Posts tagged ‘ongizatea’

febrero 26, 2012

Ainhoa Etxaide eta Txiki Muñozen hitzak manifa hasieran

Anuncios
febrero 14, 2012

Els nous pobres

http://elsnouspobres.wordpress.com/

Jo també sóc un nou pobre

Èric Lluent

Me eduqué pensando que vivíamos en una democracia ejemplar y que todos éramos iguales y teníamos los mismos derechos. Periodista de vocación, empecé a hacer colaboraciones en pequeñas radios y la prensa local, donde finalmente fui a parar, formando parte de la redacción del Independent de Gràcia durante cuatro años. Hace cosa de un año decidí dejar Barcelona, mi ciudad de nacimiento, para buscar suerte en Finlandia pero finalmente tuve que volver. Ahora, sin trabajo, sin paro (era autónomo) y sin acceso a becas para estudiar me encuentro con unos ingresos mensuales que rondan los cien euros (si hay suerte) y dependo de lo que mis padres puedan darme de vez en cuando. Me llamo Eric Lluent, tengo 25 años y, sí, soy un nuevo pobre, algo de lo que no me avergüenza hablar (¡sólo faltaría!).

La frustración y la impotencia ante un sistema político basado en el amiguismo y el privilegio hacen que cada mañana piense en dejar el campo de aquí lo antes posible. Además, como periodista, pienso a menudo en la responsabilidad de todos aquellos profesionales que se vienen a las empresas privadas (todas ellas subvencionadas por el poder) contando historias manipuladas e interesadas, sin ningún tipo de independencia ni criterio (hablo de la mayoría de noticias que engullimos día tras día).

Formo parte de la Generación Perdida, aquellos jóvenes de veinte y pocos que nos hemos quedado en la cuneta de una sociedad que cada vez vemos menos nuestra y que identificamos como el enemigo. Para nosotros ya no hay futuro en Cataluña. Nuestras vidas no han sido truncadas por una guerra civil o una dictadura. A nosotros nos ha matado el “mejor sistema económico y político de la historia”, como dicen en las escuelas y universidades.

Lo que no entiendo es como los políticos de este país (sea cual sea su color) pueden dormir con la conciencia tranquila. Espero no entenderlo nunca.

febrero 13, 2012

Ante la reforma laboral y el gélido frío de febrero, volvamos al calor de la lucha

Sandra Ezquerra – 11/02/2012  –

Las portadas de los periódicos, las redes sociales, las tertulias radiofónicas y los programas televisivos vienen hoy todos cargados de información, celebraciones y, sobre todo, enérgicos rechazos de la recién aprobada reforma laboral del nuevo gobierno. En líneas generales la “extremadamente agresiva” reforma constituye el ataque más lesivo contra los derechos de los y las trabajadoras asalariadas del Estado español en los últimos 40 años: el gobierno instaura el despido casi gratuito, rebaja la indemnización por despido a 20 días por año trabajado en la mayoría de los casos, reduce el tope de mensualidades a cobrar en caso de pérdida de empleo, elimina el requisito de autorización de la Autoridad Laboral de los Expedientes de Regulación de Empleo (EREs), limita severamente la cobertura de los convenios colectivos y pone en peligro la estabilidad laboral de trabajadores y trabajadoras en la función pública.

Si bien todas estas medidas constituirán, como cínicamente afirma Soraya Sáenz de Santamaría, “un antes y un después” en la regulación del mercado laboral, la reforma laboral introduce otro elemento que, a riesgo de ser invisibilizado tras las duras agresiones en torno al despido y la negociación colectiva, debería ser también objeto principal de análisis y, cómo no, de crítica. Me refiero al “impulso” que el gobierno se dispone a dar a que las personas en situación de desempleo realicen servicios “de interés general en beneficio de la comunidad” mediante convenios de colaboración con las administraciones públicas.

La apuesta de hacer a las personas receptoras de prestaciones públicas trabajar por ellas no es nueva: fue la esencia de la cruda reforma del estado del bienestar de Bill Clinton en 1996 y desde entonces se ha introducido en las regulaciones sociales y laborales de no pocos países occidentales. El objetivo práctico es sencillo, reducir los costes presupuestarios de las alarmante tasas de desempleo y hacer que las personas en paro trabajen para justificar la ayuda recibida. El objetivo ideológico no podría ser más contraproducente para las clases trabajadoras: consolidar la noción neoliberal del y la desempleada como insostenible carga al erario público y culpable de su propia desdicha. Así, esta medida concreta es profundamente perversa en varios sentidos:

En primer lugar, independientemente de los eufemismos utilizados por el gobierno, significa que se hará trabajar a personas en situación de desempleo para justificar la recepción de una prestación que han pagado ampliamente con anterioridad mediante su participación y cotización en el mercado de trabajo remunerado. Lo que no queda claro son las condiciones laborales y de trabajo bajo las que estas personas llevarán a cabo sus tareas. Por otro lado, resulta de vital importancia recordar que las personas paradas no reciben ayudas caritativas de las administraciones públicas sino que obtienen una prestación económica proveniente de la suma de las cotizaciones de todas las cotizaciones, incluidas la suya, de las personas asalariadas en la economía formal. Con la reforma laboral los y las trabajadoras pagarán por su propio paro dos veces: mediante sus cotizaciones pasadas y mediante los “servicios” que se vean obligadas a ofrecer para poder obtener la prestación.

En segundo lugar, el gobierno anuncia que las personas desempleadas realizarán “servicios de interés general en beneficio de la comunidad”. Dejando de lado la verborrea oficial, este tipo de servicios es lo que hasta hace poco toda hija de vecino llamaba estado del bienestar, el mismo estado de bienestar que la clase política lleva años desmantelando. De esta manera, no sólo se eliminan derechos y apoyos públicos cada día en nombre del crecimiento económico y la llamada crisis de la deuda retornando la responsabilidad de garantizarlos de manera gratuita al seno de las familias, sino que además, a partir de ahora, las mismas familias que se han visto obligadas a hacer mil malabarismos para compensar la pérdida de apoyo público, se encontrarán en la situación de que alguno(s) de su(s) miembro(s) sin empleo tiene(n) que trabajar para pagarse el paro realizando servicios que, como resultado de los recortes, ha(n) dejado de recibir.

En tercer lugar, esta medida va encaminada a incrementar el ejército de reserva de trabajadores y trabajadoras. La incorporación de personas paradas, previsiblemente en una situación de alta vulnerabilidad “laboral”, a “servicios de interés general” conllevará el despido de trabajadores y trabajadoras de la función pública que en estos momentos realizan estos servicios y/o compensará, de manera gratuita para la administración, los despidos masivos de este tipo de profesionales llevados a cabo en los últimos años y que en el futuro próximo, sin lugar a dudas, el gobierno pretende incrementar. De esta manera, los y las nuevas componentes del ejército de reserva son obligadas a competir con otros y otras trabajadoras por empleos, salarios y otras condiciones laborales. Ello sólo puede derivar en una encarnizada pugna fratricida en el seno de la propia clase trabajadora, así como su amansamiento, con efectos dramáticamente negativos en las condiciones de empleo de todas y todos.

La perversión de la reforma está clara. Lo que no lo está tanto es el calibre nuestra respuesta. Quizás el otoño que tenía que ser tan tórrido acabó siendo decepcionante, pero el cambio de estación se acerca. El frío gélido de febrero anuncia la cercanía de la primavera, y la brutalidad glacial de las políticas del Partido Popular sólo puede ser contrarrestada por el calor de la lucha.

¿A qué estamos esperando?

febrero 10, 2012

La próxima estafa de los 40.000 millones de euros

Jesús Gellida – (Rebelión 10-02-2012 )

En su discurso de investidura Rajoy auguró un ajuste de unos 16.500 millones de euros en el presupuesto del 2012 basándose en datos sobre el déficit del gobierno anterior. Pero hace pocos días, después del inicio del inicio del ajuste con unos recortes de 8.900 millones y del aumento del IRPF y el IBI (con el apoyo de CIU), la cifra a ajustar ha aumentado hasta alrededor de los 40.000 millones de euros. Ahora se justifican diciendo que no conocían los datos y que, por lo tanto, los cálculos del anterior gobierno fueron erróneos. Aún así, es curioso que esta cifra sea la misma que la agencia de calificación Moody’s exigió que se tenía que ajustar, es decir, que recortar en gasto público.

Esta situación hace plantearse la pregunta de quién manda en el Estado. La respuesta creo que es bastante clara puesto que este gobierno, al igual que el anterior, y junto con otros de Europa, está bajo la dirección de los mercados financieros, es decir, de la banca, las compañías aseguradoras y los fondos especulativos; sin olvidar a las grandes patronales, como es el caso de la CEOE en el Estado español.

Estos poderes financieros y empresariales controlan, o cuanto menos tienen gran influencia sobre instituciones internacionales como el FMI, e instituciones europeas como el BCE o la Comisión Europea. Así, como consecuencia directa de su influencia, previa rebaja por parte de las agencias de calificación de las notas de solvencia de algunos países europeos, estas instituciones (que no tienen mucho de democráticas, por no decir nada) presionan a los Estados para que apliquen más medidas de austeridad (recortes) que ponen en peligro derechos sociales y laborales históricamente conquistados. Situación que ya les va bien a algunos de estos gobiernos para justificar unas medidas que hace tiempo que su clase social persigue.

Así pues, con este panorama y con un contexto de alrededor de 5 millones de parados en el Estado y de más de 700.000 en Cataluña (1) la CEOE, a través del gobierno actual, no quiere dejar pasar la oportunidad que le brinda esta estafa (quiero decir esta crisis) para conseguir abaratar todavía más el despido (se habla de un despido improcedente de 20 días), para reducir los salarios, para devaluar la negociación colectiva o para limitar el derecho de huelga, entre otros. Así, tenemos que en este periodo de shock en el que se encuentra la mayoría de la población, por las carencias y necesidades que sufre, los poderes financieros y empresariales imponen a gran velocidad, a través de sus gobiernos, un programa de destrucción sistemática de los servicios públicos y de los derechos laborales que, al menos, aseguraban un mínimo de protección social.

Todos y todas tenemos constancia de los rescates de la banca con miles y miles de millones de euros públicos, así como de las facilidades que para ella ofrece el BCE (no así para los Estados). Así mismo, conocemos que hay alternativas a los recortes como por ejemplo una reforma fiscal progresiva que grabe a las grandes fortunas, la persecución del fraude fiscal, etc. (2). Pero hay que destacar que todo esto y más hay que exigirlo, que lucharlo. Por lo tanto, la movilización continuada y intensa, lo más unitaria posible, y las acciones de protesta activa como cierres en los centros de trabajo (públicos y privados) son los instrumentos que tenemos que utilizar para hacer frente a esta estafa que los banqueros y los grandes empresarios han creado para su beneficio.

Notas:

  1. Según datos de la EPA del tercer trimestre de 2011.
  2. En este enlace podéis ver algunas medidas para ajustar 40.000 millones de euros sin recortar en gasto social. http://www.publico.es/dinero/416942/como-ajustar-40-000-millones-sin-tocar-el-estado-del-bienestar

Jesús Gellida es Técnico de Empleo y Máster en Trabajo y política social por la Universidad Autónoma de Barcelona.

febrero 10, 2012

El fracaso de los recortes

Vicenç NavarroCatedrático de Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra – Público 2012/02/09

El dogma neoliberal que ha estado imponiendo unas políticas de austeridad con recortes muy marcados del gasto público, incluyendo del gasto público social (en transferencias –como pensiones y ayudas a las familias–, así como en gastos en servicios públicos del Estado del bienestar –como sanidad, educación, servicios de dependencia, escuelas de infancia, vivienda social, servicios sociales y otros–, que determinan en gran manera la calidad de vida y el bienestar de la gran mayoría de la población), ha dominado todo el discurso y la práctica política del Consejo Europeo, de la Comisión Europea, del Banco Central Europeo, del Fondo Monetario Internacional y de la mayoría de gobiernos de la UE durante estos años de crisis. Estas políticas de recortes han sido particularmente acentuadas en los países que despectivamente se conocen en la terminología anglosajona como PIGS (cerdos), y que incluyen a Portugal, Irlanda, Grecia y España (Spain) a los que últimamente han añadido otra I (PIIGS), al incluirse Italia.

Tales recortes se han presentado como necesarios para recuperar la “confianza de los mercados financieros”, manida frase que se ha utilizado con gran frecuencia para justificarlos. Otra frase también en gran uso en la sabiduría convencional neoliberal es la necesidad de “mostrar responsabilidad fiscal”, como si responsabilidad y recortes fueran sinónimos. Ahora bien, un simple análisis de los datos muestra que, a pesar de que aquellos países han estado recortando y recortando, la famosa “confianza de los mercados” no ha aparecido por ninguna parte. Los intereses de la deuda pública en la mayoría de estos países han continuado elevadísimos, con niveles insostenibles en todos ellos. La desconfianza continúa a pesar de los recortes, y ello ha ocurrido país por país.

En España ha habido unos recortes sin precedentes (acentuados ahora más con el Gobierno del Partido Popular), aprobándose incluso una reforma de la Constitución que dificultará en el futuro la reducción del enorme déficit de gasto público social que tiene España, el más bajo, per cápita, de la UE-15 (el grupo de países de la UE con semejante desarrollo económico al nuestro). A pesar de estos recortes, los intereses de la deuda pública han ido subiendo de manera tal que el presidente Rajoy ha indicado que llevará a cabo las reformas que hizo Portugal cuando fue intervenido, posibilidad que el presidente Zapatero creía haber evitado con sus políticas de recortes, las cuales se justificaban para prevenir lo que ha acabado ocurriendo. Cabe entonces hacerse la pregunta de ¿cómo se justifica tanto recorte cuando la famosa “confianza de los mercados financieros” no ha aparecido por ninguna parte?

Una situación parecida ha tenido lugar en Grecia, donde los recortes están generando una gran agitación social, sin que los intereses de la deuda hayan bajado. Antes al contrario, han alcanzado unos niveles insostenibles. Un caso parecido es el de Irlanda, donde a pesar de los recortes de las pensiones (de más del 10%) y de la reducción sin precedentes de los beneficios sociales y del empleo en los servicios del Estado del bienestar, los intereses de la deuda pública continúan ahogando a la deuda pública. Y lo mismo está ocurriendo en Italia.

Todos estos países PIIGS han estado gobernados por partidos conservadores (dictatoriales en el caso de Grecia, Portugal y España) en la mayoría del periodo pos II Guerra Mundial, siendo las fuerzas conservadoras todavía las dominantes en su vida política y mediática. En todos estos países –al revés que en el norte de Europa– el mundo del trabajo es débil y el del capital (hegemonizado por el capital financiero) es fuerte. En consecuencia, tienen políticas fiscales regresivas, enormes fraudes fiscales y estados del bienestar poco desarrollados. Y en todos ellos la reducción del déficit público ha sido primordialmente a base de recortes del gasto público social. A pesar de ello, su deuda pública, como porcentaje del PIB, ha continuado aumentando desde 2007 sin que los recortes la hayan reducido. En España ha subido del 36% del PIB al 68%, en Portugal del 68% al 102%, en Grecia del 107% al 161%, en Irlanda del 25% al 107% y en Italia del 103% al 120%. En realidad, estos recortes han empeorado la situación en lugar de mejorarla, tal como algunos de nosotros predijimos. Los famosos “mercados” creen que, a no ser que crezcan, estos países jamás podrán pagar su deuda. Y tales recortes están dificultando que crezcan. Como ha dicho Wolfgang Munchau, codirector del Financial Times: “No entiendo cómo alguien con formación macro-económica y con un mínimo de honestidad y decencia puede apoyar hoy la fantasía de que las políticas de austeridad estimulan la economía” (“Why Europe’s Officials Lose Sight of the Big Picture”, The Financial Times, 16/10/11).

Por fin comienza a percibirse que algo no funciona con los recortes. Incluso los neoliberales comienzan a decir que tales recortes tienen que ir acompañados de un estímulo económico. Pero asumen erróneamente que la falta de crecimiento económico (que antes decían que se debía al inexistente excesivo gasto público) la causan los salarios “excesivamente altos”. Según tal dogma, los sueldos deben reducirse, lo cual hundirá todavía más las economías de tales países, porque el mayor problema que tienen estas es la falta de demanda, resultado del enorme descenso de las rentas del trabajo (que han disminuido la capacidad adquisitiva de la mayoría de la población) y de la especulación financiera, consecuencia del obsceno crecimiento de las rentas del capital financiero, y que ha provocado la escasez de crédito. La bajada de los salarios, junto con la reducción del gasto público, reducirá todavía más tal demanda, llevándonos a una Gran Depresión. En realidad, para amplios sectores de las clases populares, la Gran Depresión ya está aquí.

febrero 9, 2012

El gran fracaso de las políticas de austeridad

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

La falta de diversidad ideológica en los medios (que es especialmente acentuada en los forums económicos y financieros), con un dominio absoluto del pensamiento neoliberal, explica que auténticas frivolidades, fácilmente demostrables que son erróneas o falsas, se reproducen con toda pomposidad y contundencia, ignorando, cuando no ocultando, la evidencia empírica que las cuestiona. Así hemos visto como las políticas de austeridad con recortes de gasto público, incluyendo el gasto público social, que están desmantelando el Estado del Bienestar, se presentan como necesarias para recuperar “la confianza de los mercados financieros” y hacer posible que los Estados puedan conseguir dinero prestado.

Tal proposición, sin embargo, se ha mostrado que es errónea o falsa. La evidencia abrumadora demuestra que los recortes del gasto público no han conducido a la bajada de los intereses de los bonos públicos del Estado. Todo lo contrario, estos intereses han ido aumentando y aumentando hasta alcanzar niveles insostenibles. La evidencia está ahí para todo el que quiera verla. España ha estado recortando el gasto público de una manera muy notable, reduciendo beneficios sociales (reducción que hubiera sido impensable hace sólo cinco años) de una manera muy marcada, aprobándose incluso un cambio de la Constitución Española que en la práctica dificultará la resolución del enorme déficit de gasto publico social que existe en este país. Los intereses de su deuda, sin embargo, han ido subiendo sin que tales recortes hayan tenido un mayor impacto en el nivel de tales intereses. Los intereses de la deuda pública española continúan muy altos (el Gobierno Zapatero justificó los recortes de gasto público indicando que quería prevenir que España fuera intervenida, como lo fue Portugal. Todo ello fue en balde. El Presidente Rajoy indicó hace unos días que hará lo que hizo el gobierno portugués cuando fue intervenido).

Un tanto semejante ha estado ocurriendo en Grecia, donde los recortes han alcanzado niveles que están amenazando la continuidad del sistema constitucional con probabilidad de una revuelta popular en contra del orden establecido. Los intereses de su deuda, sin embargo, han alcanzado niveles imposibles de mantener. Una situación parecida, algo menos dramática, ha estado ocurriendo en Portugal, con reducciones muy notables de las pensiones y del empleo público, así como de los servicios públicos del Estado del Bienestar, todo ello sin que los intereses de su deuda estén bajando a niveles asumibles.

Y lo mismo en Irlanda, donde los recortes en las pensiones (10% de reducción) y reducción de empleo público han sido muy acentuados (entre otras reducciones de beneficios públicos y sociales), sin que los intereses de la deuda bajen a niveles que sean más asumibles para el Estado irlandés. Una situación semejante está ocurriendo ahora en Italia.

Es importante subrayar que todos estos países (llamados PIGS en la literatura anglosajona) se caracterizan por haber sido gobernados por las derechas –incluyendo la ultraderecha (España, Grecia y Portugal)- durante la mayoría del periodo post II Guerra Mundial, lo cual explica que todos ellos tengan unas políticas fiscales muy regresivas, un gran fraude fiscal y un Estado del Bienestar muy poco desarrollado. Tienen unas instituciones democráticas muy débiles y, todavía hoy, las fuerzas conservadoras tienen un gran dominio de la vida política y mediática, con unas derechas poderosas y unas izquierdas débiles y divididas. En todos estos países, el mundo del trabajo es débil y el capital (hegemonizado por el capital financiero) es fuerte.

Resultado de ello es que, en todos estos países, la respuesta de sus Estados a la crisis (que ha disparado el desempleo) ha sido predominantemente mediante recortes del gasto público, y muy en especial del social, todas ellas medidas clasistas que afectan negativamente al bienestar de las clases populares (clases trabajadoras y clases medias). Sólo últimamente los Estados PIGS han intentado reducir los déficits a base de aumentar los impuestos, aunque ha sido predominantemente una subida de aquéllos que afectan principalmente a las rentas del trabajo y del consumo más que a las rentas del capital, acentuando todavía más las desigualdades sociales, siendo éstos países los que tienen mayores desigualdades en la Eurozona.

A pesar de estas medidas, la famosa “confianza de los mercados” no se ha recuperado. En realidad, la deuda pública como porcentaje del PIB ha continuado aumentando desde el inicio de la crisis (2007), sin que los recortes hayan hecho mella en ella. España ha subido desde el 36% del PIB al 68%, Portugal del 68% al 102%, Grecia del 107% al 161%, Irlanda del 25% al 107%, e Italia del 103% al 120%.

El desastre de las políticas de austeridad

Las políticas de austeridad han sido un desastre (y no hay otra manera de decirlo). Y era fácil predecirlo como algunos hicimos. Y era predecible, porque la causa de la crisis estaba en las políticas neoliberales que redujeron las rentas del trabajo (y con ello forzaron el endeudamiento de la población, creándose un problema de escasez de demanda) a costa de un hiperbólico incremento de las rentas del capital, origen del comportamiento especulativo de la banca, pues la baja rentabilidad del capital productivo –consecuencia de la escasa demanda- determinó un aumento de las inversiones especulativas de mayor rentabilidad (tales como la burbuja inmobiliaria).

La concienciación del impacto insuficiente de la austeridad para resolver la crisis (en realidad, más que insuficiente, es perjudicial) es ahora la llamada a que hay que facilitar el crecimiento económico. Pero la manera como ello intenta conseguirse empeorará todavía más la recesión (que en varias partes de los países PIGS es ya una gran depresión). El dogma neoliberal indica que la falta de crecimiento se debe a la escasa competitividad de tales países debido a que tienen unos salarios demasiado altos. De ahí que impongan bajadas salariales, tanto en el sector privado como en el público, como manera de mejorar la competitividad. Pero la evidencia empírica muestra que los salarios reales (no los nominales) han ido descendiendo y, sin embargo, el crecimiento económico ha ido bajando. La famosa “devaluación doméstica” parece que no ha funcionado tampoco. Y es que, tal como están las cosas, tampoco puede funcionar, pues lo que es importante para que tal devaluación funcione no es tanto el salario real, sino el diferencial con los países centrales de la Eurozona, con los cuales España comercia. Si los salarios alemanes continúan bajos (en relación con su productividad), los salarios españoles tienen que bajar mucho más para poder compensar su menor productividad, lo cual conduce a España a una situación imposible, pues tal reducción significa un descenso muy marcado de la demanda, que es el origen del problema. De ahí la incoherencia de reconocer que hay que estimular la economía a fin de crecer de nuevo, y a la vez recortar los salarios y el gasto público, que son los elementos más importantes para que tal estímulo tenga lugar. Creerse que la economía va a ser estimulada a base del incremento de las exportaciones, es olvidar que está pasando en Alemania, el gran “modelo exportador”, donde el crecimiento económico (en contra de lo que anuncia sus defensores) ha sido muy escaso, habiendo incluso descendido en el último cuarto del año. Para exportar hay que importar, y los países importadores también están en recesión.

Vamos, pues, en camino de una Gran Depresión. Hay dos maneras de resolverlo. Una es a nivel europeo, con el establecimiento de una estructura federal que permita unas políticas expansivas, con grandes inversiones encaminadas a crear empleo y establecer las infraestructuras físicas y sociales que estimulen la demanda, basadas en políticas redistributivas, tal como ocurrió a principios del siglo XX, cuando el New Deal permitió salirse de la Gran Depresión y cuando Europa, después de la II Guerra Mundial se recuperó mediante la enorme expansión de gasto público, facilitado por el plan Marshall. Esto requiere un cambio de 180º en las políticas públicas.

La otra alternativa es que los países PIGS salgan de la Eurozona (individual o colectivamente), hecho que, en contra de lo que dicen los medios, es temido por los bancos de los países centrales pues, debido a la dependencia de tales instituciones financieras a la deuda pública de estos países, podría significar el colapso de su sistema financiero. Los países deudores tienen más poder de negociación de lo que son conscientes. Sólo la amenaza de salir del euro tendría impacto en cambiar las políticas de austeridad que hoy están imponiéndose en aquellos países.

El contexto político para permitir el cambio

Para cualquier estudioso de la realidad económica, conocedor de la historia económica y libre del dogma neoliberal que hoy imbuye los forums políticos y mediáticos del país, no es difícil ver qué es lo que debería hacerse para salir de la recesión. El mayor problema, sin embargo, no es económico, sino político. Las izquierdas a principios de siglo, en los años treinta, eran poderosas, estimuladas por una gran agitación social. Fue tal agitación y el poder de las izquierdas las que posibilitaron los programas New Deal que permitieron terminar con la Gran Depresión. Sin desmerecer la importancia del Presidente Roosevelt en la génesis del programa, el hecho es que, tal como el propio Presidente indicó, sin el movimiento obrero presionándolo, el New Deal no habría existido.

Un tanto igual ocurrió después de la II Guerra Mundial, una guerra que significó el fin del nazismo y del fascismo, y que radicalizó a la población europea, y muy en especial a la clase trabajadora, cuya agitación fue determinante para que se establecieran gobiernos de izquierda o gobiernos que no podían ignorar a las izquierdas fuertes en la oposición y en la calle. Es más, la existencia de la Unión Soviética, que, como reconoció Winston Churchill, jugó un papel clave en la derrota del nazismo en Europa, representaba una amenaza al orden capitalista, amenaza que estimuló el crecimiento del Plan Marshall, que facilitó enormemente la recuperación de las economías europeas occidentales.

Hoy, las izquierdas son débiles en Europa, y una causa de tal debilitamiento ha sido la desmovilización de las bases tradicionales de las izquierdas (y muy en especial de las clases trabajadoras) consecuencia de las políticas neoliberales llevadas a cabo por los instrumentos políticos gobernantes que tradicionalmente habían representado a tales clases. El neoliberalismo dentro de la socialdemocracia ha sido la causa de su declive. Y la desaparición de la amenaza de la Unión Soviética, así como la integración de la socialdemocracia en el marco neoliberal, ha roto todas las inhibiciones que el capital haya tenido, iniciando el ataque más frontal a las clases populares y al Estado del Bienestar que haya existido en el siglo XX y XXI. La lucha de clases la está ganando la clase capitalista (hoy redefinida como el 1% de la población) con escasa resistencia. De ahí la enorme urgencia de movilizarse para revertir esta situación. Hoy existe en Europa y en EEUU una gran agitación social, que apenas aparece en los medios. La calle está claramente agitada por movimientos, no sólo de protesta frente a los recortes, sino también de hartazgo en contra de unas instituciones que se autodefinen como representativas de la población y que, en cambio, están llevando a cabo políticas que sólo benefician a este 1% de la población. Este hartazgo representa una amenaza al orden vigente y requiere un cambio de los instrumentos políticos de las izquierdas mucho más profundo de lo que está ocurriendo.

febrero 4, 2012

Krisiari aurre egiteko jendartea kaltetu? ¿Hay que castigar a la ciudadanía para hacer frente a la crisis?

Iñaki Izagirre (STEE-EILAS)

Hori da behin eta berriro gertatzen ari dena orain arte gauzatu dituzten eta aurrerantzean zehaztu nahi dituzten neurriekin. Aspaldian esan genuen, gehiengo sindikalarekin batera, jasaten ari garen krisiari aurre egiteko ezinbestekoa dela bere jatorriari begiratzea ardurak non dauden jakiteko, gezurrik ez zabaltzeko, irtenbide faltsurik ez saltzeko eta ondorioei benetan aurre egiteko.

Bi hitzetan berretsiko dugu denok dakiguna eta batzuek modu tematian ezkutatu nahi dutena: krisiaren sorrerak espekulazio finantzarioan eta ahalik eta etekin handien denbora laburrenean irabazteko kamarilla bankariek hedatu eta goraipatu duten jardunean eta irizpidean du oinarri nagusia. Beraz, ezinbestekoa da horri erreparatzea eta aurre egitea benetan konponbideak topatzeko asmorik baldin badago. Eta hau da, hain zuzen ere, gobernuek egin nahi ez dutena eta estali nahi dutena; ondorioei begira jarri nahi gaituzte, hor “errazagoa” baitzaie mugitzea, kudeaketan murgilduz eta arazoen konponbideei heldu gabe.

Bankuek, boteretsuek, dirudunek eta espekulatzaileek sortu dute krisia, baina gizartearen gehiengoak jasaten du eta gobernuek “denon artean” ordaindu behar dugula diote. Dagoeneko denon artean ordaindu ditugu miserable horien arinkeriak, milaka milioi euro joan zaizkie banku nagusiei fondo publikoetatik, denon dirutik, “beraiek direlako ekonomiaren motorra”. Nortzuk eta dirutza hori guztia jaso ondoren hipotekatutako hiritarrak kaleratzen dituztenak, autonomoei eta enpresa txikiei maileguak ukatzen dizkietenak, beren fiskalitatea ukitzen bazaie dirua beste alde batera eramango dutela esaten dutenak. Xantaia zale eta diru gose aseezinak dira.

Panorama horren aurrean gobernuak ditugu: tamalez boteretsuen zerbitzura daude eta ez daude prest haien aurka ezer egiteko. Ondorioak kudeatzea da gobernuek gizarte osoaren izenean egin nahi duten gauza bakarra. Horren harira, besterik ezin dela egin errepikatzen dute behin eta berriro eta euren jardunaren oinarrian dauden hiru mezu nagusi luzatzen dituzte: krisia oso gogorra da, ez dago dirurik eta denok jarri behar dugu zerbait arazoa konpontzeko.

Lehenik, krisi egoera oso gogorra dela ez digute azaldu beharrik, gizarte osoa baita guztia biziki jasaten ari dena: kaleratzeak, murrizketak, EREak, soldaten galerak, hipoteken gainkargak… amaiezina da sektore ahulenek bereziki pairatzen duten ondorioen zerrenda.

Bigarren baieztapenarekin gezurraren bideari heltzen diote inolako lotsarik gabe. Dirua egon badago. Betiko estereotipoak alde batera utzita (euren soldatak, propagandak, txantxulloak…), hor daude, adibidez, inposatutako azpiegitura obra erraldoiak, dirutza ikaragarriak eramango dituztenak. Ez al da zilegiago, hauen beharraren eztabaidaz gain, moratoriak aplikatzea eta oinarrizko zerbitzuetara eta gizarte beharretara dedikatzea? Krisi egoeran bagaude, zergatik ez dira aldatzen lehentasunak?

Baina, zoritxarrez, larriagoa da arazoa. Esaten dute dirurik ez dagoela eta ez dute planteatzen diru gehiago izateko aukera. “Dagoen” dirua birbanatu baino ez dute egiten, oinarrizko zerbitzuetan murrizketak eginez, gizarte kohesioa kaltetuz eta denok jarri behar dugula zerbait errepikatuz. Hortik doa hirugarren mezua. Baina badaude diru gehiago biltzeko aukera ezberdinak. Urteak daramatzagu neurri fiskal justuagoak exijituz: iruzur fiskalari aurre egiteko neurri zehatzak ezartzea (diru beltza, paradisu fiskalak, SICAV…), irizpide fiskal progresiboak finkatzea eta aberastasunei zergak handitzea gehiago ordain dezaten, pribilegiorik gabe. Oraindik ez dute inolako arrazoirik eman halako neurririk ez hartzeko, zentzuzko arrazoiez ari gara, noski.

Bost axola indarrean dauden araudiak, legeak, lan hitzarmenak, konpromisoak eta gainontzekoak. Langileon lan baldintzak eta eskubideak jasotzen dituzten lege eta arau multzoen aurrean intsumiso deklaratzen dira gobernuak eta patronalak. Inolako arazorik gabe apurtzen dituzte eta erraztasun gehiago eskatzen dute, oraindik, euren interes soilak defendatzeko.

Probokazio hutsak dira enpresariak inolako lotsarik gabe botatzen ari direnak. Harrotuta daude eskuinak dena oraindik eta errazago jarriko dielako ikusita eta sudur puntan jartzen zaiena esan eta egiten ari dira. Nola ausartzen dira funtzionarioen pribilegioez hitz egitera euren meritu bakarra familia dirudun batean jaio izana edota besteen kontura dirutza eta aberastasun ikaragarriak egin izana baldin bada? Irabaziak izan direnean euren patrikara eraman dutenek eta garai okerrak etorri direnean langileak kaleratu dituztenek hitz egin nahi digute pribilegioez? Esango al die hauei lehendakari jaunak ez erabiltzeko hiritarrak, ez erabiltzeko euren interesak gizarte osoa kaltetzeko?

Konbentzimendu osoa dugu egoera honetan bide bakarra uzten digutela boteretsuek eta haien mendeko diren gobernuek: erantzuten jarraitzea, mobilizatzea, ez dugula halako jokabiderik onartzen adieraztea, badaudela beste moduak krisiari aurre egiteko errepikatzea, gizartearen gehiengoaren beharrak eta interesak kontuan hartu behar direla berrestea, hau da, elkartasuna, kaltetuenekiko hurbiltasuna eta injustizien aurkako borrokaren aldarrikapena parametro hauetan egin ezean babesa emango diegu gobernuei, enpresari eta dirudunei. Ez dugula ezer lortuko? Norbere zilborrari begira gelditzea da ezer ez lortzeko bide nagusia. Ez diezaiegun utz nahi dutena egiten, hori izango baita lehen lorpena.

¿Hay que castigar a la ciudadanía para hacer frente a la crisis?

Esto es lo que están haciendo continuamente, con las decisiones tomadas hasta ahora y las que previsiblemente van a llegar. Ya lo dijimos hace tiempo junto con la mayoría sindical: para hacer frente a la crisis que estamos padeciendo es imprescindible ir a  sus orígenes, buscar las responsabilidades, no  difundir mentiras, no vender falsas soluciones y afrontar las consecuencias seriamente.

Vamos a recordar en dos palabras lo que todos y todas sabemos y que algunos, obstinadamente, quieren esconder: la causa principal de la crisis está en la especulación financiera y en los  comportamientos  practicados y ensalzados por las camarillas bancarias encaminados al logro del máximo beneficio en el menor tiempo posible. Es necesario tener esto en cuenta si hay un deseo real de encontrar soluciones. Y esto es, precisamente, lo que los gobiernos no quieren hacer y esconden: quieren que miremos a las consecuencias porque ahí les es “más fácil” moverse, enfrascándose en la gestión y sin ocuparse de solucionar los problemas de fondo.

La crisis la han originado los bancos, las y los poderosos y quienes especulan, pero la sufre la mayoría de la sociedad y, mientras, los gobiernos nos dicen que tenemos que pagarla “entre todos”. Ya hemos pagado entre todos las ligerezas de esos miserables. De los fondos públicos, del dinero de todas y todos, han salido miles de millones de euros para los principales bancos, “porque son el motor de la economía”. Precisamente los que, después de recibir ese dineral, dejan en la calle a personas hipotecadas, niegan créditos a autónomos y pequeñas empresas, y amenazan con llevarse el dinero a otra parte si se les toca la fiscalidad. Son chantajistas y codiciosos insaciables.

Ante este panorama los gobiernos se limitan a gestionar las consecuencias y se niegan expresamente a hacer frente a los problemas que están en el origen de la crisis. No dejan de repetir que no se puede hacer otra cosa y  envían tres mensajes principales: la crisis es muy grave, no hay dinero, y todos tenemos que arrimar el hombro para resolver el problema.

Para empezar, no hace falta que nos digan que la situación es muy grave, puesto que la estamos padeciendo: despidos, recortes, EREs, pérdidas salariales, sobrecargas hipotecarias… la lista de consecuencias, que especialmente los sectores más débiles están sufriendo, es inacabable.

Con la segunda afirmación optan directamente por la mentira. Sí que hay dinero. Dejando aparte sus sueldos, propaganda, chanchullos… ahí están, por ejemplo, las gigantescas obras de infraestructura impuestas que nos costarán un dineral increíble. ¿No sería más justo, además del debate de si son necesarias o no, aplicar una moratoria y dedicar esos recursos a servicios básicos y necesidades sociales? Si estamos en situación de crisis, ¿por qué no cambian las prioridades?

Pero, por desgracia, el problema es más grave. Dicen que no hay dinero y no plantean la posibilidad de conseguirlo. Simplemente redistribuyen el dinero “que hay”, recortando los servicios básicos, dañando la cohesión social y repitiendo que todos tenemos que poner algo de nuestra parte. Por ahí va el tercer mensaje. Pero lo cierto es que hay opciones diferentes para recaudar más dinero. Algunos llevamos años exigiendo medidas fiscales más justas: implantar medidas concretas para hacer frente al fraude fiscal (dinero negro, paraísos fiscales, SICAV…), fijar criterios progresivos y aumentar los impuestos al patrimonio. Este es el camino más efectivo para lograr dinero: que pague quien tenga más, sin privilegios.

Por si esto fuera poco, no les importan las normas, leyes, acuerdos, compromisos y demás que estén en vigor. Gobiernos y patronal se declaran insumisos ante la legislación que recoge nuestros derechos y condiciones laborales. La incumplen sin ningún problema y aún piden más facilidades para defender sus propios intereses.

Las impúdicas declaraciones de los empresarios son una provocación. Están satisfechos con la derecha, pues ven que les va a poner las cosas más fáciles todavía, así que dicen y hacen lo que les viene en gana. ¿Cómo se atreven a hablar de los privilegios de las y los trabajadores del sector público cuando su único mérito es haber nacido en una familia rica o haber hecho fortuna y patrimonio a cuenta de los demás? ¿Nos quieren hablar de privilegios quienes, cuando ha habido beneficios, se los han llevado al bolsillo y cuando han llegado las vacas flacas han despedido a las y los trabajadores? ¿Le dirá a esta gente el señor lehendakari que no utilicen a la ciudadanía, que no utilicen sus intereses en perjuicio de toda la sociedad?

Creemos firmemente que, en este momento, los poderosos y los gobiernos que están bajo su control nos dejan un único camino: seguir respondiendo, movilizarnos, dejar claro que no aceptamos su juego, repetir que hay otras formas de hacer frente a la crisis, reafirmarnos en que hay  que tomar en consideración los intereses y necesidades de la mayoría de la sociedad, es decir, solidaridad, proximidad a los y las más perjudicadas y reivindicación de la lucha contra la injusticia. Si no actuamos con estos parámetros, estaremos amparando a los gobiernos y a los empresarios y adinerados. ¿Que no conseguiremos nada? El mejor camino para no conseguir nada es cruzarse de brazos. No les dejemos hacer lo que les da la gana, y ése será el primer logro.

 

enero 29, 2012

Hobetzeko hondoratu, horra eskuinaren errezeta

Hobetzeko hondoratu, horra eskuinaren errezeta, 

Xabier Letona (Argia astekaria 2011-12-18)

Miraria izan zen, 2009ko udaberrian 3,7 bilioi euro agertu ziren harrien azpitik Mendebaleko munduan krisi latzean ziren bankuak krisitik ateratzeko. Eta liberalenak ere sutsu agertu ziren bankuak zorrotz lotzearen alde. Baina jai, ez arautu eta ez kontrolatu, eta dirua Europako estatuetako zorrarekin jolasean hasi zen.

Eta orain Bruselako Europako Batasunean onartutakoekin, merkatuak aseko direla eta euroa eta EB lasai utziko dutela uste da. Baina epe motzean ez dago hori pentsatzeko inolako arrazoirik, gutxien gutxienez hor erabakitakoak indarrean jarri arte, eta bereziki Europako Banku Zentralari dagozkionak. Moody’s kalifikazio agentziak ere modu horretan ulertu du gailurra: bileraren aurretik lotsa eta beldur gutxirekin egin zion mehatxu EBri eta ondoren, bere horretan mantentzen dela iragarri du, hau da, zorraren kalifikazioa jaitsiko diela EBko hamabost estaturi, Alemania moduko indartsuenak tartean.

Krisitik ateratzeko neurriei dagokienez, bi norabide handi dira nagusi: lehena gerrikoa estutzea da, ondo estu eta luzarorako; eta bigarrena, Europako Banku Zentrala (EBZ) benetako banku publiko batek egin beharko lukeenari ateak irekitzea, horrela honek eurobonoak egin ahal izango ditu eta larrialdian diren euroguneko ekonomien kanpo zorra erosi. Baina ez zaio EBZri ezer finkatu, hori EBZren independentzia urratzea litzatekeelako. EBZ egunotan mintzatuko da.

EBren eraikuntzari dagozkion erabaki handiak ere hartu dira, horien artean garrantzitsuena erabakitzeko moduari lotua: orain arte itun handiei buruzko erabakiak estatu guztien aho batez hartu behar ziren eta oraingo gailurrean gehiengo handi bat nahikoa izan da erabakiak hartzeko (horrexegatik gelditu da Londres akordiotik kanpo).

Ez gaitezen tronpatu, ordea, erabakitako dena egun estatuek duten zor guztia itzultzearen gain eginda dago, hori da goreneko helburua, sakratua den bakarra. Eta horrek esan gura du urte luzeetarako hipotekatuak direla gure bizitzak, azken hamarkada luzetako lorpen sozialak bertan behera geratuko direla, eta nola gainera. Txinako lehen ministro-ordeak era beldurgarrian irudikatu berri du etorkizun hori Financial Times-i emandako elkarrizketa batean: “Erdi Aroa, hori da datorkiguna finantza eta sozial eremuetan”.

Europako Batasuneko gerriko estutzeak, gainera, ekonomiaren atzeraldia indartuko du urte batzuetan. Merkelek ondo daki zer esan nahi duen soldatak produkziora lotzearena, ondo dakielako datozen urteetan krisian diren herrialdeetan hazi baino produkzioak behera egingo duela, eta kasurik onenean gutxi haziko dela.

Larri diren euroguneko estatuak produkzioa handituz edo soldatak jeitsiz lehiatu behar dira saltzeko. Eta gailur honek, berriz ere, soldatak jaistearen aldeko apustua egin du. Honek esan nahi du klase langileetatik klase aberatsenetara etengabe gertatzen ari den errenta fluxuak bere horretan jarraituko duela. Hori adierazten duten datu asko dira, eta horietako bat izan da joan den astean ezagutu zena, Elkarlan eta Garapen Ekonomikorako Erakundeak eskainitakoak: aberats eta txiroen arteko desberdintasunak azken 30 urteotako handienak dira, baita Alemania, Austria eta Suedia moduko herrialde aberatsetan ere.

Alternatibarik ez dagoela saldu nahi zaigu etengabe, baina egon badago, zalantzarik gabe. Epe motzera zaparradari eustean egongo da gakoa: datorren herstura baretu dezan, elkartasuna; eta lorpen historikoak ahalik eta gutxien txikitu daitezen, herritarren presioa. Baina epe ertain eta luzera herritarra askoz hobeto bizitzeko moduko alternatibak badira, batzuk indarrean jartzeko modukoak eta beste batzuk aurrera begira.

Islandiak uko egin zion bere bankuek Erresuma Batua eta Herbehereekin zituzten zorrak ordaintzeari eta mundua ez zaie gainera erori, iragarri bezala. EBko estatuen zorraren ikuskaritza orokorra beharko litzateke, ikusteko zer ordaindu behar den eta zer ez. Europako Legebiltzarra indartzea, honek kontrola dezan EBZ eta honek banku publiko baten benetako rola izan dezan; EBZ bihar bertan has daiteke EBko herrialde batzuen zorra erosten. Finantza sistemaren arautze zorrotza, egiazko ekonomia bultzatzeko bankuak eta banku inbertsoreak bereiziz; zerga sistema bat finantza eragiketei begira…

Nahi adina alternatiba dira, baina neurri horien guztien eta gehiagoren arazo handiena zera da, ordea: bestelako norabidea nahi duten herritarren presioa behar dutela, kalean, hautesontzietan, erakundeetan… eta oraingoz ez dagoela aski presio alternatibetan sakontzeko. Antza, eta zoritzarrez, oraindik asko galdu behar da herritarren presio maila handietara iristeko.

enero 28, 2012

Anesthezituak

Txapis Otegi (xomorrito.com)

Anesthezituak: Beraien eskubideen aurkako erasoen aurrean txintik esan gabe gelditzeko heziak izan diren gizon eta emakumeak.

“Se puede temer un poder que adormece a la sociedad, un poder que no consulta y que reforma sin que haya movilización de los interesados. Se puede temer una sociedad que se deja modelar por una autoridad, lo que antes era impensable”  Claude Lefort.

Bai jauna, anesthezituak errealitate bat dira, onartu dezagun. Hainbat alditan entzuten dudan “langile jendea” edo “clase obrera” baino askoz ere argiago definitzen gaituela uste dut, inoiz ez bait dut oso argi eduki nortzuk osatzen dugun langile jendea deituriko klase hori. Ni behintzat anesthezitua naiz zalantzarik gabe. Kritikotasuna milaka alditan landu arren erdibidean geratzen den kritikotasun batera besterik ez naiz iritsi. Jasotako belarrondokoen aurrean protesta eta kexa bai, baina horri erantzunik ematen ez dion kritikotasunak ezer gutxirako balio bait du egun hauetan. Erabat herren geratzen da eta sufritutako erasoari erantzun emateko erabat alferrikakoa.

Garai batean horrenbeste landu genuen “ver-juzgar-actuar” metodologia hark eraldatzea zuen helburu, baina milaka alditan eztabaidatu, landu eta hausnartu ondoren garbi daukat “actuar” atalean, hau da akzioan, erabat herren gelditu ginela. Ikusi ondo egiten dugu, begi aurrean dugun errealitatea aztertu eta epaitzen ere ez gara makalak, baina akzioan…

Anestheziatzea errealitate bat dela ez dago ukatzerik. Eztabaida bakarra anesthezitzaileari izen eta abizenak jartzean sor daiteke. Bi anesthezia mota daudela ere esango nuke: lehenengoak zauri edo kolpe baten ondoren sentitzen dugun mina arintzeko balio du, erdi leloturik uzten gaitu eta minaren iturrian ez du eraginik, ez du sendatzen. Bigarren anesthezia mota kolpeak berak ematen digu. Jakina da kaskarreko haundi baten ondoren min hartutako inguru horrek sentiberatasuna galtzen duela. Horrela gertatzen da zauri bat egin ondoren medikua josten hasten zaigunean. Iha ez dugu sentitu ere egiten orratza nola sartzen digun. Eta berriz diot: eztabaida dezakegu zer nolako anesthezia jarri diguten, nork jarri digun… Baina ezin da ukatu errealitate bat dela.

Nire kasuan baditut adibide argiak anesthezia naizela azaltzeko: 2009ko urrian orduan 4 urte zituen alaba gaixotu egin zen. Zumarragako larrialdietara lehengo bixita egin ondoren gripea zela eta etxera. Bigarren bixitan etorri zen belarrondokoa. Meningitis bakteriarra. Alaba ikusi zuen lehen medikua argentinarra zen. Euskaraz “ser modus maxalen?” edo antzerako zerbait esaten saiatu zen. Bigarren medikuak ez zuen saiakerarik ere egin; ezta kaixo xinple bat ere. Hirugarrena bai, hura euskalduna zen. Handik Donostia Ospitaleko Pediatriako Larrialdietara. Iritsi eta berehala Zaintza Intentsiboetako Unitatean sartu zuten alaba. Bakarrik egon behar izan zuen bertan, 5 minutuko pare bat bixita besterik ezin bait genuen egin amak eta nik. Alabaren isolamendua bikoitza izan zen gainera. Fisikoki bakarrik egoteaz gain ez bait zegoen inor ere unitate osoan euskaraz zekienik. Eta alabak etzekien gazteleraz. Pare bat egun igaro ondoren eta alaba hobetzen ari zenez ZIU-tik atera zuten. Kostata. Izan ere ohez aldatu behar zuten unean alabak bere indar guztiekin heldu bait zion oheko burnizko tramankuluari, zeladore eta erizainek “estate tranquila que solo te queremos cambiar de cama” alper-alperrik esaten zioten bitartean. Azkenean erizain bat atera zitzaigun amari eta neri laguntza eske. Beste hamar bat egun egin zituen alabak ospitalean. Osasunez gero eta hobeago, indartsuago. Halere alaba goibeltzen zuen une bat bazen egunero. Goizero etortzen ziren erizain eta pediatrak eta orduan kanpora joan behar izaten genuen ingurukoek. Eta noski, inork etzekien euskaraz. Bi aste haietan erizain bat eta ospitaleko andereño bat izan ziren alabarekin euskaraz egin zuten bakarrak. “Tendrás que aprender español ¿No?” alabari esatea lotsik gabe ausartu zen erizain bat ere ezagutu genuen.

Zein izan zen gure eskubideen aurkako eraso hoien aurrean egin genuena? Ba justu justu ausartu nintzen Diario Vascora idazten, orduan entzun bait nion Lopez lehendakariari euskara eta gaztelera maila berean jarriko zituela hezkuntzan eta horrek barruak sutan jarri zizkidan. Kulpa sentimendu bat ere banuen gainera, izan ere alaba sendatu egin bait zen eta ez nuen esker oneko hitzik ere idatzi, euskaraz etzekiten pediatrak ezin litezkeela pediatra on izan naiz eta meningitis bakteriarra bezalako gaisotasun larriak sendatzeko gai izan idatzi bait nuen. Pare bat urte pasa dira ordundik eta esker onaren sentsazioak nagusitzen joan dira nigan, jasandako erasoak utzitako setimendu txarren gainetik. Anesthezia.

Ordundik hamaika alditan gaisotu gera etxeko guztiak eta aparteko arazorik gabe. Joan den astean sukarra eta eztarriko minarekin nuen alaba. Internet bidez pediatrarekin txanda hartzen saiatu nintzen. “Ezinezkoa da operazio hau egitea, komunikatu zaitez zure osasun zentroarekin” azaldu zitzaidan letra gorrietan. Urrengo goizean deitu nuen txanda hartzeko.

– Ordiziako osasun zentroa esan.

– Egunon, pediatrarekin txanda hartu nahi nuke.

– Pediatrarekin? zer pasatzen zaio umeari? – Erabat harrituta utzi ninduen galderak.

–  Ba juxtu horixe jakiteko behar dut pediatra. – Erantzun nion goizeko umorez.- Kalentura pixka bat eta eztarriko mina dauzka. Gripea edo anjinak izango direlakoan nago.

– Ba erizainarekin emango dizut txanda, arratsaldeko 4etan.

Txintik esan gabe zintzilikatu nuen telefonoa. Oraindik ez dut kexarik jarri ere egin osasun zentroan telediagnostiko zerbitzu berri hau dela eta. Telediagnosia administrari batek egin zuelako ere ez dut txintik esan. Erizain batek egin izango balit ere ez litzaidake ongi irudituko, baina administrari batek… Anesthezia berriz. Alabaren pediatrak euskaraz hitzik ere ez dakiela eta txintik ere ez. Pediatra lanak egiten dituztenak familia medikuak direla eta txintik ere ez. Anesthezia.

Eta gertuko arazoekin horrela jokatuz gero edozein gauza onartzeko gai gara. Mendiko erreskate batzuk kobratuko dituztela onartu berri dute, eta mendizale asko txoroarena egiten aritzen direla badakigunez ez dugu txintik ere esan ezta ezer egin ere. Oso gaizki iruditzen zait mendi erreskateak kobratzea. Bale, esan dut. Eta zer? Urrengoan tabakoa erretzen dutenei kardiologoa edo onkologoa kobratzea etorriko ote zaigu? Edo beraien seme-alabei donuts edo Bollicaoak ematen dietenei mediku kontsultak kobratzea? Edo edanda gidatzen muturreko bat hartu ondoren ospitaleko faktura pasatzea?

Erasopean gaude, eta eraso antolatu bat da gure eskubideen aurka. Osakidetzako murrizketak ez bait dira kasualitatez egiten pediatria arloan. Kuriosoa da, baina nere alabaren griperako mediku txanda ezin dut internet bidez hartu, baina nire gripearentzako bai. Zergatik murrizten dute orduan ahulenari ematen zaion serbitzua? Ba horrela belarrondokoa haundiagoa delako, beraz anesthezia efektua sakonagoa. Hori onartzen badugu zerk gelditu behar ditu heldu eta autonomo garenon osasun serbitzuak murrizten dituztenean?

Erne egon gaitezela, piskanaka eskubideak urratzen ari bait zaizkigu anesthezituak bageunde bezala gelditzen geran bitartean. Ver-juzgar-actuar hura erabat herren geratzen zaigu ver-juzgar-twittear edo eta ver-juzgar-blogear batera mugatzen badugu. Ongi daude twitterak eta blogak, baina ez dugu inor geldiaraziko horretara mugatzen bagara. Ver-juzgar-actuar interesgarri harrekin batera asko landu genuen acción-reflexión-acción metodologia, hasiera eta amaiera konkreturik gabeko ziklo iraunkorra. Zuek ez dakit, baina nik hausnarketa eta erreflexioen superabita daukat. Eta gauzak gero eta argiago. Baina ekintzen aldetik defizit haundia daukat ordea, eta defizit horrek besteak, ekonomikoak,  baina gehiago arduratzen nau azken aldi hontan.

Ver-juzgar-actuar oso ongi dago, baita acción-reflexión-acción ere. Baina gaur eguneko egoeran funtsezkoena helburu eta medioak ongi bereiztea dela iruditzen zait. Denbora gehiegitxo pasatzen ari bait gara erasotzaileen medio edo tresnak kritikatzen, hauek atzetik duten helburuei buruz txintik esan gabe. Eta medioen kontra egin beharra dago, baina gure eskubideak ezerezean utzi nahi dituztenen helburuei, ideologiei aurre egitea da ezinbestekoa.

Baina hori beste baterako utziko dut, luze xamar joan bait zait gaurkoa.

MURRIZKETARIK EZ!

MURRIZTAILERIK ERE EZ!

PRIBATIZAZIORIK EZ!

enero 27, 2012

Zergatik murrizketak arlo publikoan?

Zergatik murrizketak arlo publikoan?

UNAI OÑEDERRA  (Unaionederra.wordpress.com)

Arlo publikoko Murrizketak arrazoi hauegatik egiten dira:

– Arlo publikoa gehiegi garatu da. ¿Es el sector público excesivo?

– Langile publiko gehiegi dago. En España no sobran funcionarios sino defraudadores y los dirigentes patronales que los encubren

– Langile publikoak pribilegiatuak dira. Osasunbidean behin-behinekotasun tasa %44,5koa izan zen 2008an

– Defizita apal mantentzeko gastuak jaitsi behar dira. Defizit=diru sarrerak-gastuak. Zergatik ez dira diru sarrerak igotzen?

– Zergak igotzen baditugu aberatsek alde egingo dute. Europako aberatsek askoz zerga gehiago ordaintzen dituzte eta ez dute ospa egiten.

– Ez dago beste inon gastuak murrizterik. AVEs, Aeropuertos, Autopistas y Tranvías

Murrizketak egiten krisitik aterako al gara? EZ, kontrakoa baizik. Krisiak eta langabeziak langileoi eragiten digun beldurra erabiltzen dute murrizketak egin eta gaur administrazioek eskaintzen dituzten zerbitzuak pribatizatzeko. Negozio iturri berria krisia eragin dutenentzat. La ofensiva del capital sobre la sanidad pública.  La doctrina del shock

Zer desberdintasun dago, baina, zerbitzu publiko eta pribatuaren artean? zerbitzu publikoak gizartearen beharrei erantzuten die, eta zerbitzu pribatuek mozkinak dituzte helburu. Horregatik gelditzen dira behar asko estali gabe, eta sortzen dira beharsuperfluoak mozkinak lortzearren. Arlo publikoko lanaldi igoerak eta soldata jaitsierak gainera, arlo pribaturako eredu gisa erabiliko dira.

Zein kaltetzen dute murrizketa hauek? arlo publikoko langileak, arlo pribatuko langileak, zerbitzu publikoen erabiltzaileak, herritarrak oro har.

Zeinen alde egiten dira orduan? Kapitalaren alde. Zergatik?  La oscura financiación de los partidos

Egoera honi buelta emateko indarra baino ez zaigu falta Tenemos que obligarles a hacerlo

Otsailaren 4an denok Bilbora!

A %d blogueros les gusta esto: