Banco Malo, Sociedad Anónima

Iturria: diagonalperiodico.net – 2012/11/15

El autor destaca la incertidumbre que rodea al proyecto del SAREB y apunta a que la participación del Estado hará aumentar todavía más la deuda pública.

El pasado 29 de octubre se daba a conocer el nombre oficial del venidero “banco malo”: SAREB, acrónimo de Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, nombre ya fijado en el Real Decreto 24/2012 de 31 de agosto. Aparte, se detallaban algunos aspectos de lo que será el proceso de transferencia de activos “tóxicos”(aquellos en los que no es posible recuperar su coste de adquisición, además de préstamos morosos o de dudoso cobro) desde los bancos a sanear hacia la nueva entidad.

Más concretamente, el descuento medio estimado en la compra de estos activos sobre su valor en libros se calcula que será de un 63% promedio en el caso de activos adjudicados, es decir, los entregados al banco para saldar una deuda impagada, y de un 45,6% para préstamos morosos aún vigentes. A su vez, dentro de cada una de estas dos categorías de activos hay distintos descuentos medios según de cuál se trate.

Por ejemplo, en el caso de los adjudicados, el mayor descuento medio previsto es para el suelo (79,5%), frente al de las promociones en construcción (63,2%) y el de la vivienda nueva (54,2%). En el caso de los préstamos, el descuento medio oscila entre el 32,4% para vivienda terminada, hasta el 67,6% para otros préstamos sin garantía real.

Ahora bien, se trata de proyecciones y no de precios de transferencia reales, pues éstos dependerán de lo que se fije en cada caso. El anuncio más bien pretende ser un reclamo para posibles inversores privados en la SAREB. Se les asegura con ello que habrá importantes descuentos en los precios de transferencia de esos activos dañados, y cuanto menores sean mayor será la probabilidad de que el precio de venta supere al coste de adquisición, hasta permitir una rentabilidad media esperada de entre el 14-15%.

90.000 millones

A partir del 1 de diciembre se hará la transferencia de activos problemáticos, por valor de 45.000 millones de euros, de las entidades nacionalizadas: Bankia, Cantalunya Caixa, Nova Caixa Galicia y Banco de Valencia. La compra de sus activos dañados se financiará con recursos propios o con deuda. Respecto al capital propio, será de un 8% sobre el volumen total de la SAREB, con un valor de hasta 90.000 millones, aportado en parte por el Estado a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), pero mayoritariamente por fondos privados.

El motivo de que no sea mayoritariamente público es evitar que a efectos contables su creación aumente el déficit público. El 92% restante de la financiación será vía deuda, en su totalidad avalada por el Estado. Por tanto, el carácter mayoritariamente privado de la SAREB no ha de llevar a equívoco. Primero, la aportación del FROB se hace tras obtener éste 40.000 millones procedentes del rescate bancario de la troika (BCE, UE y FMI), lo que supone un 4% más de deuda pública. Segundo, toda la deuda emitida por la SAREB estará avalada por el Estado, es decir, la parte que no llegue a cubrirse por el banco sería abonada por el erario público.

Aparte de ventajas fiscales, los inversores privados podrán mover cantidades enormes de capital con aportaciones comparativamente pequeñas vía deuda, mientras que sólo responden ante posibles pérdidas con la cantidad que hayan invertido.

Público/privado

Pero entre otros muchos aspectos, habrá que ver cómo se concreta esa participación privada. La cuestión aquí no es si la rentabilidad anunciada les parecerá atractiva, sino que la consideren viable ante un contexto económico rayano en la depresión. Sin duda, resulta necesario desgajar los activos problemáticos del sistema bancario, pero para conseguir inversores privados se habla de la participación de algunas entidades españolas en el “banco malo”.

De permitirse esto sería un desastre, pues la separación de activos tóxicos no sería tal en la práctica y algunos grandes bancos participarían, por decirlo así, en ambos lados del tablero.

Por otra parte, hay un error de base al esperar que la bajada de precios inmobiliarios, reforzada por los descuentos al banco malo, impulse la demanda en el sector y con ello la rentabilidad futura de la SAREB. La escasez de demanda no es por el precio en sí mismo, sino porque no se conceden casi préstamos y el desempleo supera el 25%. Es decir, sin ingresos ni crédito cualquier precio resulta caro. Mientras, la fatal combinación de saneamiento bancario y ajuste conlleva a que muchos activos ahora sanos se tornen problemáticos. En consecuencia, sin comenzar por el rescate ciudadano se corre el riesgo de que el banco malo sea peor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: