Archive for diciembre 13th, 2012

diciembre 13, 2012

El ‘hachazo’ a las pensiones: una decisión injusta, torpe y falaz

Iturria: Borja Suárez Corujo / diario.es – 2012/12/13

  • Se trata de una decisión injusta: el pensionista medio (833 euros mensuales) habrá perdido sólo este año 222 euros
  • También es torpe, en la medida en que puede haber vulnerado la Constitución
  • Y es falaz por el incumplimiento del programa electoral y por la deliberada confusión con la que se aplica la medida

El fracaso de la aplicación de una política de austeridad a ultranza se ha cobrado nuevas víctimas: los pensionistas. El “caprichoso” calendario electoral ha querido que gallegos, vascos y catalanes hayan ido a votar sin conocer cuál iba a ser finalmente la suerte de las pensiones en 2012. Esto es, si el Gobierno compensaría la pérdida de poder adquisitivo acumulada a lo largo del año como consecuencia de una revalorización inicial de las pensiones en enero pasado del 1% muy inferior al IPC interanual del 2,9% en el mes de noviembre, que es el que se toma como referencia según la Ley. Pese a que apenas cuatro días antes de tomar la decisión el Gobierno, por boca de su Secretario de Estado de Seguridad Social, todavía defendía que había margen para compensar esta desviación, el enésimo Decreto-ley aprobado por los populares ha dejado sin efecto este mecanismo legal de compensación, lo que se traduce en una pérdida de poder adquisitivo para los pensionistas de casi dos puntos (1,9%).

Ante todo, se trata de una decisión injusta. Todos los pensionistas, incluidos los perceptores de pensiones mínimas, sufren ese perjuicio en 2012: el pensionista medio (833 euros mensuales) habrá perdido sólo este año 222 euros. Y a ello hay que añadir el perjuicio que supondrá la suspensión del mecanismo de revalorización en 2013. Me explico. Las pensiones se incrementarán el próximo año en un 1 ó 2% en función de su cuantía; pero para los pensionistas (casi) tan relevante como esto es que tal será la subida cualquiera que sea la inflación en noviembre de 2013. Si tenemos en cuenta que en los quince últimos años –con la única excepción de 2009– el IPC se ha situado en noviembre siempre por encima del 2%, parece previsible que los pensionistas vuelvan a perder poder adquisitivo en 2013.

Por si no fuera poco, esta doble congelación parcial de las pensiones viene a añadirse a otras decisiones del Gobierno del PP que han recortado la renta disponible de los pensionistas con consecuencias directas en su calidad de vida y en la del resto de miembros de las unidades familiares en las que se integran cuyos ingresos dependen cada vez más de aquéllos. Se hace referencia a las subidas de impuestos (IVA, IRPF) pero, sobre todo, al recorte de las prestaciones por dependencia y al copago farmacéutico.

La decisión del Gobierno de Rajoy también es torpe, en la medida en que puede haber vulnerado la Constitución. Desde un punto de vista jurídico, la actualización de las pensiones por desviación de la inflación no es una mera expectativa, sino un derecho que al final del mes de noviembre ya se ha devengado conforme a lo que establece la Ley General de Seguridad Social. Por eso es razonable considerar que su inaplicación sobrevenida es, de acuerdo con la jurisprudencia constitucional, contraria a dos principios consagrados en el artículo 9.3 de nuestra Norma Fundamental: el de seguridad jurídica y el de irretroactividad de las disposiciones restrictivas de derechos individuales.

En tercer lugar, no menos grave es que pueda calificarse la decisión de falaz. No sólo por esas reafirmaciones sobre la voluntad del Gobierno de cumplir el mandato legal, por el incumplimiento de su programa electoral y de mandatos parlamentarios recientes o por la incoherencia de utilizar para justificar su actuación los mismos argumentos que tan fieramente criticaron desde la oposición. Sino, en particular, por la deliberada confusión con la que se aplica la medida: con tal de evitar el término “congelación” –y así seguir vinculando este estigma al PSOE– los populares optan por una fórmula que, respaldada por una potente política comunicativa, pretende ocultar que sólo en 2012 la pérdida de poder adquisitivo de todos los pensionistas ha sido mayor que la que experimentaron durante el Gobierno de Zapatero.

Dos apuntes para finalizar. De un lado, esta reducción de las pensiones marca seguramente el inicio de un proceso agresivo de recortes en materia de Seguridad Social que, no se olvide, es el corazón de nuestro Estado de bienestar. De otro, el desgaste que previsiblemente va a sufrir el Gobierno de Rajoy como consecuencia de esta medida no va a poder a ser capitalizada por el PSOE si no es capaz antes de reconocer que congelar las pensiones en 2011 fue un error político mayúsculo.

Anuncios
diciembre 13, 2012

La causas reales de las políticas de austeridad

Iturria: Vicenç Navarro – 2012/12/13

En un artículo reciente indiqué que las medidas que se están tomando para racionalizar el sistema financiero en la Unión Europea no están teniendo un impacto en la resolución de la Gran Recesión que la Unión Europea está experimentando (“¿Qué está ocurriendo en la Eurozona?, Sistema 30.11.12). Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía española descenderá un 1,5% del PIB, la italiana un 2,3%, la portuguesa un 3%, la griega un 5,2%, la británica un 0,6%, la alemana un 0,9% y la francesa un 0,1%. Para el promedio de la Unión Europea, las predicciones de crecimiento económico son nulas, como señala la Comisión Europea. En realidad, se calcula que el descenso de la economía europea será de un 0,4% de su PIB. Un mal presente y un futuro peor. Las reformas financieras parecen no estar mejorando la situación. Antes al contrario, muchas de las medidas que se están tomando para mejorar el sistema financiero, están empeorando, en lugar de mejorando, la situación económica. El énfasis del Banco Central Europeo (BCE) y de la Comisión Europea en continuar las políticas de austeridad es un claro ejemplo de ello. Se argumenta que la disciplina fiscal (reducir el déficit público de los Estados) es clave para recuperar la confianza de los mercados financieros. De ahí que, como consecuencia, se están realizando más y más recortes en las transferencias y en los servicios públicos del Estado del Bienestar.

La inmensa mayoría de trabajos científicos creíbles muestran el profundo error de tales políticas. En realidad, tales políticas de austeridad han sido las responsables de que se vaya cayendo más y más en esta Gran Recesión. Y la causa de que ello sea así no es nada difícil de entender. El gran descenso de las rentas del trabajo en la mayoría de países del mundo occidental (y muy en especial Norteamérica y Europa occidental) ha creado un enorme problema de escasez de demanda, que aún cuando fue paliada, en parte, debido al enorme endeudamiento de la población (endeudamiento que benefició a la banca), ha llegado a un límite que ha paralizado el crecimiento económico. Pero la disminución de las rentas del trabajo se ha hecho a costa del enorme crecimiento de las rentas del capital y de su concentración en unos sectores de la población enormemente minoritarios (el famoso 1% del Occupy Wall Street Movement). Nos encontramos así con la aparente paradoja que vemos, junto a un enorme crecimiento de la cantidad de dinero existente en manos de unos pocos, una gran escasez de dinero para que la mayoría de la población pueda pagar los bienes y servicios que necesita para mantener su nivel de vida. En realidad, la pobreza está alcanzando dimensiones epidémicas, alcanzando grupos y clases sociales que se habían siempre considerado inmunes a tal escasez de recursos.

Lo que debería hacerse y no se hace
Parecería que lo más lógico es que se repartiera la enorme concentración de dinero para que se transfiriera a la población en general permitiéndoles que compren y atiendan a sus necesidades, recuperándose así la economía. La solución a esta recesión es extraordinariamente fácil de diseñar, si el conocimiento científico fuera el que motivara las decisiones políticas. De nuevo, toda la evidencia científica creíble existente señala que tal concentración de las rentas está dificultando la resolución de la crisis. Y la manera de corregir la concentración es la redistribución de tal dinero. Sólo en EEUU, el dinero acumulado (por la élite económica) durante estos años de crisis es de 2 trillones (americanos) de dólares. No hay, pues, falta de dinero. Su redistribución hacia las clases populares resolvería rápidamente el problema de falta de demanda en EEUU.

Que ello no se haga se debe al enorme poder que tiene este 1% de la población en cada país y las alianzas que se establecen entre ellos en varios países. Los argumentos que constantemente se dan, incluso por autores de izquierda, para explicar porqué no se hace tal redistribución y se estimule la demanda, es que los economistas que dirigen o aconsejan estas políticas de austeridad son incompetentes o ignorantes, argumentos que no son creíbles. Otro argumento que se ha utilizado es que tales economistas están imbuidos de una ideología, la ideología neoliberal que practican y promueven con una fe mancada de base empírica que la sustente. Pero tal argumento ignora que la fe siempre se reproduce porque beneficia a los que la promueven y sustentan. Hay intereses muy poderosos –para los cuales tales economistas trabajan- que apoyan la austeridad. Uno de ellos es el capital financiero, pues la expansión económica, que resultaría de las políticas redistributivas, afectaría la inflación. Y el enemigo número uno de la banca es siempre la inflación. Si el lector tiene 100 euros y la inflación anual es de un 10%, al final del año, su billete de 100 euros únicamente tiene un valor de 90 euros en comparación con los iniciales. Y la banca tiene billones de euros. Eso significa que ligeras variaciones de la inflación pueden tener impactos sumamente negativos para el capital financiero. De ahí que las políticas de austeridad que se están imponiendo en la Eurozona (y utilizo la expresión imponiendo porque en ninguno de los países donde tales políticas se han llevado a cabo éstas estuvieron en los programas electorales de los partidos gobernantes), y que están dañando el bienestar de la mayoría de la población, hayan sido las escogidas por el sistema de gobierno del euro (el Banco Central Europeo y también la Comisión Europea), enormemente influenciado por el capital financiero europeo (y muy en especial el alemán). Estas políticas han sido muy exitosas para tal capital financiero. La inflación en el promedio de la Eurozona ha sido alrededor del 2% por año, el objetivo que se diseñó cuando se estableció el euro (en noviembre fue el 2,2%).

Otras causas de las políticas de austeridad
Pero hay otra razón por la cual se continúan las políticas de austeridad. Y es que la enorme cantidad de dinero que se está utilizando por parte de la banca en prácticas especulativas tiene también sus elevados riesgos, como la banca es bien consciente. De ahí que lo que desea es buscar nuevas áreas de inversión que no sean especulativas, tales como la Seguridad Social y los servicios públicos del Estado del Bienestar. Se necesitan, pues, medidas de austeridad que empobrezcan las transferencias públicas (como las pensiones) y los servicios (como sanidad o educación), y que estimulen su privatización. Ello ofrece nuevas posibilidades para la banca y para las compañías de seguro de realizar amplios beneficios en actividades menos arriesgadas que las especulativas. Esta es la explicación de las medidas de austeridad. Y si no se lo cree, mire quien se está beneficiando de las privatizaciones de la sanidad en Catalunya, la Comunidad Autonómica de Madrid, donde tales políticas de privatización han sido más acentuadas. Entre muchos intereses financieros, existen inversiones de alto riesgo, compañías de seguro, consultorías afines al capital financiero y un largo etcétera. Es la “americanización de la sanidad”, es decir, la extensión del modelo sanitario estadounidense gestionado por las compañías financieras con afán de lucro, que han determinado el sistema sanitario más caro, más ineficiente y más impopular de los sistemas sanitarios existentes. En EEUU el sector sanitario es un campo de expansión del capital financiero. Y este es el objetivo de las políticas de austeridad en Europa (ver mi libro Medicine under Capitalism para analizar las consecuencias de este sistema de financiación de la sanidad).
Otra causa de la persistencia de tales políticas de austeridad es que está debilitando al mundo del trabajo y a los sindicatos. El caso español es un caso claro. Por primera vez en época democrática, las rentas del capital superan a las rentas del trabajo. Y la enorme influencia del capital financiero junto con la patronal, en el estamento político gobernante, hace y explica que, a pesar del descenso de la demanda y del escaso crecimiento económico, las rentas del capital continúen creciendo, ayudados por unas políticas fiscales que garantizan sus amplios beneficios (ver mi artículo “El “expolio” social del que no se habla”. Público. 06.12.12). La alianza del capital con el Estado garantiza la prioridad de unas políticas que, mientras benefician a una minoría de la población, dañan enormemente el bienestar de la mayoría.

No es sólo el 1%
Cuando escribo una minoría no me refiero sólo al 1% al cual el movimiento Occupy Wall Street hace referencia. Este 1% (los propietarios y controladores del gran capital) tiene un poder decisivo y determinante. En realidad, su porcentaje sobre la población, tanto en EEUU como en España, es mucho menor que el 1%. Pero este grupo controla los medios que configuran lo que uno de los analistas más agudos de las sociedades capitalistas, Gramsci, definió como hegemonía ideológica, que incluye desde las escuelas y las academias hasta los medios de información y persuasión, y que determinan la sabiduría convencional del país, que incluso hoy, tras tanto dolor y daño causado en la población, continúa dominando: el neoliberalismo. Toda una batería de fundaciones, centros de estudios o proyectos de investigación, están financiados por el capital, y muy en particular por el capital financiero. Los mayores bancos del país tienen centros de estudios, organizan conferencias, financian diarios y revistas llamadas científicas, donde el dogma se reproduce y se promueve a través de amplias cajas de resonancia, medios radiofónicos o televisivos, o prensa escrita, a su vez endeudada y dócil a tales poderes. El 1% para poder mandar necesita el aparato ideológico que lo sustente, Y de ahí que, a pesar del daño que tales políticas están causando, se continúen promoviendo.

diciembre 13, 2012

¿Deben los poderes públicos vascos suprimir las pagas extraordinarias so pena de ser imputados por prevaricación?

Iturria: Iñaki Lasagabaster Herrarte, Catedrático UPV/EHU  / Deia.com – 2012/12/02

No hay que ir muy lejos en las resoluciones de los tribunales para encontrar supuestos en los que el gobierno del Estado ha decidido, sin ser competente, sobre una cuestión

LA respuesta a esta cuestión esconde aspectos de índole teórica y otros más prácticos, vinculados a su puesta en práctica y sus consecuencias. Desde un punto de vista teórico hay que empezar por plantear el asunto debidamente para que el lector pueda seguir el argumento con todos los datos necesarios a su disposición y pueda comprenderlo fácilmente, teniendo en cuenta la aridez que acompaña a ciertas cuestiones jurídicas.

La supresión de la paga extraordinaria está recogida en el Real Decreto Ley 20/2012, donde se establecen una serie de medidas para la reducción del gasto público, especialmente centradas en la limitación de ingresos de los empleados públicos, así como en la reducción de derechos sindicales, especialmente los vinculados con la negociación colectiva. Esta supresión de la paga extraordinaria contenida en el Real Decreto Ley estatal es contraria a otras disposiciones legales que la establecen. En concreto, es contraria al Estatuto Básico del Empleo Público, a la Ley de la Función Pública vasca y a la Ley de la Función Pública de la CA de Nafarroa.

La contradicción entre estas leyes presenta problemas de diferente contenido, que podríamos dividirlos en dos tipos:

1) Los relativos a la competencia del Estado para dictar ese Real Decreto Ley, en especial mediante ese tipo de norma, si esa norma es básica y si entra dentro de una competencia estatal.

2) Los relacionados con la forma en que esa ley se aplica, es decir, si las administraciones públicas están obligadas a aplicarlos, a pesar de que consideren la norma inconstitucional.

Las consideraciones que se han podido leer en la prensa sobre el primer punto no han entrado al fondo del asunto debidamente. En primer lugar, porque entiendo que no han elegido de forma adecuada las normas en conflicto. No se trata de una contradicción entre el Real Decreto Ley estatal y la Ley de Presupuestos. Esta última habilita el gasto, pero no los derechos que corresponden a los empleados públicos. Esto último está regulado en la Leyes de Función Pública estatal y autonómicas, pero no en las leyes presupuestarias, que se limitan (lo que no es poco) a establecer el quantum global. Los derechos de los empleados públicos resultan de la conjunción de las normas de función pública y de las presupuestarias, entendiendo entre las primeras no solamente las leyes, sino también los acuerdos sindicales.

Avanzando algo más en este argumento, el Real Decreto Ley 20/2012 puede estimarse inconstitucional. Los argumentos que sustentan esta afirmación son varios. En primer lugar, la condición de básica de la medida de supresión a la luz del monto de la reducción, así como de la forma. Es decir, que el legislador estatal podrá plantear una reducción del gasto público, pero no la forma concreta de hacerlo, es decir, las partidas a las que se puede afectar. El legislador estatal no puede utilizar el Real Decreto Ley como una forma de establecer lo básico, especialmente sin existir una situación de extraordinaria y urgente necesidad que legitime el dictado de una norma de ese tipo. El Real Decreto Ley en cuestión va frontalmente en contra de los derechos sindicales, algunos de ellos garantizados como derechos fundamentales.

Hay otro tema teórico de especial enjundia que se entiende no ha sido tratado con el suficiente rigor, atendiendo a lo que se ha dicho en las noticias de prensa o referencias encontradas en internet que, aunque realizadas en algunos casos por especialistas o profesores universitarios, no son propiamente trabajos científicos. Este tema no es otro que la forma de resolver la contradicción entre una ley estatal y una autonómica, cuestión sobre la que se han hecho afirmaciones que llevarían a un colapso del sistema y a su imposibilidad de funcionamiento. Entiendo que dejar el argumento aquí es insatisfactorio, pero su análisis es demasiado complejo para liquidarlo en un artículo de prensa cuya finalidad es otra, en concreto dar respuesta a la pregunta que lo encabeza. ¿Si los poderes públicos vascos no suprimen la paga extraordinaria están prevaricando?

La respuesta es claramente negativa. La prevaricación es un delito en el que un funcionario público o autoridad, sabiendo que es injusta, dicta una resolución arbitraria. Pues bien, si un consejero del Gobierno vasco, un diputado foral o alcalde, o el rector de la Universidad deciden ingresar a sus empleados la llamada paga extraordinaria de Navidad, ¿podrían ser imputados como autores de un delito de prevaricación?

La pregunta no es un ejercicio académico, ya que el Estado ha amenazado con la artillería jurídica, eso es el Derecho penal, diciendo que el incumplimiento del Real Decreto Ley sería constitutivo de un delito de prevaricación.

Para resolver sobre esta cuestión conviene situar los hechos debidamente.

Los diferentes poderes públicos aplican en su actuación normas muchas veces discutidas. No otra cosa se pone de manifiesto en los conflictos sobre los que resuelve el Tribunal Constitucional o en las sentencias de los tribunales de lo contencioso-administrativo. Tal como sucede en este caso, puede haber una administración que entiende aplicable una norma y otra administración la contraria. También hay muchos casos en que las administraciones aplican indebidamente sus normas sin que en esos casos pueda imputárseles la comisión de un delito de prevaricación. Si se persiguiese a los gobernantes con una interpretación laxa y fácil de la prevaricación, nadie se sentaría en la silla de gobierno. Hasta la propia jurisdicción contencioso-administrativa perdería sentido a favor de la jurisdicción penal, lejos del principio de intervención mínima que rige en esta última. Pero avancemos un poco más en la argumentación.

Si el lehendakari actual o los miembros de su gobierno son los responsables del pago de las nóminas, es poco creíble que el Gobierno del Estado pueda acudir a los tribunales aduciendo la comisión de un delito de prevaricación. No hay que ir muy lejos en las resoluciones de los tribunales para poder encontrar muchos supuestos en los que el Gobierno del Estado ha decidido, sin ser competente, sobre una cuestión. Por cierto, aunque sea una pequeña digresión, aquí está una gran diferencia entre un Estado federal y el Estado de las Autonomías. ¿Alguien cree simplemente factible que el presidente americano o la canciller alemana guiaran su política interna persiguiendo penalmente al gobernador de California o al jefe de gobierno de Baviera? En los federalismos se conoce muy bien otro principio que es el de la dignidad de los Estados, de los pueblos, que en otro momento habrá ocasión de analizar.

Pero bajemos un escalón. Si analizamos la cuestión desde la perspectiva de las diputaciones, ayuntamientos o desde la universidad, la situación es otra. Se ha dicho que los representantes de estas instituciones están sometidos a la ley y que, por tanto, no tienen más remedio que cumplirla. El dilema que estos responsables políticos tienen es el siguiente: Puede ser que una ley o norma reglamentaria tenga un contenido que ellos estiman inconstitucional o ilegal. Frente a ella tienen una única salida, que es aplicarla, o ¿pueden de alguna manera oponerse a su aplicación? Los representantes de las diputaciones, ayuntamientos o de la universidad podrían no aplicar esas normas que estiman inconstitucionales o ilegales, y el Gobierno estatal debería acudir a los tribunales, pudiendo, mediante los procedimientos legalmente previstos, provocar que los tribunales determinen la razón jurídica. Por otra parte, no hay que olvidar que ni las diputaciones, ni los ayuntamientos, y desde luego la universidad, no pueden impugnar ese Real Decreto Ley estatal, al no estar legitimados. La única forma de defenderse contra esa norma inconstitucional es precisamente no aplicarla y que los tribunales sean los que determinen la norma que finamente deba ser aplicable. Esto significa que existe una disputa jurídica, que no tiene nada de injusta ni de arbitraria.

Para acabar, quisiera señalar que en esta materia ha habido una sobreactuación política. Quiero decir que los responsables políticos de las diferentes instituciones vascas no han actuado en la defensa de los intereses de la ciudadanía vasca, sino de acuerdo con estrategias de partido. De esta forma, una vez más, se consigue que la ciudadanía se aleje de la política. Por otra parte, blandir el Código Penal para hacer la propia política no es ciertamente el procedimiento más democrático, entre otras cosas porque ante una desavenencia entre dos ámbitos de responsabilidad política, donde el Estado ha omitido todo intento de acuerdo, la salida a este conflicto debe darse en clave judicial, pero de los tribunales ordinarios, no de los penales. Nuevamente estamos en este punto ante otra cuestión: la calidad de la democracia. Que cada persona le ponga la nota que considera merece.

diciembre 13, 2012

Guardian Llodio sustituye el ERE de extinción por uno temporal de 45 días de suspensión anuales por cada trabajador

Iturria: Deia.com – 2012/12/13

La empresa alavesa Guardian Llodio ha propuesto a sus trabajadores  sustituir el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción  presentado inicialmente y que suponía el despido de 139 trabajadores,  por otro ERE temporal que afectaría a toda la plantilla y que  supondría la suspensión de 45 días al año por cada trabajador.

En un comunicado, la empresa ha dado a conocer la propuesta que ha  planteado al comité de empresa en la quinta reunión de la mesa de  negociación del ERE que se ha celebrado este jueves.

Según ha informado, el consejero delegado de Guardian Llodio,  Jesús Urien, ha conseguido el “apoyo” de la dirección mundial de  Guardian Industries para resolver el conflicto en el que se haya la  planta alavesa por la negociación del convenio y el ERE de extinción  de empleo planteado el pasado 22 de noviembre.

De esta forma, la dirección de Llodio cuenta a partir de ahora con  “flexibilidad” para afrontar las negociaciones con respecto a los dos  puntos en conflicto.

De momento, la dirección ha planteado un ERE temporal en lugar de  un ERE extintivo que afectaría a toda la plantilla, y calcula que  esta suspensión sería de unos 45 días al año por trabajador.

Tras esta propuesta, la empresa confía en resolver la situación y  “poner fin” a la huelga indefinida, que supera ya los 50 días de  paros para reanudar “cuanto antes” la actividad de la planta.

Los trabajadores de Guardian Llodio recorrieron ayer varias calles de Vitoria
 hasta finalizar frente a la sede de SEA. (Jorge Muñoz)
diciembre 13, 2012

Cuando vinieron a por mí…

Iturria: eldiario.es / Rosa María Artal – 2012/12/12

Como todas las frases repetidas, el “ Cuando vinieron a por mí… ya no quedaba nadie que pudiera hablar en mi nombre” se ha convertido en un tópico… desactivado. La reiteración produce esos efectos en el infantilizado y vacuo mundo actual. Pero lo cierto es que responde a un hecho trágicamente real: la pasividad social alemana que permitió el triunfo del nazismo. Y de sus métodos. Curiosa la historia de su auténtico autor, Martin Niemöller. Tras el apoyo y el silencio, reaccionó tarde y… también fueron a por él. La ingenuidad poco experimentada acude, asimismo, a quitar hierro a la amenaza. Hablar de esto es provocar la jocosa alusión a la Ley Godwin. Y, sin embargo, algo muy grave está ocurriendo.

Primero fueron, sí, quizás a por los funcionarios. Inicialmente a los de la Administración. El neoliberalismo, ya sabemos, detesta lo público, en particular lo que puede brindar beneficios privados y, de él, solo adora las fuerzas que guardan… “su” seguridad. Y como no éramos funcionarios de la administración… nos callamos. Luego se lanzaron a por los sindicalistas que –mal o bien- equilibran el poder del empresariado si decide ejercerlo arbitrariamente. Tampocohicimos nada. Todo lo contrario, teníamos ya sectores del pueblo llano a quienes enfrentarnos y odiar, olvidando a los auténticos culpables.

Los ataques llegaron después a otros funcionarios: los de educación y sanidad. A los servicios esenciales que ellos prestan a todos. La tijera ha funcionado a placer del mando. Algunos, muy conservadores, nunca pensaron que la plaga les alcanzara. Pero ahí está. En la ejemplar defensa de la educación y la sanidad pública que sus profesionales llevan a cabo, aún hay elementos que quitan pancartas contrarias al PP, como si los recortes llovieran del cielo.

Los autónomos y PYMES, tan queridos de Rajoy, tampoco pensaron que tendrían que echar la persiana definitivamente. Y así ha sucedido. En la huelga general del 14N di un paseo por mi barrio comprobando que comercios que abrieron en la anterior (29 de Marzo) estaban cerrados. Para siempre. Por quiebra. Debíeron pensar entonces que el asunto no iba con ellos.

Las exultantes expresiones de muchos ciudadanos el 21N de 2011, se han tornado sombrías, porque disminuyen su dinero, sus servicios, y su esperanza. Los parados que daban por hecho encontrar trabajo –incluso un familiar me lo dijo- siguen desempleados y, muchos de ellos, sin subsidio. Medio millón de personas más se han quedado  en la calle en este año. Nos dicen, sin sonrojo, que el próximo habrá muchas más en esa situación.

Los emigrantes ¡ay! ellos sí lo sospechaban. Nada gusta más a la mente obtusa que culpar de sus desgracias al igual, y no al poderoso. Los estudiantes, dado que el Estado Mercantil yorweliano no quiere demasiada gente instruida, y mucho menos crítica y que ejerza ese derecho. Hasta a los bomberos han dejado en precario porque es más lucrativo reconstruir que prevenir.  Los enfermos. Dudo que previeran que también “irían a por ellos”. No son rentables. Curar dolencias graves sí lo es… si se paga. Por eso se privatiza. Los discapacitados. Los cuidadores de dependientes. Los mineros. Los niños con menos recursos. Las mujeres, tras tantos años de logros. Larga la lista de agraviados, siempre separados por parcelas y, a ser posible, enfrentados, en la que cada poco cae alguien más. Los ancianos, el nicho electoral de los conservadores, se encuentran con repagos farmacéuticos, merma de su poder adquisitivo en las pensiones… y laTijera de Damocles sobre su futuro. Todo lo que parece intocable cae, además de personas y servicios fundamentales, Iberia, AENA, RENFE, el Registro Civil, todo es susceptible de lucro y prebendas para los elegidos por el poder.

Jueces, fiscales, abogados también han constatado que peligra la esencia de la Justicia para todos. También van a por ella, a por ellos. Y los nuevos códigos de leyes son arma contra todo ciudadano que proteste. Incluso pasivamente. El Penal, en opinión del CGPJ –poco sospechoso de izquierdista-, va más allá de lo que Franco se atrevió a implantar y el ministro explica, como un monarca o inquisidor medieval, que gobernar implica repartir dolor.

Siguen apostando contra las víctimas de la especulación financiera y la corrupción porque estas lacras no se persiguen, se amparan. Lo mismo que la evasión y elusión fiscal, mientras suben los impuestos para el conjunto de los ciudadanos. También han ido a por la objetividad de los medios públicos de comunicación que es la única vía que utilizan muchos ciudadanos para “informarse”. Es más útil a la eficacia del objetivo engañar y manipular.

¿No dijimos nada? Cuando aún no iban a buscarles, jóvenes, funcionarios, profesores, enfermeras, algunos médicos, estudiantes, yayoflautas, empleados y desempleados, economistas, investigadores, profesionales de toda condición, protestaron –protestamos e informamos- por el tsunami que iba a devastarnos. Pero muchos callaron, nos dejaron solos incluso en la defensa de sus propios intereses, y la marea destructora siguió avanzando. ¿Hasta dónde lo hará?

La zanahoria para liebres irreflexivas está colocada ahora en 2014. Pero hace 3 meses tan solo, Rajoy la había puesto en Junio de 2013. El FMI nos había dicho que en 2012. La UE proclamó solemnemente que sería en 2011. En 2010, dijo el entonces Comisario Europeo de la Competencia, Joaquín Almunia.

Y si algún siglo venidero llega esa recuperación ¿cómo será? ¿Macroeconómica o para que la noten el común de los mortales? ¿Volveremos a atar los perros con longanizas como decimos en Aragón? Bueno, el déficit griego y portugués sigue aumentado pese a todas las medidas de austeridad o la venta de todo su patrimonio público a manos privadas. Tanto ellos como nosotros entregamos las mermas al pago únicamente de los intereses de la deuda… que crece y crece. Eso sí, los ricos registran cada vez mayores beneficios. Gravísimos datos de aumento de las desigualdades sociales –con todo lo que implica- y una aclaración neta en el horizonte acerca de las políticas que se nos aplican: “ solo un par de pequeños países bálticos han experimentado pequeñas recuperaciones parciales de sus depresiones económicas, pero siguen siendo mucho más pobres de lo que lo eran antes de la crisis”, explica Paul Krugman. Ah, e Islandia, donde los ciudadanos tomaron las riendas y crece al 3%.

Y lo peor…cuando se va a por los ciudadanos y éstos “aguantan” y se dejan hacer y “no quieren saber”, la voracidad no tiene límites. Hay aún mucho con lo que arrasar. Y un día ya no habrá nadie que pueda auxiliarnos.

diciembre 13, 2012

Cargarle el muerto a la crisis: el sabotaje a la razón

Iturria: kaosenlared.net – 2012/12/11

La realidad que nos imponen es una casa sin puertas, sin ventanas, destechada y en ruinas, a merced de cualquier golpe de viento, por muy leve que sea. Nos llevan diciendo desde hace mucho, demasiado, tiempo: “la crisis” es la culpable, resígnate y no busques otros culpables.

Una casa sin puertas, sin ventanas, destechada y en ruinas, a merced de cualquier golpe de viento, por muy leve que sea. Así es la realidad que nos vienen imponiendo desde hace más de cuatro años, un paisaje en el que nos han relegado a ser bulbos condenados a vivir en la parte subterránea de la vida, donde los que tejen esa realidad abocan la inmundicia que necesitan alejar de su realidad, bien distinta.

Entran y salen, indiscriminada y caprichosamente, ministros  probadamente corruptos, en la vida personal y en su vida política, los  falsos cavalieri que no quieren bajar de la grupa de un caballo que les permite pisotear al trote las leyes, alejarse de las condenas, patearnos. Suben y bajan los nombres, las carteras y, con las aparentes oscilaciones de una ideología inexistente, se producen descensos cruentos de índices, primas de riesgo, deuda pública, gotas letales de un aguacero indescriptible que llueve sobre los que menos tenemos, sobre los que más perdemos, sobre nuestra incomprensión y nuestra desesperanza.

“La crisis”, sustantivo abstracto y singular, es la palabra incesantemente repetida, el escudo visible que esgrimen los estafadores de la idea y el pan, el sobre negro con el que nos chantajean, diariamente:“Resígnate, no busques culpables, traga saliva y déjate engullir, es la crisis, no lo olvides”.

Es “la crisis”. A tragar. Creció cuando la negaban. Creció cuando la preparaban, por acción u omisión, concienzudamente, abonando el campo de cultivo de la abundancia indiscriminada que para ellos, gestores de la crisis y nuestra bancarrota, era el equivalente de la sede social de un club de amigos privado,  reservado únicamente para socios, para  los ellos que la han propiciado. Creció, como parte del sistema, sectorizándose en puntos estratégicos, alejados geográfica y socialmente, para que su conexión la alimentase sin levantar alarmas que nos hubieran hecho reaccionar: una Europa que se reía al ver sus arcas aparentemente llenas; el despertar de gobiernos europeos usureros, dispuestos a dejarse manejar, ahora ya abiertamente, por quien en realidad todo lo manejaba: la banca; una Europa con delirios de grandeza a costa de la Europa de segunda (el ciudadano, votante de una unidad falsa en un proceso de chantaje, destilado lentamente, por el que se nos amenazaba con abandonarnos fuera del TODO si no participábamos con un sí y una genuflexión en el proceso de construcción de ese frankestein de intereses que es la unión europea;  conflictos esponsorizados en países de Europa del este, extremos de una cinta elástica que se sabía originaría la tensión intencionada y necesaria para servir de caldo de cultivo a la manipulación económica (el miedo como arma para anestesiar conciencias)…El precio de la servidumbre al gigante depredador americano, sus ecos tras el colapso de la banca de inversión Bear Stearns en 2008[1],  salpicando con la insolvencia a parte de la banca europea, azotando significativamente a los hijos pobres de la madre cruel que es Europa (Grecia, Portugal e Irlanda); la actitud sospechosamente generosa de la banca, escondida tras su con máscara, que otorgaba préstamos hipotecarios a personas con insuficientes recursos, a sabiendas de su insolvencia; la extensión en la práctica de  estrategias bancarias  maquiavélicas, como la transformación en acciones de los créditos para obtener más y más liquidez;  la ambición desmedida de la reserva federal americana, que en 2011 sacó de su chistera un plan absurdo para el fomento de la economía que preconizaba la bajada notoria del tipo de interés (el equivalente al Euribor europeo) en casi 5 puntos, lo que hizo que el sector inmobiliario efectivamente entrase en alza, pero MOMENTÁNEA, sin advertir públicamente que el dinero fácil que estaban consiguiendo los bancos, obtenido de las hipotecas a interés variable y condiciones de ganga a personas con escasa solvencia, pronto alimentaria una catástrofe inmobiliaria y económica. La insolencia y mafiosidad de la misma reserva federal, que impunemente realizó, en 2011, la emisión de 16 BILLONES DE DÓLARES para “salvar” a grandes bancos, que se habían previamente enriquecido hasta lo incontable gracias a sus acciones depredadoras contra el ciudadano.

“La crisis”, argumento que la banca y la clase política (banqueros frustrados, títeres de los banqueros profesionales, avalados por votos de crédulos y anestesiados ciudadanos) utilizan, desde que alguien destapó la liebre y esconder la situación, que en alud de restricciones lanzaban sobre nosotros, era insostenible.

Nos mintieron antes de “la crisis”, mientras la alimentaban. No podían perder el tiempo en hacer cálculos que no fueran los necesarios para determinar los millones que podían obtener, trasvasar y convertir en créditos que volverían engordados a la casa del dinero. Nos mienten también ahora, bajo el epígrafe de que todo lo que nos sucede es causa de “la crisis”. Así, con un sustantivo abstracto, enfrentado semánticamente a nombres concretos como derechos humanos, hambre, paro, miseria, entre otros, pretenden que caigamos en sus intolerables pretensiones: mantenernos en la creencia de que ellos, políticos y bancos, no son culpables de nada sino que, bien al contrario, están incluso dispuestos a rescatarnos, a comprar nuestro futuro, si les damos lo que nos piden, lo poquísimo que por ahora el estado y el capitalismo aún nos “dona”: respirar.

Pues bien, tras más de 7 años de engordar al monstruo de las mil cabezas, esa crisis que es la culpable intangible de nuestra NADA, continúan mintiéndonos, mirando hacia otro lado, dándonos pequeñasmoratorias vitales que apenas duran unos días: tan pronto un ministro (ya no importa en absoluto el nombre, el color, la pose o la lateralidad de su mueca) nos miente para esperanzarnos con que a dos años vista la situación económica, de nuevo LA CRISIS, mejorará como  tan pronto una organización oficial y muy europea, con intereses y miembros sospechosamente enfrentados al ministro vocero de turno, se sacará de su manga con doble fondo cifras y niveles que, una vez más, nos harán ver que no, que la agonía no es el camino sino también el inicio y el final de nuestro trayecto. Con cada golpe de contradicción, con cada pateo en la mente colectiva, nuestra comprensión de “la crisis” se hace más ínfima, no nos atrevemos a dar un argumento, a hacer una pregunta, no podemos entender cómo las cosas pueden empeorar, como continuamos sin encontrar trabajo, como la llegada de un ministro cuatro veces ministro, y cuatro veces corrupto, puede hacer que hoy mi miseria valga aún menos parael mercadeo del capitalismo, del que somos una cifra, un posible beneficio cada vez menos posible.

“La crisis”. Resígnate, ella es la “culpable”: No pienses, resígnate. Si ya nada, nada nuestro, era “urgente” para ellos, la crisis ha hecho que ese adjetivo, directamente, haya desaparecido de cualquier diccionario. Grecia se estremece antes de claudicar totalmente; se cierne sin misericordia la epidemia de la crisis de la deuda, infectándonos a todos (menos a ellos); la unión europea, alelada tras recoger un precio inmerecido, se mantiene en stand-by aunque, eso sí, organiza cumbres infructuosas y onerosas, que son burlas para dilatar aún más nuestro tiempo de asfixia.

¿Cuántas reuniones oficiales se han mantenido para discutir un supuesto plan a largo plazo con la finalidad de construir una unión bancaria europea real? No es urgente conseguirlo.

¿Cuántas conferencias y cumbres, con la pretendida misión de legitimar la democracia, una prostitutaque no es ya ni de lujo, y asegurar la equidad y aplicación de las medidas consensuadas por la meretriz madre de los europeos? No es urgente lograrlo.

¿Qué tendríamos qué pensar después de ver que, a pesar del tiempo de vida de “la crisis” las pretensiones, si las hay, de estructurar un fondo anticrisis europeo para ayudar a los países más débiles (los más saqueados y chantajeados por parte de la banca y los hijos más poderosos de la madre Europa)? ¿Por qué sentir tanta urgencia? Resignarte: es la crisis.

¿Cuántas reuniones cacareando la necesidad de que exista un tesoro europeo que desarrolle una capacidad fiscal más acorde con “la crisis”? No es urgente. Resignación.

¿Cuántas llamadas telefónicas, citas para acuerdos, conversaciones y otra parafernalia para intentar diseñar un consunto de  propuestas algo coherentes con las que mutualizar la deuda europea? No es urgente.

Nada es urgente. Nada les es urgente, a ellos, excepto seguir oprimiendo la manivela del garrote vil con el que nos controlan. Mientras, para NOSOTROS, lo urgente es SOBREVIVIR.

“La crisis”. Culpable que intentan eternizar. Excusa que no sirve tras años y años de su existencia. Que no debería servir para esquivar el siguiente y único paso: salir de ella. Pero eso no interesa a quienes copularon con la podredumbre para parir una crisis que nos dejaría como individuos con el pensamiento y la voluntad trepanados, a quienes se cobran, con nuestra hambre, el mantener ese proceso de perversión ideológica y económica que mal-llaman política.

Les vale más, para sus propósitos, seguir con el mantra particular que han escogido para idiotizarnos, primero, y convertirnos en sus esclavos, después: “La crisis” es la culpable. Resígnate, nada se puede hacer”.

diciembre 13, 2012

Cáritas avala un demoledor informe contra los recortes de Rajoy

Iturria: elboletin.com – 2012/12/11

Los esfuerzos del ministro de Educación, José Ignacio Wert, por mantener la simpatía de los sectores católicos hacia el Gobierno no están dando el resultado esperado. Al menos no ha conseguido que una institución tan respetada como Cáritas avale las políticas de austeridad del Gobierno. Todo lo contrario. La organización avala un demoledor informe de Intermón Oxfam en el que se advierte que de continuar en la misma línea España se convertirá “en un país más pobre, más desigual, con menos derechos sociales y con una democracia mermada”.

El próximo jueves 13 de diciembre, Intermón Oxfam presenta el informe ‘Crisis, desigualdad y pobreza’ donde analiza la experiencia acumulada por la organización en las crisis de América Latina y el Este Asiático. El informe recuerda que los países de esas zonas tardaron entre 15 y 25 años en recuperar los niveles de pobreza anteriores al inicio de las crisis y que las políticas de ajustes impuestas sólo contribuyeron a generar más pobreza y desigualdad, que no se redujo de manera proporcional al crecimiento económico posterior, sino que consolidaron sociedades duales.

El informe será presentado por el director general de Intermón Oxfam (José María Vera) y el director de Pueblos Unidos (Daniel Izuzquiza). En el acto participará también el secretario general de Cáritas, Sebastián Mora.

Con la presencia de Mora, Cáritas muestra al Gobierno su total rechazo a los recortes que está llevando a cabo. La institución se aleja así de la línea oficial marcada por la Conferencia Episcopal que se está manteniendo al margen del conflicto social abierto por el Gobierno de Mariano Rajoy. Aunque no es nada nuevo. Y es que la organización católica humanitaria está fuera de los ‘tentáculos’ de Antonio María Rouco Varela y actúa con personalidad jurídica propia.

No obstante, normalmente los cargos de Cáritas reciben antes el visto bueno de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal. Su presidente, Rafael del Río, fue director general de Policía entre 1982 y 1986 durante el primer Gobierno socialista, a las órdenes del ministro José Barrionuevo.

diciembre 13, 2012

El Gobierno de Portugal quiere reducir la indemnización por despido a 12 días por año

Iturria: 20minutos.es – 2012/12/13

  • El Gobierno luso intenta cumplir así con las condiciones del rescate financiero concedido por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).
  • Los técnicos de la troika detallaron sus exigencias e instaron al país a rebajar esta compensación a un período de entre ocho y doce días.
  • Las nuevas indemnizaciones entrarán en vigor en 2013.

El Gobierno portugués quiere volver a bajar en 2013 las indemnizaciones por despido, de 20 a 12 días por año, para cumplir las condiciones del rescate financiero concedido por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En declaraciones a los periodistas, el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, precisó este miércoles que la reducción de la indemnización, la segunda en poco más de un año, se negociará con los agentes sociales antes de presentarla al Parlamento, donde el Ejecutivo conservador tiene mayoría absoluta.

El Gobierno luso ya avanzó en diciembre de 2011 que tenía intención de aprobar esta reforma, aunque finalmente la ha postergado hasta el próximo año. En el memorando de entendimiento original acordado en mayo de 2011 con la “troika”, que integran la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI, Portugal se comprometió a reducir sus indemnizaciones laborales e “igualarlas a la media europea”.

En revisiones posteriores, los técnicos de la troika detallaron sus exigencias e instaron al país a rebajar esta compensación a un período de entre ocho y doce días. “El Gobierno asumió el compromiso de legislar y escogió el límite superior para causar la menor polémica posible. Se trata de un valor acordado con la UE y el FMI en base a los estudios realizados”, defendió Passos Coelho.

Las nuevas indemnizaciones entrarán en vigor en 2013, de acuerdo con las previsiones del líder conservador, cuyo Ejecutivo ya aprobó una primera bajada de las compensaciones en noviembre de 2011. Entonces, esas compensaciones pasaron de 30 a 20 días por año trabajado para los nuevos contratos con un límite de doce meses, medida que perseguíamejorar la “flexibilidad laboral” en el país, en palabras del propio Gobierno.

La troika consideró que Portugal tenía una de las legislaciones europeas más proteccionistas con los trabajadores, que hacía su mercado laboral demasiado rígido, y propuso modificarla bajo la premisa de que abaratar el despido fomentaría la contratación.

Pese a estar previsto en el memorando, el anuncio de Passos Coelho generó de inmediato críticas de los sindicatos y la izquierda, entre ellas las del principal grupo de la oposición, el socialista, que denunció la inexistencia de análisis fiablessobre cuántos son los días de indemnización laboral media en la UE.

“Hasta el momento, no se ha presentado ningún estudio que justifique este corte a doce días. En el memorando firmado con la troika se habla de igualar, pero no se precisa el número de días por año”, recalcó en declaraciones a los medios lusos el diputado Nuno Sá. El parlamentario justificó así sus críticasa la medida laboral vinculada al rescate de Portugal, que pidió y negoció el año pasado el Gobierno socialista de entonces.

Varios economistas y los principales sindicatos argumentaron igualmente contra una reducción tan fuerte de las indemnizaciones, y recordaron que el salario medio en Portugal, de unos 17.000 euros anuales, es uno de los más bajos de toda la UE, al igual que el gasto del Estado en subsidios sociales y ayudas a los desempleados.

La propuesta del Ejecutivo luso de rebajar la indemnización a doce días ha ido también más allá de las tesis defendidas por la patronal, que en 2011 reclamaba reducir la compensación por despido a unos 15 días por año de antigüedad.

diciembre 13, 2012

Trabajadores de Formica aceptan la oferta empresarial, que eleva la indemnización a 50 días

Iturria: Europa Press – 2012/12/12

Los trabajadores de Formica (Bizkaia) han decidido en asamblea aceptar la nueva oferta que les ha realizado la empresa, que eleva a 50 días por año trabajo la indemnización por despido, según han manifestado fuentes sindicales a Europa Press.

En concreto, en la asamblea celebrada en Galdakao, 103 trabajadores han votado a favor y aproximadamente 47 en contra de la propuesta empresarial, lo que, en principio, implicaría la retirada de la demanda colectiva que se había planteado para que se declarara nulo el ERE presentado.

La empresa, que pretende cerrar su planta de Galdakao (Bizkaia), presentó un ERE de extinción de 169 trabajadores. Los representantes de la dirección les trasladaron el pasado 5 de diciembre una nueva propuesta que ofrece indemnizar a los despedidos con 50 días por año trabajado, con un máximo de 36 mensualidades y un mínimo de 25.000 euros para quienes no cuenten con la antigüedad suficiente para alcanzar esa cantidad. Asimismo, se prevé un año más de cotización para los mayores de 55 años.

Los vinculados a la fábrica por contrato de relevo, a los que correspondería ocho días de indemnización por año, también se podrían acoger a la indemnización ofertada.

Las fuentes consultadas han precisado que esta propuesta de la empresa incrementa en 10 los días de indemnización (de 40 a 50) y el tope de mensualidades pasa de 24 a 36 respecto a la última trasladada a la plantilla.

A %d blogueros les gusta esto: