Archive for febrero 3rd, 2012

febrero 3, 2012

Otsailak 9ko paroa galeraztea dute helburu gutxieneko zerbitzuek

Otsailak 9 ko sektore publikoko greba dela eta, bermatu beharreko zerbitzuei buruzko Agindua jainarazi du Eusko Jaurlaritzako Lan eta Gizarte Gaietako Sailak. Agindua erabat atzerakoi eta murriztailea da eta, beste behin, greba egiteko funtsezko eskubidea erabat mugatzen du.

Greba deitzen duten sindikatuen iritziz gobernuaren gutxieneko zerbitzuen inguruko aginduak greba egiteko oinarrizko eskubideari muga estuak ezartzen dizkio, arrazoizkoak baino estuagoak alegia, eta bere helburu nagusia inposatu nahi dizkiguten neurri murriztaile hauen aurkako grebari indarra gutxitu eta posible duen heinean galeraztea da.

Aginduak garraio sektorean zerbitzu eta maiztasunen %30a bermatu behar dela dio, eskaera %20a izan bada ere. Kasu honetan, sektoreko greba izanda, erabat gehiezkoak suertatzen dira ezarritako gutxieneko zerbitzuak, izan ere badaude  hirritarrak mugitu ahal izateko bestelako modu alternatiboak. Gainera, igoera honek ez dauka zerikusirik herritarrek honelako greba egun batean dituzten beharrekin, ohiko joan-etorriak asko gutxitzen baitira, administrazioak beste dekretu batzutan onartu izan duen bezala.

Bestalde, eguneko zentroak adinekoen egoitzen pare jarri dituzte. Ulertezina gertatzen den parekatzea, izan ere lehenengo hauek igande eta jaiegunetan itxirik egoten baitira eta ondorioz gutxieneko zerbitzuen agindutik kanpo egon beharko lukete.

Kezkagarria da hezkuntzari dagokionean harturiko erabakia. Pasa den urteko maiatzaren 21eko greba orokorrean lehen aldiz ezarritakoari jarraituz, oraingoan ere gutxieneko zerbitzuak ezarri dira hezkuntza arloan. Ulertezina da hezkuntza funtsezko zerbitzutzat jotzea egun bateko greban eta zentro guztiak irekitzera behartzea. Erabaki honekin hezkuntzako langileen greba eskubidea, eta baita hezkuntzaren arloan aritzen diren atezain kolektiboaren greba eskubidea ere, larriki urratzen da eta egun horretan eskolara gerturatzen diren ikasleen segurtasuna bera ere zalantzan jartzen da, izan ere zentroetan irakasle bakarrarekin aurki baitaitezke. Agerian geratzen da neurriaren helburua grebak hezkuntza arloan izan dezakeen eragina lausotzea eta boikoteatzea dela. Are gehiago gutxiengoan sinaturiko aurreakordioan imposatu nahi dizkiguten murrizketei aurre egineko aldez aurretik deiturik zegoen greba kontutan hartuta eta hezkuntza kontuetan saila hartzen ari den erabakiak izaten ari diren erantzun gogorra.

Gauza bera esan daiteke Haurreskolei dagokienez, non irekiera bermatzea eskatzen den nahiz eta pertsona bakarra izan. Hau ere funtsezko zerbitzua al da egun bakarreko greban? ¿Nola bermatuko da joan daitezkeen haurren segurtasuna? Argi dago hau ez dela Jaurlaritzaren ardura, greba indargabetzea baizik. Antzeko irizpideak erabili dituzte lehen aldiz gutxieneko zerbitzuak ezarriz Unibertsitatean edo Musikene Goi mailako Musika Ikastegian. Jaurlaritzaren ustean, enplegu eta zerbitzu publikoen aldeko greba honek ikasketa planifikazioa hankaz gora jar dezake, ez aldiz grebaren arrazoi diren plantillen murrizketa, lan kargen gehitzea eta zerbitzua okertzen dituzten beraien murrizketek.

Dekretuari gehiegizko deritzogu, besteak beste, okerreko abiapuntua hartzen duelako. Etengabe berdintzen dira oinarrizko eskubide den greba eskubidea, eskubide konstituzionala izanik ere konpara ezina den lanerako eskubidearekin. Eta ondorioz, lehenak duen babes berezia urratzen du gobernuak.

Azken batean, Jaurlaritzaren erabakiak greba egiteko oinarrizko eskubidea galarazi nahi du, eta ezarri diren gutxieneko zerbitzuak neurrigabeak izanik, deialdiaren hedapena eta eragina mugatu. Beste behin, Jaurlaritza honek agerian utzi du berarekin ados ez datorren eta bere erabakiei aurre egiteko prest agertzen den edonor gutxietsi eta paretik kentzeko duen erabaki irmoa.

Greba deitu duten sindikatuek Agindu honen kontrako helegitea aurkeztu dugu eta Eusko Jaurlaritzari exijitzen diogu gure proposamenei jarraituz agindua zuzendu eta zentzuzkoagoa den bestelako bat argitara dezala. Edozein modutara ere, arlo publikoko langile guztiei dei egiten diegu egintekeria eta greba indargabetzea ahalegin hauen aurren indartu daitezen, greba eskubidea askatasunez gauza dezaten eta inposatu nahi dizkiguten neurri hauei guztiei behar adinako erantzuna eman diezaiegula.

Anuncios
febrero 3, 2012

Cuando los acreedores son los rescatados

El investigador Daniel Gómez-Olivé, del Observatori del Deute, analiza el problema de la deuda pública y privada. (F. Fafatale. Diagonal. 21 de noviembre de 2011).

La deuda pública, muy por debajo de la media europea, ha crecido del 40% al 60% en dos años por las medidas de rescate financiero del Gobierno saliente.

La deuda privada, especialmente de bancos y empresas, supone el 84% de la deuda total que ha contraído la economía española tras la burbuja inmobiliaria. Pero veamos cómo se distribuye la deuda total de la economía española. Daniel Gómez-Olivé, investigador del Observatori del Deute en la Globalització, ha sacado sus datos de fuentes tales como el Banco de España o el Banco Internacional de Pagos. Gómez-Olivé calcula que la deuda total española asciende al 400% del PIB, unos 4,25 billones de euros. Nótese que hoy por hoy el Fondo de Rescate Europeo (FEEF) sólo dispone de 440.000 millones de euros.

De esos 4,25 billones de euros, sólo 700.000 millones corresponden a las administraciones públicas, algo menos de un billón de euros a las familias (mayoritariamente hipotecados), y el resto corresponde a empresas, incluidas las inmobiliarias (1,3 billones de euros) y bancos y cajas (1,35 billones de euros). Dicho de otro modo, “el 84% de la deuda total ha sido adquirida por actores económicos privados, siendo los bancos (con un 32%) y las empresas no financieras (con un 31%) los principales causantes del sobreendeudamiento de la economía española”.

¿Cómo ha sido posible llegar a tal situación de sobreendeudamiento? Principalmente porque Alemania alimentó, vía créditos sin control, la burbuja inmobiliaria española, explica Gómez-Olivé; “si promotores y constructores españoles pudieron endeudarse de una manera tan irracional fue por la facilidad que tenían de encontrar crédito barato. Un crédito que les venía, en gran medida, de Alemania directa [vía préstamos al sector inmobiliario] o indirectamente [prestando a bancos españoles]”, resume este investigador.

Quiénes son los acreedores

Según un informe publicado en marzo de 2011 por el Banco Internacional de Pagos (BIS), los bancos de Alemania poseían el 22% de la deuda externa neta. Le seguían los bancos de Francia con un 20%, los de los EE UU con un 17%, los de Gran Bretaña con el 14%, los de Italia con un 4% y los de otros países de la UE con un 16%. “De ahí que las llamadas de Merkel, Sarkozy, Obama y de la Comisión Europea en mayo de 2010 al presidente Zapatero para que priorizase el pago de la deuda por encima del gasto social tuvieran su efecto esperado, ya que quien llamó no fue más que el cobrador del frac”, explica Gómez-Olivé.

Entonces, si el riesgo de impago radica en el sector privado, “¿por qué los acreedores españoles e internacionales presionan al Gobierno para hacer reformas, recortes y privatizaciones, como si fuera en el sector público donde radicara la causa de todos los males?”, se pregunta el investigador de ODG. “El que el Gobierno se haya mostrado dispuesto a avalar y garantizar gran parte, por no decir la totalidad, de la deuda privada de los bancos ha supuesto que el mercado –es decir, los acreedores de la deuda española– esté ejerciendo presión sobre las finanzas públicas, para que estén más saneadas que nunca, por si finalmente el Estado tiene que salir al rescate de impagos de la banca privada española”.

En cuanto al déficit público (diferencia entre los ingresos y los gastos de todas las administraciones públicas), en tan sólo dos años, el Estado español ha pasado de tener un superávit del 2% en 2007 a un déficit del 11% en 2009. Esto es así en parte por las ayudas al sector bancario, que el investigador cifra en un mínimo de 100.000 millones de euros. Así, a finales del 2010 el déficit fiscal se situó en el 9,2% del PIB español (98.227 millones de euros), cuando la media de la UE es del 6,4%.

La deuda pública española, de aproximadamente el 60% del PIB, es de las más bajas de los países de la zona euro. Por ejemplo, la de Francia está en el 82%, la de Alemania en el 83%, la de Bélgica en el 97%, la de Italia en el 119% o la de Grecia en el 143%. La media de la UE era del 80% y la de la zona euro del 85%. Según Gómez-Olivé, la deuda pública española ha aumentado del 40% en 2008 al 60% en 2010 “precisamente por la necesidad del Gobierno central de emitir deuda pública para poder hacer frente a las ayudas a los bancos privados y al aumento del déficit. Aun así, se prevé que la deuda pública se situará por debajo del 70% del PIB a finales de 2011.

¿Por qué se acosa a la deuda?

La explicación de Gómez-Olivé a la pregunta de por qué se castiga una deuda por debajo de la media europea es que “los bancos alemanes y franceses son los que mayor deuda tienen contraída con la economía española. Son ellos los que presionan para que la economía pública española esté saneada, para el caso que el Estado español se haga cargo de la deuda privada de los bancos españoles de la que ellos mismos son también acreedores”.

Además, el analista destaca que “los bancos e inversores españoles son los principales acreedores de la deuda pública española, al poseer un 55% de la misma. Como acreedores obligan al Gobierno a que priorice el pago de las deudas que el Estado tiene con ellos por encima de su obligación básica, que es la de cubrir las necesidades sociales básicas de la población”. Por último, desde ODG, Dani Gómez-Olivé i Casas aclara que cuando se habla de “presión de los mercados financieros”, esa presión también tiene nombres y apellidos españoles: Emilio Botín, del Banco Santander; Francisco González, de BBVA; Rodrigo Rato, de Bankia; o Isidre Fainé, de CaixaBank.

LA ASIMETRÍA EN LO QUE SE DEBE

DEUDA PRIVADA

Según un informe de marzo de 2011 del Banco Internacional de Pagos, cabe resaltar que el 89% de lo que la economía española debe a los bancos extranjeros, cerca de 715.000 millones de euros, lo debe el sector privado español. Los acreedores principales son los bancos alemanes, franceses y estadounidenses.

DEUDA PÚBLICA

La deuda pública —que representa lo que las administraciones públicas deben tanto a acreedores españoles como internacionales—, se situaba a 31 de diciembre de 2010 en el 60,1% del PIB español. De hecho, la deuda pública española es de las más bajas de los países de la zona euro, a pesar de la fuerte subida registrada desde 2008.

febrero 3, 2012

O9ko lanuzterako asanbladak aurrera / Siguen las asambleas para el paro del 9F

Asanbladak eta kontzentrazioak egiten bagoaz aurrera! Otsailaren 9an 4 orduko lanuzteak arlo publikoan!
Seguimos con las asambleas y concentraciones para el paro de 4 horas del 9 de febrero en la función pública.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

febrero 3, 2012

Gobierno de España, S.A.

(Pere Rusiñol – Público 29/01/2012) – El Ejecutivo se suma a la ola tecnócrata que recorre la UE con el fichaje de ejecutivos de los principales sectores económicos. El mundo de las finanzas copa puestos clave a las puertas de la reestructuración que exige Europa.

Cuando, el pasado martes, los altos ejecutivos de las grandes empresas se reunieron solemnemente con el Gobierno del PP en el Palacio de Viana de Madrid para potenciar juntos la marca España, es posible que dedicaran un buen rato a darse recuerdos antes de ponerse a trabajar.

El presidente de Endesa, Borja Prado, por ejemplo, podía mandar saludos al ausente ministro de Economía, Luis de Guindos, que se sentó en su consejo hasta el mismo momento en que Mariano Rajoy formó gobierno. Y Matías Rodríguez Inciarte, que acudió en representación del Banco Santander, preguntar por el exjefe de la asesoría jurídica del banco, Jaime Pérez Renovales, reclutado por Soraya Saénz de Santamaría como subsecretario de Presidencia. O el máximo ejecutivo del BBVA, Francisco González, interesarse quizá por Román Escolano, su director de Relaciones Institucionales hasta hace apenas un mes, cuando fue nombrado presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO). O Florentino Pérez (ACS) indagar sobre Marta Silva, la secretaria de su primer mandato en la Junta del Real Madrid y ejecutiva de su máxima confianza, a quien el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha designado abogada general del Estado.

La lista es larguísima: el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, podría haber preguntado a su vez por el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, que en plena guerra con ACS firmó, desde la consultora NERA, un dictamen por encargo de la eléctrica dándole la razón. Y James Muir, presidente de Seat, tuvo la oportunidad de dejar atrás rencillas del pasado e interesarse por Luis Valero, flamante secretario de Estado de Industria y pymes tras años al frente de Anfac, la patronal del automóvil.

Lobbies en el Consejo

Mariano Rajoy ha situado en el Consejo de Ministros a destacados miembros del lobby financiero el propio Luis de Guindos, exdirectivo de Lehman Brothers en España y consejero del Banco Mare Nostrum, al frente de Economía, el armamentístico Pedro Morenés, consejero de hasta seis compañías del ramo en la cartera de Defensa, y el petrolero, con Miguel Arias Cañete como titular de Medio Ambiente, entre otros.

Pero ha sido con el nombramiento de los siguientes escalafones del Gobierno secretarios de Estado, subsecretarios, presidentes de organismos oficiales cuando la impronta “tecnócrata” ha quedado más apuntalada, con vinculaciones directas en prácticamente todos los grandes sectores económicos de España.

“Aquí no estamos tan acostumbrados a este fenómeno, pero en países anglosajones es lo habitual”, opina José Ramón Pin, profesor de Ética Empresarial de la escuela de negocios IESE. A su juicio, se trata de una característica globalmente positiva: “En un Ejecutivo que reúne tanta experiencia en situaciones tan distintas, la capacidad de gestión aumenta”, sostiene.

Este es precisamente el razonamiento del Gobierno: atraerse a los mejores profesionales para que el Ejecutivo sea más competente. De hecho, esta es una de las características que mejor describe la ola tecnócrata que recorre la UE tras la sucesión de victorias electorales de la derecha: la inclusión en el Consejo de Ministros de ejecutivos procedentes directamente de la gran empresa en general y del sector financiero en particular.

El nacionalista Artur Mas abrió en España el camino que ahora ha seguido Rajoy. Tras el triunfo en las autonómicas de 2010, Mas formó un equipo de importante componente tecnócrata, que llamó “el Gobierno de los mejores” y que incluye al frente de Sanidad a Boi Ruiz, el exjefe de la patronal sanitaria privada, que simboliza también la otra cara de la moneda: el potencial conflicto de intereses. No necesariamente desde un punto de vista personal la ley regula los casos que obligan a inhibirse o a abstenerse, como político: ¿la gestión del consejero de Sanidad, que promueve drásticos recortes y niega incluso que la salud sea un derecho, busca realmente la mejora de la sanidad pública o reforzar a sus colegas de la patronal privada?

El mismo debate es especialmente vivo en el sector financiero y en toda la UE: destacados ejecutivos de la gran banca han ido copando los puestos económicos clave en los países de la UE a medida en que aumentaba la presión para regular el sector. Hoy su huella alcanza ya 17 de los 27 ejecutivos comunitarios, pese a que todos los expertos sitúan a la gran banca de inversión en el origen del crash.

Captura del regulador

“El problema es claro y tiene un nombre académico: la captura del regulador”, advierte Antoni Comín, profesor de Ciencias Sociales de la escuela de negocios Esade, quien explica el concepto así: “El servidor público que debe regular un sector es capturado por técnicos procedentes de ese mismo sector, al que lógicamente volverá, y muy bien retribuido, cuando regrese al sector privado”.

“Esto es precisamente lo que ha sucedido con la crisis y nos ha llevado a la catástrofe”, recalca Comín. Y concluye: “Pese a ello, el fenómeno se extendió también a la Unión Europea y ahora llega a España con gran intensidad”.

La banca tiene una gran presencia en el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Empezando por el ministro de Economía, Luis de Guindos, el hombre de Lehman Brothers en España cuando el banco quebró, que luego pasó a Nomura y después al área financiera de PwC y al consejo del Banco Mare Nostrum. Pero va mucho más allá: tanto en su equipo como en el del otro polo económico del Gobierno el de Cristóbal Montoro en Hacienda abundan los ejecutivos procedentes del sector financiero.

“Todas las patas principales del sector están muy bien representadas en los puestos clave: la banca de inversión internacional, con Barclays y antiguos ejecutivos de Lehman Brothers; la gran banca nacional, con el Santander y el BBVA; las consultoras financieras [PwC y NERA, vinculada a Marsh & McLennan] y los seguros y fondos de pensiones privados, como Mutua Madrileña”, subraya Alejandro Inurrieta, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles.

El fichaje de Flavia Rodríguez-Ponga para la Dirección general de Seguros y Fondos de Pensiones del Ministerio de Economía es un ejemplo de lo que en el mundo anglosajón se conoce como “puerta giratoria”: fue durante 12 años alto cargo de esta misma dirección general hasta que, en 2004, tras la victoria del PSOE, se convirtió en ejecutiva de Mutua Madrileña, una de las empresas punteras del mismo sector que supervisaba desde el Ministerio. Y ahora se completa al emprender el camino de regreso, al frente de la dirección general, justo en el momento en que los fondos de pensiones privados sufren una importante crisis y su patronal reclama nuevas exenciones fiscales y la reforma urgente del sistema público para empujar a los ciudadanos hacia los fondos privados.

Desembarco

El jueves, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció que el Gobierno mejorará la fiscalidad de los planes de pensiones privados, pese a que esta misma semana la OCDE think-tank de los países ricos, referencia de la ortodoxia liberal advertía de que estas ayudas fiscales son ineficientes y sugería incluso su eliminación.

El desembarco masivo de ejecutivos procedentes del sector financiero en el Gobierno de Rajoy no se produce en un momento cualquiera: coincide con la exigencia de la UE de una restructuración a fondo de la banca, lo que se ha convertido también en una des las grandes prioridades del Ejecutivo.

Pese a que el sector está en ebullición y, por tanto, no todos los actores tienen exactamente los mismos intereses, los elogios a los primeros pasos del nuevo Ejecutivo han sido notables. El viernes, en una entrevista en The Wall Street Journal, el presidente del BBVA, Francisco González, no ocultaba su euforia: “El nuevo Gobierno está absolutamente comprometido a resolver los problemas del sistema financiero español de una vez por todas”, explicaba.

Optimismo

El banquero se mostraba optimista también ante la evolución de la UE, “una vez se han ido los gobiernos que lo han hecho mal”, una alusión, según el rotativo estadounidense, a Silvio Berlusconi y José Luis Rodríguez Zapatero.

De Guindos ha mantenido formalmente una actitud de dureza ante el sector financiero, instándole a emprender una restructuración rápida, una recapitalización de al menos 50.000 millones y límites salariales en los bancos receptores de dinero público. Pero más allá de las palabras, con apenas una semana en el cargo, ya tomó tres medidas simultáneas que supusieron un gran alivio para el conjunto del sector. Y también para BMN, que, según la mayoría de analistas, es uno de los candidatos a solicitar dinero público y en cuyo consejo se sentaba el ministro.

Las tres medidas se incluyeron en el decreto del 31 de diciembre que prorrogó los presupuestos: autorizó al Estado a otorgar avales al sector financiero por valor de 100.000 millones, prorrogó el plazo legal para que el suelo rústico conste en los balances como tal y no como urbanizable loque, según cálculos de Inurrieta, salvó a la banca de provisionar 30.000 millones y evitó que las cajas se vean obligadas a reconvertirse en fundaciones si pasan a controlar menos del 50% del capital del banco con el que ejercen la actividad financiera, lo que amenazaba, sobre todo, a Bankia.

“En toda el área económica puede haber sospecha de conflicto de intereses”, advierte Inurrieta, quien re-curre a la ironía: “Ahora no se sabe muy bien dónde acaba el Ibex y dónde empieza el Gobierno”.

El marco legal

Ley de 2006

José Luis Rodríguez Zapatero impulsó en su primer mandato una ley para regular los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de los altos cargos.

Inhibición y abstención

La norma obliga a ministros y altos cargos “a inhibirse del conocimiento de los asuntos en cuyo despacho hubieran intervenido o que interesen a empresas o sociedades en cuya dirección, asesoramiento o administración hubieran tenido alguna parte”.

También los familiares

La obligación de inhibirse o abstenerse no sólo se da ante materias relacionadas con la actividad previa del alto cargo, sino también la de “su cónyuge o persona con quien conviva en análoga relación de afectividad, o familiar dentro del segundo grado y en los dos años anteriores a su toma de posesión como cargo público”.

 

febrero 3, 2012

Banqueros en el gobierno: ¿golpe de Estado financiero en Europa?

A %d blogueros les gusta esto: