Archive for octubre 14th, 2012

octubre 14, 2012

Efectos de la estafa que llaman crisis: Los más ricos engordan sus fortunas al amparo de las Sicav

Iturria: Kaos en la Red / Agencias – 2012/10/14

Mientras los trabajadores ven recortados sus derechos y se sumen en la desesperación y el empobrecimiento, los millonarios españoles, lejos de haber visto mermada sus fortunas, las han visto aumentar durante la crisis. Luego te dirán a través de sus medios que la lucha de clases ha muerto…

Los millonarios españoles, lejos de haber visto mermada sus fortunas durante la crisis, las han visto aumentar, como prueban los patrimonios de sus sociedades de inversión, las llamadas “SICAV”, que han crecido en algunos casos hasta un 50 %.

El contraste de la buena salud de que gozan las sociedades de inversión de capital variable (sicav) respecto al resto de la población es muy llamativo, ya que según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la renta disponible de los hogares descendió el 3,2 % en el segundo trimestre de este año en relación con las mismas fechas del año anterior.

Y al cierre de 2011, un 21,8 % de la población española estaba por debajo del umbral de riesgo de pobreza.

El atractivo de las sicav reside en su favorable tratamiento fiscal, ya que tributan al 1 % en el impuesto de sociedades, frente al 30 % al que tributan las grandes empresas y el 25 % para las pymes, que en cualquier caso finalmente se queda en un tipo efectivo de aproximadamente el 12 %.

Entre los requisitos que deben cumplir estas sociedades de inversión figuran contar con más de cien partícipes y un capital inicial de 2,4 millones de euros.

Si bien en los dos últimos años el patrimonio total gestionado por sicavs en España ha caído un 8,3 %, al pasar de 25.324 millones a 23.218, lo cierto es que las cinco mayores han crecido sustancialmente.

Estas cinco sociedades gestionaban al cierre de junio 1.818 millones de euros, frente a los 1.638 de junio de 2010, según los datos de VDOS Stochastics, aunque ninguna de ellas figuraba entre las más rentables del sector.

La mayor de ellas es Morinvest, gestionada por BBVA y en la que participa la empresaria Alicia Koplowitz.

Al finalizar el mes de junio de 2010, Morinvest contaba con un patrimonio de 440 millones de euros, que al cierre de junio de este año se había incrementado hasta 511.

Inmediatamente después se sitúa Allocation, vinculada a la familia del Pino, propietarios de Ferrovial, que gestionaba en junio un patrimonio de 398 millones de euros, frente a los 389 del mismo periodo de dos años antes.

La sicav en la que participa Rosalía Mera, fundadora junto a Amancio Ortega del gigante textil Inditex, se situaba como la tercera mayor por patrimonio, con 341 millones de euros, casi el 7 % más que en junio de 2010.

Por lo que respecta a la rentabilidad, aunque el conjunto de sicav españolas muestra una modesta revalorización del 0,19 % hasta junio -frente al cerca del 11 % que pierde el principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35- algunas han logrado revalorizaciones cercanas al 50 %.

En concreto, Wana Inversiones, de la gestora de Barclays, ha logrado hasta junio un rendimiento del 49,64%, una rentabilidad que sólo han conseguido o superado tres las empresas que cotizan en la bolsa española: Grifols, Inditex y Amadeus.

 

Anuncios
Etiquetas: , , ,
octubre 14, 2012

No es nuestra deuda y No es nuestro rescate

Iturria: Quiendebeaquien.org /Alberto Garzón Espinosa – 2012/10/14

Según los datos del Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés) el sistema financiero español tiene a comienzos de 2012 un total de 571.519 millones de dólares en deudas pendientes de pago con otros bancos internacionales. No obstante, esta cifra es bastante inferior a la que se daba a finales de 2010 cuando la deuda total alcanzaba los 706.065 millones de dólares.

La mayor parte de esta deuda actual del sistema financiero español tiene su contraparte en los bancos alemanes (139.191 millones) y bancos franceses (115.261 millones), los cuales juntos poseen casi el 45% de la deuda total. Es decir, los bancos alemanes y franceses son los principales acreedores del sistema financiero español y, en consecuencia, los principales interesados en que las deudas se devuelvan.

Estos datos explican en gran parte el llamado “rescate al sistema financiero español”. Este “rescate” únicamente consiste en proporcionar recursos al sistema financiero español para que pueda hacer frente a sus deudas, aplicando como condición duros procesos de reestructuración interna. Así, y como tuve oportunidad de recordarle al ministro de economía hace unas semanas, no se trata realmente de un rescate al sistema financiero español sino de un rescate al sistema financiero alemán y francés. Porque determinados componentes de nuestro sistema financiero son recortados por el camino, tales como los trabajadores, los accionistas e incluso los estafados por las acciones preferentes.

Pero hay una cuestión aún más interesante desde el punto de vista de la economía política y que emerge cuando hacemos dos preguntas que van al corazón del problema: ¿debemos pagar estas deudas? y ¿son estas nuestras deudas?

Cualquier economista liberal se aterrorizará al pensar que hay quien propone no pagar e incluso no asumir como propias estas deudas. Puede ser que hasta los no economistas valoren muy negativamente la falta de moral de quien reniega de un compromiso asumido previamente. Pero lo cierto es que ni las deudas se pagan siempre –la historia económica está llena de siglos de impagos y reestructuraciones de deuda- ni las deudas han de ser asumidas por partes que no fueron las mismas que contrajeron el préstamo –el concepto de deuda odiosa o ilegítima-.

El liberalismo económico siempre ha sido una ideología justificativa de determinadas políticas económicas, pero poco consistente en la práctica. De hecho, lo verdaderamente liberal sería asumir que dado que los bancos españoles están en quiebra –y no pueden pagar por si mismos sus deudas- aquellos que les prestaron también habrían de sufrir pérdidas por haber hecho una inversión ruinosa. De otra forma, como ocurre en la actualidad, existe el llamado riesgo moral: cualquier banco alemán puede prestar a los bancos españoles, aunque sepa que es para apostar en un casino, porque saben que siempre serán rescatados.

La cuestión no puede analizarse, en consecuencia, en términos microeconómicos. Ha de estudiarse el contexto macroeconómico e institucional para poder dar una respuesta satisfactoria y eficiente a este problema tan inmenso.

Y tenemos que hacernos las preguntas adecuadas: ¿tiene sentido que los bancos alemanes que se arriesgaron prestando a bancos españoles, y ganaron tantos beneficios por ello, no tengan pérdidas ahora que se demuestra que fracasaron eligiendo a quién prestar? ¿tiene sentido, por otra parte, que las deudas de las entidades financieras tengan que ser pagadas por los trabajadores en forma de recortes sociales y económicos?

No olvidemos que la economía española tuvo una burbuja inmobiliaria, promovida políticamente por los gobiernos del bipartidismo, para poder escapar de su falta de competitividad internacional. Esto fue una especie de huida hacia delante, permitiendo que durante algunos años se creara mucho empleo y el dinero fluyera hacia los bolsillos de los empresarios de la construcción, de las empresas financieras y de los políticos corruptos. Pero ese crecimiento económico sólo fue posible gracias a que países como Alemania reciclaban sus ingresos comerciales por la vía de préstamos a la periferia europea. Es decir, el milagro español es la otra cara de la moneda del milagro alemán, y viceversa. Un modelo simbiótico en el que ambas partes se necesitan y en la que ambas son responsables en un sentido agregado. Porque una vez uno escarba en la superficie se encuentra con que los únicos que salían beneficiados de este modelo eran las grandes oligarquías de uno y otro país, con la mayor parte de la población de ambos sufriendo recortes en sus condiciones de vida.

octubre 14, 2012

Los pensionistas perderán 250 euros si se cambia el modo de actualizar sus nóminas

Iturria: Lainformacion.com / Bruno Pérez

  • La revalorización con un índice de precios alternativo ahorraría 4.000 millones al Gobierno.
  • El IPC a impuestos constantes, opción para rebajar la factura de la actualización.

Los pensionistas españoles podrían llegar a perder hasta 250 euros el próximo año si el Gobierno decide finalmente modificar el mecanismo según el cual se calcula la revalorización de sus prestaciones para evitar que pierdan poder adquisitivo.

La revalorización es una obligación legal prevista en la Ley de Seguridad Social desde 1996, cuando el Pacto de Toledo reconoció el derecho de los pensionistas a no ver deteriorado su poder de compra cuando la inflación desbordara la subida de prestaciones prevista en los Presupuestos del Estado.

Entonces se consolidó un mecanismo según el cual corresponde actualizar las pensiones siempre que el dato del IPC del mes de noviembre supere la subida experimentada por las pensiones en ese ejercicio.

El mecanismo se ha revelado extraordinariamente costoso para las arcas públicas. La Seguridad Social calculó que entre 1997 y 2007 el coste de esta disposición para las arcas públicas había sido de 13.500 millones. Cinco años después la factura de la revalorización de las pensiones ya ha superado los 20.000 millones.

La certeza de que se trata de un sistema muy gravoso, unido a la necesidad de cuadrar las cuentas este año tras el fiasco del pasado y a la aceleración del Índice de Precios, que cerró el mes de septiembre en el 3,4%, han empujado al Gobierno a plantearse desvincular la actualización de las pensiones de la inflación.

Dos opciones de reforma

La pregunta es: ¿cómo hacerlo? El Gobierno ha avanzado que respetará escrupulosamente lo que la Ley de Seguridad Social dice al respecto.

Y lo que dice ésta es que, cuando corresponda, la actualización se hará “de acuerdo con lo que establezca la Ley de Presupuestos Generales del Estado” y que se calculará según el índice de precios al consumo acumulado entre noviembre del ejercicio anterior y el mismo mes del ejercicio en curso.

Caben, por tanto, dos vías de reforma. La más probable y la que les costaría esos 250 euros anuales a los pensionistas pasaría por el cálculo de la revalorización de las pensiones en función de un Índice de Precios alternativo.

Desde el año 2009 el Instituto Nacional de Estadística publica dentro del informe mensual del IPC un indicador alternativo de precios denominado Indice de Precios de Consumo a Impuestos Constantes, que detrae de la evolución de los precios el impacto de las medidas de política tributaria adoptadas por las Administraciones Públicas.

El índice habría pasado desapercibido si no fuera porque el ministro de Economía, Luis de Guindos, recordó hace unos días la existencia de este índice…tras una pregunta sobre la revalorización de las pensiones.

Tomando como referencia el IPC de septiembre y la estimación de la Seguridad Social de que cada punto que se desvía el índice de la subida prevista de las pensiones supone un coste extra de 200 millones de euros para el sistema, aplicar el mecanismo actual vinculado al IPC General (3,4%) elevaría la factura de la revalorización de las pensiones a 4.800 millones de euros.

Si, por el contrario, se vinculara a este índice alternativo, que cerró septiembre en el 1,4%, esa factura descendería hasta los 800 millones, seis veces menos.

Ajustado a la nómina mensual media de un pensionista español, que en septiembre fue de 832 euros, la aplicación de uno u otro sistema de revalorización marcaría la diferencia entre percibir una prima adicional de 21 euros mensuales o de sólo tres.

En términos anuales, la pérdida media para los casi nueve millones de perceptores de prestaciones contributivas que hay en España sería de 250 euros. La diferencia entre percibir una compensación anual de 294 euros u otra de apenas 42. Esto supondría para los pensionistas españolas el cambio de metodología.

Pero al Gobierno le cabe aún otra otra alternativa, la presupuestaria. Dado que la ley vincula la revalorización a lo que establezca la Ley de Presupuestos cualquier disposición en esta ley podría modificar el sistema actual.

Esta cláusula fue a la que se acogió el Ejecutivo de Zapatero para justificar la legalidad de la suspensión de la revalorización de pensiones para 2011, una congelación que nunca se llegó a aplicar porque el Gobierno de Mariano Rajoy la desactivó nada más llegar al poder.

octubre 14, 2012

ELA hace responsables a los grupos parlamentarios de la Paga Extra

Iturria: Finanzas.com / EFE – 2012/10/13

El sindicato ELA considera que son los grupos parlamentarios los que tienen “la responsabilidad exclusiva” de garantizar que los funcionarios navarros no pierden la paga extra del próximo mes de diciembre.

El sindicato, que “rechaza frontalmente” que el proyecto de ley del Gobierno de Navarra que suprime esta paga vaya a seguir su tramitación, subraya que el Amejoramiento atribuye a la Comunidad Foral “competencias exclusivas” en materia de empleado público, “algo que no ocurre en ningún otro territorio”, y de ahí que inste al Parlamento a mantener ese 7 % del salario de 2012 que perderán los funcionarios con la propuesta del Ejecutivo de UPN.

Además a juicio de ELA constituir una ponencia parlamentaria para analizar este asunto y tratar de buscar un consenso entre las distintas alternativas planteadas “no es la mejor solución” pues supone “dilatar” la decisión y entrar a debatir propuestas como la de supresión de la paga.

Por eso en un comunicado “exige a los grupos parlamentarios que adopten las medidas necesarias para que, con cargo a los presupuestos generales de Navarra de 2012, el personal de las Administraciones Públicas de Navarra perciba las retribuciones recogidas en dichos presupuestos y en las fechas establecidas”, un idea que reclama defender en la citada ponencia.

Sin que se haya constituido aún, el pasado jueves el portavoz de NaBai, Patxi Zabaleta, indicó que esta ponencia debería tener terminado su trabajo en un mes o mes y medio, por lo que quizá el Gobierno central espere hasta entonces para decidir si presenta un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la norma navarra.

En todo caso ayer la delegada del Gobierno, Carmen Alba, ya apuntó que incluso adelantar el pago de las extras de 2013 a los meses de enero y julio, como pretende el gabinete foral, puede tener “atisbos de fraude” aunque se suprima la extra de Navidad de 2012.

“Estamos estudiando el tema y ahora mismo no hay una posición clara al respecto”, comentó Alba en declaraciones a los periodistas, en las que además advirtió que también se estudiará ley foral aprobada el jueves sobre el copago de medicamentos y ante “cualquier atisbo de inconstitucionalidad se actuará en consecuencia” porque la normativa nacional “es de obligado cumplimiento para todas las comunidades”.

octubre 14, 2012

Premio Nobel de la Paz: Unión Europea. La broma más abyecta del año

Iturria: Rebelion.org /Salvador López Arnal2012/10/13

 

Con quince líneas es suficiente. La rabia estalla en venas y arterias. Mientras las desigualdades sociales alcanzan límites nunca imaginados en la mayoría de los países que forman la Unión Europea. Mientras el desempleo superan cifras nunca conocidas ni siquiera conjeturadas. Mientras las clases trabajadoras pierden uno tras otro derechos que han costado décadas conseguir tras esfuerzos inenarrables. En el mismo momento en que países como Portugal, Grecia, Irlanda o España son intervenidos de facto, ven mermada su supuesta soberanía y destrozada su democracia y sus ya demediados Estados de bienestar son arrojados al basurero de los trastes inútiles e ineficaces de la Historia, en el mismo momento en que una desalmada y antihumanista cosmovisión neoliberal pone sus botas de mando, corrupción y desvergüenza en todas las ciudades del continente de Erasmo, Bruno, Thomas Münzer, Servet, Galileo, Robespierre y De Las Casas, en ese mismo momento, decía, el Nobel de la Paz de 2012 ha sido concedido a la Unión Europea. ¡Los grandes banqueros de la Unión, las grandes fortunas europeas, los grandes diseñadores de este mundo de impiedad y desvergüenza, están abriendo sus botellas de champagne mientras ríen satisfechos por su poder inconmensurable! ¡El Nobel a los pies de sus caballos! Como con Kissinger, como con Obama.

 

¿De qué paz hablan realmente? De esta: la troika que dirige la vida y destino de centenares de millones de ciudadanos y ciudadanas ha pedido y exigido desalojar islas griegas con poca población, sus pobladores pueden alojarse en cualquier otro lugar. No les importan un pimiento. Es para ahorrar costes al Estado.

¿Premio de Paz ante actos institucionales violentos de esta magnitud?

octubre 14, 2012

¿Y si España no paga sus deudas?

Iturria: Finanzas.com / Cristina Vallejo Redactora de Inversión29012/10/09

Hay un grupo de economistas, especialmente los no ligados al “establishment”, los que no trabajan para bancos, ni para empresas, ni para gestoras de fondos, básicamente algunos de los que enseñan en la universidad o los que trabajan por su cuenta, que defienden desde hace tiempo que España no podrá hacer frente a sus deudas. Especialmente a la privada, que está conformada fundamentalmente por deuda bancaria. Desde hace poco, también dicen que el Estado no podrá hacer frente a sus compromisos por culpa de la ingente carga de intereses que pesan sobre la deuda pública. En otras palabras: España estaría abocada a hacer un “default”. Y sería una buena noticia.

En las últimas horas, desde que los países del club europeo de la “AAA” (Alemania, Holanda y Finlandia) se negaran a cumplir con el calendario previsto para la creación de la unión bancaria y, por tanto, para la recapitalización directa del sector financiero español, la probabilidad de un impago de España ha aumentado drásticamente. ¿Cómo podrá el Estado asumir la ingente deuda del sector financiero? Porque ha sido esto y no las manifestaciones ante el Congreso de los Diputados, ni el rescate andaluz, ni las elecciones en Cataluña, lo que ha disparado la prima de riesgo y ha provocado fuertes descensos en el Ibex y en otros índices europeos. El problema de España es la deuda bancaria. Para asumirla es para lo que se mete otra vez la tijera hoy en los presupuestos. Y también para pagar los intereses de la deuda pública. Porque el segundo problema, no hay que obviarlo, son esos rendimientos, artificialmente engordados por la rapiña de los acreedores. A río revuelto, ganancia de pescadores.

Lo que sorprende del grupo heterodoxo de economistas, entre los que hay nombres como el del catedrático de la Universidad de Sevilla Juan Torres López, el ex rector de la Universidad Complutense de Madrid Carlos Berzosa, o el profesor del IEB Alejandro Inurrieta, no es sólo su diagnóstico de la situación y que se resume en la frase “España no podrá pagar sus deudas”. Lo más importante y verdaderamente transgresor es el modo en el que desdramatizan esa posibilidad real y liberadora.

El problema, dicen, no es económico, sino político. El Gobierno debe convencerse de que parte de la deuda que hoy pesa sobre nuestros hombros es ilegítima: una parte de ella responde a la usura de los prestamistas; otra, a la irresponsabilidad de la gestión de agentes privados (y también de responsables políticos, o de empresarios metidos a gestores de lo público en pos de sus propios intereses: hablamos de las cajas de ahorros). No estaría mal realizar una auditoría de la deuda, como alguna vez se ha pedido en Grecia.

El Ejecutivo, una vez realizada esa auditoría, debería comenzar a negociar con los acreedores. Éstos, no hay duda, tendrían que sentarse a negociar. Y aceptarían las condiciones una vez negociadas. No habría otro remedio.

Pero no es una tarea fácil. Harían falta más condiciones además de un Gobierno concienciado por liberar a su pueblo de la esclavitud de la deuda. El propio pueblo también debería estar concienciado y respaldar a su Gobierno en esta decisión. Y debe ser fuerte. Porque lloverán piedras.

El gran freno a esta opción es pertenecer a la Unión Europea, lo que implica no contar con soberanía monetaria que supla la financiación externa con financiación propia, como ocurre en países como EE.UU., sin ir más lejos. Ser miembro de la Unión Europea implica, además, tener unos socios que velan más porque cobren sus acreedores privados que porque la Unión siga siendo (precariamente) democrática. Y nos estamos refiriendo, concretamente, a Alemania. Y se piensan que con recortes se aseguran cobrar.

Lo que sí nos aseguramos con estos recortes, sobre todo con el modo en que se están haciendo, es un brutal y, quizás, irreversible deterioro democrático. La deuda es la mayor esclavitud, porque los acreedores, ante un deudor acobardado, se convierten en dueños y señores. Por eso, estos economistas, en un foro en el que compartieron mesa, coincidieron en que “quitarse la deuda del medio es la única vía para que el pueblo vuelva a empoderarse”.

Carlos Berzosa hizo una recomendación que me apunté. Dijo que para entender de verdad las consecuencias de la deuda odiosa hay que leer, en lugar de sesudos manuales de Economía, una novelita de Gabriel García Márquez, “La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada”. Aún no la he leído. La dejo para cuando termine “La conquista del aire”, de Belén Gopegui, que también habla de préstamos, de esos que te piden los amigos y das a regañadientes, para no quedar mal, pero luego te arrepientes. ¿Les suena?

A %d blogueros les gusta esto: