Posts tagged ‘políticas de austeridad’

octubre 24, 2013

Crisis: las recetas de patronal y gobiernos

Egilea: MRA Fundazioa

Anuncios
noviembre 10, 2012

La doctrina de la Austeridad Expansiva: sin pies ni cabeza

Iturria: Econonuestra.org / Vicente Ríos – 2012/11/01

En la actualidad, tanto en los círculos político-económicos como en los medios de comunicación de masas circula el siguiente argumento: “si esta crisis es fruto del endeudamiento excesivo, la respuesta no puede ser endeudarse más”. Parece que no hay alternativas a los recortes. La solución para salir de la supuesta crisis de deuda, desde los que sostienen este argumento, pasa  necesariamente por unas cuentas públicas austeras, lo que imposibilita la aplicación de una política fiscal expansiva. Pero como veremos, este argumento es falaz.

La forma adecuada para salir de una crisis de deuda depende del ritmo al que crezcan la economía, el nivel de precios, los intereses de la deuda y la distribución de  ésta entre los diferentes agentes económicos. Es importante recalcar que no pasa necesariamente por medidas de austeridad. Además, tampoco supondría ninguna tragedia que la deuda continuara aumentando, siempre y cuando lo hiciese más lentamente que la inflación y el crecimiento económico.

Un claro ejemplo de cómo lidiar con cantidades ingentes de deuda lo tenemos en el Reino Unido: nos dobla en déficit estructural y tiene una ratio de endeudamiento conjunto superior al de España. La cuestión es que ellos tienen una tasa de crecimiento del 2% (el nuestro del 0,7%) y una inflación del 2,6% (la nuestra del 1,5%). Por tanto, los británicos tienen una economía que crece y devalúa el valor real de su deuda a un ritmo superior al nuestro. Más importante todavía, sus requisitos para estabilizar su ratio de deuda con respecto del PIB son más suaves que los superávits primarios (la diferencia entre ingresos y gastos, sin tener en cuenta los intereses de la deuda) del 2% que necesitaríamos aquí.

 

Las bajas tasas de crecimiento y de inflación en España afectan a las expectativas de los tenedores de deuda, haciendo que perciban menos probable la capacidad de pagar de España (la famosa falta de credibilidad). De hecho, esta falta de credibilidad nos penaliza y hace que cada unidad monetaria para financiar al Estado español a 10 años vista, sea varios puntos más cara que la británica. Del mismo modo, el endeudamiento en función de su uso, puede tener efectos sociales muy positivos o terminar siendo una losa de gasto inútil  y superfluo. Como comprenderá el lector, no es lo mismo una red de transporte de alta velocidad entre Madrid y Barcelona que un aeropuerto vacío en Castellón.

Pero más allá de todo esto, la idea de que estamos sobrendeudados y de que efectivamente estamos en una crisis de deuda hay que revisarla. ¿Quién está endeudado y cuánto? Cómo podemos comprobar en el gráfico a continuación, el problema de la economía española no es el endeudamiento público (20% del total), tampoco el de las PYME (3%) o de las familias (21%), sino el gran agujero que se encuentra en las grandes corporaciones privadas: entidades financieras “zombis”, cajas que se volvieron promotoras y negocios adyacentes al sector inmobiliario, sobre las que recae el 57% de la masa de deuda total de nuestro país.

Fuente: Elaboración propia con datos del Banco de España

Links: http://www.bde.es/webbde/es/estadis/ccff/ccff.html

Así, bajo la falsa premisa de que hay que controlar la deuda pública porque ésta es excesiva, se articula y desarrolla la doctrina de la austeridad expansiva y una batería de políticas de contracción y desarticulación del Estado de Bienestar presente y futuro, que responden a un modelo de asignación autodestructivo. El desastre en la política de asignación de gastos plasmada en los PGE de 2012 y 2013 se hace evidente al ver los cambios acumulativos en las partidas de educación  (-31.6%) e innovación (-26.5%), responsables del 75% del bienestar material a largo plazo de un país.  Las caídas en servicios básicos como Justicia, Seguridad Ciudadana, etc del 15%, del 34.6% en Cultura, del 10% en Sanidad o del 48.5% en Fomento de Empleo en los últimos dos años, son otros ejemplos adicionales de esta tendencia cuyo nocivo efecto en la sociedad también es observable a nivel Europeo.

Si uno mira las estadísticas de austeridad en el sector público y de crecimiento en el período 2009-2011 para los países de la Unión Europea, lo que encuentra es que la relación descrita por los datos es negativa. Es decir, si como político uno quisiese llevar a la ruina a un país, estas actuaciones de corte “austeríaco” son el camino. En Grecia, con una contracción de la actividad del sector público del 6.5% de 2009-2011, se consiguió una brutal contracción del 7.1% del PIB, según datos del Eurostat.

Fuente: Elaboración propia con datos del Eurostat

Links:http://epp.eurostat.ec.europa.eu/portal/page/portal/national_accounts/data/database

Pero no sólo encontramos una relación negativa. El problema de esta decadente clase política es que para tomar sus decisiones tampoco tiene en cuenta la abundante literatura económica (para algo están los economistas e investigadores) que cuantifica el efecto multiplicador de reducir el gasto público en el crecimiento con técnicas estadísticas muy avanzadas. La tabla siguiente muestra los resultados de diferentes estudios que, a través del multiplicador keynesiano (G), relacionan el incremento en el gasto público con variaciones en el PIB, el consumo, el salario real y la inversión. Así, en la columna del PIB, el hecho de que G sea mayor que 1, significa que para un incremento de un 1% en el gasto público el crecimiento inducido en el PIB sería mayor que un 1%. Por tanto, según estos estudios académicos de primer nivel, lo que se sabe a ciencia cierta es que por cada punto de recorte de gasto en ningún caso se obtendrá un resultado positivo, sino que va a generar un efecto muy dañino, generando un decrecimiento que finalmente será superior a la cantidad recortada.

Resultados estimados del multiplicador del gasto público

Estudios \ Variable PIB Consumo Salario Real Inversión
Blanchard y Perotti (2002) G > 1 G > 1 NA G < 0
Perotti (2007) 0 < G < 1 0 < G < 1 NA NA
Mountford y Uhligh (2009) 0 < G < 1 G < 0 G < 0 G < 0
Burriel et al (2009) 0 < G < 1 0 < G < 1 NA G > 1
Romer y Bernstein (2009) G > 1 NA NA NA
Fragetta y Melina (2010) G > 1 G > 1 G < 0 G > 1
Auerbach y Gorodnichenko (2010) G > 1 NA NA NA
Ramey (2011) G > 1 G < 0 G > 1 NA

Nota: NA significa que en dicho trabajo no se computa el impacto del efecto de alterar el gasto en dicha variable

En definitiva, los que hacen política bajo los fundamentos de esta doctrina nos llevan con total seguridad al abismo. No sólo parten de un supuesto equivocado para recuperar el crecimiento y salir de la crisis, “que hay mucha deuda pública y que hay que recortar déficit si se quiere crecer luego”, sino que para redirigir la economía hacia una senda positiva, en un derroche de lucidez desoyen la evidencia empírica y aplican políticas que son diametralmente opuestas a las necesarias para la consecución de dicho objetivo.

junio 27, 2012

“Las autoridades económicas europeas y españolas son unas incompetentes, están borrachas de ideología neoliberal”

Iturria: noticiasdenavarra.com – 2012/06/20.  Juan Torres López, Catedrático de Economía

Pide juzgar a los especuladores “por terroristas” y fórmulas para evitar que partidos como el PP lleguen al poder con un programa y apliquen otro. Este economista, invitado por la Cátedra Unesco de la UPNA, califica de “golpe de Estado” el rescate de la banca y exige elecciones anticipadas

¿La crisis se debe solo a los mercados financieros o también al funcionamiento social, la relación con la naturaleza y el modo de vida?

La crisis, en primer plano, lo que ha provocado es un cierre del crédito que ha paralizado la economía, ha multiplicado el paro y detrás de ello ha venido una crisis de la deuda, pero esto es la causa en la superficie, para que se haya dado la crisis han tenido que desenvolverse por el sustrato una serie de procesos muy profundos, uno de ellos, por no decir el factor más importante, es el extraordinario incremento de la desigualdad que se viene produciendo en los últimos 30 años. Se está registrando una acumulación de rentas extraordinaria en el 10% de la población. Esta desigualdad se ha dado porque se ha consolidado un modo de producir, de fraccionarnos con la actividad productiva, con la naturaleza, con los seres humanos, determinado y que es el resultado de las políticas aplicadas en las últimos años.

¿Qué respuestas dan las autoridades? ¿Supondrán un aprendizaje o reforzarán el modelo anterior?

Las respuestas que dan son concentrar más la riqueza, no modificar el statu quo financiero, las condiciones en que actúa la banca, no frenar la desigualdad, agudizar el papel de la iniciativa privada y seguir frenando la actividad pública… Todo lo que ha provocado la crisis se está fortaleciendo. Esto es como si al enfermo con una serie de factores que han desencadenado su mal los médicos le responden con más de esos factores. Es un camino que va al desastre.

Es usted un gran crítico con las políticas de austeridad. ¿Por qué y qué consecuencias tendrán?

No conocemos ni una sola experiencia histórica de una crisis parecida a esta de la que se haya salido con políticas de austeridad. Es lógico. Si es una crisis producida porque se cierra el grifo y se viene abajo la actividad pero las medidas adoptadas son de freno aún mayor de la actividad, la economía se viene abajo. Lo que hace falta es financiación y demanda, gasto. La política de austeridad es una barbaridad, lo contrario que se debe hacer para salir de la crisis y la prueba es que se están aplicando políticas de austeridad y en lugar de salir la estamos agudizando.

¿Qué medidas aconseja? ¿Defiende una banca pública?

De manera inmediata hay que proporcionar a la economía financiación y gasto, por tanto, lo primero es garantizar que llega financiación a las empresas. La banca privada no es capaz de hacerlo porque está quebrada y, por tanto, sería necesario haber consolidado una banca pública que garantice la financiación a las empresas y consumidores, sin esto no se saldrá de la crisis porque no van a poder crear empleo. Y en segundo lugar es necesario compensar la caída de la actividad con más gasto, con políticas de crecimiento. Esta política no puede ser una política que impulse el mismo modelo de crecimiento anterior, construir y hacer grandes infraestructuras, porque nos encontraremos con el mismo problema. Por otra parte, frente al problema añadido que ha generado la deuda, tenemos políticas que en Europa no se están adoptando, como disponer de un auténtico banco central, porque se está privilegiando el poder de los bancos.

Parece describir una borrachera de neoliberalismo…

Sí. La crisis está poniendo de relieve que las autoridades económicas están borrachas de ideología. Parece mentira la incompetencia tan grande que estamos viendo en los últimos días en España y Europa. Son incompetentes. No saben salir del agujero. Se contradicen, toman medidas para parar la subida de la prima de riesgo y al día siguiente se dispara, dicen que el problema es Grecia, hay elecciones y nada… A las autoridades europeas las han puesto sobre un caballo que no saben manejar y no porque no tengan conocimiento sino porque tienen una ideología que las ciega. Están pensando en que con la austeridad, la ayuda y el fortalecimiento de los bancos van a salir de esta situación y de ninguna manera va a ser así.

¿Existe el terrorismo financiero?

Existe, la prueba es que se ponen en marcha medidas financieras que provocan la muerte a muchas personas. El dinero está matando, conscientemente está dando lugar a que se produzca especulación en los mercados alimentarios, a que haya un problema climático más agudo, a que se ponga en duda la seguridad del suministro energético. Todo esto está produciendo muertes. Debería ser considerado un delito económico contra la humanidad porque son medias que, para que se lucren unos pocos, provocan la muerte de muchos millones de personas. Eso es terrorismo porque crea terror.

¿Quiénes son los terroristas?

Estoy terminado un libro con Vincenç Navarro que precisamente se llama Los amos del mundo, las armas del terrorismo financiero. Son muy claros: los grandes bancos, especuladores, propietarios de capital financiero que intervienen en los mercados y están en los paraísos finales. En España y Europa sabemos quienes son los defraudadores fiscales, tienen las cuentas en los bancos secretos. Estos son los terroristas financieros, grandes especuladores contra los países y la seguridad alimentaria. Tienen nombre y apellido.

¿A quién pedimos cuentas?

Responsables hay muchos. Los banqueros que conscientemente difundieron basura financiera, las agencias de calificación que los encubrieron, las autoridades que sabían lo que estaba pasando y se callaron, los organismos financieros internacionales que miraron a otro lado, pero también el Banco de España, el Gobierno, los partidos políticos, que están endeudados con los bancos y no toman medidas porque son esclavos de la banca, y también la ciudadanía, aunque en una escala distinta, porque hemos dejado hacer. Nosotros podemos votar y señalar responsables, pero en Grecia acaba de ganar el mismo partido que hizo las trampas y las medidas que han llevado a la situación en que estamos. Ha funcionado la extorsión y el miedo.

¿El rescate de España es un golpe de Estado?

Es un verdadero golpe de Estado cuando a un país se le imponen medidas en contra de la voluntad ciudadana, las preferencias de la población, la voluntad de los gobiernos incluso, y cuando eso se produce de una manera explícita como ha ocurrido en los últimos días con el llamado rescate a la banca. Es un golpe de Estado porque, por mucho que diga el presidente del Gobierno, las autoridades europeas han impuesto a España unas medidas y una financiación para hacer frente a unos agujeros en la banca que ni siquiera se han definido con precisión, en condiciones que no sabemos e intereses que son los de sacar adelante la deuda que se tiene con los acreedores.

¿Cómo lo vamos a sufrir la ciudadanía? ¿Lo vamos a pagar?

Ya lo estamos notando porque como el rescate es inadecuado la prima de riesgo sigue subiendo, va a crecer la deuda y no va a solucionar el problema de la financiación. La economía no lo va notar de manera decisiva porque no permitirá salir de la crisis, pero si va a dar lugar a que se vaya concentrando el sector financiero, que los fuertes se hagan todavía más poderosos gracias al dinero que vamos a tener que pagar todos los españoles.

¿Es un premio a los bancos por hacerlo?

Es un incentivo moral, un premio. Han cometido una serie de irresponsabilidades, con una gestión nefasta, y en lugar de dejarlos caer y hacerles pagar lo que han hecho mal tienen la garantía de que el Estado los va a sacar adelante. Es un incentivo para no hacer bien las cosas.

El PP ha mentido respecto a su programa electoral. ¿Debe Rajoy dimitir o adelantar las elecciones?

Hoy (por ayer) sale a las librerías un libro escrito con Navarro y Alberto Garzón, Lo que España necesita, una réplica con propuestas alternativas a la política de recorte del PP en la que demostramos en que ha llegado al poder y en cien días ha hecho lo contrario de lo prometido y, además, en temas muy importantes: subir impuestos, abaratar el despido, amnistía fiscal. Nos parece una cosa grave porque de alguna manera es un fraude electoral, toda vez que se va a las elecciones con un programa, la gente vota ese programa y al día siguiente el Gobierno hace lo contrario. Es una falla de la democracia muy grande. Debería haber autoridades independientes que penalizaran a los partidos que actúan de esa manera porque de lo contrario se prostituye la política, se convierte en un lugar donde se puede decir cualquier cosa y al día siguiente la contraria. Debería haberse penalizado eso y debería irse a nuevas elecciones porque el PP ha hecho una estrategia burda y contraria a la decencia política elemental. A la ciudadanía se le debe dar la transparencia más grande y la posibilidad de votar lo que efectivamente se va a hacer. Si hubiera elecciones ahora, el resultado sería muy diferente y con soluciones a la crisis muy diferentes.

¿Cómo penalizar esta política más propia de trileros?

Con rendición de cuentas. Vivimos en una sociedad en la que no hay mecanismos de rendición de cuentas. Un político puede hacer lo que quiera y nadie se las pide. No se trata solo de cada cuatro años vayamos a votar sino de que constantemente la ciudadanía esté encima. Si hubiéramos tenido esta posiblidad de controlar la gestión de los políticos no hubiéramos permitido las barbaridades que se han hecho en el ámbito público y privado, por ejemplo, en cajas de ahorros donde personas puestas por partidos, organizaciones sindicales o ayuntamientos han terminado haciendo una política de connivencia y clonación con la banca privada que ha sido tan negativa.

Juan Torres López, Catedrático de Economía

A %d blogueros les gusta esto: