Posts tagged ‘neoliberal’

julio 15, 2012

Inermes ante el golpe neoliberal

Iturria: Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

La presidenta de facto de la UE, Angela Merkel, acaba de visitar su protectorado italiano. La crónica del gran Pablo Ordaz nos da cuenta de lo satisfecha que está con los progresos realizados por el tecnócrata que colocaron al mando ella y la troika (UE, BCE y FMI):

No fue de extrañar, por tanto, que Merkel dedicara encendidos elogios a “las reformas realizadas en tiempo muy breve” por Mario Monti. Unas medidas que, según las filtraciones –aunque discrepantes entre sí–, ahorrarían 3.000 millones en Sanidad llevándose por delante 216 pequeñas clínicas y eliminando 18.000 camas hospitalarias. O unos 7.000 millones cortándole el grifo a los entes locales hasta el punto de eliminar algunas provincias. O, en solo cuatro meses, una reducción drástica del monto de las nóminas prescindiendo de uno de cada 10 empleados públicos y suspendiendo las oposiciones hasta el año 2016.

Salivaba la alemana viendo cómo se van a quedar los ciudadanos sin hospitales, camas donde los hubiere, y sin Estado directamente, ése que sufragan con sus impuestos cada vez más elevados. Buen chico este Monti, para eso le nombramos. Y las víctimas están en la inopia.

De madrugada ya, el gobierno tecnócrata italiano ha aprobado las medidas: “ahorrará” -podéis traducir por robará a los contribuyentes- 26.000 millones de euros en tres años. Con las medidas anunciadas, más o menos.

Lo mejor es que Rajoy se dispone a recortar 40.000, casi, casi, el doble, echad cuentas pues. Cospedal ya ha quitado el agua mineral a los enfermos hospitalizados. Artur Mas reparte meriendas a los presos según viene el día. Pero falta lo mejor, lo que se dispone a hacer el gobierno central de Mariano Rajoy: congelar pensiones, reducir la prestación por desempleo (en el país con el récord del mundo industrializado), subir el IVA a productos de primera necesidad… Incluso han apuntado ya que les van a quitar la paga extra de Navidad a los funcionarios. A nuestros médicos, enfermeras, profesores, bomberos, y cuantos sostienen el funcionamiento de uno de los Estados con menor servicio público de Europa.

Y lo que venga, el festín ya ha empezado. Mirad a Italia. Y a Grecia por ejemplo. El diferencial con el bono alemán, tras el rescate, se sitúa en los 2.425 puntos con su bono a diez años en el 25,69%. Por su parte, Portugal tampoco se libra: su riesgo se dispara por encima de los 866 puntos al registrar su bono la cota del 10,11%. Nuestra prima también anda hoy en subida libre. Y eso lo paga quien lo tiene que pagar: los ciudadanos. Y los muy canelos -griegos, portugueses y españoles- votan neoliberal. Los dispuestos a “tragar” deben tener la certeza de que les queda mucho por engullir y que nos están obligando a los demás a su dura dieta.

Y mientras otro de los órganos ejecutores del plan, el BCE da un nuevo balón de oxígeno a los bancos.

Hay otros caminos. En la economía y en la democracia. Argentina condena a 50 años de cárcel al dictador Videla por el robo de bebés. Aquí, el PP anda muy molesto con el juez que ha imputado a la cúpula de Bankia. Que se ande con cuidado Andreu, que Garzón, la cúpula policial y el grupo de Hacienda que investigaron Gürtel ya están fuera de juego. El neoliberalismo no viene solo.

En España, algo más de diez millones de personas, el 30,2% del electorado tienen la culpa de esta situación. Quienes en toda Europa votaron esta UE azul también. Y, sin duda, todos los que callan.

La realidad existe aunque no la veamos. En la marea baja, cuando las aguas se retiran, dejan desnuda La Isla (como ésta de Asturias) con las cuevas de Alí Babá al descubierto.

julio 13, 2012

El por qué de los recortes

Iturria: Vicenç Navarro / diario PÚBLICO – 2012/07/12

Este artículo señala que una de las causas reales de los continuos y constantes recortes de gasto público incluyendo el gasto público social que están debilitando enormemente el Estado del Bienestar español es la exigencia de que España pague la deuda a los bancos europeos, y muy en especial, a la banca alemana.

Una de las tesis que se promueven con mayor ahínco en los círculos neoliberales del país es que España entró y permanece en crisis por su excesivo gasto público y falta de disciplina fiscal. De esta tesis se concluye que hay que reducir el gasto público y recuperar la famosa disciplina fiscal, reduciendo el déficit público para alcanzar el nivel exigido por el Pacto de Estabilidad (el 3% del PIB).

Esta tesis es fácilmente demostrable que carece de credibilidad. El Estado español era, en realidad, el modelo de rectitud ortodoxa neoliberal. Tenía un superávit en las cuentas del Estado en los años 2005, 2006 y 2007, y su deuda pública era de las más bajas de la Eurozona. Durante el periodo 2004-2007, tal deuda pública bajó del 46% al 36%. España no podía ser más modélica desde el punto de vista neoliberal. Los responsables de la política económica y fiscal del Gobierno español recibieron el aplauso de las autoridades europeas que gestionan y dirigen la Eurozona (desde el Consejo Europeo y la Comisión Europea al Banco Central Europeo) y como no, del Fondo Monetario Internacional.

En realidad, la sensación de euforia era tal que el Gobierno socialista español, bajo la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, decidió bajar los impuestos, identificando tal medida con ser de izquierdas. Su slogan más conocido en aquellos años fue que “bajar los impuestos es de izquierdas”. Esta bajada de impuestos aumentó el déficit estructural del Estado, es decir, el déficit público, que determinan los ingresos y gastos estructurales y no coyunturales. Este aumento del déficit estructural permaneció ocultado o ignorado por el aumento de los ingresos al Estado, resultado de la situación coyuntural provocada por la burbuja inmobiliaria. Ahora bien, cuando esta burbuja explotó, el déficit estructural apareció con toda claridad y contundencia. Los ingresos al Estado bajaron en picado, resultado, en gran parte, de que la estructura fiscal del Estado español depende excesivamente de las rentas del trabajo y muy poco de las rentas del capital. Cuando la actividad económica se colapsó y el desempleo se disparó, los ingresos al Estado bajaron y mucho. De ahí el déficit público del Estado. No tiene nada, nada que ver con el aumento del gasto público, el cual, medido en gasto público por habitante, ha ido bajando, no subiendo. Y los datos así lo muestran. Se están recortando y recortando, y en cambio el déficit público apenas baja y el crecimiento económico está decreciendo. ¿Qué evidencia esperan los círculos neoliberales para poder ver que están profundamente equivocados?

Por otro lado, un punto clave poco estudiado y con escasa visibilidad mediática es ¿por qué la burbuja inmobiliaria explotó? La causa primordial es que la mayoría del dinero que estaba detrás de la burbuja inmobiliaria procedía de bancos alemanes, franceses, holandeses, belgas, entre otros. En realidad el enorme flujo de dinero (lo que se llama inversión financiera) a España explica que la balanza de pagos (la diferencia entre el capital que entra y el que sale del país) se disparara en aquellos años de burbuja inmobiliaria. El hecho de que la banca europea alimentara a la banca española se debía, como no podría ser de otro modo, a que eran inversiones financieras extraordinariamente beneficiosas. Su rentabilidad era enorme. Pero cuando esta banca europea contaminada por los productos tóxicos procedentes de la banca estadounidense se paralizó, el dinero dejó de venir a España y la burbuja inmobiliaria explotó, creando un agujero en el PIB español equivalente a un 10% de su tamaño. Y todo ello en cuestión de meses.

Ahora España tiene un problema enorme porque debe mucho dinero a los bancos europeos, que no puede pagar. Y los bancos europeos tienen un problema incluso mayor, porque han prestado tanto dinero a España y a los otros países intervenidos (Grecia, Portugal e Irlanda) que si éstos no lo pagan, tienen un problema gravísimo. En realidad, muchos de ellos se colapsarían. Los bancos alemanes habían prestado en 2009 la enorme cantidad de 704.000 millones de euros a los países PIGS (España, Grecia, Irlanda y Portugal), convertidos en GIPSI con la inclusión de Italia. Esta cantidad es muchas veces superior al capital en reserva de la banca alemana. Si estos países no pudieran pagar su deuda, la banca alemana colapsaría. El establishment financiero alemán y su Gobierno, presidido por la Sra. Merkel, es plenamente consciente de este hecho. Y de ahí su énfasis en que el objetivo prioritario de las políticas de austeridad que está imponiendo a aquellos países y de la supuesta “ayuda financiera”a sus bancos, sea el de que la banca alemana recupere el dinero prestado.

El objetivo de los recortes es salvar la banca alemana

Y así nacieron las políticas de recortes. Como bien escribía recientemente nada menos que el editor senior del Financial Times, el Sr. Martin Wolf (25.06.12) el objetivo de estos recortes en España tiene poco que ver con recuperar la economía española y sí con que se pague a los bancos europeos, incluyendo los alemanes, lo que se les debe. Así de claro.

Ahora bien, como las cosas no se pueden decir tan claro, el argumento que se utiliza por los economistas y políticos neoliberales, es que hay que reducir el déficit público para “inspirar confianza a los mercados financieros” de manera tal que éstos vuelvan a prestar dinero a España. Según tal argumento, la desconfianza de los mercados hacia España determina que la prima de riesgo española haya subido tanto, ignorando que el que marca los intereses de la deuda pública no son los mercados, sino el BCE, que es el lobby de la banca, y muy en especial de la banca alemana. El hecho de que el BCE no haya comprado deuda pública española durante más de tres meses es la mayor causa de que la prima de riesgo se haya disparado. Lo que le importa más a la banca alemana (y a su instrumento, el BCE) es que continúe la austeridad, que sigan y se profundicen los recortes por parte del Estado español a fin de que éste y la banca privada a la que el Estado español ha estado subvencionando y ayudando en cantidades exuberantes (más de un 10% del PIB) paguen ahora lo que deben a aquellos bancos europeos, incluyendo los bancos alemanes. Y los famosos 100.000 millones de euros que el Gobierno Rajoy ha solicitado de las autoridades que gobiernan la Eurozona irán destinados a continuar ayudando (todavía más) a los bancos, y todo ello financiado por el ciudadano normal y corriente que paga al Estado y sostiene la deuda pública. En realidad, incluso dirigentes del Gobierno alemán así lo han reconocido. Uno de los consejeros económicos del Gobierno alemán, Peter Böfinger, así lo ha dicho. “Las ayudas a la banca (de los países en dificultades) no tienen que ver con el intento de ayudar a tales países en sus problemas, sino ayudar a nuestros bancos que tienen gran cantidad de deuda de aquellos países” (Chatterjee, Pratap, Bailing Out Germany: The Story Behind The European Financial Crisis).

En realidad, si de verdad tanto el Gobierno Rajoy o el Consejo Europeo desearan ayudar a la economía española, no transferirían estos 100.000 millones a la banca (que no ha estado ofreciendo crédito ni a las familias ni a las medianas y pequeñas empresas), sino a organismos estatales como el Instituto de Crédito Oficial (ICO), con el mandato de ofrecer crédito accesible y razonable (no el que provee la banca hoy) a la ciudadanía y a medianas y pequeñas empresas españolas. Tales transferencias públicas podrían también estimular el establecimiento de bancas públicas (tanto centrales como autonómicas) o cooperativas de crédito que garantizaran la existencia de crédito, uno de los mayores problemas que existe hoy en la España endeudada.

Pero lo que las autoridades europeas desean más que nada es que la banca española y el Estado español paguen a los bancos alemanes, franceses, holandeses, belgas y otros lo que les deben, a fin de -según dicen ellos- recuperar la confianza de los mercados. Pero este argumento asume que existen mercados, lo cual es fácil de demostrar que no ocurre. En un mercado, la responsabilidad de un préstamo fallido es compartida. Es un fallo de la persona o institución que pidió el préstamo, pero lo es también de la persona o institución que ofreció el préstamo. Y esto no está ocurriendo. En esta situación se está penalizando al primero a fin de salvar los intereses del segundo. Esto es lo que está haciendo, entre otros, el Gobierno alemán, que acusa y critica al Estado español por haber permitido la formación de la burbuja inmobiliaria sin citar el papel clave que el Estado alemán y la banca alemana jugaron en el establecimiento y explosión de tal burbuja. No se puede hablar de prestatarios irresponsables sin hablar también de los prestamistas irresponsables. Y el Gobierno alemán está imponiendo las políticas de austeridad para asegurarse de que a la banca alemana irresponsable se le pague la deuda con intereses (que, por cierto, alcanzan niveles estos últimos que cubren varias veces el coste de la deuda en sí). Y así estamos.

julio 4, 2012

Aumenta la cantidad de personas en el estado español afectadas por la crisis que buscan comida en la basura

Iturria: Kaos en la Red – 2012/07/02
Ayer aparecieron fotos en las agencias internacionales que dan cuenta de la realidad que viven miles de personas del estado español, que para sobrevivir deben buscar comida en la basura. La resolución neoliberal de la crisis neoliberal provoca este desastre.

Ayer en la mañana teníamos acceso a informaciones y fotos que indicaban que había aumentado el nñumero de personas que para poder comer recurren a la basura, tratando de encontrar comida para ellxs y sus familias. Ya existen grupos de ecologistas y activistas de DD HH que frente a la crisis, sostienen que se tira demasiada comida que está apta para consumir. A esta altura, parece que hay miles de personas que no tendrán opción.

Aguardan al cierre de los supermercados para llenar su despensa sin gastarse un euro. La necesidad les obliga a buscar en los contenedores algo que echarse a la boca. Son inmigrantes, parados y también muchos pensionistas. Esta práctica va a ser duramente sancionada. El Ayuntamiento de Madrid (entre otros) multará con hasta 750 euros a los que hurguen en la basura.

Esta es la noticia publicada por las agencias:

Ante la crisis económica que afecta a España muchos españoles sin hogar o sin recursos financieros no han tenido otra alternativa que hurgar en la basura para conseguir comida y así poder alimentarse. Esta práctica ha generado que grupos organizados como el llamado Comida Basura, cuyo lema es “tu basura es mi tesoro”, preparen con desperdicios multitudinarias cenas gratuitas para los más necesitados.

Los miembros de este colectivo, fundado en 2010, recorren las calles de Madrid, capital de España, en búsqueda de alimentos que hayan desechado vecinos, tiendas o supermercados, para organizar con estos desechos las cenas gratuitas.

“Hay días en los que encuentras muchísimo, pero muchísimo, y otros que no encuentras nada”, explicó Luis Tamayo, de 43 años de edad, uno de los fundadores de Comida Basura.

Tamayo lamentó que algunos grandes supermercados rocíen los desechos con productos químicos para inutilizarlos.

La idea de estas cenas “surgió en el año 2010 cuando vimos que había una gran cantidad de alimentos que se desperdiciaban, los datos estadísticos nos llamaron la atención y a partir de ahí buscamos qué podíamos hacer”, explicó.

Según un informe del Parlamento Europeo, cada ciudadano de la Unión Europea (UE) tira a la basura 179 kilogramos de alimentos al año. La media en España, aunque por debajo de la europea, es de 163 kilogramos anuales por habitante.

“Demasiado a menudo los comerciantes y los consumidores tiran a la basura alimentos perfectamente comestibles debido a normas de calidad que exageran la importancia del aspecto exterior”, denunció la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por su sigla en inglés) en un estudio de mayo de 2011.

Comida Basura busca dar regularidad a sus cenas populares y acompañarlas de acciones como elaborar un mapa con los lugares donde se encontraron buenos alimentos para que otras personas se puedan aprovechar de ello.

Para Pepe Rodríguez, un desempleado de 44 años de edad que se enteró por un amigo de la posibilidad de comer gratis, la comida “está muy rica (…) No me causa ningún problema comer un plato de estos porque sé realmente que la comida que se tira no está en mal estado”, afirma.

Este grupo de activistas no les empuja la pobreza o el hambre para realizar esta obra, lo hacen por convicción y así ayudar a un número creciente de españoles que se encuentran sumidos en la pobreza.

Un 21,8 por ciento de la población española vivía en 2011 bajo el umbral de la pobreza, según datos del Instituto Nacional de Estadística, frente a 20,7 por ciento en 2010 y 19,5 por ciento en 2009.

junio 19, 2012

Rescata al culpable

Endika Alabort Amundarain

La doctrina del shock, en la que a través de desastres, medidas draconianas y recortes brutales, logra tal nivel de conmoción y confusión en los afectados que les deja paralizados, sigue su curso. Ahora ha sido el “rescate” con 100 mil millones de euros, o lo que viene a ser sobre el 10% del producto interior bruto[1]. El gobierno del Partido Popular aplaude la medida, aunque sea a solas y con algo de timidez. En el entorno más cercano, la patronal vasca Confebask considera que la decisión es la mejor de las opciones existentes, y el Círculo de Empresarios Vascos ve el rescate como una buena noticia. Entre los expertos que salen en los medios de comunicación del capital hay críticas, como las del neoliberal Xavier Sala i Martin y el del transformado a progresista Paul Krugman, pero todos lo ven como algo necesario. Es esa la idea que va asentándose. La jugada ha sido la siguiente. El capital (tanto local como trasnacional) ha invertido en lo que le reportaba suculentos beneficios (en este caso el ladrillo, entre otros negocios), con la complicidad del Estado, que para algo lo controlan. Pero se acabó la fiesta para algunos (para otros sólo acaba de empezar, a río revuelto…), y resulta que los hipotéticos beneficios que iban a tener se quedan en eso, hipotéticos. Entonces, el Estado se hace cargo de los problemas, pagando entre todos (menos el capital, por supuesto) las deudas contraídas, y listo. El capital se beneficia, y por goleada. Según lo que aprendí estudiando, en el libre mercado, si una entidad no es rentable, deja el mercado. En este caso, sería dejar salir del mercado financiero a bancos y cajas de ahorros. Haciendo la traducción del lenguaje económico, quiebran y punto. Pero parece ser que el sistema financiero está por encima del bien y del mal, y en nuestro caso, no debe quebrar. ¿Por salvar nuestros exiguos ahorros? No. Porque si quiebran, dejan de pagar sus deudas, contraídas con el capital financiero internacional. Es una transferencia de nuestro bolsillo al capital (adjetivado financiero), que es el que sigue beneficiándose pese y gracias a la crisis. Quien piense que la situación se va a calmar, que le pregunte a los griegos. O a cualquier país que haya sido intervenido. Lo que se está haciendo es exprimir aún más a las clases populares. Ya se está hablando de la carga que va a suponer al erario público devolver la cantidad prestada más los intereses, ya que no hay que olvidar que es el Estado el que se hace cargo de su devolución, esto es, pasa a ser deuda soberana. Repiten constantemente que no es un rescate al uso, que no se va a aplicar un plan de ajuste como los aplicados en países de Latinoamérica, África, Asia…, que nos viene regalado. Sólo siguen con la farsa. Hace tiempo que el Estado (y sus apéndices autonómicos, provinciales y locales) están intervenidos. La política de recortes basada en la retórica neoliberal de la que Rajoy sólo es un paso más, sólo se ha acelerado. Y no se puede entender esta trasferencia de cientos de miles de millones de euros al Estado, sin que este haya cumplido “sus” deberes: ampliación de la edad de jubilación, implantación del despido libre y gratuito, la sanidad y enseñanza sólo para los ricos… a la vez que trasvasan al capital áreas que jamás deberían estar bajo la lógica del mercado. Los recortes en derechos sociales, donde esas necesidades (en sanidad, servicios sociales…) siguen vigentes y en situación de crisis aumentan, pasan a ser cubiertos por el capital privado (ya sea concertado con el Estado o por sí sólo), bajo pago. Todo esto con la colaboración y complicidad directa del mismo Estado. Como ejemplo tomo el Consenso de Washington de 1989, primero pensado para América Latina, aunque se haya generalizado de la mano del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial e instituciones similares. En él se entendían como reformas los siguientes puntos, que paso a explicar brevemente: La aplicación de disciplina presupuestaria, logrando el famoso déficit cero, ingresos igual a gastos. Cambiar las prioridades en el gasto público, disminuyendo el gasto público en general, pero sin tocar infraestructuras y áreas donde se beneficia el capital de una manera directa. Llevar a cabo una profunda reforma fiscal, donde se generalizase el pago de impuestos, pero de una manera cuasi-regresiva, sin tocar el bolsillo de los ricos. Que los tipos de interés estén dictados por los mercados, como el Euribor. Unos tipos de cambios entre diferentes monedas libres, sin estar prefijados. La liberalización comercial generalizada, desregulando horarios, quitando leyes que protejen a productores locales… La aplicación de una política de apertura respecto a la inversión extranjera directa, con la que toda empresa pueda ser comprada y vendida por cualquier corporación, fondo de capital riesgo… de cualquier parte del mundo. Llevar a cabo una política de privatizaciones integral y una política desreguladora de todos los mercados (en la que encontraríamos el mercado laboral). Y por último, defender a ultranza los derechos de propiedad, con el que se pretende hacer desaparecer lo público en aras de lo privado. Ciertas apartados no son posibles aplicarlos directamente, como el de los tipos de cambios libres, ya que de momento estamos en el euro, pero en el resto de ámbitos, si ya no se han llevado a cabo, forzados por la Unión Europea, entre otros, están en proceso de ir más allá. ¿Qué le reportó a América Latina la aplicación de este tipo de medidas? Un aumento de la pobreza, poco o nulo crecimiento económico, una redistribución del ingreso a favor de los ricos y un empeoramiento de las condiciones sociales. El aumento del PIB en la década de los ’90 fue de un mísero 1% anual, a la vez que aumentaba el desempleo y la pobreza se convertía en la realidad de más de la mitad de la población. Ante este brutal ataque no nos podemos quedar quietos. Hay que señalar al culpable y pasar a la ofensiva. Ofensiva a todos los niveles. Presionando día a día a los culpables y beneficiados de esta situación. Utilizando todas las herramientas de las que disponemos. Movilizándonos. Con el claro objetivo de ir hacia la huelga general, a la ofensiva y con los objetivos muy claros. Porque tampoco hay que olvidar que esto es una guerra de clases, y como dice el multimillonario Warren Buffet, su clase, la de los ricos, está ganando. Hasta ahora. [1] El PIB es la suma de todos los bienes y servicios finales que produce un país en un periodo (un año, en este caso).

marzo 13, 2012

La idealización de los emprendedores/empresarios

Iturria:  Samuel García Arencibiaren bloga: Utópico terminando el prólogo

 

Hay un concepto angelizador de los emprendedores y de los empresarios. Reconozco que yo no tengo clara la diferencia entre esos dos términos. Pero lo que sí observo es la pugna de los grandes partidos por hacerle guiños a esas figuras.

Reconozco su valor a muchos autónomos y a muchas personas que emprenden un proyecto el valor que adoptan para meterse sin la protección de una empresa en esa selva de incertidumbres que es el mercado. Estimo el arrojo que tienen endeudándose e poniendo en riesgo su patrimonio. Igualmente estimo el esfuerzo que pueden hacer y que el empleado se ahorra, cuando se acaba la jornada laboral y ellos tienen que solventar algún problema que no puede esperar al día siguiente, cuando sus jornadas se alargan.

Por todos esos méritos, dentro del modo de sociedad que tenemos comprendo que en esas situaciones el mérito invertido alcance una plusvalía. Pero para que la plusvalía no se desborde mi concepto de justicia social, entiendo que esa plusvalía no puede superar unos parámetros de racionalidad. Es entendible que en un plazo prudente parte de los ingresos se destinen a la reprivatización del patrimonio aportado y que se retribuya el tiempo y la responsabilidad extraordinaria que asume en la dirección y administración de la empresa. Algún incremento patrimonial mesurado debe tolerarse igualmente por el esfuerzo inicial.

Desde luego la gestión de la deuda, del crédito y del patrimonio de la empresa deberían aislarse del patrimonio del empresario. Salvando las tres compensaciones antes enumeradas (recuperación del patrimonio invertido, remuneración de su tiempo adicional y de su responsabilidad, premio a su esfuerzo emprendedor) entiendo que los ingresos ya son de la empresa. Para ir más allá en ese escenario creo que la dirección de la empresa en mi sentido de justicia ya no debe ser privado por el emprendedor, sino en la cogestión con los trabajadores. La representación de los trabajadores no debería estar apartada de la dirección de la empresa y debería tener cauces de participación en una nave que debe mucho, nadie lo duda al esfuerzo fundador, pero también a la suma de esfuerzo.

Ese modelo de empresa no es sólo una ocurrencia de una persona que no tiene nada mejor que hacer que pensar cómo deberían funcionar las empresas. Funciona y se demuestra muchas veces eficaz. En los proyectos cooperativos se diluye aún más las diferencias entre empresario y trabajadores. Son formas de capital pero con menos desigualdad.

Sin embargo, en el mundo en el que vivimos hay muchas fuerzas que prefieren al emprendedor y empresario que crea la empresa y con un ordeno y mando se desenvuelven. Muchas veces hay una ambición de elevar las plusvalías al infinito.

En ese modelo de empresa es normal que surja el conflicto con los trabajadores, que, si bien no pueden participar en la dirección de la empresa, al menor sí pretenden acordar las reglas de la relación de trabajo. En ese escenario los trabajadores se asocian, crean sus órganos de representación, usan con sus medidas de presión para llegar a convenios colectivos que protejan al trabajador individual de una relación desigual con un empresario. A veces los convenios no se hacen en el marco de una empresa sino ya en el sector en el que se inscribe todas las empresas similares.

Se produce una presión normal entre los trabajadores que quieren garantizar unos derechos y los empresarios que quieren magnificar unos beneficios. En el seno de las empresas cogestionadas o cooperativas igualmente habrá conflicto, pero el funcionamiento es más equilibrado.

Cuando se hace el elogio irreal al emprendedor o al empresario parece que nos olvidamos de que entre ellos hay muchos ejemplares cuya cualidad no consiste en haber encontrado una fórmula para satisfacer una necesidad social no cubierta o mal atendida. Hay muchos empresarios con avaricia infinita a quienes poco importan las leyes y viven en la economía sumergida porque allí sus beneficios están libres de muchas mermas, sin compasión por la precariedad a la que somete a sus trabajadores. También hay empresarios con unas nociones empresariales tan pobres que empujan sus empresas inviables por la precariedad de sus trabajadores. Hay empresas semisumergidas que ya cotizan a la seguridad social pero imponen a sus trabajadores jornadas de 14 horas o que pagan medio salario en blanco y medio salario en negro o que pagan por debajo de la cualificación que exigen o que  no se preocupan lo más mínimo de la seguridad e higiene.

Las estadísticas nunca podrán llegar ahí, pero la sensación es que la economía sumergida o semisumergida es muy grande. Esa economía no paga impuestos, no paga seguridad social, no paga salarios debidos, agota al trabajador. Parte de ese coste no asumido se transforma en unos beneficios que se transforman en coches de lujo, en chalets, en dobles y triples viviendas, en unas acciones que aspiran a absorber más beneficios, en una vida de lujo, en unos ambientes selectos, …

Mientras al empresario se le santifica sin ver su lado oscuro se produce una paralela estigmatización del trabajador, generalizando al absentista, al indisciplinado, al inepto o al inadaptado. Justifican la reforma laboral diciendo que no se puede echar a alguien que no vale, cuando la legislación siempre ha dado entendibles vía de expulsión, cuando sea razonada.

Teniendo en cuenta el crecimiento de la desigualdad con los datos de la OCDE o de Cáritas en los últimos años y décadas, parece que el fomento de estas dos posiciones ideológicas lleva a una sociedad en la que cada vez es más claro que se premia demasiado a quien no se lo merece y se castiga con el empobrecimiento a quien no tiene falta (sobre todo al tercer mundo olvidado y a las generaciones de trabajadores futuras). La delegación del pueblo de sus responsabilidad de gobierno en los representantes de los (los grandes se llevan grandes premios) empresarios tiene estas consecuencias.

marzo 13, 2012

MARTXOAK 29 MARZO GREBA OROKORRA

Martxoak 29, Greba Orokorra!
Gure eskubideen alde, gelditu egin behar ditugu!

29 Marzo, Huelga General!
En defensa de nuestros derechos, les tenemos que parar!

marzo 6, 2012

Los severos recortes presupuestarios están hundiendo la economía en una segunda recesión

 

Iturria: LAB sindikatua

Según los datos de los Servicios Públicos de Empleo, el pasado mes de febrero el paro registrado en Hego Euskal Herria aumentó en 5.258 personas, lo que supone un 2,6% más que en enero y eleva a 211.274 el número oficial de personas en paro.
En todo caso, debemos señalar que el colectivo de jóvenes menores de 25 años ha sido el más castigado, al registrar un incremento del 6,2% con respecto al mes anterior. Con este ya son siete meses consecutivos de subidas, y en la actualidad hay 20.000 personas más en paro que hace un año.

El rebrote del paro está siendo especialmente intenso en este comienzo de año por la recaída que ha sufrido la actividad económica, como demuestra también el número de personas afectadas por un Expediente de Regulación de Empleo, que se ha disparado en Euskal Herria.

Pero el debilitamiento de la economía es generalizado en toda la Unión Europea, y podemos asegurar que dicha evolución no es ajena a las políticas y programas de reformas acordadas en el seno de las cumbres comunitarias.

Hoy mismo, 25 de los 27 estados miembros de la UE han firmado un tratado para consagrar las políticas de austeridad y prohibir el déficit público por mandato constitucional. En esta materia el Estado español ha demostrado ser un socio aplicado y ya tiene los deberes hechos.

Sin embargo, cada vez resulta más complicado ocultar que la aplicación de estos severos recortes presupuestarios están hundiendo la economía en una segunda recesión. Como consecuencia de ello los ingresos fiscales se han desplomado y los desequilibrios entre ingresos y gastos públicos, lejos de corregirse, se han agravado.

Por otro lado, todavía está por ver cuál será la dimensión del impacto que tendrá la reciente reforma laboral en la destrucción de empleo. Pero la inmensa mayoría de analistas asegura que acelerará los despidos y retraerá el consumo de los hogares. Por lo tanto, se dan todas las circunstancias para que en los próximos meses se produzca un recrudecimiento de la crisis y del desempleo.

Entre las medidas más agresivas incluidas en la reforma laboral del PP cabe destacar que facilita el despido y abarata su coste, fomenta la contratación precaria con despido libre y sin indemnización, y posibilita la reducción salarial y el incumplimiento de los convenios por decisión unilateral de la empresa.

En definitiva, es evidente que las decisiones adoptadas por los gobiernos europeos no tienen como prioridad salir de las crisis, sino fijar las condiciones de como vamos a salir de la misma. En este sentido no cabe duda que su objetivo consiste en reestructurar el sistema capitalista para impulsar la competitividad empresarial a costa de las condiciones laborales y salariales de la clase trabajadora, y reducir la intervención del sector público en la economía. En definitiva, se están sentando las bases para reforzar un modelo de reparto de la riqueza más favorable a los intereses del capital.

marzo 2, 2012

M29 Greba Orokorrra

ELAko komunikazio arduradun Patxi Agirrezabala Donostian sindikatuko ordezkariekin izandako bileran, 2012ko greba orokorra prestatzeko.

febrero 27, 2012

Cómo salir de la crisis sin destrozar a la ciudadanía

Xavier Caño Tamayo. ATTAC-ACORDEM. 26/02/2012

Esto está mal y se pondrá peor, por tanto el Gobierno ha de tomar medidas duras, como la reforma laboral, y hará recortes muy importantes, porque es lo único que se puede hacer”.

Este podría ser el resumen del discurso de Mariano Rajoy, tras ser reelegido presidente del Partido Popular. Pero es mentira. Ni es lo único que se puede hacer ni tal política conseguirá otra cosa que más desempleo, pobreza, incertidumbre, sufrimiento y violación masiva de derechos de gran parte de la ciudadanía.

Cuando Inazio Lula fue elegido presidente de Brasil, la escasa población rica se quedaba con más de la mitad del dinero del país y apenas dejaba las migajas de una décima parte de la riqueza a los pobres, que eran la mayoría de  población. Lula cambió esas cifras. Aumentó un 62% el salario mínimo, entre otras medidas económicas y sociales, y sacó realmente de la pobreza a millones de brasileños. Millones. Sacar de la pobreza a tanta gente hizo crecer siete veces el consumo y la economía funcionó mejor. Además, el gobierno de Lula logró que 45 millones de brasileños tuvieran cuentas bancarias activas, eliminando así intermediarios en la administración y entrega de recursos públicos a los necesitados.

En seis años la desnutrición de Brasil se redujo un 73% y la mortalidad infantil, un 45%. Combatir la pobreza y el hambre fue una prioridad indiscutible del presidente Lula. Restaurantes populares, programas de lactancia materna, promoción de agricultura familiar, distribución de alimentos a los más pobres, microcréditos, fomento de la economía local, facilitar educación básica a niños y jóvenes y formación universitaria a hijos de obreros… Con algunas políticas similares de ayuda a los más necesitados, a los ancianos, a las mujeres y a los jóvenes, Bolivia ha dejado de ser el país más pobre de Sudamérica. Y su economía también ha despegado.

Y, volviendo a Brasil, en la crisis financiera de 2008, el país salió adelante gracias a las clases populares rescatadas de la pobreza que demandaban y usaban regularmente bienes y servicios. Tal demanda activaba la economía. Nada de sacrificios ni recortes. “No hay nada más barato que invertir en los pobres”, decía Lula, porque la inclusión de tantos millones de ciudadanos llevó al desarrollo. No era una intención piadosa: era y es un hecho.

Al lado, en 2001 Argentina sufría una larga recesión y estaba ahogada por una enorme deuda pública. La situación acabó en quiebra, aumento del paro y de la pobreza hasta llegar a los índices más altos de su historia moderna. La pobreza afectó a más de 52% de argentinos y el desempleo superó el 24%. Entonces, por pura necesidad, desde el gobierno se decidió dejar de pagar la deuda, se devaluó la moneda y, desde 2007, se desarrollaron diversos planes sociales para afrontar necesidades básicas que, al tiempo, estimulaban la actividad económica. El resultado de todo fue una incesante recuperación del país. Desde entonces, la economía argentina crece entre 7 y 10% anual (salvo 2009 que solo creció 0,9) y se han reducido considerablemente la pobreza y el desempleo hasta valores inferiores al 10%.

Así las cosas, para Julio Gambina de ATTAC, Argentina es un espejo en el que debe mirarse la vieja Europa. Suspensión de pagos de la deuda, devaluar la moneda y programas sociales son también recomendaciones del Nobel de economía Stiglitz a la tozuda Europa. Aunque sea más complicado aplicarlo por las restricciones que impone el euro. Restricciones que lo son por obra y gracia de los lamentables tratados que los jefes de Estado y de Gobierno han acordado en la construcción de una Europa al servicio del poder financiero. Pero no hay que olvidar que lo que se acuerda, también se puede anular.

Y también en Europa, la ciudadanía de Islandia eligió expulsar a un gobierno corrupto e inútil y juzgar y encarcelar a los responsables de la crisis financiera y del severo retroceso económico y social del país. Hoy Islandia se recupera. Según las previsiones de la Comisión Europea, Islandia ha cerrado 2011 con un crecimiento del 2,1%, este año será del 1,5% (tres veces que el de los países de la zona euro) y en 2013 se prevé que crezca un 2,7%. Se ha vuelto crear empleo y la deuda pública ha disminuido de forma notable. La clave fue que la ciudadanía islandesa rechazó rescatar a los bancos, decidieron pagar la deuda  según posibilidades y necesidades y llevaron a los tribunales a los responsables del desastre. Todo un programa.

Es evidente que hay otros caminos para enfrentarse a la crisis, por supuesto. Pero en Europa, los mandatarios solo piden sacrificio; un sacrificio que ellos y sus señores y cómplices jamás hacen ni están dispuestos a hacer. Los resultados de ajustes, recortes y “reformas estructurales” están a la vista: recesión, reducción de la actividad económica, más paro, más pobreza, ninguna perspectiva… En realidad, lo que nuestros mandatarios llaman sacrificio es estafa y latrocinio.

Y, ante tal panorama, solo caben resistencia y respuesta ciudadana organizadas.

febrero 26, 2012

Ainhoa Etxaide eta Txiki Muñozen hitzak manifa hasieran

A %d blogueros les gusta esto: