Archive for mayo 27th, 2013

mayo 27, 2013

El 56,35% de las trabajadoras de residencias ya tienen firmado un convenio

Iturria: Gara.net – 2013/05/27

Se cumplen 15 días de huelga indefinida de las residencias de Gipuzkoa. ELA aseguró ayer que «nos mantenemos firmes en nuestro conflicto y en nuestras reivindicaciones», pero aseguraron que el 56,35 % de las trabajadoras, llamadas a la huelga, ya están fuera de la misma, «sin contar a las trabajadoras y trabajadores que ya poseían convenio en vigor para este año ni a las trabajadoras y trabajadores que, aun aplicándose los distintos convenios del sector, se regulan a través de cooperativistas (GSR)».

La central sindical recuerda que en esta semana pasada se han alcanzado cuatro acuerdos: en la Residencia de Billabona, En el Centro de día de Aita Menni de Oñati, la residencia Gisasola de Zestoa y en la residencia Hogar san José de la Montaña de Donostia.

La firma del acuerdo en estos centros alcanza a más de 115 trabajadoras. Según ELA, «confirma de manera definitiva la tendencia a la firma por parte de las empresas del sector, dando la espalda a Adegi y a Lares, que son los representantes legales de estas empresas».

Firma de convenio

ELA pidió a la patronal, a la vista de los resultados que se están produciendo, «la inmediata firma del convenio provincial y su posterior refrendo. No se puede pretender representar al 100% de las empresas del sector y que a día de hoy el 56,35 % haya firmado un acuerdo en contra de las directrices de Adegi y Lares».

Para ELA, «el descrédito de estas dos patronales es absoluta» y «su absurda posición, no solo pone a centenares de trabajadoras en peligro de perder sus derechos y condiciones laborales, sino que se extiende a los usuarios y sus familiares que están sufriendo un secuestro legal».

ELA adelantó que al menos cinco residencias y cuatro centros de día, han iniciado las oportunas negociaciones cara a alcanzar un acuerdo en los próximos días como ha ocurrido hasta ahora.

Anuncios
mayo 27, 2013

Apelan a la unidad como argumento de desmovilización

Iturria: Patxi Agirrezabala / Gara.net – 2013/05/27

¿Para qué es la unidad? ¿Para anestesiar a la sociedad? No; la unidad es para salir a la calle y pararlos; para dar oxígeno a políticas sociales, al empleo digno, a la defensa de los salarios y la solidaridad

La huelga general no es unitaria» es un argumento que se repite. Es curioso, hasta la derecha que aplica los recortes desprestigia la movilización diciendo eso. ¿Qué le im- portará a la derecha la unidad sindical? Hemos emplazado a CCOO y UGT para que estuvieran en la huelga. Han contestado que no. Lo sentimos. ¿Por qué, ante el mayor ataque contra todo lo social, no están en la huelga y desacreditan la movilización apelando a la unidad? Para contestar, hay que analizar los últimos actos de CCOO y UGT.

Pensiones: En enero de 2011 acordaron con Zapatero la reforma que, entre otras cosas, elevaba la edad de jubilación a los 67 años y establecía el «factor de sostenibilidad». El PP ha hecho otra que destroza aquella el 15 de marzo de 2013 y anuncia que, antes de finalizar el año, hará otra mucho más dura amparándose en el «factor de sostenibilidad» que ellos acordaron. El PP tiene como objetivos para esa próxima reforma elevar la edad de jubilación más allá de los 67 e imponer fórmulas para reducir drásticamente la cuantía de la pensión. En la «Comisión de Expertos» que ha creado el PP para que le ayude a hacer ese trabajo, junto a los representantes del sector financiero, está CCOO. ¿Qué pinta un sindicato en esa Comisión?

Negociación colectiva: Firmaron un Acuerdo de Negociación Colectiva (ANC) en 2011. En él se decía que «los salarios eran responsables de la pérdida de competitividad de las empresas», y que las subidas salariales «no debían ser superiores al 0,6%» (con una inflación del 3%). Con aquel acuerdo querían evitar la reforma laboral de Rajoy. No la evitaron. Recientemente la CEOE en una circular ha dicho que «los límites fijados en ese acuerdo no le obligan» y recomienda a las empresas que «congelen o reduzcan los salarios» y que utilicen la reforma que les ha regalado Rajoy para «cambiar los convenios de arriba a abajo». CCOO y UGT insisten en que la solución al bloqueo de la negociación colec- tiva pasa por acuerdos similares, tipo Acuerdos Interprofesionales. Si no vinculan a la patronal… ¿Para qué se hacen?

Estrategia de emprendimiento y empleo juvenil: Rajoy presentó en La Moncloa ese Plan. CCOO y UGT acudieron diciendo que ese acto «debía marcar la agenda de diálogo social del próximo período». ¿En qué consiste el Plan? Generaliza el empleo a tiempo parcial apoyado con dinero público. Empleos con salarios bajísimos para fomentar la sustitución de empleo digno por precario. Además, se «reforman» los contratos formativos, convirtiéndolos, de hecho, en un contrato precario más. Es un Plan para ampliar la precariedad para los jóvenes. ¿Qué pintan CCOO y UGT en esa foto con Rajoy?

Diálogo social: En el Estado no hay «diálogo social». La política es totalmente unilateral; más que nunca. Y, claro, no habiendo en el Estado, ¿por qué lo va a haber en Gasteiz o Iruña, cuando las políticas de sus gobiernos son una réplica de lo que hace el PP en España? Se cambió la Constitución y se elaboró la Ley de Estabilidad Presupuestaria para que en todo el Estado se hiciese la misma política, la del PP. El resultado: que cambian los partidos en los gobiernos sin que cambie la política.

Con Patxi López, CCOO y UGT estuvieron en esas mesas; en Navarra, han sido parte esencial del Plan Moderna. Ahora, con la llegada del PNV al Gobierno de Gasteiz, quieren dar continuidad a las mesas de «diálogo social». ¿Por qué se sigue llamando «diálogo social» a ese teatro vacío? ¿Por qué, si todo lo que importa a la clase trabajadora se decide fuera de esas mesas, siguen en ellas? Obviamente, no porque influyan en la política. ¿Entonces, por qué? Por su nivel de dependencia financiera de los presupuestos públicos. La autono- mía del sindicato para juzgar la política de los gobiernos es proporcional a su autonomía financiera. Un tema central en el debate de modelos sindicales.

A un acuerdo malo le sustituye otro peor: Aunque sea muy duro, lo definitivo para evaluar al sindicalismo no es que se aprueben recortes y reformas, que no podamos frenarlos. La política (la ley) es el resultado de una determinada relación de fuerzas, y la derecha económica ha logrado desplazar muy a la derecha a todo el arco político. Lo verdaderamente duro es que, siendo eso así, una parte del sindicalismo acompañe al poder político en esa deriva. Una cosa es no poder parar los ataques que recibimos y otra, muy distinta, acompañar al poder y desclasar el conflicto social.

CCOO y UGT firman acuerdos (pensiones, ANC…) que ni siquiera se cumplen; y la alternativa al incumplimiento es buscar un acuerdo aún peor que el anterior. Por supuesto, cuando deciden firmarlos no se acuerdan para nada de compartir juicio con el resto de organizaciones sindicales. Se bastan ellos solos. La «falta de unidad» solo se saca a relucir como argumento demagógico cuando decidimos que toca movilización.

Unidad sí; para salir a la calle y pararlos: ¿Para qué es la unidad? ¿Para anestesiar a la sociedad? No; la unidad es para salir a la calle y pararlos; para exigir la regeneración de la vida política y democrática; para dar oxígeno a políticas sociales, al empleo digno, a la defensa de los salarios y a la solidaridad.

Llama la atención que una parte de la izquierda -no solo española- coloque la unidad sindical como exigencia por encima de programas y renuncie a hacer una crítica objetiva de las razones que justifican que, desgraciadamente, el movimiento sindical no pueda responder unido a esta dictadura económica que tumba democracias, derechos sociales y derechos laborales. Una dictadura económica a la que estorba, también, el movimiento sindical.

Patxi Agirrezabala: responsable de comunicación de ELA

mayo 27, 2013

Huelga general: un derecho y, sobre todo, una necesidad

Iturria: Juanjo Basterra / Gara.net – 2013/05/27

La clase trabajadora no debería dudar ni un minuto. La huelga general no solo es un derecho de los trabajadores, sino que se ha convertido en una necesidad de respuesta frente a quienes se están aprovechando de la crisis para destruir empleo y recortar derechos sociales y laborales que otros trabajadores, que lucharon antes, habían arrancado con sangre, sudor y lágrimas.

Cuando escucho al lehendakari Iñigo Urkullu o al presidente de la patronal vasca Confebask, Miguel Angel Lujua, entre otros, que dicen que no es el momento para huelgas debería de servir a los trabajadores que dudan, precisamente, a dar ese paso y unirse a la huelga general del 30 de mayo, la sexta que se convoca en Euskal Herria.

Porque habría que decirles a ambos: Urkullu y Lujua, entre otros, que tampoco es el momento de destruir empleo. Desde el inicio de la crisis el paro en Hego Euskal Herria ha aumentado en 133.300 personas. Ha caído la ocupación en 190.700 personas y la tasa de paro ha pasado del 6,5% al 16,9%.

Tampoco es el momento de reducir los salarios ni de quedarse con todas las cartas de la baraja en la negociación de los convenios.

Tampoco es el momento de aprovecharse de esa enorme destrucción para seguir acumulando beneficios. Porque los datos indican que entre 2001 a 2006 en pleno apogeo económico las empresas que cotizan en la Bolsa lograron un beneficio neto de 186.878,7 millones, según el Banco de España. En el siguiente sexenio, ya en recesión, esas mismas empresas han elevado sus beneficios netos a 192.331,31 millones. Un 3% más en plena recesión económica y en un claro momento dramático para muchas familias.

Tampoco es el momento de destruir empleo público, todo lo contrario. Ni de romper el acuerdo histórico de las 35 horas, ni de recortar 1.200 millones en los presupuestos. Ni es el momento de que quienes más tienen paguen menos impuestos y, ustedes, tengan la cara de decir que no tienen recursos

Así de claro señor Urkullu y señor Lujua. Están sembrando tempestades y este pueblo está harto. Quiere elegir su destino, ligado a una sociedad más justa que ustedes no ofrecen. La huelga es necesaria y vital. Aurrera!

A %d blogueros les gusta esto: