Posts tagged ‘mercados’

junio 18, 2013

¿Quiénes son “los mercados”?

Iturria: eduardogarzon.net – 2013/06/18

“Hay que contentar a los mercados”. Eso nos decían cuando la prima de riesgo estaba muy elevada, y eso nos siguen diciendo cuando la prima de riesgo sólo está elevada. El Estado español necesita demostrarle a los mercados que cumple sus compromisos y que tiene capacidad para devolver todo el dinero que está tomando prestado, nos dicen. Para lograrlo, el Estado debe presentar unas cuentas públicas saneadas, esto es, un déficit fiscal reducido y una cantidad de deuda total aceptable. Por lo tanto, y según este razonamiento, el objetivo del gobierno español debe ser reducir sus gastos (no todos, y unos más que otros, curiosamente) y debe aumentar sus ingresos (no todos, y unos más que otros, curiosamente). Así nos encontramos con una situación en la que el gobierno termina reduciendo las partidas presupuestarias de educación, sanidad, prestaciones por desempleo, pensiones, etc. (dejando en un segundo lugar las de Defensa, Iglesia, Corona, algunas Administraciones…) y aumentando impuestos como el IVA, el de hidrocarburos, el de las rentas del trabajo, el del tabaco, etc. (dejando en un segundo lugar los de las rentas del capital, el impuesto de patrimonio, el impuesto de sociedades…), con el objetivo final de complacer a los mercados. Pero… ¿quiénes son los mercados?

Cuando hablamos de “los mercados” no estamos hablando de un ente abstracto o indefinido; “los mercados” tienen nombre y apellidos. Con este término se hace referencia a una serie de agentes económicos (particulares, empresas y administraciones públicas) que han prestado dinero al Estado español mediante la compra de títulos de deuda pública. Vamos a ver quiénes son estos agentes económicos que poseen estos títulos.

Tenedores deuda pública española

Como se puede apreciar en el gráfico, una buena parte de estos agentes corresponde a entidades financieras españolas (38,74%). Merece la pena destacar que la inmensa mayoría de estas empresas han sido ayudadas con fondos públicos en alguna ocasión, por lo que sorprende ver que sean estas empresas ayudadas las que prestan dinero a (y por lo tanto hacen negocio con) el Estado español. Una paradoja que esconde una auténtica estafa, como vimos en un artículo anterior. El siguiente sector en importancia (37,39%) lo representan los agentes no residentes en territorio español, es decir, particulares, administraciones públicas y –sobre todo– empresas financieras extranjeras. El tercer peso más notable (13,57%) corresponde a las propias administraciones públicas españolas, fundamentalmente al Fondo de Reserva de la Seguridad Social (la hucha de las pensiones). Otro sector importante es el de los fondos de inversión y de pensiones (7,09%). Finalmente, y con un reducido peso, tenemos a las empresas no financieras (2,45%) y a particulares (0,86%).

Ahora bien, cuando queremos bajar un poco más a lo concreto nos encontramos con un problema. Si intentamos saber quiénes son exactamente los agentes que operan con los títulos de deuda pública –para, entre otras cosas, averiguar quiénes están especulando contra ella en determinadas ocasiones (leer este artículo para entender cómo y cuándo lo hacen) – comprobamos que no hay forma de hacerlo. Podemos acceder a través del registro del Banco de España a las operaciones de compra y venta de títulos en un determinado momento, pero no podemos saber quiénes las están llevando a cabo. El Banco de España no publica esa información, y no hay forma humana de conocer con exactitud quién o quiénes están especulando con estos títulos. Uno no puede ocultar su asombro frente a esta situación, ya que si dispusiésemos de esa información podríamos saber quién o quiénes están lucrándose gracias al mayor coste que le supone al Estado financiarse (y por lo tanto, saber quiénes son en parte los responsables de los recortes que se ejecutarán en consecuencia). El argumento de los administradores del Banco de España es que conocer esa información carece de relevancia, debido a que el mercado de deuda pública es un mercado competitivo en el que intervienen muchos actores y que por lo tanto ninguno de ellos puede tener más poder que otros. Algo que, gracias a experiencias pasadas, sabemos es profundamente falso.

Sin embargo, aunque no podamos conocer el nombre y apellidos de aquellas personas que operan con títulos de deuda pública española, sí podemos saber algunas cosas de las personas que se benefician de estas operaciones (y que en última instancia son tan responsables de la sangría de recursos públicos como los que ejecutan la acción).

Empecemos centrándonos en los fondos de inversión. Como ya sabemos, los fondos de inversión son vehículos utilizados para invertir en activos financieros. Reúnen el dinero de muchas personas, y luego un operador financiero se encarga de destinar todo ese dinero a un proyecto del que se obtiene una rentabilidad. Uno de estos proyectos es la posesión de deuda pública española. Veamos qué familias utilizan estos vehículos financieros atendiendo a su nivel de renta (en la zona superior del dibujo aparecen las familias de mayor renta) (1).

Participantes en fondos de inversión

Como se puede apreciar en el dibujo, a medida que las familias gozan de una mayor renta, existe mayor uso de este tipo de instrumentos financieros. Así, solamente el 2,1% del 20% más pobre de las familias españolas emplean fondos de inversión. En cambio, el 18,4% del 10% más rico de los hogares españoles acude a este vehículo de inversión. En realidad, las diferencias se hacen notablemente palpables para el 20% más rico de la población. Vemos, por lo tanto, que los principales beneficiarios de los fondos de inversión son las familias más acaudaladas.

Ahora pasemos a los planes de pensiones, que son vehículos de inversión parecidos a los fondos de inversión pero mucho menos arriesgados (y por lo tanto, recurren a comprar títulos de deuda pública en mayor medida que los fondos de inversión).

Participantes en planes de pensiones

Comprobamos que se obtienen unos resultados similares a los anteriores. El 20% más pobre sólo utiliza este tipo de instrumento financiero en un 7,4% de los casos. Para las familias correspondientes al 10% más rico, esta participación es del 54,2%. Conforme las familias son más ricas, más utilizan y más se benefician de los planes de pensiones.

Veamos por último quiénes son, de alguna forma, los que se benefician de que las entidades financieras inviertan en títulos de deuda pública española. Esta constatación es la que menos información nos aporta de todas, porque existen importantes limitaciones metodológicas al respecto (no distinguimos entre empresas financieras y no financieras, no analizamos la cuantía ni evolución de los dividendos, ni conocemos en qué proporción invierten en este negocio atendiendo a cada una de las empresas). Sin embargo, se presentan los resultados como aproximación analítica, de forma que nos podamos hacer una ligera idea de quiénes son los que más se benefician de la posesión de títulos de deuda pública.

propietarios de acciones en bolsa

De nuevo, los resultados nos resultan familiares. Sólo el 3,5% del 20% más pobre posee acciones cotizadas en bolsa, mientras que este peso es del 34,9% para el 10% más rico de la población española.Son las familias más ricas las que más invierten en bolsa, y por lo tanto, las que más se benefician de la evolución positiva de estas empresas (especialmente en el caso del 10% más rico de la población).

En resumidas cuentas, estamos en condiciones de afirmar, pese a los impedimentos metodológicos señalados, que los principales beneficiarios del negocio de la deuda pública española son las familias más acaudaladas del país (y de otros países, en tanto en cuanto podemos imaginar que la distribución por renta de los propietarios de acciones de empresas financieras y participación en activos financieros es similar en el extranjero). Así las cosas, nos damos cuenta de que cuando nos dicen que hay que realizar recortes y aumentos de impuestos para contentar a “los mercados”, a quienes estamos contentando es en su mayoría a buena parte de las capas más acaudaladas de la población. Un perfecto fraude, por dos razones: en primer lugar, no podemos olvidar que los recortes y subidas de impuestos afectan más a las familias que menos recursos tienen y que afectan menos a las familias más acaudaladas; y en segundo lugar porque son las familias más acaudaladas precisamente quienes más se beneficiaron de las rebajas impositivas durante los últimos años, dándose la terrible paradoja de que hoy día el Estado español tiene que pedir prestado, y por favor, el mismo dinero que no hace mucho tiempo recaudaba fácilmente por impuestos a los mismos agentes económicos que hoy día se lucran con este negocio tan rentable.

Anuncios
octubre 19, 2012

Hay alternativas al rescate

Iturria: Juan Torres López / Sistema Digital – 2012/10/19

A la vista de como se está presentando la situación económica en la inmensa mayoría de los medios de comunicación y de la falta de pluralidad que hay en tertulias, informativos y demás fuentes de opinión, es natural que la mayoría de la gente piense que el llamado rescate es inevitable.

El razonamiento con el que están vendiendo su inevitabilidad es elemental: el Estado español ha acumulado una deuda muy grande, los mercados no confían en su capacidad de pago y por eso le imponen unos tipos de interés muy elevados que antes o después harán imposible que España haga frente al vencimiento de los pagos. Por eso no hay más remedio que acudir a un “rescate” en forma de un préstamo o crédito con el que el Estado enjugue sus pagos inminentes y pueda garantizar los venideros.

A pesar de su aparente evidencia, el razonamiento hace aguas por varias partes. Sobre todo, porque la alternativa a la presión de los mercados a cuenta de nuestra deuda no es únicamente que el Estado se cargue con una aún mayor y a cambio de imponerle condiciones draconianas que van a hundir nuestra economía durante años.

Desde luego había otras alternativas antes de que la situación llegase a la degradación actual, como hemos puesto de manifiesto en otros trabajos, y particularmente en el libro Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en España, y a las que no me voy a referir en este momento.

Pero también las hay ahora, ya en situación de emergencia.

Para bajar la prima de riesgo no hace falta rescate alguno sino simplemente que el Banco Central Europeo se comporte como una auténtica autoridad monetaria y evite que las presiones especulativas la eleven con el único propósito de obtener beneficios. Ni el nivel de deuda pública española cuando comenzaron las presiones ni incluso el actual (cercano al 90% pero mucho más bajo que el de otros países) justifica por sí mismo la presión de los mercados. Esos niveles (ahora, no lo olvidemos, más altos por la inacción del BCE) están todavía dentro de los que pueden asumirse sin demasiadas complicaciones a poco que se recupere la actividad y el ingreso, que es lo que están impidiendo, precisamente, las políticas europeas y la posición que mantiene el BCE.

Lo que ocurre es que los dirigentes del Banco Central Europeo no actúan para evitar que siga subiendo la prima de riesgo española porque no busca resolver la inestabilidad que eso provoca sobre el euro. Lo que está haciendo en realidad es actuar como manager de los intereses de la banca privada europea que solo trata de asegurarse el cobro de la deuda privada que con ella tienen los bancos de la periferia, y concretamente los españoles.

La presión que sufre España es la excusa que sirve para imponer un rescate que en realidad no es el rescate de España para que haga frente a su deuda soberana, sino para que financie la deuda que los bancos privados tienen con los alemanes y franceses (139.191 y 115.261 millones, respectivamente, a comienzos de 2012, que representan el casi el 45% de los 571.519 millones de dólares que deben).

Si de verdad quisiéramos “rescatar” a la economía española lo que se debería hacer no es imponerle una losa de deuda aún mayor, más recortes en el gasto público que se requiere para que las empresas puedan crear empleos y los ciudadanos vivir dignamente, y, en definitiva, frenar aún más la actividad económica que se necesita para crear ingresos, empleo y proporcionar bienestar social.

Lo que habría que hacer serían otras cosas: recuperar inmediatamente la demanda y hacer que las empresas y consumidores dispongan también de inmediato de la financiación que necesitan. Y además, como ya he explicado en otros textos, avanzar para que la actividad que se recupere sea de nuevo tipo, vertebradora y sostenible y que no reproduzca los males que provocaron la situación en la que estamos.

Esos tres objetivos (demanda suficiente, financiación adecuada y cambio de modelo) se podrían conseguir incluso en el muy corto plazo si en lugar de dejarnos llevar por el fundamentalismo neoliberal que nos invade nos dedicásemos a innovar y a concretar las diferentes propuestas alternativas que muchos economistas, personal o colectivamente, están ofreciendo.

Como una muestra más de que estas alternativas al rescate existen, de que son viables y de su efecto mucho más positivo para la economía y la sociedad española, quisiera referirme brevemente a la que acaba de divulgar Antonio Quero, alto funcionario europeo y militante socialista, con muy amplia experiencia política y de gestión (se puede ver con detalle en Bases para un Acuerdo Nacional para la salida de la crisis y la defensa de la soberanía económica).

En resumidas cuentas, su propuesta se basa cuatro ejes principales.

En primer lugar la creación de 3 millones de empleos y 2,5 millones de puestos de formación para jóvenes, principalmente poniendo en marcha un innovador sistema de anticipo subvencionado de contrataciones a las empresas, nuevos sistemas de rotación-sustitución, un fondo de inversiones para la creación y expansión de empresas y planes de eficiencia energética y de empleo juvenil.

En segundo lugar, un estímulo inmediato de la demanda incrementando la renta disponible familiar mediante la rebaja temporal de hipotecas y alquileres al 20% de la renta de las familias con ingresos menores a 3.000 euros mensuales. Una medida que inmediatamente permitiría incrementar la demanda agregada en 48.750 millones en tres años.

En tercer lugar, la generación de 75.000 millones de euros anuales de recursos públicos adicionales mediante una reforma del modelo bancario actual consistente básicamente en separar, por un lado, la captación de depósitos y, por oto, la concesión del crédito. Para ello se crearía inmediatamente una Central de Depósitos que garantizaría la integridad del sistema y haría innecesario cualquier tipo de rescate y que permitiría que inmediatamente comenzase a fluir el crédito a empresas y familias así como financiar sin problemas la deuda del Estado.

Finalmente, se propone blindar la inversión en educación y en I+D+i porque constituye la base imprescindible para mejorar el futuro de nuestra economía y el progreso de nuestra sociedad.

Si a todo ello se añade una reforma fiscal en la línea de la que proponen los técnicos del Ministerio de Hacienda, que permitiría obtener 63.000 millones de euros adicionales al año, el Estado y el conjunto de nuestras empresas y consumidores podrían ir generando de modo inmediato ingresos suficientes para salir de la situación en la que estamos sin necesidad de un rescate traumático, injusto y claramente contrario a los intereses nacionales.

La cuestión es clara: no se aplican medidas alternativas no porque no las haya sino porque se quiere utilizar el rescate para beneficiar a los grupos sociales privilegiados y no al conjunto de la sociedad.

octubre 8, 2012

Rajoy y su Gobierno quieren que nos hagamos creyentes

Iturria: Antonio Aramayona / ATTAC CHEG Aragón – 2012/10/08

Cada vez más tengo la impresión de que Mariano Rajoy y su Gobierno pretenden convertirnos a una nueva religión con su solicitud de fe ciega en sus medidas económicas. Aunque la economía hace cada día méritos para no estar considerada como conocimiento científico en su sentido estricto, desde unas y otras escuelas, universidades y teorías económicas se utilizan argumentos de corte racional. Sin embargo, el Gobierno del Partido Popular apela incansable y solamente a la fe: ahora es momento de sufrimiento y peregrinaje, pero pronto veréis los cielos abiertos del crecimiento económico y del pleno empleo. En otras palabras, tras esta etapa de prueba y dolor, advendrá pronto un tiempo en que la crisis quedará derrotada por la bienaventuranza acarreada por las actuales medidas.
Es muy dura la prueba a la que nos están sometiendo los dioses (BCE, FMI, Bruselas, Merkel, mercados…), pero debemos tener mucha fe, no quejarnos ni manifestarnos, poner buena cara para que se mantenga incólume la marca España, no armar algarabías, aunque el mes pasado haya aumentado el número (79.645) de personas sin trabajo registradas en  las oficinas de empleo (¡¿?!), aunque el número global de parados alcance ya la cifra de 4.705.279.
Mariano Rajoy y su Gobierno velan por nuestro bienestar, aunque no lo veamos, aunque no lo comprendamos. Hemos de tener fe ciega en sus medidas, la fe del carbonero, por mucho que esté tan maltratada la crisis de la minería y del carbón. Han ideado una reforma laboral que parece evidenciar que la cosa está cada vez peor, pero el profeta Rajoy nos tranquiliza: “En verdad, en verdad os digo, que es evidente que la reforma laboral producirá todos sus efectos en cuanto la actividad económica empiece a hacerse patente”. Sus palabras pueden parecer al descreído una monumento a la tautología y al no decir nada, pero prosigue nuestro guía por el desierto: “La reforma laboral no es el único instrumento para crear empleo y de forma inmediata, pero sí un instrumento muy importante para generar puestos de trabajo en el futuro”. ¿Acaso estos vaticinios no alivian la sed del sediento y calman la indignación del indignado, si se tiene, claro está, fe en él?

Rajoy tampoco parece aclarar nada sobre el rescate cuando es preguntado al respecto por periodistas de poca fe, e incluso nos regala sus gracias y buen humor, revestidos de galimatías y un subir-y-bajar-a-la-vez propio de la tierra que le vio nacer: “En verdad, en verdad os digo que, si hay una agencia que dice que este fin de semana vamos a pedir el rescate, caben dos posibilidades: que esa agencia tenga razón y mejor información que yo, lo cual es muy posible; o que no sea así, lo cual a lo mejor es posible, o no, ¿qué más da? Si a usted le sirve de algo lo que pueda decirle, le diré que no, pero aún así puede pensar lo que estime oportuno porque, además, a lo mejor acierta”. ¿Acaso no emociona que un ser humano nos pida con tanta finura intelectual y tanta gracia que tengamos fe en él y en sus dioses supremos?

Ha habido un nuevo récord de desahucios: 526 diarios en el segundo trimestre de 2012. Toda esa gente lo pasa mal, pero, si cree en Rajoy, su Gobierno, sus mandamientos y sus medidas, podrá ver algún día un gran crecimiento económico y muchos, muchos puestos de trabajo. Amén.

Etiquetas: , , , , , , ,
junio 27, 2012

“Las autoridades económicas europeas y españolas son unas incompetentes, están borrachas de ideología neoliberal”

Iturria: noticiasdenavarra.com – 2012/06/20.  Juan Torres López, Catedrático de Economía

Pide juzgar a los especuladores “por terroristas” y fórmulas para evitar que partidos como el PP lleguen al poder con un programa y apliquen otro. Este economista, invitado por la Cátedra Unesco de la UPNA, califica de “golpe de Estado” el rescate de la banca y exige elecciones anticipadas

¿La crisis se debe solo a los mercados financieros o también al funcionamiento social, la relación con la naturaleza y el modo de vida?

La crisis, en primer plano, lo que ha provocado es un cierre del crédito que ha paralizado la economía, ha multiplicado el paro y detrás de ello ha venido una crisis de la deuda, pero esto es la causa en la superficie, para que se haya dado la crisis han tenido que desenvolverse por el sustrato una serie de procesos muy profundos, uno de ellos, por no decir el factor más importante, es el extraordinario incremento de la desigualdad que se viene produciendo en los últimos 30 años. Se está registrando una acumulación de rentas extraordinaria en el 10% de la población. Esta desigualdad se ha dado porque se ha consolidado un modo de producir, de fraccionarnos con la actividad productiva, con la naturaleza, con los seres humanos, determinado y que es el resultado de las políticas aplicadas en las últimos años.

¿Qué respuestas dan las autoridades? ¿Supondrán un aprendizaje o reforzarán el modelo anterior?

Las respuestas que dan son concentrar más la riqueza, no modificar el statu quo financiero, las condiciones en que actúa la banca, no frenar la desigualdad, agudizar el papel de la iniciativa privada y seguir frenando la actividad pública… Todo lo que ha provocado la crisis se está fortaleciendo. Esto es como si al enfermo con una serie de factores que han desencadenado su mal los médicos le responden con más de esos factores. Es un camino que va al desastre.

Es usted un gran crítico con las políticas de austeridad. ¿Por qué y qué consecuencias tendrán?

No conocemos ni una sola experiencia histórica de una crisis parecida a esta de la que se haya salido con políticas de austeridad. Es lógico. Si es una crisis producida porque se cierra el grifo y se viene abajo la actividad pero las medidas adoptadas son de freno aún mayor de la actividad, la economía se viene abajo. Lo que hace falta es financiación y demanda, gasto. La política de austeridad es una barbaridad, lo contrario que se debe hacer para salir de la crisis y la prueba es que se están aplicando políticas de austeridad y en lugar de salir la estamos agudizando.

¿Qué medidas aconseja? ¿Defiende una banca pública?

De manera inmediata hay que proporcionar a la economía financiación y gasto, por tanto, lo primero es garantizar que llega financiación a las empresas. La banca privada no es capaz de hacerlo porque está quebrada y, por tanto, sería necesario haber consolidado una banca pública que garantice la financiación a las empresas y consumidores, sin esto no se saldrá de la crisis porque no van a poder crear empleo. Y en segundo lugar es necesario compensar la caída de la actividad con más gasto, con políticas de crecimiento. Esta política no puede ser una política que impulse el mismo modelo de crecimiento anterior, construir y hacer grandes infraestructuras, porque nos encontraremos con el mismo problema. Por otra parte, frente al problema añadido que ha generado la deuda, tenemos políticas que en Europa no se están adoptando, como disponer de un auténtico banco central, porque se está privilegiando el poder de los bancos.

Parece describir una borrachera de neoliberalismo…

Sí. La crisis está poniendo de relieve que las autoridades económicas están borrachas de ideología. Parece mentira la incompetencia tan grande que estamos viendo en los últimos días en España y Europa. Son incompetentes. No saben salir del agujero. Se contradicen, toman medidas para parar la subida de la prima de riesgo y al día siguiente se dispara, dicen que el problema es Grecia, hay elecciones y nada… A las autoridades europeas las han puesto sobre un caballo que no saben manejar y no porque no tengan conocimiento sino porque tienen una ideología que las ciega. Están pensando en que con la austeridad, la ayuda y el fortalecimiento de los bancos van a salir de esta situación y de ninguna manera va a ser así.

¿Existe el terrorismo financiero?

Existe, la prueba es que se ponen en marcha medidas financieras que provocan la muerte a muchas personas. El dinero está matando, conscientemente está dando lugar a que se produzca especulación en los mercados alimentarios, a que haya un problema climático más agudo, a que se ponga en duda la seguridad del suministro energético. Todo esto está produciendo muertes. Debería ser considerado un delito económico contra la humanidad porque son medias que, para que se lucren unos pocos, provocan la muerte de muchos millones de personas. Eso es terrorismo porque crea terror.

¿Quiénes son los terroristas?

Estoy terminado un libro con Vincenç Navarro que precisamente se llama Los amos del mundo, las armas del terrorismo financiero. Son muy claros: los grandes bancos, especuladores, propietarios de capital financiero que intervienen en los mercados y están en los paraísos finales. En España y Europa sabemos quienes son los defraudadores fiscales, tienen las cuentas en los bancos secretos. Estos son los terroristas financieros, grandes especuladores contra los países y la seguridad alimentaria. Tienen nombre y apellido.

¿A quién pedimos cuentas?

Responsables hay muchos. Los banqueros que conscientemente difundieron basura financiera, las agencias de calificación que los encubrieron, las autoridades que sabían lo que estaba pasando y se callaron, los organismos financieros internacionales que miraron a otro lado, pero también el Banco de España, el Gobierno, los partidos políticos, que están endeudados con los bancos y no toman medidas porque son esclavos de la banca, y también la ciudadanía, aunque en una escala distinta, porque hemos dejado hacer. Nosotros podemos votar y señalar responsables, pero en Grecia acaba de ganar el mismo partido que hizo las trampas y las medidas que han llevado a la situación en que estamos. Ha funcionado la extorsión y el miedo.

¿El rescate de España es un golpe de Estado?

Es un verdadero golpe de Estado cuando a un país se le imponen medidas en contra de la voluntad ciudadana, las preferencias de la población, la voluntad de los gobiernos incluso, y cuando eso se produce de una manera explícita como ha ocurrido en los últimos días con el llamado rescate a la banca. Es un golpe de Estado porque, por mucho que diga el presidente del Gobierno, las autoridades europeas han impuesto a España unas medidas y una financiación para hacer frente a unos agujeros en la banca que ni siquiera se han definido con precisión, en condiciones que no sabemos e intereses que son los de sacar adelante la deuda que se tiene con los acreedores.

¿Cómo lo vamos a sufrir la ciudadanía? ¿Lo vamos a pagar?

Ya lo estamos notando porque como el rescate es inadecuado la prima de riesgo sigue subiendo, va a crecer la deuda y no va a solucionar el problema de la financiación. La economía no lo va notar de manera decisiva porque no permitirá salir de la crisis, pero si va a dar lugar a que se vaya concentrando el sector financiero, que los fuertes se hagan todavía más poderosos gracias al dinero que vamos a tener que pagar todos los españoles.

¿Es un premio a los bancos por hacerlo?

Es un incentivo moral, un premio. Han cometido una serie de irresponsabilidades, con una gestión nefasta, y en lugar de dejarlos caer y hacerles pagar lo que han hecho mal tienen la garantía de que el Estado los va a sacar adelante. Es un incentivo para no hacer bien las cosas.

El PP ha mentido respecto a su programa electoral. ¿Debe Rajoy dimitir o adelantar las elecciones?

Hoy (por ayer) sale a las librerías un libro escrito con Navarro y Alberto Garzón, Lo que España necesita, una réplica con propuestas alternativas a la política de recorte del PP en la que demostramos en que ha llegado al poder y en cien días ha hecho lo contrario de lo prometido y, además, en temas muy importantes: subir impuestos, abaratar el despido, amnistía fiscal. Nos parece una cosa grave porque de alguna manera es un fraude electoral, toda vez que se va a las elecciones con un programa, la gente vota ese programa y al día siguiente el Gobierno hace lo contrario. Es una falla de la democracia muy grande. Debería haber autoridades independientes que penalizaran a los partidos que actúan de esa manera porque de lo contrario se prostituye la política, se convierte en un lugar donde se puede decir cualquier cosa y al día siguiente la contraria. Debería haberse penalizado eso y debería irse a nuevas elecciones porque el PP ha hecho una estrategia burda y contraria a la decencia política elemental. A la ciudadanía se le debe dar la transparencia más grande y la posibilidad de votar lo que efectivamente se va a hacer. Si hubiera elecciones ahora, el resultado sería muy diferente y con soluciones a la crisis muy diferentes.

¿Cómo penalizar esta política más propia de trileros?

Con rendición de cuentas. Vivimos en una sociedad en la que no hay mecanismos de rendición de cuentas. Un político puede hacer lo que quiera y nadie se las pide. No se trata solo de cada cuatro años vayamos a votar sino de que constantemente la ciudadanía esté encima. Si hubiéramos tenido esta posiblidad de controlar la gestión de los políticos no hubiéramos permitido las barbaridades que se han hecho en el ámbito público y privado, por ejemplo, en cajas de ahorros donde personas puestas por partidos, organizaciones sindicales o ayuntamientos han terminado haciendo una política de connivencia y clonación con la banca privada que ha sido tan negativa.

Juan Torres López, Catedrático de Economía

abril 9, 2012

¿Quién define la confianza de los mercados financieros?

Iturria: Publico.es – 2012/04/05

– Vicenç Navarro
Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

El argumento más frecuentemente utilizado por el gobierno Rajoy para justificar los enormes recortes de gasto público en España es la necesidad de “recuperar la confianza de los mercados financieros”, la frase más utilizada por todos los proponentes de las políticas de austeridad. De ahí que debería ser un motivo de gran atención mediática averiguar cómo se define tal supuesta confianza de los mercados, y quién tiene el poder de definición. Es sorprendente, en este sentido, la escasa atención mediática sobre estos puntos.

El indicador más frecuentemente utilizado para medir tal confianza de los mercados son los intereses que el Estado debe pagar para poder vender su deuda pública. A mayor desconfianza, mayores los intereses, y viceversa. A mayor confianza, menores intereses. Pero, ¿quién define los intereses? La respuesta conforme a la ortodoxia neoliberal es que son los “mercados”. Pero, como toda ortodoxia, ésta se basa en fe más que en evidencia. Ésta muestra que, en general, son las agencias de valoración de bonos las que, con sus evaluaciones, guían el comportamiento de tales mercados financieros. En realidad, uno de los instrumentos más valiosos que tienen las instituciones financieras (tales como los bancos, las compañías de seguros y los fondos de alto riesgo) que intervienen en el supuesto mercado, son las agencias de evaluación de los productos financieros (en inglés Credit Rating Agencies) que, en teoría, valoran tales productos –como los bonos públicos de los Estados- y dicen a las instituciones financieras si vale la pena invertir en ellos o no. Cuando una de tales agencias valora negativamente los bonos públicos de un Estado, éste tiene que aumentar los intereses de tales bonos a fin de hacerlos más atractivos para las instituciones financieras. Es lo que se llama “recuperar la confianza de los mercados”.

En teoría, tales agencias podrían justificar su existencia si su trabajo fuera independiente, objetivo y creíble. Pero no es así, tal como lo demuestra la evidencia acumulada. Estas agencias son meros instrumentos de aquellas instituciones que, en gran parte, las financian. De ahí que siempre valoren muy positivamente los productos de las instituciones que les financian (sean bancos, compañías de seguro, u otros) mientras que valoran negativamente a ciertos productos si ello favorece los intereses de tales instituciones financiadoras. De nuevo, la evidencia de ello es abrumadora. Esto fue reconocido por el vicepresidente de una de ellas, la famosa Moody’s, que tras dejar la compañía, declaró a la Comisión Federal de EEUU encargada de analizar las causas de la crisis  financiera, que lo más importante para tal agencia no era la objetividad en sus estudios del valor de los productos financieros sino la satisfacción de sus clientes que financiaban tales estudios (citado en el artículo de John Ryan “Do we need Credit Rating Agencies?” en Social Europe Journal. 16.03.12). Más claro imposible.

Para comprender y predecir sus valoraciones basta conocer quiénes les financian. Así, en EEUU, ha habido una campaña promovida por Wall Street, el centro financiero de EEUU, que tiene como objetivo desacreditar la deuda pública del gobierno federal como manera de forzar recortes en la Seguridad Social y privatizar las pensiones y los programas sanitarios a las personas de la tercera edad. Con la ayuda de los medios afines, Wall Street ha estado promoviendo tal mensaje a través de sus agencias de valoración, devaluando su valoración de los bonos públicos federales. (Antonio Caño en sus sesgados informes sobre EEUU –ver El País de 18.03.12- también transmite este mensaje sobre la deuda pública federal de EEUU). Tales bonos, sin embargo, no tienen ningún problema. Prueba de su salud es que los bonos federales tienen los intereses más bajos de la OCDE (el club de países más ricos del mundo). Si tuvieran problemas, tendrían intereses elevados. La desvaloración de los bonos del Estado federal por parte de tales agencias no tuvo ningún impacto, excepto desacreditar en EEUU todavía más a tales agencias, incluso más de lo que ya lo estaban. Un tanto semejante ocurrió con la devaluación de los bonos públicos del Estado francés, valoración que respondía a una campaña encaminada a penalizar al gobierno francés por su petición de establecimiento de una agencia pública europea que las sustituyera.

El gobierno español, sin embargo, raramente las criticó. Antes al contrario, la ministra de Economía y Hacienda del gobierno Zapatero, Elena Salgado, las alabó, y se opuso al establecimiento de las agencias públicas europeas. Su docilidad hacia tales agencias privadas era sorprendente en una ministra de un gobierno socialista. Su temor (algunos dirían pánico) a antagonizarlas llegó a niveles extremos. Un tanto semejante ocurre con el actual ministro de Economía y Competitividad Luis de Guindos, que fue el director en España del Banco Lehman Brothers que, al colapsar debido a sus prácticas especulativas, creó la crisis financiera. Su obediencia a los mandatos de tales agencias es absoluta.

¿Por qué no se las ignora y se crea una agencia pública europea?

La evidencia de que tales agencias son meros instrumentos de las instituciones financieras hace que se haya estado explorando el desarrollo de agencias públicas de valoración que sean más objetivas y más creíbles que las actuales. El Parlamento Europeo ya ha recomendado el establecimiento de tal agencia. Predeciblemente, la mayor fuerza opositora procede del capital financiero que las financia y sostiene y, como no, del Banco Central Europeo que, como he indicado muchas veces, no es un banco central, sino un lobby de la banca. La avalancha de lobbies intentando que no se constituya esta entidad pública es abrumadora, y es probable que no se apruebe. Y así estamos.

En Estados Unidos, sin embargo, se ha aprobado una ley –The Dodd Frank Act- que elimina la regla que instruía hasta ahora el deber de las pensiones publicas, así como de los bonos públicos, de vender sus activos valorados negativamente por tales agencias. Esta regla les dio un enorme poder que ahora desaparecerá. Nada de esto está pasando en la UE, cuyas instituciones, incluyendo el Banco Central Europeo, continúan considerando tal evaluación como criterio de valoración de la deuda pública. Y ello ocurre a pesar de que la motivación política de tales agencias es obvia si se mira cómo se creó el llamado “problema de la deuda pública” que se inició en Grecia, cuando el Presidente socialista, George Papandreu anunció que la deuda pública griega era mayor que la anunciada por el gobierno conservador anterior. En teoría, tal declaración del Sr. Papandreu parecería “haber descubierto” que las cuentas del Estado no eran correctas. Pero, en realidad, la falta de credibilidad de las cuentas griegas era bien conocida antes de que el Presidente Papandreu lo indicara. Ya en 2004, la Oficina de Estadísticas de la UE –Eurostat-había indicado que las cuentas del Estado griego no eran creíbles, lo cual no fue obstáculo para que las agencias de valoración mantuvieran la evaluación positiva de la deuda pública griega. Fue al anunciarlo el Presidente Socialista cuando se cambió la evaluación, pasando a ser negativa, iniciándose la cascada de valoraciones negativas, primero Grecia, después Portugal, y más tarde España e Italia. ¿Cómo es que las agencias habían valorado positivamente la deuda publica de todos estos países y sólo hasta aquel momento se cambió de valoración positiva a negativa? Y la respuesta es fácil de ver si uno deja de creer en el dogma liberal. Fue el intento del capital financiero de crear la crisis de la deuda pública, de cuya especulación ganó pingües beneficios.

Lo que pasó en Grecia había pasado antes en EEUU. Recordemos que en EEUU tales agencias valoraron muy positivamente los productos de los bancos estadounidenses (incluido el Lehman Brothers del Sr. Luis de Guindos, actual Ministro de Economía), que colapsaron el día después de que les dieran matrícula de honor. En ambos casos, en las dos vertientes del Atlántico, su comportamiento fue el que respondió a los intereses del capital financiero. El famoso “problema de la deuda pública” fue y continúa  siendo un problema artificial, creado, en parte, por las agencias de valoración, para obtener los intereses de aquellas instituciones que las financian. El hecho de que se haya creado este problema (un problema que es falso) se debe a que a los bancos les ha ido muy bien con la existencia de tal problema. Así de claro.

febrero 26, 2012

Ainhoa Etxaide eta Txiki Muñozen hitzak manifa hasieran

febrero 21, 2012

Bizkaiko Diputazioko langileak kalitatezko zerbitzu publikoaren alde

2012/02/21
Bizkaiko Diputazioko eta Gizarte urgazpenerako foru erakundeko delegatuak kontzentrazioa burutuko dute gaur goizean Leioako egoitzan, bertako langileekin batera, zerbitzuaren prestazioan zein lan baldintzetan ordezkapenen murrizketen ondorioz gertatzen ari den okerragotzea salatzeko.

Gizarte Urtgazpenerako Foru Erakundeak (GUFE), behar gehien duten kolektiboei ematen die zerbitzu eta babesa; hirugarren adineko egoitzak, tutoretza duten umeen etxebizitzak, minusbaliotasuna duten pertsonen egoitzak, etabar. 2010. urteaz geroztik, Gufe-k arlo hauetan langile ordezkapenak murriztu egin ditu. Lehen murrizketa %25ekoa izan zen baina orain %34 gehitu behar diogu Foru Aldundiaren aurrekontua aintzat hartzen badugu.

Datu hauek zer esan nahi dute? Gaixotasun, baimen edo oporren ondorioz izaten diren gabeziak, neurri handi batean ez direla betetzen eta honen ondorioz, langile faltagatik, zerbitzu publikoa bete gabe geratzen dela. Oso deigarria da ohiko edo eguneroko langile kopurua, GUFEk berak gutxiengoak ezarri behar direnean (grebetan adibidez) jartzen dituenak baino txikiagoak direla. Hala eta guztiz ere, ez dituzte hauek ordezkatuko dituzten langilerik kontratatzen.

Ondorioak oso larriak dira:

  • Erabiltzaileak pairatzen ditu langile faltaren ondorio nagusiak. Langile faltaren ondorioz, Adineko pertsona dutxatzen ez denean, gure etxebizitzetan ditugun umeei eskola-ordutik kanpoko jarduerarik bermatu ezin diegunean, minusbaliotasuna duten umeei irteerak eta txangoak ematerik ez dugunean, instalakuntzak behar diren moduan garbitu ezin direnean,… Ehunka adibide jarri ditzazkegu, zoritxarrez.
  • Denok dakigu lankide bat falta denean zer gertatzen den: gainontzekoen lan-karga handitu egiten dela. Kontuan eduki behar da ez dugula makinekin edo torlojuak egiten lan egiten, pertsonekin baizik. Murrizketak, gure bizkar gainean erortzen dira zuzen-zuzenean, hau da, betikoen bizkar gainean… Gure nagusien bizkarren gainean ez, noski! Langileak jasatzen duen presioa oso handia da, besteak beste, dagozkion baimen eta lizentziak ez hartzeko, naiz eta justifikatuak izan.
  • Egoera ekonomiko larri honetan, arduragabekeri itzela da enplegua suntsisea. Ordezkapenak lan-kontratuak suposatzen dute eta hauen bitartez, pertsona horiek beraien bizi baldintzak duin bihurtu ditzakete.

Murrizketa hauen aurrean, Aldundiko zein Gufe-ko agintariek beraien pribilegioak ez dituzte kentzen ez eta murrizten: gehigarri pertsonalak, dedikazio gehigarriak, dietak, kotxe ofizialak, taxiak, “visa”k… mantentzen dira (hauek guztiak urtero 8 milioi eurotik gorako gastua suposatzen dute). Hau guztia gutxi balitz, superestruktura ere mantentzen dute: nagusiak, nagusi-ordeak, aholkulariak…

Contra los recortes en la Diputación de Bizkaia y el defensa de un servicio público de calidad

21/02/2012
Representantes sindicales en la Diputación de Bizkaia y del Instituto foral de asistencia social (IFAS) se han concentrado en la Residencia de Leoia para denunciar el deterioro del servicio y en las condiciones laborales, como consecuencia de los recortes.

El Instituto Foral de Asistencia Social (IFAS), que presta atención en Bizkaia a los colectivos más necesitados como residencias para la Tercera Edad, hogares para niños y niñas tuteladas, centros para personas con discapacidad, etc, viene reduciendo desde el año 2010 las sustituciones de personal; primero un 25%, a lo que hay que añadir un 34% adicional, según el presupuesto de la Diputación Foral de Bizkaia. Esto quiere decir que, en realidad no se están sustituyendo la mayoría de las ausencias del personal por enfermedad, permisos, vacaciones… y que por lo tanto el servicio público se queda desatendido por falta de personal. Es más, es habitual que el número de trabajadores y trabajadoras sea menor que el que el IFAS suele fijar como servicios mínimos, p. ej. en caso de huelga, y así y todo no contratan personas sustitutas.

Las consecuencias son graves:

  • El mayor perjudicado es la persona usuaria. Por poner algunos ejemplos: la persona mayor que no podemos duchar por falta de personal, el apoyo en actividades extraescolares que no podemos ofrecer a los/as niñas/as en nuestros hogares, las salidas que no podemos realizar con los/as chavales/as en centros para personas con discapacidad, las instalaciones que no podemos limpiar dignamente… Son cientos los ejemplos que podemos poner.
  • Todas/os sabemos lo que sucede cuando alguien falta en nuestro turno: la carga de trabajo aumenta para el resto del personal, siempre teniendo en cuenta que trabajamos con personas y no con maquinaria ni fabricando tornillos. El recorte en este caso recae sobre las espaldas del personal… siempre del mismo personal, porque ¿las espaldas de los “jefes/as” se ven afectadas? Evidentemente, no. De esta manera, también se ejerce una presión sobre el personal para que no coja ausencias, aunque estén justificadas.
  • En esta coyuntura económica tan dura es una irresponsabilidad destruir empleo, porque las sustituciones suponen contratos de trabajo para numerosas personas que únicamente así pueden dignificar sus condiciones de vida.

Paradójicamente, mientras se producen estos salvajes recortes, tanto  la Diputación como el IFAS siguen sin querer meter mano a sus privilegios, en forma de complementos personales o de dedicación, dietas, coches oficiales, taxis, “visas”… (que suman más de 8 millones de euros anuales), además de mantener una superestructura de jefes, subjefes, asesores, etc.

febrero 16, 2012

¿Hace falta bajar salarios para que España sea competitiva?

Iturria: Juan Torres Gómez http://www.juantorreslopez.com

 

El discurso oficial de los políticos y economistas neoliberales, tanto en España como en Europa, es que hay una serie de países, entre ellos España, que tienen salarios muy elevados respecto a los alemanes y que, por tanto, necesitan imponer moderación salarial para que sus empresas sean competitivas en el exterior y así poder crear empleo. Vicenç Navarro, Alberto Garzón y yo hemos aportado en nuestro libro HAY ALTERNATIVAS. PROPUESTAS PARA CREAR EMPLEO Y BIENESTAR SOCIAL diferentes argumentos para demostrar que el sentido común y los datos empíricos no prueban esa tesis. Pero ahora voy a retomar el tema a propósito de la publicación de un informe muy reciente de la sociedad francesa NATIXIS que trata de mostrar qué países europeos competitivos y cuáles no. (Quels pays de la zone euro sont compétitifs, quels pays ne le sont pas? 13 de febrero de 2012,). Su tesis es la siguiente 1. La variable que es relevante para determinar la competitividad-coste de una economía es el coste salarial en la industria corregido por la evolución de la productividad en este sector. Pues bien, para 2011, ese coste en euros es el siguiente en los diferentes países analizados: Bélgica: 36,73 Francia: 33,51 Alemania: 28,85 Italia: 28,32 España: 22,87 Gracia: 15,56 Portugal: 10,83 2. Pero a la hora de evaluar la competitividad de una economía no puede considerarse únicamente el coste unitario del trabajo sino que hay que tener en cuenta también el tipo de productos en los que está especializada. Un país especializado en producir bienes o servicios de alta gama (de mayor calidad, más sofisticados o diferenciados) puede permitirse venderlos a precios más elevados sin perder mercados, es decir, ser igual o más competitivo incluso con salarios más altos que los de sus competidores. Para conocer la especialización de cada país en este aspecto se puede utilizar la llamada elasticidad-precio de las exportaciones que indica en qué grado varían éstas últimas cuando suben o bajan sus precios. La estimación de NATIXIS califica a la exportación española como de gama débil (por debajo estarían Grecia, Irlanda y Francia, que sería el de gama más baja), en relación con la de los demás países analizados (Alemania, Italia, Portugal y Bélgica). Habría que señalar que esta conclusión de NATIXIS es incluso más desfavorable para la economía española que otras estimaciones. Los indicadores de la OCDE que miden la intensidad del nivel tecnológico sectorial de las exportaciones señalan que España está especializada en productos de tecnología media y media-alta o en otros de tecnología baja y media-baja (agrícolas, pesqueros, bebidas y tabaco, textil y calzado) pero que tienen una marca diferencial de calidad que les permitiría competir por vías diferentes al precio. Esto explicaría que, a pesar de que nuestros costes laborales unitarios hubieran subido en los últimos años, se haya mantenido constante nuestra cuota de exportaciones. 3. Precisamente, el tercer factor que toma en consideración el informe de NATIXIS es la evolución del valor de las exportaciones de los diferentes países analizados en relación con el total mundial desde el año 1999 a 2011. Los datos que ofrecen le permite concluir que Alemania, España, Portugal, Bélgica e Irlanda han sido competitivos y han mantenido o aumentado su participación en el total mundial de exportaciones. Estos datos permiten a NATIXIS concluir que no ha habido problema de costes salariales que explique el incremento del déficit exterior español de los últimos años, como dicen la mayoría de los economistas y políticos neoliberales para justificar así sus constante propuestas de moderación salarial. En su opinión, lo que ha sufrido la economía española ha sido un problema de demanda interna. La idea es bien sencilla: por muy competitivo que sea un país en términos de costes salariales no mejorará su posición en los mercados internacionales si la demanda interna absorbe la producción y no hay productos para vender fuera. Mi explicación de por qué se ha consolidado (sobre todo desde la entrada en el euro) ese modelo tan desfavorable para España y tan insostenible la he analizado en otro lugar (Crisis inmobiliaria, crisis crediticia y recesión económica en España) y podría resumirse en dos grandes razones. La primera porque es el que ha convenido al capital extranjero, a las grandes empresas alemanas, francesas, italianas… que nos venden productos y que además han tomado literalmente la producción española de bienes y servicios orientados a la demanda interior. Y la segunda, porque es el modelo que también interesaba a la banca puesto que la combinación de bajos salarios más fomento del consumo y de la adquisición de la vivienda es lo que mejor garantiza el incremento de la deuda que es su negocio. Y gracias al enorme poder del que disponen los grandes grupos empresariales y los banqueros en nuestra incompleta democracia no les ha sido difícil imponer ese modelo al conjunto de la sociedad a pesar de que sabíamos que llevaba a donde nos ha llevado. Por tanto, la respuesta a la situación en la que estamos no puede ser la moderación salarial sino un cambio de modelo que especialice a nuestra economía en nuevas gamas de bienes y servicios, que fomente un consumo más sostenible y vertebrador de nuestra economía y de nuestra sociedad, y que garantice la generación endógena de recursos y la financiación más racional y descentralizada para el desarrollo de un tipo de actividades económicas mucho más pegadas al terreno y menos dependientes del capital extranjero. Bajar salarios es la vía directa a la destrucción de empresas y empleo, a la mayor precariedad e insatisfacción y a nuevas crisis.

febrero 16, 2012

MANIFIESTO: ARABA POR UNA SALIDA JUSTA FRENTE A LA CRISIS.

 

¡¡NO MAS RECORTES SOCIALES¡¡
“Las arcas están vacías, no hay dinero para nada, es necesario recortar
donde no quisiéramos”… son frases de los políticos, que escuchamos un
día sí y otro también en los medios de comunicación.
Pero, ¿realmente son así las cosas? ¿Falta dinero o sobran ladrones?
Nosotras creemos que, cuando nos dicen que no queda dinero en las arcas públicas, sólo buscan una excusa para recortar derechos en detrimento de la mayoría y a favor del beneficio de unos pocos.
Ejemplos son: Todo el dinero público que se le ha dado a la banca y a
empresas como Esmaltaciones San Ignacio, Daewo o Epsilón, millones de euros que se dedican a grandes infraestructuras innecesarias como el TAV o la ampliación del Buesa Arena… y por contraparte propuestas de recortes sociales y/o de subida de impuestos a la ciudadanía.
Hablan de fraude en ayudas sociales (que no llegan ni al 4% del presupuesto total del 2011) y que según datos dados por las mismas instituciones solo constituye un insignificante 2%; cuando ignoran el Fraude Fiscal de millones de euros; cuando no quieren gravar el patrimonio de quienes más tienen ni de las sociedades, eliminando –o privatizando servicios públicos, ayudas a personas dependientes, aprobando recortes al
Derecho de Renta de Garantía de Ingresos, de ayudas en materia de Igualdad, Inmigración y Cooperación entre otras.
Nosotras queremos hacer un llamado a la ciudadanía para que reflexione, pues el problema no es que no haya dinero, sino, de cómo lo reparten. En Álava, según el Eustat, el PIB, o riqueza generada en 2010 fue de10.804,777 millones de euros, y los habitantes somos 317.016. ¿Acaso no habría suficiente para un reparto equitativo en el que se respete el derecho a una vida Digna para todas y todos?
Quienes firmamos este manifiesto propugnamos un modelo diferente al de las políticas neoliberales que nos han llevado -y nos llevan- a una situación de crisis económica periódica, cada vez en ciclos más cortos; y a la miseria recurrente en amplias capas de la población más vulnerable como las viudas, las mujeres, la juventud, las personas jubiladas, las personas extranjeras, etc.
Nosotras hacemos un llamado a la sociedad alavesa para que se ¡niegue a pagar las crisis producidas por esta economía de casino, especulativa! de un sistema económico, defendido por la mayoría política, que reparte la riqueza y el trabajo en la casa y las empresas de manera injusta, que criminaliza a las personas más pobres y excluidas socialmente, que fomenta el racismo, contra personas que viven aquí, que trabajan aquí y que en su mayoría aportan social y económicamente.
Neguémonos a seguir viviendo en este sistema, en el que las mujeres realizamos el 60% del trabajo no reconocido ni remunerado. Una vez más, los recortes en sanidad, educación y temas de dependencia vuelven a plantear una crisis de los cuidados que acaban recayendo, de nuevo, sobre nosotras, quienes “debemos” realizar estos trabajos de manera gratuita, perpetuando la división sexual del trabajo. Este sistema neoliberal, que beneficia al empresariado, precarizando el empleo cada vez con menos derechos, que congela las pensiones y margina a las personas mayores, que tiene a la juventud sin acceso a la vivienda, con tasas de paro que triplican las ya abultadas tasas generales y les condenada al trabajo temporal, precario y sobre cualificado.
Quienes firmamos este manifiesto reclamamos otra salida a la crisis! Una salida justa que no sólo es posible, sino necesaria. Una salida que resumimos en los siguientes puntos de consenso:
POR UNA FISCALIDAD PROGRESIVA.
Que cumpla con la función de redistribuir la riqueza. Que permita a la ciudadanía vivir dignamente frente a los constantes desajustes de la economía de mercado.
POR UNOS PRESUPUESTOS JUSTOS Y PARTICIPATIVOS.
Que estén diseñados de forma participativa y cuyo objetivo sea el reparto de la riqueza y cubrir lasnecesidades básicas de las personas. Que fomenten el empleo público de calidad y respetuoso con el medio ambiente y claramente estén a favor de los servicios públicos y promuevan la organización y participación social.
POR EL RECONOCIMIENTO DE TODO EL TRABAJO REALIZADO Y NO REMUNERADO, COMO EL RELACIONADO CON LOS CUIDADOS Y EL SOSTENIMIENTO DE LA VIDA. Trabajo que, a día de hoy, no consta en las cifras oficiales como, por ejemplo, el PIB.
POR EL REPARTO IGUALITARIO DEL TRABAJO EN LAS
EMPRESAS. Que contemple la reducción de la jornada laboral, no de los derechos! que no discrimine a las mujeres y que promueva el reparto de las responsabilidades y el cuidado entre todas y todos por igual.
A FAVOR DE LEYES Y POLÍTICAS QUE RESPETEN LOS
DERECHOS HUMANOS DE LAS PERSONAS EXTRANJERAS.
Por una Araba donde quepamos todas y todos, donde se respete por igual a personas que no hayan nacido aquí y se valore sus aportes sociales, culturales y económicos.
HACIA UNA RENTA BASICA DE CIUDADANIA.
Que nos garantice a todas y todos unos ingresos dignos por encima del umbral de la pobreza, que nos permita desarrollarnos como personas.
POR EL DERECHO A UN TRABAJO DIGNO.
Con una normativa laboral que acabe con la precariedad y que respete los derechos de la persona trabajadora frente al enriquecimiento de los empresarios en un marco propio de relaciones laborales.
POR EL CUMPLIMIENTO DEL DERECHO A LA VIVIENDA
Por la puesta en marcha de un parque público de vivienda en alquiler acorde a los ingresos de las personas inquilinas utilizando para ello las viviendas vacías de la ciudad (10.050).
POR UNOS SERVICIOS SOCIALES UNIVERSALES, PÚBLICOS, DE
CALIDAD Y PARTICIPATIVOS.
Por una política contraria a la privatización mercantilista desplegada por las administraciones y a favor de unos servicios sociales completamente públicos, en su competencia, gestión y financiación.
POR EL RESPETO AL MEDIO AMBIENTE Y AL RESTO DE LA
HUMANIDAD.
Por la Soberanía Alimentaria, un consumo responsable y respetuoso de los recursos naturales y de TODOS LOS PUEBLOS del planeta.
Además de nuestro compromiso con todos los puntos anteriores, manifestamos nuestra firme oposición al recorte de nuestros DERECHOS SOCIALES y a cualquier política que vaya en contra de la mayoría de la población en beneficio de unos pocos. Asimismo llamamos a la ciudadanía que se una en la construcción de una ARABA que respete el Derecho a una Vida Digna para todas las personas, indistintamente de su sexo, edad, origen, religión que nos permita desarrollarnos como personas.
¡¡DERECHOS SOCIALES PARA TODAS LAS PERSONAS ¡¡
febrero 14, 2012

Els nous pobres

http://elsnouspobres.wordpress.com/

Jo també sóc un nou pobre

Èric Lluent

Me eduqué pensando que vivíamos en una democracia ejemplar y que todos éramos iguales y teníamos los mismos derechos. Periodista de vocación, empecé a hacer colaboraciones en pequeñas radios y la prensa local, donde finalmente fui a parar, formando parte de la redacción del Independent de Gràcia durante cuatro años. Hace cosa de un año decidí dejar Barcelona, mi ciudad de nacimiento, para buscar suerte en Finlandia pero finalmente tuve que volver. Ahora, sin trabajo, sin paro (era autónomo) y sin acceso a becas para estudiar me encuentro con unos ingresos mensuales que rondan los cien euros (si hay suerte) y dependo de lo que mis padres puedan darme de vez en cuando. Me llamo Eric Lluent, tengo 25 años y, sí, soy un nuevo pobre, algo de lo que no me avergüenza hablar (¡sólo faltaría!).

La frustración y la impotencia ante un sistema político basado en el amiguismo y el privilegio hacen que cada mañana piense en dejar el campo de aquí lo antes posible. Además, como periodista, pienso a menudo en la responsabilidad de todos aquellos profesionales que se vienen a las empresas privadas (todas ellas subvencionadas por el poder) contando historias manipuladas e interesadas, sin ningún tipo de independencia ni criterio (hablo de la mayoría de noticias que engullimos día tras día).

Formo parte de la Generación Perdida, aquellos jóvenes de veinte y pocos que nos hemos quedado en la cuneta de una sociedad que cada vez vemos menos nuestra y que identificamos como el enemigo. Para nosotros ya no hay futuro en Cataluña. Nuestras vidas no han sido truncadas por una guerra civil o una dictadura. A nosotros nos ha matado el “mejor sistema económico y político de la historia”, como dicen en las escuelas y universidades.

Lo que no entiendo es como los políticos de este país (sea cual sea su color) pueden dormir con la conciencia tranquila. Espero no entenderlo nunca.

A %d blogueros les gusta esto: