra.

Aunque casi todo el mundo reconoce que esto es lo que ha sucedido, las interpretaciones del por qué ha podido ocurrir algo así son muy diversas. Los liberales afirman que la culpa es de los bancos centrales y de los Gobiernos que dejaron hacer. Y la verdad es que no les falta algo de razón, aunque olvidan que los Estados y Gobiernos no son entes abstractos, sino que reflejan el poder dominante en la sociedad y que lo que han hecho en realidad ha sido servir de instrumentos a los banqueros. La mayoría de las personas, por el contrario, piensa que han sido los bancos los auténticos culpables de todo ello, pero lo suelen achacar a la avaricia, a su gran irresponsabilidad y a la impunidad con que han podido cometer auténticos crímenes financieros. También es una explicación razonable pero igualmente limitada.

En mi opinión, la causa última de todo lo que ha ocurrido está en otro factor al que apenas se hace referencia: el privilegio que tiene la banca privada para crear dinero gracias al llamado ‘sistema de reservas fraccionarias’ (Vicenç Navarro y yo hemos explicado claramente la naturaleza y las consecuencias de este sistema en nuestro libro Los amos del mundo. Las armas del terrorismo financiero. Espasa, Madrid 2012).

La gente normal y corriente suele creer que el dinero lo crea el Estado pero eso no es así. Hoy día, los Estados, a través de los bancos centrales, no crean sino más o menos un 5% del total del dinero que circula en la economía. Prácticamente todo el resto lo crean los bancos. Y lo crean de la nada, cada vez que dan un crédito.

Y puesto que dar créditos a partir de la nada les proporciona beneficio y poder, es lógico que su interés principal y constante sea el de aumentar sin cesar su volumen, haciendo así que crezca indefinidamente la deuda global de las economías.

Ese privilegio, llevado al extremo en los últimos treinta años y ejercido en un contexto de casi total ausencia de supervisión, con plena libertad de movimientos de capital y con inmenso poder político, es lo que ha llevado a la situación en la que nos encontramos.

Es verdad que la creación de dinero por los bancos viene de lejos. Pero se producía en mucha menor medida y sin estar vinculada la difusión de productos financieros tan peligrosos como los actuales derivados financieros. Cuando comenzó a darse, allá por el siglo XVII y hasta mucho después, los bancos reservaban más o menos la mitad de los depósitos y prestaban con el resto, lo que les permitía crear dinero en dos veces más cantidad que sus depósitos. Pero en los últimos años los grandes bancos globales como Goldman Sach, JP Morgan, Citigroup o Bank of America han venido manteniendo un ‘coeficiente de reservas’ del 0,5%, lo que permite crear 200 veces más dinero del que se tiene en depósito. E incluso alguno de ellos ha mantenido en los años de plena burbuja un coeficiente del 0,001%, lo que quiere decir que creaban 1.000 millones de dólares por cada millón en depósito.

Este sistema de reservas fraccionarias es lo que genera el combustible con el que periódicamente arde el sistema financiero en crisis cíclicas y el que alimenta las burbujas y la destrucción de actividad productiva, el que ha convertido a la economía mundial en un gran casino, donde los productos derivados que crean los bancos a base de deuda tienen ya un valor casi 70 veces mayor que el del PIB mundial. Una barbaridad que amenaza y que puede destruir el orden económico y social del planeta.

Tanto es así, que incluso el propio Fondo Monetario Internacional está dando alas a la difusión de análisis y propuestas alternativas orientadas a poner fin o a limitar este privilegio. La mayoría de ellas tiene ya un largo recorrido en la literatura económica, pero han sido convenientemente sepultadas por los economistas del ‘establishment’.

Una de las más recientes es la que han hecho Jaromir Benes y Michael Kumhof en su texto The Chicago Plan Revisited (IMF Working Paper. Research Departmen. versión en ‘pdf’ en: http://www.imf.org/external/pubs/ft/wp/2012/wp12202.pdf). En su trabajo retoman las propuestas que se hicieron en los años treinta del pasado siglo para lograr que los bancos actuaran manteniendo un 100% de sus depósitos. Un procedimiento que, en opinión Irving Fisher, permitiría cuatro cosas principales: evitar las quiebras bancarias, tener un mayor control del ciclo del crédito y, por tanto, también del económico general; que la creación de dinero no estuviese vinculada a la generación de deuda privada; y, por último, que los gobiernos se pudiesen financiar a coste cero, lo que disminuiría extraordinariamente el peso de las deuda pública.

No hay que ser un lince para darse cuenta de que, con estas propuestas y otras similares, tenemos a nuestro alcance acabar con la esclavitud y sinrazón que nos obliga a soportar crisis continuas y cada vez más deuda sin necesidad.

A muchas personas, e incluso a economistas inteligentes, les asusta ponerlas sobre la mesa, porque no se hacen a la idea de que pueda haber una sociedad sin los bancos tal y como hoy los conocemos. Lo sorprendente es que no se planteen que mantener mucho tiempo a los bancos actuales implica que desaparezcan empresas, escuelas, universidades, centros de investigación u hospitales. A mí me resulta muy claro qué es lo peor.

noviembre 30, 2012

Más dinero público para los banqueros, a costa de todos

Iturria: Plataforma por la Nacionalización de las Cajas de Ahorro y por la Banca Pública / nuevatribuna.es – 2012/11/29

Hay más de 500.000 millones de euros de dinero de procedencia pública disponibles para las entidades financieras, pero se recorta la sanidad, la educación y el conjunto de los servicios públicos

Las entidades financieras nacionalizadas —Bankia, CatalunyaCaixa, Novagalicia y Banco de Valencia (BV)— van a recibir 38.000 millones de euros de ayudas públicas para cubrir parte de sus pérdidas y seguirán operando como entidades bancarias plenamente privadas o vendidas a otros bancos privados. Ese ha sido el caso de BV vendido a CaixaBank por un euro, con 11.000 millones de euros en dinero público que le blinda contra pérdidas futuras. Y será el caso de Novagalicia y CatalunyaCaixa más adelante. De esa forma, el resto de bancos privados mejoran su solvencia adquiriendo entidades saneadas con dinero público. Y Bankia continuará actuando como una entidad independiente y definitivamente convertida en un banco con accionistas privados, que espera tener beneficios en 2015. ¡Beneficios a costa del erario público! Así cualquiera.

La otra vía de ayuda es el llamado banco malo, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Restructuración Bancaria (Sareb), que comprará parte de los activos tóxicos de las entidades financieras, a fin de que éstas puedan sacarlos de sus balances. ¿Con qué dinero? Con el prestado por la Unión Europea. Mediante ingeniería financiera intentarán que no compute como deuda pública, y probablemente lo consigan, pero lo cierto es que el Estado es quien responderá de dichos fondos.

Grandes accionistas, grandes beneficiados

Al final, los beneficiados son los grandes accionistas de los bancos. Con la ayuda de los dos últimos Gobiernos, han logrado convertir definitivamente en bancos privados las antiguas cajas de ahorro, con lo que consiguen dos cosas: convertirlas en cabeza de turco de la crisis de todo el sistema bancario y el acceso a los depósitos de dichas entidades. Por eso afirmamos que se está salvando a los banqueros y no a los bancos.

Esta última tanda de apoyos se suma a más de 200.000 millones de euros en avales, préstamos, capital y esquemas de protección de activos que el Estado ha puesto a disposición de los bancos desde que empezó la crisis. Y a los más de 300.000 millones de euros que les ha prestado el Banco Central Europeo, del que son garantes el conjunto de los países miembros de la UE. Así pues, hay más de 500.000 millones de euros de dinero de procedencia pública disponibles para las entidades financieras, pero se recorta la sanidad, la educación y el conjunto de los servicios públicos. En realidad, una cosa implica la otra, pues se está haciendo una enorme transferencia de dinero de la mayoría de la sociedad hacia los sectores más ricos de la misma.

Más paro y más intereses de demora

Y, además de exprimir el erario público hasta el último euro, también van a pasarle parte de la factura a los trabajadores de estas entidades y a quienes tienen una hipoteca. A los primeros, con una nueva tanda de despidos que destruirá más de 8.000 puestos de trabajo, contribuyendo a los récords en las cifras del desempleo. Y, a las familias hipotecadas, subiendo sus intereses de demora hasta casi el 30%, demostrando lo intensamente sensibilizados que están ante su situación.

Esto nos obliga a reiterar a todas las fuerzas políticas progresistas, sindicales, sociales, educativas, a los representantes de la pequeña y mediana empresa… la urgente convergencia de esfuerzos para parar esta dinámica de despilfarro de los fondos públicos españoles y europeos.

La creación de una Banca Pública, basada en primera instancia en el sector nacionalizado de las Cajas, es el único cortafuego para estas políticas de mera concentración bancaria subvencionada, que supondrán un desastre económico que nos pondrá definitivamente en manos de los grandes inversores nacionales y foráneos, y contribuirá a acrecentar las desigualdades sociales y territoriales.

 

noviembre 30, 2012

Movilizaciones en Ezkerraldea por los derechos sociales y laborales

Iturria: Berri-Otxoak (Plataforma Contra la Exclusión Social y Por los Derechos Sociales) – 2012/11/29

A lo largo del pasado miércoles 28 de noviembre se han desarrollado múltiples movilizaciones en la comarca de Ezkerraldea. Estas iniciativas se producen en el contexto de la marcha “Por el Trabajo Digno y los Derechos Sociales” que está teniendo lugar a lo largo de esta semana en diferentes comarcas y municipios de Euskal Herria. Iniciativa impulsada por diferentes colectivos sociales y sindicales.

• En estas concentraciones ha estado muy presente el vecino del municipio navarro de Doneztebe que se ha suicidado cuando iba ser desahuciado al no poder pagar el alquiler de la vivienda en la cual residía.

• Los principales actos que se han impulsado en la Margen Izquierda son los siguientes:

-Barakaldo: 

• Concentración a la mañana ante el Departamento de Acción Social del Ayuntamiento de Barakaldo.

• Concentración a la tarde a las puertas del Palacio de Justicia de Barakaldo.

-Sestao: 

• Cacerolada a la mañana ante el Servicio Vasco de Empleo-Lanbide.

• Manifestación a la tarde por las principales calles de Sestao.

-Portugalete: 

• Concentración a la mañana a las puertas de la Delegación de Hacienda.

• Concentración a la tarde ante el Servicio Vasco de Empleo-Lanbide de la localidad.

-Santurtzi: 

• Concentración a la tarde frente al Servicio Vasco de Empleo-Lanbide.

• Estas iniciativas surgen, en definitiva, con el ánimo de exigir un aumento de la protección social ante el aumento del desempleo, los desahucios y las tasas de precariedad laboral: en lugar de recortar, ampliar los derechos sociales.

COLECTIVOS SOCIALES y SINDICALES DE BARAKALDO:

Asociaciones de Vecinos y Vecinas, Asamblea de Parad@s, Gazte Asanblada, Berri-Otxoak, Centro Asesor de la Mujer “Argitan”.

ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, CGT y CNT.

noviembre 30, 2012

Gallardón, un ministro contra la Justicia y los jueces

Iturria: Joaquim Bosch – Magistrado y portavoz de Jueces para la Democracia / eldiario.es – 2012/11/29

Recientemente se concentraron cientos de jueces y fiscales ante la sede del Ministerio de Justicia para protestar por la grave situación de la Administración de Justicia. Lo mismo ocurrió ante las sedes judiciales de las principales ciudades del país. La convocatoria partió de todas las asociaciones de forma unitaria en un hecho histórico y sin precedentes. Es una muestra clara de que la gestión del ministro Gallardón ha conseguido generar un amplio malestar en todos los sectores de la Justicia.

Sin embargo, a pesar del creciente descontento, el ministro ha sido incapaz de abrir espacios de diálogo o líneas de negociación para buscar soluciones a las carencias estructurales de nuestro sistema judicial. Al contrario, ha optado por mantener sus visiones exclusivas, así como por remitir de forma unilateral sus proyectos de ley al Parlamento, con la convicción de que disponer de mayoría absoluta significa tener la razón absoluta. Ante semejante actitud, todas las asociaciones de jueces y fiscales hemos acordado considerar que el ministro Gallardón ha dejado de ser un interlocutor válido, por lo que hemos solicitado directamente una reunión al presidente del Gobierno para intentar solventar las graves carencias existentes en la Administración de Justicia.

Sería aventurado afirmar que el ministro no asume iniciativas. Casi siempre a golpe de titular, para obtener la proyección pública que cree merecer. A menudo con propuestas populistas que actúan sobre los resortes emocionales de la población, como en su proyecto de reforma para endurecer el Código Penal, en el país europeo con más presos por habitante. En muchas ocasiones con propuestas con olor a naftalina, como su intención de criminalizar a las mujeres que aborten, incluso en los supuestos de malformación del feto, lo cual nos transporta a los oscuros tiempos del régimen anterior. Todo este barullo de iniciativas inconexas escenifican la falta de un proyecto serio para modernizar nuestro sistema judicial.

Y ello es así porque nuestra Administración de Justicia necesita más jueces, para no seguir a la cola en el ámbito europeo. Pero el ministro ha congelado la creación de plazas judiciales. Porque la sobrecarga de trabajo imposibilita un tramite eficaz de los procedimientos. Pero el ministro va a retirar a 1.200 jueces sustitutos, para recortar 20 millones de euros, lo cual provocará un mayor colapso judicial que perjudicará a la ciudadanía. Porque resulta necesario el acceso a los tribunales en condiciones de igualdad. Pero el ministro ha aplicado unas tasas judiciales que limitan el derecho a la tutela judicial efectiva, ya que beneficiarán a los sectores más privilegiados y expulsarán del acceso a los juzgados a gran parte de las clases medias y de la clase trabajadora. Porque tenemos un sistema procesal injusto que concede privilegios a los bancos en perjuicio de los ciudadanos que no pueden pagar sus hipotecas. Pero el ministro no se plantea ninguna reforma legal y opta por un tipo de moratoria insuficiente que no va a resultar aplicable a la mayoría de los afectados. Porque este país necesita un poder judicial fuerte para que pueda controlar los abusos en determinados ámbitos. Pero el ministro impulsa proyectos que atentan contra la independencia judicial. Hay razones más que suficientes para entender que el ministro Gallardón no es capaz de resolver los graves problemas de la administración de justicia. Los jueces y los fiscales necesitamos otro interlocutor.

noviembre 30, 2012

Greba mugagabea Cementos Lemonan

Iturria: ELA Sindikatua – 2012/11/29

Cementos Lemonako batzarrak aho batez erabaki du kaleratzeen aurkako greba mugagabea egitea abenduaren 5etik aurrera. Izan ere, enpresako zuzendaritza Madrilen UGT eta CCOO sindikatuekin adostutako kaleratze txostena aplikatzen hasi da.

Azkenaldian, astero hiru greba egun egiten ari dira langileak, bi aldarrikapen nagusirekin: negoziazioak Lemoako lantegian egitea eta 2012ko martxoan adostutako hitzarmena sinatzea.

Langileok bi hilabete daramatzate kanpatuta enpresaren sarreran.

noviembre 30, 2012

Cementos Lemona hará huelga indefinida a partir del 5 de diciembre

Iturria:  abc.es – 2012/11/29

Los trabajadores de Cementos Lemona iniciarán una huelga indefinida a partir del próximo 5 de diciembre, en protesta por el despido de varios trabajadores como consecuencia de la aplicación del ERE de extinción negociado por la dirección de la empresa con los sindicatos UGT y CCOO en Madrid.

Según el sindicato ELA, esta tarde se ha celebrado en la fábrica una asamblea en la que ha decidido “por unanimidad” comenzar este paro indefinido.

Durante varias semanas la plantilla de Cementos Lemona ha venido realizado tres jornadas de paro a la semana para exigir la negociación del ERE en la planta vizcaína, así como la firma del convenio de empresa. También mantienen desde hace más de un mes una acampada a las puertas de la empresa.

Esta misma tarde participarán en una manifestación conjunta con trabajadores de otras dos firmas con problemas laborales, Formica y Bridgestone, que pasará por las plantas de las tres.

A %d blogueros les gusta esto: