Posts tagged ‘capitalismo’

noviembre 5, 2013

Discursos hegemónicos y marcos de interpretación: el círculo vicioso de la dominación consumista/capitalista

Iturria: Kaos / Pedro Antonio Honrubia Hurtado – 2013/11/05

Son los propios sujetos de las clases dominadas los que garantizan el mantenimiento de su dominación, convirtiéndose en sus propios esclavizadores, pero al servicio de un amo que no son ellos mismos, sino la clase dominante. Discursos hegemónicos y marcos de interpretación asociados, la causa.

Los discursos, de acuerdo a Bourdieu, hacen referencia a los habitusde los sujetos, a su capital -económico, social, cultural y simbólico- , a la situación social concreta y por ende a la estructura de lo decible que en ella se da. Estos dicursos, además, cuando están vinculados a una determinada ideología hegemónica, no solamente reproducen en sí mismos el orden establecido en esa determinada sociedad, sino que sirven para reproducir en lo concreto la forma con la que este orden establecido se reproduce, entre otras cosas, diferenciando a los diferentes grupos sociales existentes, especialmente entre aquellos que son considerados aliados del sistema y aquellos que pueden suponer un peligro para el normal funcionamiento del mismo, esto es, los “enemigos” del sistema.

La estrategia global de toda ideología hegemónica aparece así, a través de los discursos hegemómicos que dicha ideología produce, como una auto-presentación positiva de sí misma (y sus grupos aliados) y una presentación negativa del otro (el enemigo). Ese otro, en nuestro caso, es el antisistema, el raro, el loser, esto es, aquel que no es capaz de adaptarse eficientemente a las prácticas sociales propias de la hermenéutica de sentido consumista/capitalista, o que, directamente, trata de rebelarse contra ellas.

La clase dominante dispone de diferentes mecanismos para imponer, en las prácticas sociales y en la mentalidad de las clases dominadas, esa auto-presentación positiva de sí misma y de sus aliados, así como una presentación negativa del otro, principalmente a través de los discursos vinculados a la satisfacción, o no, de lo que la sociedad espera del sujeto consumista/capitalista, productor/consumidor, de nuestros días, así como de la reproducción por parte de éstos de los códigos de valoración aceptados de forma común por el conjunto de la sociedad, y que responden a un interés de clase: en concreto al interés de la clase dominante por no perder su hegemonía.

La marginación, por vía de la exclusión de la comunidad de “buenos ciudadanos”, de aquellas personas que, por una razón u otra, no reproducen fielmente la ideología de vida que es propia de la hermenéutica consumista/capitalista, así como sus valores, políticos y morales, asociados, es una constante en todo el ámbito discursivo consumista/capitalista, tanto de manera explícita -con mensajes expresamente destinados a tal fin-, como de manera implícita -a través de otros mensajes que inducen a que sea el propio sujeto el que así se considere cuando no es capaz de cumplir con lo que de él espera el sistema-.

Esto es, los discursos consumistas/capitalistas, por ejemplo, no solo te dicen abiertamente, a través de diversas formas de expresión y canales de comunicación, que si eres un desempleado, eres un perdedor, un loser, un fracasado, sino que, además, por otros mensajes más de tipo subjetivo y no tan explícitos, te hacen desarrollar los mecanismos para que seas tú mismo, desempleado, el que así lo perciba.

Eres tú, y no el sistema, el que ha fracasado en su intento por ser alguien dentro de la estructura social consumista/capitalista, y esto te es dicho tanto de manera explícita -directa y sin tabús-, como de manera implícita -escondida entre símbolos y significaciones sociales, relacionados con el éxito social, que así te lo hacen ver-. Para que tal hecho se convierta en una verdad absoluta para uno mismo, basta con que tal discurso, convertido en marco de interpretación, se apodere de tu capacidad para analizar e interpretar tu propia vida y el mundo que te rodea.

Podemos, por tanto, utilizar la teoría analítica de marcos como un modo de acercamiento a la mentalidad de los sujetos de las clases no dominantes que actualmente hacen suyos los mensajes ideológicos hegemónicos que son propios de la ideología de la clase dominante, en tanto que tal hecho nos permite llegar a comprender cómo es posible que tales sujetos no solo no se rebelen contra el sistema establecido, sino que, consciente e inconscientemente, reproduzcan con sus prácticas sociales la hegemonía de la clase dominante.

Inscritos en el paradigma constructivista, los llamados marcos, paquetes o esquemas interpretativos se han convertido en constructos ampliamente utilizados en sociología y en psicología cognitiva. Se emplean como instrumento de análisis metodológico de los discursos sociales, entre ellos, claro está, los de carácter político o propagandístico. Según lo que se desprende este conjunto de teorías analíticas, comprendemos el entorno cultural aplicando esquemas  o marcos de interpretación. Los propagandistas los emplearán para comprender y plantear discursivamente, en términos políticos, los sucesos que se van desarrollando en la realidad social en relación a un determinado tema de actualidad, mientras que el público al cual van dirigidos dichos mensajes propagandísticos los utilizará para comprender los mensajes y situar así sus referentes en una interpretación de tal realidad.

El concepto marco nos parece especialmente importante para analizar de qué modo los sujetos de las clase no dominantes asumen hoy como propios los enunciados ideológicos que vienen insertos en los mensajes lanzados hasta ellos desde los espacios discursivos controlados por las clases dominantes, así como para entender de qué manera funciona, en lo concreto, la hermenéutica de sentido consumista/capitalista –con su consecuencia influencia directa en las prácticas sociales de estos individuos de las clases no dominantes-.

Las clases dominantes, a través de sus dominio absoluto sobre los principales medios de formación e información existentes (sistema de enseñanza y grandes medios de comunicación), han incorporado la ideología hegemónica consumista/capitalista no solo como hermenéutica de sentido, sino, por ello mismo, como marco interpretativo, individual y de acción colectiva, desde el cual las clases no dominantes analizan tanto su propia realidad subjetiva como el funcionamiento mismo de la realidad social.

Así, con sus prácticas sociales, impulsadas al amparo de esas previas creencias ideológicas consumistas/capitalistas constituidas en marcos interpretativos de la vida y la acción social e individual, los sujetos de las clases no dominantes no solamente reproducen la hegemonía de la clase dominante, sino que ellos mismos se marginan y se condenan a formar parte -de modo indefinido y casi sin posibilidad real de cambio- de las clases dominadas, en tanto que legitimadores de la existencia de tales clases dominantes, y, por tanto, de la existencia de un sistema social injusto donde ellos forman parte del grupo que sufre las injusticias, con todas las consecuencias que tal hecho puede tener a lo largo de sus vidas, tanto desde una perspectiva política y económica, como, sobre todo, desde una perspectiva existencial. Ellos mismos se ponen así una espada de Damocles sobre sus cabezas.

Cabe señalar también que, de acuerdo con el psicólogo Henri Tajfel, partimos del supuesto de que tanto la identidad individual como la identidad colectiva son identidades sociales y que ambas se refieren a autodefiniciones derivadas, entre otras fuentes de identidad, de la identificación de individuos o grupos con las características de determinados grupos o categorías sociales. La diferencia es que mientras la identidad individual se refiere a la autodefinición que caracteriza un individuo, la identidad colectiva se refiere a la autodefinición que refleja las características de un determinado grupo social.

El problema surje cuando tales identidades toman su base desde una misma realidad ideológica, y esta es, por principio, contraria a los intereses de la persona que adquiere su identidad por esa vía, subsumiéndose en una identidad colectiva que expresa no una posibilidad de realización de su potencial como persona, sino, justamente, la anulación de la misma. Tal es, en nuestra opinión, la situación en la que se ven inmersos en la actualidad los sujetos de las clases no dominantes en relación a la formación de su identidad, individual y colectiva, en base a criterios que se fundamentan en los intereses de clase de la alta burguesía hegemónica. El mensaje consumista/capitalista, entendido como hermenéutica de sentido, se mueve, pues, exactamente en estos términos.

Con ello, problematiza el mundo según una determinada visión ideológica de la realidad social, acorde a los intereses de la clase dominante. Con ello también, por un lado, pretende legitimar su visión maniquea del mundo, divido entre aquellos que siguen y respetan las normas que son propias a tal hermenéutica de sentido, y aquellos que lo atacan o, simplemente, no son capaces de satisfacerlas, donde estos últimos son automáticamente señalados como excluidos del normal funcionamiento de la sociedad consumista/capitalista, y, por tanto, como objetivos de ataque por parte de los discursos hegemónicos que se emiten por medio de los canales de comunicación en manos de esas mismas clases dominantes, y, por otro, pretende influir en aquellos ciudadanos y ciudadanas a los que va dirigido tal mensaje, en tanto que pueda servir para condicionar la actitud mental con la que tales ciudadanos interpretan el mundo, y, en consecuencia, para que la imagen que del mismo tienen vaya sumando nuevos adeptos entre las nuevas generaciones que inician su proceso de socialización: nuevos sujetos consumistas/capitalistas dispuestos  a convertir esta imagen mental en una guía para la acción y la práctica social, en una reproducción fiel de los intereses de la clase dominante y de su hegemonía ideológica.

Es lo que podemos denomionar como “el círculo vicioso de la dominación consumista/capitalista”: las clases dominantes, a través de los medios de comunicación y el sistema de enseñanza, crean discursos hegemónicos destinados a generar marcos de interpretación en las mentes de los sujetos de las clases no dominantes acordes a los intereses de clase de tales clases dominantes. Una vez estos discursos son introducidos de tal manera en la mente de los sujetos de estas clases no dominantes, serán ellos mismos quienes, de acuerdo a su propia manera de interpretar su propia vida en el contexto de la sociedad consumista/capitalista que los circunscribe, reproduzcan con sus prácticas sociales los valores propios de la ideología de la clase dominante, y, con ello, finalmente, estarán reproduciendo un modelo de sociedad, un orden social, donde su papel como sujetos oprimidos y explotados en favor de los intereses de la clase dominante, de la cual ellos no forman parte, quede garantizado.

Así, con más o menos conciencia de ello, son los propios sujetos de las clases dominadas los que garantizan el mantenimiento de su propia dominación, convirtiéndose en sus propios esclavizadores, pero al servicio de un amo que no son ellos mismos, sino la clase dominante al servicio de la cual está puesto el funcionamiento del orden establecido. Es el reflejo en la historia de la total pérdida de autonomía del sujeto consumista/capitalista de nuestros días.

Es el sujeto histórico, propio de las sociedades postmodernas de nuestros días, que ha “devorado” a su amo y lo ha interiorizado como una forma de vida, generando una implosión del antiguo amo burgués con la personalidad y el carácter social del trabajador/proletario actual, hasta el punto de convertirse (simbólica y psicológicamente) en su propio amo, pero no de forma autónoma, como pretenden hacernos creer algunos pensadores postmodernos, no por la propia relación de servidumbre consigo mismo (que también), sino como reflejo de las relaciones de poder, vinculadas a las relaciones de clase, que siguen estando presentes en nuestra sociedad capitalista contemporánea. Esto es, como reflejo del orden burgués.

Es esta, además, la forma con la que la sociedad consumista/capitalista se garantiza y se asegura que cada nuevo sujeto que haya de integrarse en ella esté predispuesto a respetar los códigos sociales establecidos y, en consecuencia, a no ir contra el orden establecido, esto es, a someterse, ya desde su propia individualidad, a un estricto control social garante del status quo.

Anuncios
junio 13, 2013

Delitos y crímenes económicos

Iturria: Xavier Caño Tamayo – 2013/06/12

Esta es una historia a tres bandas. Por un lado, los trabajadores financian Europa. En el Reino de España, por ejemplo, cerca del 90% del total de impuestos recaudados procede de las rentas del trabajo. En Grecia, Portugal, Italia… tres cuartos de lo mismo. Por otro lado, quienes más tienen eluden y evaden impuestos por sistema. Cada vez más. En Reino Unido, 466 empresas de las 700 mayores corporaciones apenas pagaron 12 millones de euros en 2005 y 2006 en impuestos por beneficios, mientras las otras 234 no pagaron ni una libra. Y no es una situación excepcional. Según Xavier Harel, los impuestos eludidos y evadidos cuestan a la Unión Europea 200.000 millones de euros anuales.

Y en el tercer lado del relato, los grandes delincuentes parecen tener patente de corso, gozar de práctica inmunidad. Criminales que saquean a mansalva, corrompen, especulan y maquinan para elevar precios, blanquean dinero sucio y negro y ejecutan enormes estafas. Como dice Manuel López-Rey, “mientras el ladrón común es considerado un marginado, el delincuente económico no está marginado ni se enfrenta al sistema, porque forma parte de él”.

Como denunciara Alejandro Teitelbaum, hay impunidad de los delincuentes económicos por la actuación y las omisiones de las instituciones y poderes políticos. Fruto de la evasión de impuestos y de los crímenes económicos, según Tax Justice Network, los patrimonios ocultos en paraísos fiscales suman de 21 a 32 billones de dólares. Y de esa ocultación y del consiguiente fraude fiscal son cómplices necesarios los 50 principales grandes bancos privados así como los más importantes despachos de asesoría legal y contable.

En España, 33 de las 35 grandes empresas del Ibex tienen filiales, delegaciones o empresas pantallas en paraísos fiscales, según un informe elaborado por el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa. En total hay 437 empresas, delegaciones o filiales de grandes empresas españolas en paraísos fiscales; 60% más que hace tres años. Banco Santander, BBVA, ACS, Repsol, FCC… están establecidos en Delaware, Holanda, Luxemburgo, Irlanda, Suiza o Hong Kong. No para hacer turismo. Y 550.000 millones de euros de origen español (equivalente al 45% del PIB) se ocultan en paraísos fiscales, según la revista Alternativas Económicas.

Se podría hablar en términos semejantes del resto de países europeos. El fraude fiscal es un gravee problema. Por eso, mandatarios de la Unión Europea se reunieron hace unos días para enfrentarse al fraude fiscal. O eso dijeron. Pero, como en anteriores ocasiones, lo hablado en Bruselas sobre combatir el fraude fiscal solo ha sido un capítulo de buenas intenciones.

Nada se concretó sobre el imprescindible fin del secreto bancario, la opacidad y desregulación de transacciones ni tampoco contra la “ingeniería” financiera evasora de impuestos de grandes empresas. Cómo tampoco se acordó plazo alguno de tiempo paraconcretarlo. Ni tampoco se apuntó ningún mecanismo para obligar a los estados a cumplir sus obligaciones contra el fraude fiscal, como les obligan a cumplir con el déficit presupuestario marcado. Y los paraísos fiscales, ni mencionarlos.

¿Cómo creerá nadie que la Unión Europea haga algo contra el contubernio ‘fraude fiscal-paraísos fiscales’ cuando dos estados de pleno derecho (Austria y Luxemburgo) son paraísos fiscales y en el Canal de la Mancha hay diminutas islas británicas que también lo son? Por no hablar de la City de Londres.

La clave es acabar con el secreto bancario. Y acabar con el secreto bancario significa que nadie tenga la menor posibilidad de ocultar en lugar alguno fondos, depósitos,  cuentas corrientes y beneficios para escamotearlos a las autoridades tributarias y judiciales.

En inglés, delito y crimen no se distinguen; en ambos casos es crime.Pero en castellano puede haber un delito con sanción penal que no sea un crimen (ser miembro de un partido en la dictadura franquista, por ejemplo, o abortar en regímenes derechistas). Como puede haber un crimen que no sea delito, porque no esté tipificado en el código penal. Ese es el caso. Los paraísos fiscales son centros criminales, como crímenes son ciertas actuaciones económicas y financieras habituales. Pero aún no se conseguido tipificarlos como delito.

Este estado de crimen económico permanente aumenta la legitimidad de la ciudadanía en todas sus reivindicaciones y exigencias. Una legitimidad que emana de que las personas nacemos libres e iguales en dignidad y derechos. Porque, al fin, es una cuestión de derechos.

http://xacata.wordpress.com/2013/06/02/

mayo 23, 2013

Las recetas capitalistas duplican la pobreza en Italia en los últimos dos años

Iturria: librered.net – 2013/05/23

Unos 8,6 millones de personas en Italia, el 14 por ciento de la población, vive en situación de pobreza, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística italiano (ISTAT).

ISTAT precisó que los números indican que la cifra de italianos que viven en situación de pobreza se duplicó en los últimos dos años, como consecuencia de las políticas capitalistas impuestas por el Gobierno y la llamada “Troika”, conformada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE).

De acuerdo al informe, miles de familias cumplen más de cuatro de los nueve indicadores de pobreza, entre los que se incluye el no poder utilizar la calefacción en sus hogares, cuestión que afectó en 2012 a una de cada cinco personas, dos veces más que en 2010.

También se incluye el número de personas que no pueden permitirse comer alimentos ricos en proteínas, como la carne, cada dos días, que pasó del 6,7 por ciento en 2010 al 16,6 por ciento en 2012.

ISTAT reveló también que cerca del 14,9 por ciento de los italianos vive en familias que cumplen al menos tres de los criterios de pobreza establecidos por el Instituto de Estadística.

De acuerdo al informe, el poder adquisitivo de los italianos cayó un 4,8 por ciento en 2012, una caída “excepcionalmente elevada” provocada en gran parte por los fuertes aumentos de los impuestos.

El instituto de estadísticas señaló que Italia es uno de los países europeos con mayor porcentaje de jóvenes que ni estudian ni trabajan, con un 23,9 por ciento, es decir, 2,25 millones. Esa tasa sube en las regiones del sur, donde uno de cada tres jóvenes entre 15 y 29 años está en esa situación.

mayo 9, 2013

Otras economías son posibles

Iturria: Antoni Aguiló / Ester Massó / Diario de Mallorca – 2013/05/09

El título de este artículo contiene una verdad incómoda para el capitalismo y el patriarcado: alrededor del mundo encontramos ideas y prácticas económicas que ponen en tela de juicio el capitalismo y sus formas de sociabilidad (individualismo posesivo, clasismo, consumismo, explotación, etc.). Sus protagonistas son hombres y mujeres que participan en experiencias de producción, distribución y consumo al servicio de un imaginario económico y ambiental inscrito en un horizonte poscapitalista y posdesarrollista. Se trata de iniciativas con diferentes implicaciones organizativas, políticas y relacionales que abarcan campos tan diversos como cooperativas, movimientos de comercio justo y solidario, bancos del tiempo, agricultura campesina, economías del cuidado, mercados de trueque, economías ecológicas, redes de intercambio, economías del don y la gratuidad, asociaciones de ocio, economías del decrecimiento, etc.

Estas prácticas económicas alternativas al capitalismo comparten algunos rasgos: 1) plantean la necesidad de un cambio de modelo de sociedad capaz de abrirse a racionalidades económicas que no identifican la economía con el libre mercado y para las cuales la reproducción de la vida está por encima de la reproducción de los intereses del capital. 2) Están basadas en valores plurales, como la solidaridad, la reciprocidad, la colaboración, el don, el trueque no mercantil, el buen vivir de los pueblos indígenas, la filosofía sudafricana del ubuntu (yo soy porque tú eres), la (re)distribución, la autogestión comunitaria, el cuidado del territorio, la visibilidad de las mujeres y su participación en la construcción colectiva del bien común. 3) Han sido sistemáticamente desacreditadas por la “monocultura de la productividad capitalista” (Boaventura Santos) imperante, que naturaliza la “explotación del hombre por el hombre” (Marx), la competición entre individuos egoístas y la acumulación ilimitada de capital, y cuyo impacto frecuentemente produce “economicidios” (Dominique Temple): la destrucción o subordinación de prácticas económicas no regidas por los cánones capitalistas. 4) Suponen una contestación al capitalismo, cuya trayectoria el profesor Jacques Depelchin describe como una “historia de crímenes impunes” perpetrados contra el ser humano, la naturaleza, los pueblos y la democracia.

Actualmente, el proyecto neoliberal de privatización y mercantilización de la vida no sólo no está en crisis, sino que se ha recrudecido, sobre todo en Europa, donde, parafraseando a Walter Benjamin, el neoliberalismo “hace escombros de lo existente”. El sur de Europa se ha convertido en un depósito creciente de escombros humanos sepultados por una economía sin escrúpulos que insiste en la austeridad económica y el sacrificio. Las expectativas de las personas sobre su presente y futuro están muy mermadas e impera un sentimiento de agotamiento de las instituciones existentes, de decadencia de la clase política y falta de creatividad en la búsqueda de alternativas de transformación social.

¿Tiene Europa, en este escenario, capacidad para reinventarse y romper las inercias que la han llevado a la deriva? ¿Qué debe hacer para superar esta situación? Para que Europa pueda reinventarse, es imprescindible que desarrolle una nueva imaginación política y económica que permita el reconocimiento de diferentes lógicas, prácticas y actores. Europa necesita una imaginación abierta a escuchar otras voces, a ver con otras miradas y a aprender con otras experiencias del mundo, pues “no hay país tan grande que no pueda aprender ni país tan pequeño que no tenga algo que enseñar” (Federico Mayor Zaragoza).

“Aprender „escribe Paulo Freire„ es construir, reconstruir, comprobar para cambiar”. Las prácticas económicas mencionadas constituyen una fuente de aprendizajes que cuestionan el neoliberalismo como sentido común económico y social de nuestros días y promueven valores inspiradores para la transformación mental e institucional que Europa necesita. ¿Qué lecciones concretas y aplicables puede aprender Europa del contraste de experiencias con imaginarios económicos alternativos? Veamos algunos casos.

El primero es la canasta comunitaria en Ecuador, una iniciativa de economía popular urbana destinada a crear condiciones dignas para que las familias con pocos recursos accedan a alimentos de primera necesidad, que bajo el esquema capitalista se convertirían en un lujo inalcanzable. El proyecto pone en contacto directo a las familias socias con productores agroecológicos locales. Las familias participan en la compra y distribución de los alimentos y luego se rinde cuentas del dinero invertido. La lógica de la canasta comunitaria interpela directamente al capitalismo y propone formas de sociabilidad alternativas que pasan por: 1) la creación espacios de encuentro entre el campo y la ciudad basados en el respeto y la solidaridad mutua. 2) El abaratamiento de los costes, retirando los intermediarios entre productores y consumidores y estableciendo relaciones de compañerismo. 3) La promoción de relaciones de cooperación y complementariedad entre agricultores. 4) La lógica de la satisfacción responsable de las necesidades reales, alejadas del consumismo. 5) La reivindicación de la función social del dinero como herramienta de distribución y no de acumulación. 6) El fortalecimiento del poder de las mujeres, dándoles la posibilidad de participar en espacios sociales de decisión, gestión y distribución. Sin embargo, por encima de todo, la canasta comunitaria encierra una lección perturbadora para el neoliberalismo: la alimentación no es un privilegio, sino un derecho imprescindible que dota significado y contenido al derecho a la vida.

El segundo lo constituyen las prácticas de lactancia materna. A lo largo de la historia del pensamiento occidental, la lactancia ha formado parte de una narración patriarcal sobre la maternidad relacionada con la subordinación femenina y una concepción esencialista de las mujeres. Hoy, sin embargo, encontramos una reevaluación de la lactancia asociada con la crítica capitalista y patriarcal. No se trata de naturalizar a las mujeres, ya que se parte del reconocimiento de la lactancia humana como realidad cultural. Tampoco se pretende reducirlas a madres ni recluirlas en la esfera reproductiva y no remunerada. Y menos aún constituye una prescripción moral sobre la lactancia, que es una decisión libre y voluntaria. De lo que se trata es de enfocarla como una práctica que en el Occidente capitalista y predominantemente individualista puede contribuir al empoderamiento femenino y al cambio social en clave de sostenibilidad económico-ecológica. Por un lado, las prácticas lactantes desarticulan los usos del cuerpo que el capitalismo construye como deseables y normativos: cuerpos individualistas que sólo se deben a sí mismos; cuerpo sin pechos o, si los tienen, que no eyecten leche; cuerpos consumistas valorados por su capacidad de consumo, pues amamantar es gratuito y no responde a los intereses comerciales de la industria de la leche de fórmula. Por otro, generan redes de apoyo mutuo, altruismo y solidaridad recíproca. A menudo, madres, padres y bebés forman parte de grupos de crianza donde socializan su saber; de bancos de tiempo donde intercambian, en unidades no monetarias, ayuda recíproca, apoyo comunitario y conocimientos. Los bancos de leche impugnan la lógica capitalista: las lactantes donan leche para criaturas que, por el motivo que sea, y hallándose hospitalizadas (generalmente prematuras), necesitan beneficiarse de esta sustancia.

Podrían citarse más ejemplos, pero estos bastan para poner en evidencia la existencia de prácticas y valores orientados por una racionalidad no productivista, consumista y centrada en el afán ilimitado de lucro. Si queremos otra Europa, es fundamental aprovechar las potencialidades económicas, políticas sociales y culturales de estas experiencias para la socialización de valores opuestos a la Europa del libre mercado como principio rector de las relaciones humanas; de la distribución injusta y desigual de la riqueza y del poder político; de la exclusión, la falta de empleo y la precariedad laboral; de la democracia expoliada por la Troika, los mercados financieros y los partidos en la órbita del neoliberalismo. Una Europa (y un mundo), en fin, dispuesta a devolver la dignidad a los escombros amontonados bajo el “progreso” capitalista.

Antoni Aguiló – Filósofo político y profesor del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coímbra.
Ester Massó – Filósofa, antropóloga y profesora de la Universidad de Granada.

Etiquetas: ,
mayo 3, 2013

La resiganción y el escepticismo, es la gran victoria del sistema capitalista ¡Sí hay alternativas!

Iturria: Esther Vivas / FocalizalaAtencion – 2013/05/02

Vídeo explicativo de Esther Vivas,  licenciada en Periodismo y Máster en Sociología, forma parte del Centro de Estudios sobre Movimientos Sociales (CEMS) en la Universidad Pompeu Fabra nos explica cuales son los grandes inconvenientes del capitalismo salvaje y que hay alternativas.

Sólo el conocimiento y  su respectiva difusión nos blindará de los constantes ataques “capitalistas” a los que estamos sometidos.

[youtube http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=fyGGWhkKKtk]
mayo 3, 2013

No hay límite para el capitalismo: explotar, explotar y explotar más

Iturria: Mario Hernández / La Haine – 2013/05/03

Entrevista con Guillermo Almeyra :: En Islandia los conservadores han triunfado porque, a diferencia de los socialdemócratas, plantean no ingresar a la Unión Europea

Mario Hernandez (MH): Finalmente se cruzó la barrera de los 6.000.000 de desocupados en España.

GA: No hay límite para el capitalismo. Ellos quieren arreglar las cosas reduciendo al máximo todas las conquistas e ingresos de los trabajadores para extraer más plusvalía y mantener las ganancias que no pueden obtener por un aumento del mercado porque está hecho pedazos.

La desocupación tiene el doble sentido de pesar sobre los trabajadores para que no luchen ante el peligro de quedar sin trabajo y de paso, también, conseguir mano de obra baratísima en una pequeña recuperación que pueda haber.

MH: Quería llamarte la atención sobre dos hechos que comentamos tiempo atrás. Primero, el triunfo de la derecha en Islandia.

GA: Históricamente en Islandia la gente ha votado siempre a los conservadores con excepción del brevísimo gobierno de la socialdemocracia que resultó de la crisis, la protesta y el levantamiento popular contra los bancos, pero las cosas volvieron a su curso y, además, los conservadores han logrado el éxito esta vez porque, a diferencia de los socialdemócratas, plantean no ingresar a la Unión Europea y ante el desastre mantener un margen de maniobra con una moneda independiente. Eso les ha parecido a la mayoría de la gente más sensato que someterse a la férula del euro.

Creo que la estabilidad de los conservadores va a durar muy poco porque, entre otras cosas, ya han saneado el sistema bancario para ponerlo en la misma forma que funcionaba anteriormente, a cambio el pueblo islandés paga el costo y el desarrollo de la principal industria que es la pesca, es muy pequeña ante la crisis económica en Europa que es el mercado lógico de la pesca de arenque. Entonces, no hay una solución y va a haber esos recambios de gobierno que hay permanentemente en todos los países europeos ante la crisis.

MH: Hace un mes leí en ‘Clarín’ que en Italia cierran 1.000 empresas por día, de todos los tamaños, las más golpeadas entre las seis millones que se estima tiene Italia, son las chicas y medianas que representan la columna vertebral de la economía italiana. En este contexto se ha producido la asunción de un nuevo gobierno. Da la impresión de ser un gobierno débil.

GA: Yo diría que es un gobierno que nace muerto, No va a durar ni siquiera un año porque es fruto de una alianza espuria. Los restos del viejo PCI transformado actualmente en un partido liberal, liberal-socialista, aliado a Berlusconi y su banda, que en realidad mantuvo su participación política para evitar los juicios para que no lo condenen y mantener la impunidad y con los banqueros a la cabeza porque el Ministro de Finanzas es un gran banquero que representa a los grandes bancos europeos.

Aunque Letta, el Primer Ministro que es un democristiano honesto pero del partido de la mafia, de la conservación, de la alianza con EE. UU., diga que no se puede mantener el ajuste, que hay que mejorar la situación de la gente, no tiene los medios políticos ni económicos para cambiar de política. Además, está atado a los que quieren seguir con el ajuste y lo siguen manteniendo: los banqueros y la gente de Berlusconi que andan en la economía marginal.

No hay que olvidar que Hitler mató 3.000.000 de locos, inválidos, deformes e inhabilitados

MH: Luego de este rápido recorrido por Europa quiero traerte a la situación en nuestro país. Quisiera conocer tu opinión sobre los hechos del Hospital Borda.

GA: Por un lado, muestra el desenfreno en la especulación inmobiliaria que impulsa y organiza ese individuo que se llama Mauricio Macri. Quiere hacer el Centro Cívico en el medio de los terrenos del Hospital Borda y después ofrecer todos los edificios de la Municipalidad, que están en las zonas más ricas, a la especulación inmobiliaria haciendo una diferencia gigantesca porque construyen en terrenos baratos y además robados y venden los que ya tienen a otras empresas subsidiarias.

Por otro lado, la brutalidad, el concepto de que los enfermos mentales no son humanos, que los trabajadores tienen que ser reprimidos, todos esos son conceptos fascistas. No hay que olvidar que Hitler mató 6.000.000 de judíos, pero además 3.000.000 de locos, inválidos, deformes e inhabilitados, también comunistas y socialistas, porque consideraba que no tenían que vivir porque según él arruinaban la raza.

Este concepto de que la vida humana no vale nada y que las personas son simples instrumentos para sus negocios, es un concepto fascista que desgraciadamente cuenta con el apoyo de un sector importante de los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires que lo ven con simpatía. Son capaces de decir que al que corta el tráfico hay que matarlo o al que tira una piedra o se encapucha, sin ver que es gente que está defendiendo el trabajo o conquistas y en este caso, concretamente, el taller donde se ayudaba a rehabilitar a los enfermos mentales. Es de una monstruosidad sin límites.

MH: Que termines bien nuestro Día del Trabajador.

GA: Es una gran lástima que estamos en un día de lucha como es el 1º de mayo y, salvo las manifestaciones de “Rompiendo cadenas” en Plaza Lorea y del Frente de los Trabajadores y la Izquierda (FIT) en Plaza de Mayo, no haya ninguna acción sindical importante de las dos CTA ni de las dos CGT. Que el 1º de mayo pase en las calles prácticamente desapercibido.

abril 9, 2013

Ocupación en Santurtzi de una sucursal de BBK-KutxaBank

Iturria: Berri-Otxoak (Plataforma contra la Exclusión Social y Por los Derechos Sociales) – 2013/04/08

Este lunes se ha ocupado una de las sucursales que la BBK-KutxaBank tiene en la localidad de Sanrturtzi. Posteriormente se ha realizado una concentración ante la misma.

La BBK-KutxaBank se forra…gracias a los desahucios
 
►Esta movilización viene motivada por el incremento de los desahucios en la comarca de Ezkerraldea. Siendo una de las principales entidades responsables de esta situación la BBK-KutxaBank: el 65% de los desahucios hipotecarios son responsabilidad de esta entidad bancaria.
No a los recortes sociales!
 
►Además, a través de esta iniciativa se ha denunciado el incremento del número de desahucios en la Margen Izquierda, el aumento de las tasas de desempleo y los continuos recortes sociales promovidos por los consistorios de la comarca.

Movimientos y colectivos contra los recortes y el paro de Ezkerraldea

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=6TVeZqW2uWI&feature=youtu.be]

abril 8, 2013

Crisis y capitalismo

Iturria: ATTAC – 2013/04/08

Paco Álvarez, licenciado en matemáticas y doctorado en ingenieria informática nos muestra una Europa sin euro y una visión profunda de los pilares de la “Economía del Bien Común”. Nos enseña que solo tendríamos que cumplir la Constitución para poder reconsiderar el impago de la deuda que él califica como odiosa y basar nuestra economía en otros parámetros.

[vimeo http://vimeo.com/62768312 w=500&h=375]
abril 6, 2013

“Dicen que las pensiones son un problema sólo para generar un nuevo negocio para el sector financiero”

Iturria: Marcos Pérez Pena / eldiario.es – 2013/04/03

La economista Miren Etxezarreta, catedrática de la UAB, ofreció una conferencia este martes en la Semana Galega de Filosofía sobre la “estrategia del olvido en el capitalismo”.

La economista Miren Etxezarreta, catedrática de la UAB, ofreció una conferencia este martes en la Semana Galega de Filosofía sobre la “estrategia del olvido en el capitalismo”. Experta en Economía Agraria y en el sistema público de pensiones, actualmente participa activamente en diversos movimientos sociales, y en particular en el Seminario de Economía Crítica TAIFA dedicado a promover la crítica de la Economía convencional, la formación de economistas jóvenes y la divulgación crítica de temas económicos de actualidad a través de la publicación de Informes de Economía Crítica. Es también habitual leer sus artículos en Rebelión, Le Monde Diplomatique o en Público y fue muy comentada su intervención ante el Parlament de Catalunya en 2011 en el marco de las protestas del 15M. En el contexto de unas jornadas que giran alrededor de la memoria, afirmó que para el capitalismo “la memoria constituye poco más que una rémora que puede motivar unos gastos y actitudes no generadores de beneficios, y cuya incidencia debe reducirse a la menor expresión”.

En su conferencia defendió que “la memoria en el capitalismo o se ignora, o resulta orientada a cooperar al logro de los objetivos del sistema económico existente”. ¿El capitalismo emplea la desmemoria como instrumento?

Afecta sobre todo a la inmediatez de los resultados. Frente a la memoria, en el capitalismo importa el presente inmediato, el capitalismo obliga al consumo permanente y continuo. En contraposición, van apareciendo grupos de gente que apuestan por prácticas de producción y consumo alternativas. Supone una forma de oposición al capitalismo a través de la generación de ámbitos de autonomía y de formas de hacer diferentes.

Usted es experta en el sistema de pensiones. ¿Su crisis es tan grave como nos dicen desde el Gobierno?

El sistema de pensiones público depende mucho del mercado de trabajo porque en el contexto español son las cotizaciones de los trabajadores en activo las que pagan las pensiones de los jubilados. Si se deteriora el mercado de trabajo -tenemos seis millones de parados y seguramente aumentarán-, eso es un peligro para el sistema de pensiones, si se mantiene el mismo sistema tal y como está. Desde el Gobierno lo que están haciendo es replantear el sistema sobre la base de reducir el gasto. Todas las medidas se dirigen a ese objetivo: reducir las pensiones del futuro. Esto será así si realmente se quiere que sea así, pero no hay ninguna razón por la que las pensiones se tengan que pagar sólo con las cotizaciones de los trabajadores, en muchos países se pagan las pensiones con impuestos generales. El tema de las pensiones es básicamente una cuestión de distribución de las rentas y de la riqueza del país. Es un tema político, no de inviabilidad. Porque yo podría decir “más inviable es el ejército”, pero el ejército se paga con impuestos. El día que el ejército lo paguen los soldados o los generales podremos comenzar a hablar de inviabilidad. Si se quiere que las pensiones las paguen sólo unos trabajadores que cada día son menos puede haber problemas, pero tampoco tan graves como nos quieren hacer creer.

¿Se intenta beneficiar a los planes privados de pensiones?

La razón de esos discursos y de las propuestas de revisión del sistema de pensiones es un intento a nivel mundial de potenciar las pensiones privadas. Las pensiones privadas son un ámbito enormemente goloso para los mercados financieros, son unas bolsas de capital que las entidades financieras quieren manejar. Se lleva hablando de las pensiones privadas desde mucho antes de esta crisis. En 1994 el Banco Mundial ya elaboró un informe que afirmaba que las pensiones públicas eran inviables. Y siguen diciendo lo mismo, porque es un discurso falaz, hecho de medias verdades. Es cierto que si cada día hay menos trabajadores habrá más problemas para financiar las pensiones, pero también es verdad que se podrían financiar a través de los impuestos si hubiera un sistema de impuestos decente.

Las pensiones privadas necesitan más capital que las pensiones públicas porque hay que reunir más de 250 mil euros de cotizaciones para poder tener derecho a la pensión mínima cuando tengas 65 años. A ver qué trabajador puede ahorrar esa cantidad para una pensión privada. Y para tener una pensión media de 850 euros, que es la media de la pública, habría que tener 750 mil euros. Además, esos fondos privados están invertidos en bolsa y ya vemos lo que está pasando con la bolsa. Lo que pasó aquí con las preferentes puede pasar con el dinero que está invertido en acciones. Decir que las pensiones privadas son la solución para lo que está pasando con las pensiones públicas es una mentira. Se dice que las pensiones son un problema porque se quiere generar un nuevo tipo de negocio para el sector financiero. Pero las pensiones privadas corren tanto o más peligro que las públicas.

¿El discurso es parecido a la defensa que se hace de la austeridad como única solución, en vez de apostar por fórmulas para obtener más recursos?

Incluso el discurso oficial está cambiando. Por ejemplo, la señora Lagarde ya dijo que los programas de ajuste no son suficientes para resolver el problema. Y la mayor parte de los analistas coinciden en que estas políticas están empeorando la situación de los países en crisis. En el caso del Estado español, tenemos una economía absolutamente colapsada. Es evidente que esa no es la solución.

¿Tienen base real los optimistas discursos que hablan del alejamiento de la posibilidad de un rescate y del inicio de la recuperación?

Tenemos una economía que no tiene capacidad productiva, que tiene una altisima deuda, y además los programas de ajuste no hacen más que asfixiar la poca capacidad que se podía tener de gestionar la deuda -no de pagarla, porque la deuda es impagable-. La economía española estáin articulo mortis. ¿Es cierto que de momento se está pudiendo eludir el peligro del rescate? Bien, de momento sí. Pero ya veremos qué pasa, porque somos tributarios de lo que pase en otros países. Si pasa algo en Chipre, nos afecta, se pasa algo en Alemania, nos afecta. Vivimos en la economía global y a los débiles a economía global nos afecta más.

Yo no creo mucho en eso de que “ya pasó lo peor”, porque no sé donde se van a integrar seis millones de parados. Puede que se comience a producir un poco más, pero eso no resuelve el problema del paro. Llevamos mucho tiempo diciendo que el año que viene llegará la recuperación yel año que viene no llega nunca. Y creo que el 2014 tampoco va a ser de recuperación. Y además hay que pensar “recuperarse de donde?”. Estamos muy abajo. Caimos mucho ya, por ejemplo en salario o en bienestar. Si recuperarse es comenzar a funcionar un poco, aun nos faltaría subir otra vez toda esa cuesta para volver al lugar en el que estábamos, si alguna vez llegamos allí.

Mirem-Etxezarreta-semana-Pontevedra_EDIIMA20130403_0395_4

 

febrero 16, 2013

Miren Etxezarreta:”Al capitalismo se le están acabando los mercados”

Iturria: Rosa VillegasLe Monde diplomatique 2013ko otsaila

El Pacto del euro nos está llevando a más austeridad y crisis ¿por qué se obstina en ello la Unión Europea a sabiendas de las consecuencias?

Simplemente es lo que conviene a los intereses dominantes, al gran capital en general. A este, lo que le interesa es que le dejen hacer lo que quiere. Eso es el neoliberalismo: dejar hacer al capital lo que quiere, sin trabas. Ahora bien, cuando las cosas se tuercen, se recurre al Estado sin ningún sentido del pudor. Han estado cuarenta años diciendo que el Estado no tiene que intervenir en economía, y en el momento en que ha habido problemas fíjese a qué niveles están participando los Estados.

¿Estamos viviendo la agonía del capitalismo, o bien una crisis provocada para reinventar el propio capitalismo?

No hay ningún sistema eterno, y por lo tanto el capitalismo en algún momento se acabará. ¿Cuándo? No lo sé. Hay indicadores de que, al capitalismo, cada vez le resulta más difícil reprodu cirse. Ahora bien, creo que las crisis no son provocadas voluntariamente, son producto de la propia dinámica del sistema. Las enfermedades y la muerte son inherentes al ser humano. Pues bien, en el capitalismo, las crisis son inherentes a la propia dinámica del sistema. Y no creo que sean voluntariamente impulsadas, pues son peligrosas para el propio capitalismo: algunos pierden mucho dinero.

Si existe deuda existen acreedores. ¿Quiénes son estos?

Los grandes capitales. ¿Usted sabe quiénes son los mayores capitales del mundo? Los fondos de pensiones privados, detrás de los cuales siempre hay personas. Los gestores de esos grandes fondos de pensiones, que normalmente están implicados en su capital, son los que realmente están marcando la pauta. Y después hay grandes fortunas, que son los grandes capitalistas que tienen enorme poder de decisión. Los que se reúnen en Davos, el grupo Bilderberg, la Trilateral… Todos ellos tienen mucho poder. Pero el capitalismo es un sistema muy complejo, y todos esos nombres y apellidos operan muchas veces a través de inver sores institucionales. En España, las Sicav [socie dades de inversión de capital variable], por ejemplo, son instrumentos de inversión donde teóricamente pueden tener cabida personas con poco dinero, pero en la práctica son instrumentos para que las grandes fortunas no coticen a Hacienda. Las grandes fortunas están ahí, lo que pasa es que no aparecen con nombres y apellidos sino como un fondo de inversión.

Los mercados están desregularizados, ¿no?, las normas no funcionan para ellos…

En el fondo, las reglas y las leyes están hechas por los mercados y para ellos. Porque el poder político es un mero servidor del poder económico. No hay más que ver la puerta giratoria: cómo los políticos se convierten en grandes gestores económicos; y cómo los grandes gestores económicos cuando, por alguna razón, dejan de serlo —como en el caso de Mario Monti, en Italia— pasan a regir la política. Esto, en la UE, está documentado. La dinámica de las elites dirigentes es esa vinculación… Pero, cuidado, siempre con el capital mandando.

A pesar de que los estudios internos del Fondo Monetario Internacional (FMI) demuestran que la desreglamentación de los mercados produce mayor inestabilidad, el propio FMI, por presión de los mercados, promueve esa liberalización. ¿No hay nadie que pueda exigir responsabilidades?

Sólo alguien está por encima de todo eso: la ciudadanía. Pero, por una parte, la ciudadanía está enormemente desperdigada, y por otra, tremendamente atemorizada ante lo que puede pasar. En tercer lugar, una parte importante de la ciudadanía tiene los mismos valores que los dominantes… Por que el capitalismo no es sólo una dominación económica. Es también una dominación ideológica. Nos han vendido que las cosas sólo funcionan en el capitalismo. Lo cual es una mera creencia.

¿Cómo dominan ideológicamente? ¿A través de los medios de comunicación?

La desinformación es muy importante. Y el miedo. Cuando una persona tiene sólo su trabajo para vivir, tiene mucho miedo de perderlo. Porque —aunque el pasado nunca fue mejor incluso en la Edad Media tenían tierra. El señor les exigía muchos tributos, pero el uso de la tierra lo tenían. Hoy, si estoy parada, no tengo de qué vivir. Por ello, mucha gente se aferra a su trabajo, incluso consciente de que lo que está pasando no es justo. Por tanto, hay que ser muy consciente, muy valiente, y tener claro que es una lucha colectiva importante para decidirse a romper con esto.

¿Hacia dónde vamos?

Hacia una mayor facilidad de reproducción del capitalismo para obtener beneficios. Hacia la desregulación total. Todo el programa neoliberal no es otra cosa: libertad de comercio, libertad de producción, competitividad global, desregulación laboral, desregulación de los mercados, del capital, desregulación medioambiental… […]

Las pequeñas empresas han aprendido a aceptar que algunos clientes no les van a pagar. En cambio, no ocurre así en el mercado. ¿Por qué se permite?

Por el propio dominio ideológico, que refleja una de las grandes contradicciones del capitalismo. En esta crisis, por ejemplo, en España, miles de pequeños empresarios están desapareciendo cada año. Sin embargo, esos empresarios tienen una percepción ideológica de que sólo se recuperarán a través de una vuelta a lo que hacían antes. Muy pocos de ellos son capaces de situarse con el resto de la población. Los pequeños empresarios no se identifican con los trabajadores, cuando realmente, en este momento, los pequeños empresarios están hechos polvo… Y no digamos los trabajadores autónomos… Muchos de ellos se consideran diferentes de los trabajadores. Piense, por ejemplo, en el propietario de un camión. Es un trabajador autónomo que, además, tiene que pagar el crédito… Un trabajador muy explotado por las grandes empresas para las que hace transporte. Pero el capitalismo ha tenido la habilidad de insertarle en la mente que él no es un trabajador, es un patrono. E ideológicamente, el camionero se lo ha creído. El dominio ideológico les lleva a alinearse siempre con unos poderosos empresarios que son precisamente los que están destruyendo su actividad…

Algunos economistas defienden que un gran banco no puede caer porque caería la econonía… Me niego a aceptar eso. La quiebra de un banco tiene consecuencias catastróficas para los accionistas del banco. Si se salvaran —como se tendrían que salvar—, a través del fondo de garantía de depósitos, los depósitos de la gente modesta que tiene el dinero en el banco… no pasaría nada. Los accionistas perderían su capital y se acabó. Igual que pierde usted su capital si pone una tienda de moda mañana y no consigue vender lo suficiente. Pero estamos hablando del dominio ideológico del capitalismo, que ha metido en la cabeza de la gente que no se puede permitir la quiebra de ningún banco.

 

A %d blogueros les gusta esto: