Pagar la deuda es más paro

Iturria: Adrià Alos / En Lucha – 2012/10/24

La oración “Pagar la deuda es más paro” cuenta con dos elementos claves que hay que analizar para entender la relación directa que guardan entre ellos. El primer elemento: la deuda. Se crea cuando se establece la relación acreedor / deudor y como toda relación, los participantes tienen nombre.

El primer participante es el sistema financiero español, que, según el Banco Internacional de Pagos (BIS), tiene a principios de 2012, una deuda total de 571.519 millones de dólares. ¿Con quién? Principalmente, los otros dos protagonistas son los sistemas financieros alemanes y franceses, que osan de la privilegiada posición de acreedores.

Evidentemente, la propia naturaleza del epicentro capitalista, el banco privado, tiene como principal objetivo, cobrar la deuda insostenible para la banca privada. La herramienta para ello se convirtió la deuda privada en deuda pública mediante el famoso “rescate” del sistema financiero español, que por lógica pura no es más que el “rescate” de los sistemas financieros alemanes y franceses.

De repente, el Estado pasa a ser el deudor de la relación. Voilá! De un día para otro, los contribuyentes entran en la relación sin haberlo deseado. Para más inri, el documento que en el 99,9% de los casos se intocable, sagrado, y con poderes sobrenaturales, la Constitución, se cambia en 15 días, incluyendo “La regla de oro”: eliminar el déficit por encima de todas las cosas.

Pero volvamos con los acreedores, que por estar tranquilos necesitan una garantía de pago, la población que anteriormente no había tenido voz ni voto en el funcionamiento de la relación. Damos la bienvenida a los recortes.

La banca privada, en un momento donde su rentabilidad no pasa por sus mejores días, ve en el desmantelamiento de los sectores aún públicos, una oportunidad de negocio generalmente desaprovechado y una vez más, niega el crédito. El trabajador y la trabajadora ahogando su economía doméstica gracias a los recortes, millones de personas se ven privadas de sus derechos fundamentales y la pequeña empresa, el autónomo y la autónoma van desapareciendo y engrosar las filas del paro, el segundo elemento.

El paro, que acumula en Cataluña la terrorífica cifra de 632.457 personas y en el conjunto del Estado español de 5 millones de personas, crece día a día e incluye en él la mitad de los jóvenes, en teoría, el motor de las sociedades futuras , condenados a una vida precaria y al pago de una deuda ilegítima.

Mientras la disposición de los poderes políticos se centra en el pago de la deuda impagable, las grandes empresas, que siguen aumentando sus beneficios espectacularmente, encuentran, en la nueva reforma laboral un margen de precarización del trabajador y la trabajadora insultante. Además, la disposición de una mano de obra de reserva casi ilimitada, les permite reducir sistemáticamente sus derechos.

Una vez patente la relación entre los dos elementos, es hora de decir que no pagamos una deuda ilegal eilegítima, producido por un sistema capitalista salvaje. Estamos condenados al paro ya la precariedad por encima de nuestras posibilidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: